Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-12-2006

Los Estados Unidos del castigo
Injusto, cruel e irracional

William Blum
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


2,2 millones encarcelados... Somos nmero uno! USA! USA! USA!... 7 millones uno de cada 43 USamericanos adultos tras las barras, en libertad probatoria, o libertad condicional... Cuando es cosa de sentenciar, les digo, gente, y perdonen mi lenguaje, USA es sper cojonudo... comenzando con sentencias mnimas preceptivas... hay decenas de miles de jvenes pudrindose en prisiones USamericanas por la simple posesin de una droga para su propio uso, para su propio placer, para pasarlo bien con un amigo, sin que haya vctimas. Pensis que una persona debe estar en prisin si no ha hecho dao a nadie? Ni fsica, ni financieramente, o de algn otro modo real o serio? Jos Antonio Lpez, un residente permanente legal con familia y negocio en Dakota del Sur, fue deportado a Mxico hace poco por una acusacin por cocana - Venta? No. Uso? No. Posesin? No... Le dijo a alguien dnde poda comprar. Otro hombre fue sentenciado a 55 aos en prisin por tres transacciones de marihuana porque cada vez estaba en posesin de un arma, que no utiliz ni esgrimi. Cuatro ex fiscales de estado y 145 ex fiscales y jueces escribieron en apoyo de una sentencia ms leve para este hombre. El propio juez calific la sentencia de injusta, cruel e irracional, pero dijo que la ley no le dejaba otra alternativa.

El 1 de diciembre, un tribunal en Holanda declar culpables a cuatro musulmanes holandeses de conspirar para realizar ataques terroristas contra dirigentes polticos y edificios gubernamentales. La sentencia ms dura aplicada a uno de ellos fue de ocho aos. El 13 de diciembre, un sacerdote fue condenado por participar en el genocidio ruands de 1994 al ordenar a milicianos que incendiaran una iglesia y luego que la aplanaran mientras haba 2.000 personas refugiadas en su interior. El Criminal Penal Internacional para Ruanda lo sentenci a 15 aos de prisin. Sentencias considerablemente ms ligeras que en USA son generalmente un fenmeno comn en gran parte del mundo. En USA, la simple mencin de la palabra terrorista en un tribunal probablemente har que el acusado sea condenado a 30, 40, 50 aos, cadena perpetua, incluso por slo pensar y hablar de una accin, un crimen del pensamiento orwelliano, sin que haya hecho nada concreto para realizar el plan.

Traficantes de droga colombianos, musulmanes britnicos, y otros acusados de ofensas terroristas, luchan enrgicamente contra la extradicin a USA por temor al puo implacable del To Sam. Son los que tienen suerte entre los objetivos extranjeros de Washington; no fueron secuestrados en la calle y llevados en avin con esposas y vendas sobre los ojos a mazmorras secretas en rincones tenebrosos del mundo para ser torturados.

A los que piensan que ningn castigo es bastante severo, bastante cruel, en la Guerra contra el Terrorismo contra los Malos, hay que preguntar qu piensan del caso de los Cinco Cubanos. Son cinco cubanos que se involucraron en USA en los aos noventa para tratar de descubrir informacin sobre terroristas anti-Castro basados en Miami, algunos de los cuales haban realizado poco antes una serie de ataques con bombas en hoteles de la Habana y podran estar preparando nuevos ataques. Los Cinco infiltraron organizaciones cubano-USamericanas basadas en Miami para vigilar sus acciones, e informaron al gobierno cubano de sus resultados. El gobierno cubano entonces pas parte de la informacin al FBI. Y qu sucedi? El FBI arrest a los cinco cubanos.

Los cubanos fueron mantenidos en confinamiento solitario durante 17 meses; finalmente fueron juzgados, y hallados culpables en una serie de acusaciones acumuladas por el gobierno para la ocasin, incluyendo asesinato (sic!) y conspiracin para cometer espionaje (probablemente el primer caso en la historia judicial de USA de presunto espionaje sin una sola pgina de un solo documento secreto). Fueron sentenciados a penas de prisin que van desde 15 aos a cadena perpetua. Pero el ansia de castigo del gobierno federal todava no estaba satisfecha. Hizo extremadamente difcil que sus prisioneros cubanos recibieran visitas de sus familias. Dos de ellos no han visto a sus mujeres y nios desde su arresto en 1998; los otros tres apenas han tenido ms suerte. Un captulo glorioso ms en la Guerra contra el Terrorismo.

------

William Blum es autor de Killing Hope: U.S. Military and CIA Interventions Since World War II, Rogue State: a guide to the World's Only Super Power, y West-Bloc Dissident: a Cold War Political Memoir.

Para contactos escriba a: [email protected]

http://www.counterpunch.org/blum12182006.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter