Portada :: Espaa :: Laboral y sindical (luchas locales, frentes globales)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-12-2006

Es rentable trabajar ms de ocho horas?

Luis Manuel Arce
Prensa Latina


El I Congreso de Horarios Racionales realizado recientemente en Madrid acaba de debatir uno de los temas ms polmicos de la actualidad laboral en el mundo desarrollado, que es el rendimiento del trabajador.

Aunque se trata de un concepto eminentemente marxista, la aplastante mayora de los ejecutivos empresariales privados y pblicos acepta que la base ms slida de la rentabilidad est en la plusvala que rinde el empleado.

Es decir, aquel tramo de la franja laboral que queda libre de los gastos o costos en que se incurre en la fabricacin de una mercanca o prestacin de algn servicio.

La batalla del empresario ha sido siempre la de ampliar al mximo ese espacio, para lo cual recurre a diversos factores, incluida la tecnologa, aunque la caracterstica ms comn ha sido la sobre explotacin de la mano de obra.

Lo que nunca o casi nunca se plante fue recortar la jornada de trabajo para obtener una mayor plusvala, sino ms bien todo lo contrario. Se acordaban jornadas de hasta 12 horas con la menor erogacin salarial posible.

En muchos lugares tales criterios no han variado, en especial en pases donde las regulaciones laborales son casi inexistentes o muy poco serias.

Este primer congreso de horarios racionales plantea, sin embargo, un nuevo enfoque de la jornada, el rendimiento y la plusvala, tomando como base experiencias concretas que apuntan a que una mayor productividad no est sustentada ni en una jornada de trabajo ms larga ni en novedosas tecnologas.

El rendimiento y la calidad del trabajo, manual o intelectual, est en relacin directamente proporcional con el horario racional, el cual es complementado por el resto de los factores que determinan los niveles de productividad.

En el congreso se puso un ejemplo: trabajadoras de la sucursal espaola de la firma Louis Vuitton, fabricante de maletas y bolsos, decidieron un da plantar cara a los jefes e imponer su horario laboral.

Se entra a las 7 y se sale a las tres, dijeron, con una hora de tolerancia para comer, y nada de reuniones por las tardes. Dos aos despus de aquel plante aceptado por la empresa, las 500 mujeres que lo impusieron aumentaron la productividad de la empresa ms de 20 por ciento, redujeron un tercio el ausentismo laboral y mantienen un nivel de satisfaccin poco frecuente en la conciliacin entre vida laboral y familiar.

El Congreso plante como meta para el ao 2010 racionalizar los horarios, tomando el criterio unnime de ms de un centenar de especialistas en los temas laboral y econmico que intervinieron en el evento.

La coincidencia es ms significativa si se toma en cuenta que entre los ponentes haba ministros, lderes sindicales, acadmicos, banqueros, futbolistas, cocineros, ejecutivos, militares, arquitectos y hasta frailes.

Todos estuvieron de acuerdo en que en sentido general la sociedad espaola gestiona psimamente mal el tiempo laboral y hay un desaprovechamiento de la jornada laboral con prolongadas pausas que van desde tomarse un caf hasta hablar demasiado, demorarse ms de la cuenta en las comidas o llegar tarde al puesto de trabajo.

Otros fueron ms detallistas al sealar que incluso incide el tipo de ocio recreativo que el trabajador o empleado escoja para el fin de semana, pues quien sale un domingo de farra y empina demasiado el codo, el lunes no rinde lo habitual. Ignacio Buqueras, organizador del Congreso, estima que Espaa, a pesar de haber salido del subdesarrollo y colocarse en el llamado primer mundo, sigue arrastrando un horario de posguerra, tpico de pluriempleados.

El Congreso declar la guerra a la jornada partida, algo muy caracterstico en Espaa -y casi toda Europa- y a la actividad en los despachos ms all de las 18.00 horas, y aplaude a aquellas empresas con turnos corridos y horarios flexibles.

Hay empresas en Espaa, aunque muy pocas, que son muy rgidas en cuidar su horario racional y para que no sea violado por nadie cortan el suministro de electricidad al caer la tarde para impedir que el "calienta sillas" siga trabajando despus de lo establecido.

Eso significa que el empleado o trabajador manual est en la obligacin de cumplir con su contenido laboral pactado en el tiempo de trabajo establecido en los convenios laborales. Es lo que se denomina cumplir la norma. Quien requiera tiempo extra es porque no lo ha hecho bien.

Un dato significativo que aludi el Congreso, aunque no mostr cifras, es que Espaa marcha a la cabeza de Europa en ms horas de trabajo, es decir, jornadas laborales ms largas, y a la cola en productividad, tras Portugal y Grecia. Nuria Chinchilla, directiva de una escuela de negocios y especialista en los estudios sobre el factor humano en las grandes empresas, se mostr convencida de que trabajando menos horas se rinde ms.

Los "adictos" al trabajo, dijo en referencia a los que consumen ms horas que los dems para posiblemente rendir igual , "rompen equipos y crean mal ambiente. Los empresarios se estn dando cuenta de que, a medio plazo, salen caros".

* Luis Manuel Arce es Corresponsal de Prensa Latina en Espaa.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter