Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-12-2006

El Putin que quisiera Occidente
Quin enga a Roger Rabbit?

Israel Shamir
israelshamir.net

Traducido para Rebelin y Tlaxcala por Maria Poumier


El malvado mata a unos cuantos inocentes solamente para perjudicar a Roger Rabbit, si mal no recuerdo el maravilloso dibujo animado de Zemeckis 88. Es una parodia de las pelculas policacas de Hitchcock en la que el protagonista se mueve entre muertos recin ultimados slo para acorralarlo a l. Chandler y Hammet desarrollaron ese tipo de intrigas porque estaban hartos de los detectives siempre angelicales como el violinista Sherlock Holmes, y crearon hroes que desentraan cbalas criminales a la vez que la polica los persigue y los acusa a ellos.

El presidente ruso Vladimir Putin se encontr personalmente en la posicin desagradable de Roger Rabbit. Tras el asesinato de Anna Politkovskaya, periodista de investigacin, muri en Londres un espa arrepentido y acus a Putin en su lecho de muerte. El gordo Gaidar, antiguo primer ministro, se salv por los pelos de una tercera muerte, pero no se le ahorr a Putin una tercera acusacin. Parece que cualquier muerte violenta o sospechosa se le va a achacar ahora a Putin, en la mejor tradicin a lo Chandler. A Roger Rabbit lo tenan en la mirilla para apoderarse de la ciudad de los muecos; a Putin le encaonan ahora con el objetivo de apoderarse de la diplomacia rusa y los recursos de Rusia.

Hace falta ser una persona inocente, muy joven y sincera, para creer que los dueos de los medios y los editorialistas, los maestros del discurso, se preocupan por figuras polticas rusas marginales como Politkovskaya y Litvinenko. Lo que buscan al ponerle en una situacin difcil es que entregue Irn a los bombarderos yankis y la pennsula de Sajalin a las compaas petroleras occidentales, que venda el gas y otros bienes nacionales a precio barato y se olvide de sus objetivos de independencia poltica. A l y a nosotros, nos espetan en la cara una demostracin del podero de la maquinaria de los medios masivos, este artefacto excepcional concebido para zombificar a millones de personas. Pueden fijar la agenda mundial y presentar a Putin como un asesino en serie, a Clinton como un obseso sexual, a Chvez como un antisemita, a Ajmadineyad como un nuevo Hitler, a los palestinos como los agresores y a los israeles como las vctimas. Ni siquiera los papas han tenido semejante poder en sus mejores tiempos: digan lo que digan los maestros del discurso, este se impone.

Nunca dejan de mencionar el pasado de Putin en el KGB, aunque el pasado de Bush en la CIA y el de Tsipi Livni en el Mossad jams se mencionaran entre la gente fina. Nos recuerdan a un desertor blgaro al que mataron hace 20 aos, pero no sealan jams al mayor asesino organizado de nuestros das, el Estado judo, salvo con una admiracin velada por el sentido de lo polticamente correcto, como en la pelcula Munich de Spielberg. A pesar de que Israel mata, Israel secuestra, Israel mete presos a sus opositores polticos a diario: todos los dirigentes palestinos activos hace 20 aos fueron asesinados desde entonces por los servicios secretos judos. Se valen del veneno, de los misiles guiados por control remoto y de las bombas que aflojan los bnkeres, y el centro Nes Tizona para el armamento qumico y biolgico produce venenos y otros instrumentos dignos del agente 007, como la avispa binica que mata.

Usaron su veneno especial en un intento de asesinato de Jaled Mashal, el dirigente de Hams; se pudo agarrar a los asesinos in fraganti. No cabe la menor duda que asesinaron a Yaser Arafat envenenndolo: Haaretz public indicios muy claros al respecto; y muchos israeles allegados a los servicios de inteligencia estn convencidos de ello. Y aqu llegamos a la parte ms interesante: la autopsia de Arafat revel la presencia de polonio 210, el mismo agente txico que mat al trnsfuga ruso. No obstante, los maestros del discurso y su mquina de fabricar la opinin mundial rechazaron este descubrimiento trascendente y relacionaron el polonio con la quimioterapia que le administraron al dirigente palestino. Ahora dicen que este istopo seala a Putin, pero hay que decir tambin que el polonio 210 se vende libremente por Internet en Estados Unidos.

Todo apunta a Putin. En un diario israel de hoy, la peticin rusa de reciprocidad en el trato a los criminales detenidos (una solicitud comn y corriente) se describe como el chantaje de Putin; la aspiracinde los rusos de poseer instalaciones en Occidente para vender gasolina directamente en las estaciones de servicio y no solamente en los yacimientos, se nos describe como movimiento que demuestra la voluntad putinesca de dominacin mundial. Putin no es de hierro, como los viejos bolcheviques, y podra ceder a las presiones, dejar que Israel bombardee a Iran, darle entrada libre a las compaas petroleras occidentales en su pas, como hicieron Gorbachev y Yeltsin. Entonces se convertira en el nio mimado de los medios, y caeran en el olvido sus supuestos crmenes.

Este fue el caso con Muammar Gadafi, acusado personalmente de todas culpas imaginables, y su pas tuvo que pagar millones y ms millones por el desastre de Lockerby aunque no tena nada que ver con l, como lo reconocieron varios observadores internacionales en el proceso. Gadafi se rindi a la voluntad suprema de los maestros del discurso, y todos los ataques se suspendieron en el acto. Le pasar lo mismo a Putin, con tal de que se someta al deseo de Israel y deje a Irn desprotegido para ser bombardeado.

La maravillosa escritora india Arundhati Roy escribi que todos nuestros dirigentes [no occidentales] son espantosos; pero mientras dejen a Occidente robarles sus riquezas naturales estn a salvo. Slo cuando ponen objeciones se convierten en monstruos a los ojos de la opinin pblica, cada vez ms dcil, por lo visto. Deberamos poner manos a la obra para erradicar esta prctica; no podemos librarnos del todo de los misiles de crucero usamericanos, pero s podemos, y debemos, sabotear el arma ms terrible de los maestros del discurso, su maquinaria para el lavado de cerebros, y negarnos rotundamente a seguirles la corriente.

http://www.israelshamir.net/English/Eng5.htm

Traducido del
ingls al espaol por Maria Poumier, miembro Rebelin de Tlaxcala , la red de traductores por la diversidad lingstica. Esta traduccin es copyleft para uso no comercial: se puede reproducir libremente, a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y la fuente. URL de esta pgina http://www.rebelion.org/noticia.php?id=43190



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter