Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-12-2006

Los reyes magos han sido detenidos por un Muro

Mauricio Amar
Rebelin


Con motivo de la celebracin de la Navidad he visto una caricatura que muestra a los Reyes Magos, que van a visitar a Jess, impedidos de alcanzar su destino porque frente a ellos se erige el Muro que Israel ha construido en Cisjordania. Esta caricatura, que es una ms de una larga lista de manifestaciones artsticas en contra de la construccin del Muro del Apartheid, tiene una importante reflexin que ms all de la Navidad tiene que ver con la destruccin de la caracterstica ms importante que tuvo Palestina desde los primeros asentamientos cananeos hasta 1948, momento en que se crea el Estado de Israel. Esta caracterstica a la que me refiero es la realidad transcultural de un territorio que sirve de puente entre tres continentes: Asia, frica y Europa. Palestina nunca fue cuna de un gran imperio, porque por all pasaban los imperios, a veces arrasando y otras dejando importantes legados culturales que a la postre haban configurado la identidad de la poblacin de este pas.

Sin embargo, desde la llegada del sionismo a Palestina, a finales del siglo XIX, y fundamentalmente desde 1948, el pas se convierte en un espacio vital para un autodenominado pueblo elegido, negando cualquier posibilidad de construir lo opuesto, es decir, una tierra para todos sus habitantes y para quienes quieran vivir en ella, sin diferencias de credo, ni etnia.

La transformacin de Palestina en un hogar para algunos transforma la multiculturalidad propia del territorio en una zona temible, militarizada, con bandos opuestos que bien resisten, en el caso de los palestinos, o bien llevan a cabo una brutal ocupacin que sume a todo un pueblo en la miseria y la locura. En efecto, para los Reyes Magos hoy habra sido imposible llegar a Beln, porque para hacerlo tendran que haber sorteado obstculos propuestos por un Estado militar: cientos de checkpoints (puntos de control), soldados por doquier protegiendo una malla de asentamientos ilegales y finalmente un muro de proporciones que invitara a cualquier viajero a dar un paso atrs.

Yo no creo que exista Dios ni que los Reyes Magos sean personajes verdicos, sin embargo, los relatos de hace casi 2000 aos revelan que al menos un viaje entre las ciudades de Palestina era un hecho posible y realizable, mientras que hoy es un peligro para cualquier ser humano. Quien se atreva a acercarse al Muro podra ser vctima de un balazo como el que le cost la vida a Daah Abed al Kadr, que jugaba con una amiga cerca de la enorme valla y fue asesinada a quema ropa por un soldado israel el 20 de diciembre. Su amiga sufri heridas leves, sin embargo aprendi la importante leccin de no acercarse nunca ms al lugar donde muri su amiga.

Es imposible evocar recuerdos personales, por mucho ms nfimos que sean, ante situaciones de discriminacin como la que viven los palestinos hoy. En 2003, realic un viaje a Palestina entrando por el aeropuerto David Ben Gurion. Junto am iban mi hermana una prima y un primo, este ltimo tena un poco apreciado pasaporte palestino. Iba a su tierra luego de dos aos de trabajar en Chile, para reencontrarse con su familia y sus amigos de Beit Jala. Cuando le toc el turno de pasar al interrogatorio, los soldados lo detuvieron, lo separaron de nosotros y lo deportaron a Turqua. Claro, el cometi el error de entrar a su tierra, su pas, su patria, desde el lugar no indicado para l, simplemente por ser palestino. Cuando yo mostr mi pasaporte chileno me dijeron Wellcome to Israel.

Mi hermana, a quien tambin haban permitido el paso, lloraba y lloraba porque mi primo no haba podido entrar y porque vimos como lo separaron a la fuerza como si trataran a un animal. Luego, al ver el llanto de mi hermana, un seor de edad se acerc a ella para decirle en ingls: Por qu lloras nia, no te das cuenta que ests en Israel? Ac no hay porqu llorar. Mi hermana simplemente se agarr la cabeza y se hundi en un llanto an ms largo.

Esta es una historia nimia, comparada con los largos pesares del pueblo palestino, adems hoy la realidad es incluso terrible para los extranjeros que viajan (como los reyes magos), quienes son expuestos a los mismos vejmenes destinados a las personas con apellido rabe. Es por eso que en esta Navidad es importante recalcar que para los palestinos esta no es una fiesta, porque mientras los reyes magos se quedan detenidos en el Muro, los israeles ya se han encargado de parar a Mara en un checkpoint donde debe haber tenido su beb, probablemente muerto como muchos nios palestinos.

Mauricio Amar es socilogo de la Universidad de Chile, actualmente trabaja en la Oficina de Informacin Chileno-Palestina



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter