Portada :: Mundo :: Chechenia, la guerra ignorada
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-09-2004

Terrorismo y manipulacin meditica
La masacre de Beslan

Lisandro Otero
Rebelin


El primer choque repulsivo causado por la masacre de Beslan es la brutalidad y torpeza de las tropas rusas. Debiramos estar acostumbrados. El rescate del teatro de Mosc, el famoso incidente del Nord-Ost en 2002, cost 130 vidas de los setecientos rehenes, ms los 41 del comando raptor. El rescate del hospital de Budyonnovsk, en 1995, cost otro centenar. Ahora han sobrepasado sus propias marcas: casi 500 muertos, la mitad de ellos, nios.

La opinin mundial observa consternada la enorme torpeza represiva: un coronel Putin testarudo que rehsa dialogar; una autoridad confusa que desorienta a los ciudadanos con informes contradictorios y embusteros; unas tropas sanguinarias que se comportan bestialmente; una evidente manipulacin meditica para infundir odio a la causa chechenia.

Las autoridades primero afirmaron que los raptados eran de 200 a 400, luego se supo que eran 1,200. Se dijo que las bajas no excedan de 200, luego se supo que casi llegaban a 500 y posiblemente excedan esa cifra cuando vayan falleciendo algunos de los heridos ms graves. El inicio del encuentro sigue envuelto en el secreto ms absoluto. Los poderes del estado afirman que todo comenz al estallar accidentalmente una de las bombas plantadas por los secuestradores. Cmo sabremos si ello es cierto? No es posible que, dada su tradicional ferocidad, el coronel Putin haya dado la orden de ataque preocupado ms por mantener el principio de autoridad que por las vidas amenazadas?

En ningn peridico o estacin de televisin se ha mencionado que las tropas rusas han asesinado a 42 mil nios chechenios. Casi nadie ha sugerido que la guerra en Chechenia se origina por el petrleo del Cucaso y el control de los oleductos de la regin. Todos ponen nfasis en la crueldad de los chechenios en el tratamiento de los nios rusos. Desde luego, los nios iraques que Bush ha asesinado en Nayaf no cuentan. Ningn peridico menciona las continuas masacres de civiles indefensos en las ciudades de Irak en la atroz campaa de colonizacin por el petrleo que llevan a cabo las tropas estadounidenses. Nadie recuerda a los nios afganos que perecieron por la acometida de los marines, esos estn fuera de la atencin meditica. Hasta ahora la guerra en Chechenia ha arrojado un cruento saldo de 40 mil muertos y 300 mil refugiados.

Tampoco se ha hablado de la deportacin de 850 mil chechenios a Siberia, realizada por Stalin como represalia por su colaboracin con la ocupacin alemana, ni se alude al medio milln que muri en las duras condiciones de ese exilio. Nadie recuerda el siglo y medio de guerras independentistas de los chechenios que duran desde el tiempo de los zares.

Dicho esto debemos analizar la situacin interna de Rusia. La popularidad del coronel Putin est bajando espectacularmente y la masacre de Beslan la ha hecho descender an ms. Putin est gobernando con una camarilla policiaca de ex miembros de la KGB que se encuentran infiltrados en todos los niveles de la administracin pblica, incluso en el aparato econmico. Similar a la oprichnina de Ivn el Terrible, estos pretorianos de nuevo cuo son conocidos como los siloviki. Algunos se preguntan si estos desmanes de gendarmera desbocada se deben a las rdenes de Putin o si ms bien Putin obedece a la presin ruda de sus violentos siloviki. Quin manda a quin?

El gobierno de Bush que aparenta estar tan preocupado por los derechos humanos le imparte su beneplcito a la carnicera. Otra aprobacin benevolente al tosco degolladero proviene de la Unin Europea que tambin se muestra preocupada por las elecciones en Cuba y Venezuela, pero expresa su asentimiento con aplausos a los atropellos cometidos por las tropas rusas contra los chechenios.

Dicho esto, hay que censurar el acto cometido por los chechenios elevando a indefensos nios rusos a la categora beligerante. El terrorismo es censurable, cualquiera que sea el pretexto que lo promueve. Ninguna causa tiene el derecho de escudarse en la inocencia para alcanzar sus fines, por muy justos que estos puedan ser. El tratamiento inhumano dado a los rehenes por sus raptores tampoco tiene justificacin. Esta accin de Beslan poco har para suscitar apoyo y afinidad con la causa de Chechenia, por el contrario har retroceder el sostn de opinin pblica. La masacre de Beslan quedar como una mancha infamante para quienes la perpetraron y an ms para quienes actuaron como supuestos redentores

[email protected]




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter