Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-12-2006

Entrevista con Eric Sottas, director de la Organizacin Mundial Contra la Tortura
La incomunicacin es un problema de fondo

David Fernndez
Diagonal


La Organizacin Mundial Contra la Tortura (OMCT), con sede en Ginebra (Suiza), est en el centro de una red de 280 organizaciones contra la tortura de 92 pases. A mediados de diciembre, Eric Sottas visitaba Bilbao y Barcelona para participar en actos de denuncia de la tortura.

DIAGONAL : Cul es el alcance del Protocolo Facultativo contra la Tortura de la ONU, ratificado por el Estado espaol?


ERIC SOTTAS : El cambio sustancial ser que van a formarse mecanismos nacionales encargados de velar por la situacin de las personas bajo custodia, incluyendo crceles y centros de detencin. La idea central es aumentar la proteccin y que la sociedad, organismos y personas reconocidas e independientes tomen parte y puedan intervenir directa e indiscutiblemente. ste es el debate central y es una ventaja comparativa importante respecto a mecanismos anteriores, que se basaban en visitas concertadas. Eso debera ir acompaado de un programa general de lucha contra la tortura y de una sinergia social para su erradicacin. Porque en lneas generales se aumenta la proteccin dando a la sociedad civil un papel central, con recursos, con competencias y con capacidad de incidir y operar.

D .: Respecto a la necesidad de organismos y personas independientes: cmo valora la propuesta de hacer del Defensor del Pueblo, elegido por el Parlamento a propuesta del Gobierno, el mecanismo nacional de vigilancia previsto por el Protocolo?

E.S. : Seguramente no es la mejor opcin, no se ha implementado con la mejor metodologa y los criterios utilizados no han sido los ptimos: sin consultas a los organismos, sin confianza y sin consenso. No pienso que sea el mejor candidato. Aun as el proceso de eleccin sigue abierto. Y pienso que lo ms importante es abrir una nueva etapa. Pero sta no es la mejor forma de empezar.

D .: Garzn acaba de pedir a la polica las grabacin en vdeo de los interrogatorios de unos detenidos. Cmo calificara la situacin de la tortura en el Estado espaol? E.S.: La lucha contra la tortura no debe depender de la buena voluntad de un juez. Es una actitud personal con medidas parciales, y la erradicacin no puede depender de un solo juez. Esto es obvio. Garzn ha anunciado que aplicar las recomendaciones internacionales emitidas en 2002.


Respecto a la situacin de los malos tratos en el Estado, estoy plenamente de acuerdo con lo que suscribi Theo Van Boven [relator especial para la tortura de la ONU hasta 2004]. La tortura no es sistemtica, pero tampoco es espordica, y los casos no son slo atribuibles a conductas individuales de funcionarios policiales. No se puede pretender que son casos aislados fruto de excesos individuales. Desgraciadamente, la incomunicacin es una fuente permanente y frecuente de denuncias de malos tratos. Y eso no se puede atribuir a ETA, a pesar de que el Estado ha optado por denunciar a vctimas de la tortura, con riesgo de penas severas y graves, aduciendo que seguan una campaa de ETA. No es de recibo y son ms escollos. Hay que adoptar medidas generales porque la incomunicacin es un problema de fondo. Adems, no se han investigado de forma seria y exhaustiva esas denuncias. Esto tampoco es aceptable. Hay otra situacin tambin a modificar: se debe acabar con ciertas polticas de impunidad e indultos. Las reglas del juego deben ser democrticas. Es inaceptable sostener que el Estado de Derecho se puede defender vulnerando la democracia.

Es imprescindible la rehabilitacin de las vctimas. Ocultando lo que ha sucedido no se soluciona nada. As, la Transicin modlica espaola -en el sentido de no haber derramamiento de sangre- tiene lagunas y deudas pendientes. Porque sobre el olvido no se construye nada.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter