Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-12-2006

Visit La Habana Gore Vidal, escritor e implacable crtico del gobierno estadounidense
"Tengo celos de Cuba"

Rosa Miriam Elizalde
Cubadebate


La Habana.- Estuvo en Cuba cinco das. Sigui un programa delirante que lo llev de la Universidad de Ciencias Informticas a la Escuela Latinoamericana de Medicina, de la Colina universitaria a la Escuela Nacional de Ballet, de La Habana Vieja al parque que recuerda a John Lennon con una rplica en bronce del director de los Beatles, sentado en un banco como un buen hijo de vecino.

En un respiro de una hora, Gore Vidal accede a conversar con este diario. El ms erudito escritor estadounidense de su generacin y el ms corrosivo crtico de la actual administracin republicana, no habla, sino interpreta lo que dice. Modula la voz y aparecen George W. Bush, Eisenhower, F.D. Roosevelt, algn oscuro oficial del Pentgono y hasta el propio Gore Vidal, burlndose de todos ellos, con la irona emboscada en un rostro que desmiente sus 81 aos recin cumplidos.

Le interesa ms ser recordado como historiador que como autor de ficcin. Aunque sus obras fcilmente triplican su edad en su bibliografa hay novelas, tragedias, comedias, memorias, ensayos, guiones de cine y de televisin-, su obsesin es una sola: el extravo de la Repblica. El principal trozo de sabidura que aprend de Thomas Jefferson, y este de Montesquieu, es que no se puede mantener una Repblica y un imperio al mismo tiempo. Desde 1846, en guerra con Mxico, somos imperialistas rapaces.

 

EL NACIMIENTO DEL IMPERIO

 

-En La invencin de una nacin: Washington, Adams y Jefferson usted se detiene en la primera guerra imperialista de la historia moderna, con la intervencin de Estados Unidos en Cuba. Era la Isla el botn codiciado?

-La historia imperial norteamericana comenz mucho antes. Era inevitable que los peregrinos ingleses originales, igual que los holandeses y los franceses que ocupaban la costa oriental de los Estados Unidos, le echaran la vista al occidente donde haba ms riquezas. Es curioso que el nico presidente norteamericano al que le gustaba la democracia, Thomas Jefferson, fue el primero que hizo saltar los lmites de la Constitucin. Hay que reconocer que nuestros prceres de independencia detestaban tanto la democracia como la tirana. Con ellos no tuvimos nunca a un Hitler, pero tampoco un caos, que era como llamaban a la Atenas de Pericles. Irnicamente, el tercer presidente, Toms Jefferson, el que nos dio nuestra identidad, junto con la Declaracin de Independencia hizo tambin un llamado a las armas. l nos dijo no solamente que todos los hombres han sido creados iguales e independientes, sino que tienen derechos inalienables: a la vida, a la libertad y a la bsqueda de la felicidad. Jams un gobierno se haba expresado as. Sin embargo, tambin gracias a Jefferson, esta maravilla no lleg lejos. l compr los 20 estados e hizo la famosa transaccin para adquirir la Luisiana a los franceses. Gracias a las vastas cantidades de territorio que l compr, ilegalmente, se aadieron millones de personas a los Estados Unidos. Esta disposicin nos lanz hacia el occidente, despus de apoderarnos de lo que tenan nuestros vecinos. Inevitablemente nos bamos a convertir en una nacin imperial. El primer vecino que atacamos fue Mxico en 1846, en camino a lo que verdaderamente queramos: California. En esta poca, el ms agresivo de nuestros expansionistas fue el Presidente James Polk.

-Hasta entonces haban sido furiosos conquistadores de tierras, pero solo en su propio continente.

- Nuestro primer presidente deliberadamente imperial -comparado con l Jefferson era un hombre muy moderado- fue Theodore (Teddy) Roosevelt. l ambicionaba ms y ms propiedades que aadirle a los Estados Unidos. Ah es donde entra Cuba en nuestra historia.

En esa poca, por una misteriosa carambola, hundieron un buque de la armada de Estados Unidos, el Maine, frente a las costas de Cuba. La prensa amarillista de William Randolph Hearst culp de ese desastre a los cubanos y despus de ellos al imperio espaol, que era en realidad nuestro verdadero blanco. Cuba fue utilizada para inspirar el sentimiento antiespaol que justificara la entrada de EEUU en la guerra. Hearst reivindic que era l quien la haba inventado, pero en realidad fue Teddy Roosevelt quien movi los hilos de aquellos sucesos. Primero, como vicepresidente de William McKinley, y cuando este fue asesinado, como Presidente. l y varios de sus amigos, uno de ellos el senador Henry Cabot Lodge quien era muy poderoso, y nuestro gran filsofo de la historia de los Estados Unidos, Henry Adams. Queran ampliar el patio a como diera lugar. Adams se inspir y dijo: el que controle la provincia Shanxi de China -ahora Manchuria y parte de Corea-, controlar el mundo. Saban que esa era la zona ms rica en minerales y energa, y que el imperio chino estaba desplomndose. Toda Europa estaba tratando de llevarse una tajada de China, y nosotros decidimos llevarnos nuestro pedazo tambin.

-Cuba fue, simplemente, el estribo para saltar sobre Filipinas?

-S. Ah fue cuando hicimos una alianza con los insurgentes filipinos, los revolucionarios que queran separarse de Espaa para tener su propia repblica. Les prometimos que los ayudaramos, los convencimos de que ellos formaran parte de ese noble movimiento en los Estados Unidos que llambamos Cuba Libre, que era el lema oficial de la guerra hispano-norteamericana. Por supuesto, eso tena tanto que ver con los deseos de una Cuba Libre, como con el trago desagradable de ron y coca-cola que tambin se conoce por ese nombre.

-Y Mambr se fue a la guerra

-As fuimos a la guerra. Lo primero que hizo Roosevelt McKinley estaba fuera de Washington- fue enviar nuestra flota a Manila, para ayudar a los insurgentes. Los enga. Les hizo pensar que bamos a establecer un gobierno filipino, cosa que se cuid muy bien de no hacer. Espaa se desvaneci como gobierno imperial y los Estados Unidos, con McKinley y Teddy, inauguraron una nueva etapa de expansin imperial norteamericana y continuaron la gran comedia de nuestra historia.

La hipocresa siempre es muy cmica. McKinley escribe: Me arrodill y le rec a Dios. Luego que salvemos a Filipinas, qu haremos con esta gente, con esta pobre gente? Qu haremos por ellos? Y a continuacin, dice: Dios habl. (No le suena conocido, como algo que se dice hoy da?) Pues s, Dios le habl al mismsimo MacKinley y hasta le exige: Tenemos que ayudar a esta gente y cristianizarlos. Pero cuando est contando esta revelacin, el Secretario de Estado, tmidamente, le advierte: Seor Presidente, ellos ya son catlicos romanos. Y McKinley replica: Eso es lo que yo quiero decir. Entonces nos fuimos en misin religiosa a las Filipinas, un costado en la seccin ms rica de la geografa China y esa fue la primera gran aventura imperial en el medio de la cual Cuba ya no era Libre. Estados Unidos haban ocupado la Isla, y tambin, Puerto Rico. Usurpamos gran parte del Caribe, y lo mantuvimos todo el tiempo posible bajo mandatos especiales, y cosa por el estilo.

-Cundo despierta la conciencia antiimperialista de Gore Vidal?

-Francamente, yo crea que nuestro esfuerzo expansionista haba terminado en 1898. Que era apenas un parntesis entre 1846 y 1898, cuando destrozamos al Imperio espaol y tomamos el Caribe y las Filipinas, que era lo que verdaderamente queramos. Habamos terminado vencedores en la Segunda Guerra Mundial. Conquistamos a Alemania y a Japn. Ocupamos ambos pases -cada uno un mundo, y no simplemente una nacin. ramos los dueos del primer imperio global y se lo debamos tambin a otro Roosevelt imperial, Franklin Delano, que saba muy bien lo que haca. Quera destruir al colonialismo europeo donde estuviera, y en compensacin a sus esfuerzos, los Estados Unidos reciban el mandato de cuidar a los pases liberados, como a l le encantaba decir. Eso nos meti formalmente en el negocio de Imperio.

En Guatemala tuve una gran amistad con Mario Monteforte Toledo, escritor, vicepresidente de la nacin y presidente del Parlamento de su pas durante el gobierno de Juan Jos Arvalo. Yo viva en Antigua y l vena de vez en cuando a verme, a mi casa. Un da me dijo: no nos queda mucho, sabes?. De qu me hablas?, le respond. Tu gobierno ha decidido intervenir en Guatemala. Y yo no daba crdito: Oh, mira, acabamos de derrocar y tomar a Alemania y a Japn, qu vamos a hacer con Guatemala? No tiene sentido. No vale la pena. Respondi: S vale la pena para la United Fruit Company, que no quiere pagar un mnimo impuesto por nuestros pltanos, que venden en el mundo entero, mientras nosotros no ganamos nada. Ella es la que controla las relaciones entre los dos pases. Fue mi primera leccin de poltica hemisfrica.

Saba del imperialismo yanqui, pero cre que esto era una exageracin de mi amigo. Mientras tena lugar esa conversacin con Mario, Henry Cabot Lodge Jr. -el hijo de Henry Cabot Lodge que haba sido senador por Massachussets y uno de los ms entusiastas partidarios de la conquista de Filipinas-, llamaba al Presidente (Dwight David) Eisenhower para soplarle al odo las palabras mgicas: Arvalo y su grupo en Guatemala son comunistas y van a ocupar las tierras de la United Fruit. La historia posterior es conocida: forzaron a Arvalo a irse y luego intervinieron, en 1954. El gobierno electo de Jacobo Arbenz, elegido por voto popular, fue derrocado por el embajador norteamericano John Peurifoy, e impusieron al General Carlos Castillo Armas. De ah en adelante, los Estados Unidos garantizaron a sus guerreros en el gobierno y un bao de sangre a los ciudadanos guatemaltecos. Mark Twain tena toda la razn cuando dijo, despus de la intervencin de los Estados Unidos en Filipinas: las barras y las estrellas de la bandera norteamericana deberan ser reemplazadas por el smbolo de Jolly Roger, la calavera sobre dos tibias cruzadas. Llevamos la muerte a donde quiera que vamos.

 

REPBLICA BANANERA

 

-En su novela La Edad Oro usted asegura que Franklin Delano Roosevelt pudo haber evitado el ataque a Pearl Harbor, que sac a los norteamericanos de su pacfico aislacionismo y decidi la entrada de los EE.UU. en la guerra. Hasta qu punto eso fue as?

-Las naciones, como los individuos, tienden a seguir determinadas recetas. Si un plan que tienen en la cabeza funcion una vez, quizs funcione de nuevo. Cada vez que un presidente es asesinado, la primera conclusin es que lo hizo un asesino enloquecido y solitario, por pura maldad. Jams se ofrece un por qu, una razn, un motivo. Y no lo hacen, porque quizs pudiramos enterarnos entonces de los oscuros entretelones de la poltica, y al pueblo estadounidense nunca se le habla nada poltica.

Roosevelt, probablemente con la mejor voluntad del mundo, vio que Hitler era peligroso no solamente para Europa, sino a largo plazo tambin para los Estados Unidos. ramos, al fin y al cabo, un poder mercantil. Comercibamos. Con Hitler encargado de Europa la vida sera muy difcil para nosotros. En 1940, el 80 por ciento de los estadounidenses (entre ellos yo) nos oponamos a que nuestro pas se involucrara en la guerra en Europa. Pero Roosevelt tom la ofensiva. l fue nuestro gran Maquiavelo. Saba, mejor que cualquier otro presidente anterior, cmo funcionaba el mundo. Estaba plenamente consciente de que el hundimiento de nuestros barcos nos haba empujado a la guerra contra Alemania en 1917, pero eso no sera suficiente en 1941. Necesitaba un trauma de importancia que decidiera a los norteamericanos por la guerra. Por tanto, provoc deliberadamente a los japoneses para que nos atacaran el 7 de diciembre de 1941 en Pearl Harbor.

Fue un plan brillante y funcion. Los japoneses acababan de firmar un acuerdo con Alemania e Italia, la Alianza Tripartita. Si alguien atacaba a uno de los tres, los otros dos vendran a su defensa. No era una alianza que garantizara apoyo ante planes de agresin, y Roosevelt tena bajo un cerco a los japoneses, que haban ocupado la Manchuria, despus de histricos intentos de ocupar China. Desde 4 000 millas de distancia, el Presidente norteamericano dio un ultimtum a los japoneses: salgan de China. Si no se van de ah, no le vendemos ms chatarra y le cortamos la bencina, en particular el combustible que Japn necesitaba para sus aviones y sus buques de guerra.

La reaccin de Japn fue lgica, dar un gran golpe que pusiera los norteamericanos a pensar por un rato en otra cosa que no fuera China. Atacaran y hundiran la flota estadounidense en Pearl Harbor. Crean que los Estados Unidos tardaran ms de un ao en construir otra flotilla. Ellos podran entonces ir hacia el sur, a Java y a Sumatra , y tomar los campos petroleros holandeses, Singapur, Malasia y todo lo que apareciera por el camino. Japn no tena idea de la velocidad en que podamos rearmarnos. Roosevelt s lo saba. Fuimos una gran potencia industrial cosa que ya no somos. Las primeras seales de ese poder haban sido los automviles ensamblados en lnea y las plantas de acero. Podamos hacerlo todo muy rpido. Sacamos miles de bombarderos B-17, verdaderas fortalezas volantes que ganaron la Segunda Guerra Mundial para los Estados Unidos.

-Usted fue un observador privilegiado de ese perodo previo a la guerra.

-Yo me cri en Washington D.C. en la poca del gobierno de Roosevelt, que sali elegido cuatro veces como Presidente toda una marca. Recuerdo los largos recesos del verano en esa edad dorada. El calor era tan grande que el gobierno entero se iba de la ciudad. No hemos tenido tanta paz y prosperidad desde que el gobierno de los Estados Unidos se iba de vacaciones. En los aos 40, el desempleo se acab. Franklin Delano Roosevelt, era ambicioso e imperial, pero sac al pas de la depresin econmica. Todos estaban contentos por primera vez en aos y el Presidente aprovech la coyuntura para invertir 8 mil millones de dlares en el rearme de los Estados Unidos. Nos pusimos directamente en el camino de construir la ms grande mquina de guerra del planeta, que luego se convirti en nuestra maldicin.

-Culpa a Harry Truman de convertir a los EE.UU. en el pas totalitario que hoy es, una opinin que no parecen compartir muchos norteamericanos. George W. Bush acaba de decir, por ejemplo, que el hombre que lanz las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki fue un buen Presidente.

-Recuerde algo: la mayora de los norteamericanos no tienen informacin sobre la historia, la geografa y lo que pasa en el mundo. Roosevelt hizo todos los arreglos para que pudiramos arrancarles las colonias a Francia, Holanda y Portugal, despus de la Segunda Guerra Mundial. Los estadounidenses todava no se han enterado de esto. Lo que saben de Truman es que era un hombre pequeito y bonachn, que tocaba el piano. No saba nada de nada. Detrs de l estaba un Prncipe Metternich, el Secretario de Estado Dean Acheson, abogado internacional que saba de todo. Fue l quien dise el estado militarizado que emergi a partir de 1949 con Harry Truman, con la CIA incluida. Todo gir en torno a un documento: el Memorando nmero 68 de 1950, del Consejo de Seguridad Nacional, que se mantuvo secreto hasta 1975 y resolva estar perennemente en guerra contra alguien. bamos a luchar contra el comunismo donde quiera que se encontrara sobre la Tierra, aunque este no nos amenazara. Estableca de facto una guerra santa, como la que ahora tenemos contra el terrorismo y el Islam, igual de estpida e igual de irrelevante.

Pero fjese qu ironas tiene la historia norteamericana. El hombre que debi haber tomado la presidencia en 1945 era Henry Wallace, un hombre opuesto a la Guerra Fra, que fue vicepresidente con Roosevelt. Sin embargo, este sustituy a Wallace en la vicepresidencia por Harry Truman, un hombre salido de la nada, un derechista sureo de Missouri, que tomara finalmente el poder, cuando muere Roosevelt el 12 de abril de 1945.

De modo que terminamos con un terrible presidente al frente del gobierno. Era tan malo que lo convirtieron en un dolo. Todos los ignorantes admiran a Harry Truman, y no saben por qu. l termin con la Repblica y nos coloc en esta ola de conquista. Truman le gritaba a la gente que la Unin Sovitica estaba avanzando. Que estaban a punto de tomar Grecia y que inmediatamente despus iban a Italia, y entonces a Francia, y luego cruzaran el Atlntico. Escuchamos los ecos de Truman en este pequeo hombrecito de ahora, el Seor Bush quien dice (imitndolo): well we cant fight them over there . . . were going to have to fight em over here . . . fight them over here (T enemos que luchar contra ellos all, o de lo contrario tendremos que combatirlos a ellos aqu) Y tales enemigos no tienen manera de llegar a los Estados Unidos para empezar una guerra. Pero ningn estadounidense puede poner en duda semejante delirio, sin que le pongan la etiqueta de anti-patriota o de tonto.

-El atentado terrorista ocurrido en Oklahoma en 1995 se explica segn leyes de la Fsica: no hay accin sin reaccin. Son sus palabras. Aluda al odio que ha sembrado Estados Unidos en el mundo y en su propio pas. Era una profeca?

-No conectara este hecho con lo que ocurri el 11 de Septiembre, al menos no directamente. Sabemos ahora que Timothy McVeigh no estaba solo, que haba ms gente involucrada. La administracin Clinton un gobierno muy norteamericano en el mejor sentido de la palabra- redact regulaciones dacronianas sobre el terrorismo, simplemente para exorcizar el fantasma de Timothy McVeigh. Cuando ocurri el atentado del 11 de Septiembre, sacaron de la gaveta estos papeles y los activaron todos. Esa es la Ley Patriota, que prcticamente ha anulado todas nuestras sagradas libertades.

Hasta un nio de cinco aos podra darse cuenta de que la solucin a los ataques terrorista es simplemente policial. Fuimos atacados por una mafia. No puedes tener una guerra sin un pas contrincante. Trate usted de explicar esto a los estadounidenses: ni siquiera saben lo que es un pas. Han logrado que el 80 por ciento de ellos todava no se haya enterado de que Saddam Hussein no es precisamente el mejor amigo de Osama Bin Laden. Creen que funcionan como una misma persona y que ambos nos atacaron el 11 de Septiembre. Todo es una gran bobera. No haba conexin ninguna entre Sadam y Bin Laden, pero Bush quera completar el trabajo de su padre y mostrar que l era el ms audaz de los dos. Quera ser recordado como el Bush de Bagdad, algo as como un Lawrence de Arabia.

- Esta semana, una encuesta de CBS registraba que el 75 por ciento de los estadounidenses desaprueban la gestin del gobierno en Irak, mientras bajaba a niveles histricos el ndice de aceptacin del Presidente. Ser Bush el mandatario ms odiado de la historia de Estados Unidos?

-Cuando dije que no era profeta, eso no quiere decir que no puedo de vez en cuando adivinar lo que va a suceder. Los neo-conservadores la palabra que se utilizaba antes para referirse a ellos era fascista- queran todo el poder para que la Junta de Gas y Petrleo tuviera las manos libres y as enriquecer ms a sus corporaciones y manipular la Constitucin, a tal punto que esta no tenga sentido. Queran el poder supremo y lo tuvieron, con otra circunstancia a su favor: nosotros elegimos un Presidente inofensivo para ellos; un verdadero tonto, literalmente un tonto.

Si el pueblo estadounidense hubiera tenido una verdadera prensa libre y unos medios de comunicacin alertas, jams este hombre habra sido electo. Es un ser incompetente. Ya tuvimos muchos presidentes bobos, pero Bush ni siquiera sabe leer bien. Al menos en esto es representativo. Lo escuchas hablar por 10 minutos y es claro que no sabe lo que est diciendo. Est desesperado tratando de seguir las lneas del teleprompter. Sin alguno de sus consejeros al lado, no puede responder preguntas.

Desde que Woodrow Wilson dej el despacho oval en 1921, ningn presidente ha escrito sus propios discursos. El presidente lee lo que otros escriben. A veces est de acuerdo; a veces, no. Eisenhower lea sus discursos haciendo todo un descubrimiento. Durante su primera campaa electoral, el pas se qued asombrado cuando l, a mitad del discurso, dijo: y si resulto elegido, ir a Corea?! Estaba furioso. Nadie la haba comentado nada antes de aquella promesa. Pero de todas formas, fue a Corea.

Si tuviramos unos medios de prensa interesados en la Repblica y no en las ganancias, la historia habra sido diferente. Hay alguna esperanza. Despus de todo Albert Gore gan la eleccin en el 2000 por el voto popular, con 600 000 votos ms que Bush. La intervencin de la Corte Suprema y el truco en el conteo de los votos falsificaron el resultado de las elecciones. Nos convertimos de la noche a la maana en una repblica bananera, sin bananas que vender. Ese es nuestro mayor problema ahora.

-Recientemente, Fidel afirm que el gobierno de Bush ha conducido a su pas a un desastre de tal magnitud que, casi con seguridad, el propio pueblo norteamericano no le permitar concluir su mandato presidencial. Lo cree usted?

-No me extraara. La administracin Bush es tan extremista y hay gente ah con las mentes tan vacas que seran capaces de comenzar a bombardear a Rusia, a Irn, simplemente para desviar la atencin de la otra guerra y para que el gobierno no se desmorone antes de tiempo. Hasta uno sabe lo que gritaran: los verdaderos patriotas ayudan y apoyan al Comandante en Jefe en tiempo de guerra (imita a Bush). Esa es su rbrica, aunque nada tenga sentido y sea una gran estupidez. Ellos son expertos en fabricar los pretextos para crear el pnico.

Dos das despus del 11 de Septiembre alguien en el gobierno dijo: el problema no es si atacarn de nuevo, sino cundo. Ah fue donde comenz toda esta tontera. Cuando les recordamos que han pasado ya cinco aos y no nos atacan, responden: es por las precauciones que hemos tomado en los aeropuertos! Y dicen (Gore Vidal con expresin y voz de terror): tampoco a nosotros no gustan estas precauciones, porque tenemos que quitarnos los zapatos en el aeropuerto. Pero son esas medidas las que nos han salvado de los ataques! Bueno, si es as, prubelo. Es que no lo podemos probar sin revelar nuestras fuentes secretas!, responden. Es un crculo vicioso.

Espero que los demcratas que ahora toman posiciones de presidentes de comits legislativos, especialmente el judicial, lleven a estos Generales al Congreso, los pongan bajo juramento y los hagan responder seriamente nuestras preguntas.

-Qu es necesario para restaurar la Repblica?

-Recuperar la gran advertencia de Franklin Delano Roosevelt, nuestro mejor presidente, en el discurso inaugural de su mandato, cuando el pas colapsaba, el dinero escaseaba y los bancos quebraban. l dijo (imita a Roosevelt): We have nothing to fear but fear itself (No tenemos nada que temer, salvo el propio miedo.) Esa es la base de nuestra Repblica. Le dira al pueblo norteamericano: no te dejes engaar por el miedo. Hay mucha gente en los Estados Unidos que gana dinero gracias al temor. Ese es su trabajo: asustarte.

No estoy a favor de una revolucin violenta ahora, porque suelen traer lo opuesto de lo que buscaban. La Revolucin francesa le dio al mundo a Napolen Bonaparte y Luis XVI no era tan malo como l. Pero creo que en los Estados Unidos vamos a tener una debido al colapso econmico.

En estos das uno de los grandes titulares deca que el ejrcito le rogaba al gobierno que le diera dinero. No tienen suficiente dinero para seguir haciendo el ridculo en Bagdad! Van a recaudar el dinero como sea, y no a costa de los ricos. Los ricos no tienen la obligacin de pagar impuestos. Tampoco las corporaciones. Antiguamente el 50 por ciento de los ingresos de los Estados Unidos venan de los impuestos a las ganancias corporativas. Ahora pagan menos del 8 por ciento. Han liberado a todos sus amigos ricos de pagar impuestos para que hagan donaciones al Partido Republicano, con el compromiso de que ste seguir diciendo mentiras al pas y certifique que los patriotas son traidores. Ha sido un magnfico truco desde el punto de vista econmico para ellos, pero un malsimo plan para nosotros, los estadounidenses. Y no nos gusta. Perdimos el Bill of Rights (Carta de los Derechos fundamentales) y la Carta Magna, en la cual se sustentaron todas nuestras libertades por ms de 700 aos. No, no ha sido esta ni ser una poca divertida.

 

TENEMOS UNA CRISIS DE DERECHO

 

-En sus memorias ha contado que John Kennedy le habl de los planes de la CIA para asesinar a Fidel y que la relacin con los cubanos extremistas se convirti en una pesadilla para l y para su hermano Robert. Estn vinculados estos grupos en la muerte de los dos hermanos?

-Jack (John) Kennedy perdi su vida por eso. Hay evidencias de que el asesinato de Kennedy lo cometi la mafia de Nueva Orlens y que en el crimen de Dallas estuvo involucrado un hombre llamado Carlos Marcello, que tambin trat de matar a Bobby Kennedy. Marcello fue un capo de los casinos en La Habana, amigo de Meyer Lansky y Santos Trafficante, que manejaba la mafia en Tampa, Florida. En una grabacin del FBI, Trafficante dice: Tenemos que deshacernos de Bobby. Marcello le dijo en septiembre de 1962 al investigador privado Edward Becker que un perro continuara mordindote si le cortas su cola (refirindose al Procurador General de la Repblica, Robert Kennedy), mientras que si le cortas la cabeza al perro (el Presidente John Kennedy) dejara inmediatamente de molestar. Fue la sentencia de muerte para Jack. Robert Kennedy nunca investig la muerte de su hermano por temor a verse involucrado en turbios asuntos en los que estaban entrelazados los cubanos de Batista y la mafia.

-Qu influencia cree que han tenido los cubano-americanos de Miami en las decisiones del gobierno norteamericano en los ltimos 40 aos?

-Ellos llegaron a tener una enorme influencia en el pas, y creo que esta es mucho menor ahora. Desde el principio, la Florida ha sido muy corrupta, desde los das de la Confederacin. Si a eso le aades un montn de enojados seguidores de Batista, la situacin all empeor con gente que tena mucho dinero o se hicieron de muchsimo dinero. Se poda contar con ellos para apoyar cualquier cosa que sirviera para odiar ms al Presidente Castro y para odiar lo que se estaba haciendo en la Cuba moderna.

La Florida es un lugar perfectamente situado para que recale ah cualquier demagogo que busque el apoyo de gente con mentalidad batistiana o de cualquiera que quiera luchar contra el comunismo. Los norteamericanos no estn preparados para entender que han recibido por dcadas una informacin distorsionada de su propio gobierno y de los medios que trabajan con el gobierno. Por eso, la Florida es uno de de los primeros lugares a donde van los candidatos a buscar votos. Es menor ahora la influencia de estos grupos extremistas, pero los neoconservadores saben que pueden contar con ellos

La Florida es un estado grande, un estado clave, con colegio electoral, que a veces decide las elecciones. A eso se suma la complicada maquinaria del Siglo XVIII, que nos impide tener una democracia. A nuestros prceres no les gustaba la democracia. No me canso de repetir eso, y nadie me escucha, porque la prioridad es que le llevemos la democracia a Irak y a todos los pobres pases que la aoran.

-Est al tanto del caso de los Cinco cubanos presos en Estados Unidos, por informar al gobierno de la Isla de planes terroristas en el sur de la Florida?

- Conozco el caso a travs de los abogados, pero no por lo medios. Parece ser otra de las cosas idiotas que est haciendo nuestro gobierno. Tengo entendido que el Presidente Clinton y el Presidente Castro intercambiaron mensajes para detener a los terroristas de Miami, que haban puesto bombas en hoteles y en oficinas que enviaban turistas a la Isla. Los dos presidentes estaban de acuerdo con que esta situacin deba ser detenida. Clinton le pidi al FBI que viniera a Cuba y Castro estuvo de acuerdo con eso. En vez de apresar a los terroristas, el FBI arrest a los cubanos.

Nos encanta encarcelar a la gente, tanto como nos gusta la pena de muerte. Es la estrella ms brillante de nuestra diadema. Tenemos un pas loco por la tortura, por el asesinato, por las ejecuciones, por las sentencias a cadena perpetua. Es una mentalidad perversa, que est en el trasfondo del puritanismo protestante. Todos tienen que sufrir, si han pecado. Pero si uno es rico, Dios te ama. Esa es la prueba. Si uno es pobre, no le caes bien a Dios. Esa es la prueba. Semejante forma de pensar no es saludable para nadie, y en el Estado de la Florida hay muchas personas que piensan as, adems de los que llegaron con Batista.

As que los Cinco The Cuban Five, que es como se les conoce en los crculos legales de los Estados Unidos- estn presos, cumpliendo cadenas que parecen eternas por haber obedecido a dos presidentes: uno de aqu, de la Isla, y otro, de Estados Unidos. Dos Presidentes que quisieron evitar que terroristas locos siguieran poniendo bombas y matando a civiles inocentes.

La Junta que los apres y los conden, lo hizo sabiendo muy bien las consecuencias. La Junta de Gas y Petrleo Bush-Cheney no es tan estpida como parece. Hace cosas malvadas, porque es as como mantiene todo bajo control. No creas que no aprendieron de las dictaduras del Siglo XX. El caso de los Cinco es una prueba ms de que tenemos una crisis de derecho, una crisis poltica y una crisis constitucional.

-Oliver Stone ha sido sancionado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por violar el bloqueo contra Cuba. Su delito es haber viajado a la Isla para realizar sus dos documentales sobre Fidel. Es constitucional este tipo de medidas?

-Por supuesto que no. Es una violacin. Pero el 11 de Septiembre hubo un golpe de Estado en los EE.UU., el primero en nuestra historia. Un golpe en el cual un grupo de gente deshonesta de una Junta petrolera usurp el poder del Estado y tir abajo el Congreso. Es un hecho nico y los detalles conformarn algn da una gran historia. Esto es algo que el pueblo no acaba de comprender, porque los norteamericanos tienen una mentalidad muy simple: lo que no conocen o no han visto previamente, no existe. Bueno, lo viven ahora in situ, pero lo descubrirn algn da como arquelogos y no ser nada agradable. Las sanciones contra los norteamericanos que quieren una relacin normal con Cuba son hijas de estas circunstancias. Pero Oliver Stone -y cualquier otro ciudadano norteamericano- tiene todo el derecho de hacer cualquier pelcula que quiera en cualquier circunstancia, mientras no haya violado ninguna ley. Es su derecho constitucional. l no ha violado la ley. Lo que ocurre es que a la Junta no le gusta lo que l hace: oh, my goodness! (Oh, Dios mo!)

-Teme que pueda haber alguna represalia contra usted?

-Suelo estar preparado para que no guste nada de lo que haga, diga o escriba sobre ese gobierno.

-Lleva usted varios das en La Habana. Es Cuba la Isla satnica que la prensa y los polticos muestran a los norteamericanos?

-Ests loca? No!. Nos dicen siempre que los cubanos detestan estar aqu. Que todos se mueren de hambre. Sacan esos cuentos que dicen que los hospitales son terribles y que nadie acude a ellos. Que los cubanos que se enferman van a la clnica Mayo en Estados Unidos. No hay mentira que nuestro gobierno no nos cuente cuando habla de Cuba. En Estados Unidos, la mentira es la lengua franca de la nacin.

Sabe por qu voy a la televisin? Porque siento que habr alguien que me vea y me escucha y al que le puedo hablar de lo que he visto, sin intermediarios tendenciosos. Puedo hablarles, por ejemplo, de los maravillosos planes mdicos de Cuba. Visit una escuela de medicina, que se dedica a preparar mdicos de muchos pases para que brinden servicios comunitarios a los pobres, algo que el sistema estadounidense odia. La Medicina en Estados Unidos se aprende para agarrar todo el dinero que puedas y fugarte a Tahit, o a otro lugar de vacaciones, y olvidarte de la gente que sufre

Estuve conversando con 8 9 norteamericanos de Nueva York y Massachussets, que estudian Medicina en Cuba. Les pregunt si la preparacin que reciban era tan buena como me haban dicho, y me respondieron que s, que es mejor que cualquiera que pudieran obtener en EE.UU. Por qu no hacemos nosotros lo mismo por nuestra gente y por la salud de otros pueblos? Los mdicos cubanos estn en los lugares ms olvidados, desde frica hasta la jungla amaznica. Solamente si reponemos la Constitucin, podramos tener un pas con aspiraciones y con xitos como los de Cuba. No crea que no me siento celoso como norteamericano con lo que he visto en Cuba. Yo soy un gran patriota y tengo celos.

-Volver?

-Jams hago predicciones.

 

(Trascripcin del ingls: Margarita Alarcn)



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter