Portada :: Cultura :: Cine
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-12-2006

El Apocalipsis maya de Mad Mel
El nico indio bueno es un indio muerto a todo color

John Ross
Counterpunch

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


 

Algo divertido me ocurri en camino al Apocalipsis maya de Mel Gibson. Mientras esperaba el autobs 49 en Mission y 24, la plaza BART entr repentinamente en erupcin en un ritual aborigen mesoamericano cuando una compaa de concheros neo-aztecas comenz a zapatear y a girar al retumbar de tamborileros, bailando y ofreciendo fragante copal para apaciguar los cuatro rincones del universo.

A pesar de la sentencia a muerte cinemtica de Mad Mel, la dualidad azteca-maya sigue bastante viva en las calles de San Francisco. En un vecindario inundado por recin llegados del Yucatn maya, hay tal vez doce brigadas distinguibles de bailarines guerreros mexica que practican sus movimientos slo en Mission District, y con ellos Xipe-Ttec, el dios azteca que celebra el grano nuevo, cuyos sacerdotes vestan las pieles desolladas de vrgenes adolescentes para asegurar una cosecha abundante. Su sacrificio de sangre tena por lo menos ms sentido que la avalancha de homicidios gratuitos de Gibson.

La presentacin de los concheros en Mission y 24 estaba organizada para publicitar la procesin anual del 12 de diciembre que celebra la fiesta de la Virgen de Guadalupe, el mximo icono religioso de Mxico, el milagro inventado de quin llev por s sola a entre 12 y 15 millones de indios a abrazar a Jesucristo como su salvador personal. Un siglo despus de la conversin, slo 2.000.000 sobrevivieron la acometida cristiana, cuya llegada fue el verdadero tema de la jerigonza racista, eurocntrica, de Gibson.

Es bastante apropiado que "Apocalypto" sea proyectado en una especie de catedral contempornea, el multicines que sola albergar la sala de ventas de Cadillac Kohlenberg, el diamante azul de Autor Row en Van Ness Avenue. S de esa transformacin sincrtica slo porque durante el clmax del movimiento de derechos civiles en la primavera de 1964, nos lanzamos repetidamente sobre esas plataformas que giraban lentamente, paralizando la sala de ventas hasta que la empresa abri sus puertas a personal de ventas negro (podemos comprarlos, pero no podemos venderlos.)

Haba escuchado horrendos informes sobre la filmacin de "Apocalypto" durante muchos meses. El chisme en la izquierda en Ciudad de Mxico era que Gibson estaba esclavizando a jornaleros mayas para construir una pirmide a escala en medio de la selva del sur, desde la cual escenificara un gran espectculo cartilaginoso de violacin y homicidio con mltiples decapitaciones, arranques de corazones, sacrificios humanos, y banquetes canibalsticos en realidad, la selva en la que estaba filmando era una reserva operada por una universidad en la pennsula de San Andrs Tuxtla en Veracruz y los extras eran ms olmecas que mayas.

Pero la autenticidad no fue una prioridad al formar el reparto para una pelcula en la que la regla era que el nico indio bueno es un indio muerto y que no importa realmente su proveniencia mientras l o ella sangren profusamente. Por cierto, en una exhibicin de aberrante pan-indigenismo, el principal maya es representado por un bailarn de Oklahoma.

Los chismes sobre los estallidos bipolares de Gibson a la Kinski en Aguirre y en Fitzcaraldo, y / o Brando en el otro Apocalipsis, abundaban en la cercana capital de distrito de Catamato, la incubadora de la brujera mexicana, donde echaban muchos males de ojo a la produccin.

Un motivo para el resentimiento era que Gibson, de modo muy similar a John Sayles cuando film Hombres armados en Chiapas post-zapatista haba sido privilegiado por permisos otorgados por el odiado Partido Institucional Revolucionario (PRI) que ha tiranizado Veracruz durante ms de siete decenios.

Pero a pesar de su sesgo poltico, la violencia de Gibson es popular en Mxico. De manera muy parecida a La Pasin, DVDs piratas de "Apocalypto" ya estaban en venta en las calles de Tepito, el mercado negro ms pertinente de Ciudad de Mxico, semanas antes de que la pelcula debutara en las pantallas de AMC.

"Apocalypto" lleg justo a tiempo para ser vista antes de las Fiestas no porque Gibson quisiera volver a poner a Cristo en Navidad, sino porque el estreno para Navidad era la ltima fecha para que la cinta participara en el derby del Oscar. A pesar de todo, el intento de Mel de conseguir la estatuilla fue descarrilado fatalmente por su diatriba borracha contra la fe hebraica, un sistema de creencias practicado por una cantidad substancial de asociados de la Academia.

Fui testigo del sacrilegio en celuloide de Gibson en la matine para nios del sbado por la tarde. En realidad haba un nio presente para que gozara de la carnicera, un infante gritn pasado clandestinamente por sus propios padres de aspecto maya, tal vez para que le echara un vistazo a su patrimonio robado. Los ruidosos aullidos del beb indispusieron profundamente a varios jvenes cineastas blancos presentes que amenazaban con sofocar al nio.

En la obra de Gibson, "Apocalypto" cae en algn sitio entre "Braveheart," "Arma Letal" (con todas sus despreciables vicisitudes) y "Mad Max" (particularmente la parafernalia.) Como La Pasin de Cristo est doblada en la jerga local del principio al final el maya yucateco forma parte de un grupo de lenguajes hablado por ms de un milln de indgenas en Mxico, Guatemala y Centroamrica.

A diferencia de Earl Shorris en The Nation, dudo de que la apropiacin del maya por Gibson sea un contratiempo para la notable resurreccin de esta lengua materna en los ltimos aos. Las pelculas estn hechas, despus de todo, de papel y las civilizaciones de granito y "Apocalypto" no es ms que otro aburrido show malo, que se trivializa al tratar de trivializar a un sistema de creencias milenario. Las pelculas tienen ms que ver con lo que ponemos en ellas que con lo que pretenden que constituye su tema.

Y el sacrificio de sangre maya era un sistema legtimo de creencia a pesar del celo judaico-cristiano de Gibson por satanizarlo (el obispo Landa quem los textos sagrados mayas con un fervor misionero muy parecido): si la sangre de los guerreros saciaba a los dioses que gobernaban las cosechas, el sol permanecera en el cielo y la lluvia caera en trombas para alimentar a la Gente de Maz (llamada as por el Popul Vuh.) Es seguro que fue una estratagema poltica de la clase sacerdotal para mantener efectivamente a la chusma bajo su control pero funcion excepto cuando la hambruna inflam las llamas de la rebelin social.

Nada en este contexto llega a infiltrarse en el cuento misionero de Gibson, que fue diseado para exhibir la sed de sangre de esos salvajes antes de ser llevados a Cristo. En este aspecto, Gibson reserva su premisa ms racista para las escenas finales en las que los galeones de los cristianos echan anclas frente a Mxico y se ve a un cura y un crucifijo bogando hacia la costa. No puedes abandonar tu destino pregonan los anuncios en el Chronicle el mensaje de Gibson.

Los mayas sobrevivirn el apetito de los cristianos por liquidarlos y en el ao 2012 terminar el actual ciclo de su continuo, el cuarto, y comenzar uno nuevo. Desde las tierras altas zapatistas de Chiapas hasta el corazn de la selva hondurea, a las calles sucias de Mission, sigue floreciendo su resistencia al modo de exterminio de Gibson. Por cierto, no albergo temores de que su civilizacin tenaz no sobreviva mucho despus que aquella de Mad Mel se haya convertido en polvo atmico.

----------

ZAPATISTAS! Making Another World Possible--Chronicles of Resistance 2000-2006 de John Ross acaba de aparecer en Nation Books. Para contactos, escribe a: [email protected]

http://www.counterpunch.org/ross12152006.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter