Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-12-2006

Las profecas de Galeano

Christian Sida
Rebelin



En el libro "Patas arriba, la escuela del mundo al revs", que se public por primera vez en 1999, el escritor uruguayo Eduardo Galeano tiene muchas afirmaciones que pudieran parecer hasta cmicas, pero que slo el tiempo las ha nombrado de profticas.

En uno de sus comentarios, o profecas, que se convirtieron realidad, cita as textualmente:

"A mediados del 98, la Casa Blanca, lanza otro villano a la cartelera mundial: responde al nombre artstico de Osama Bin Laden, es fundamentalista islmico, lleva barba y turbante y en el rezago acaricia un fusil. Tendr buena taquilla? Har carrera esta nueva figura estelar? lograra demoler los cimientos de la civilizacin occidental, o ser no mas que un actor secundario? En el cine del terror, nunca se sabe."

Dos aos mas tarde, Osama Bin Laden se convertira en el taquillero numero uno del cine del terror, en el que todos juegan.

Despus hay otra profeca que cita Galeano, una de las que mas me asusto:

"Si nos portamos bien, esta prometido, veremos las mismas imgenes y escucharemos los mismos sonidos y vestiremos las mismas ropas y comeremos las misma chatarra y estaremos solos de la misma soledad dentro de casas iguales en barrios iguales de ciudades iguales donde respiraremos la misma basura y serviremos a nuestros automviles con la misma devocin y responderemos a las ordenes de las mismas maquinas en un mundo que ser maravilloso para todo lo que no tenga piernas ni patas ni alas ni races"

Y aqu esta la historia de cmo esta profeca se hizo realidad.

En vacaciones pasados visito a mi familia en Durango, una mediana ciudad del norte de Mxico. La primera sorpresa inmediata, son las tres tiendas Wall Marts que ya operan en la ciudad, me da risa, pero mas tristeza que risa, ver como los gobernadores que ofrecen el progreso se refieren a este con la basura que los pases ricos mastican y escupen. En Vancouver Canad, ciudad nombrada varios aos como la mejor para vivir del mundo, el consejo municipal prohibi la instalacin de lo que iba a ser la primera tienda Wall Mart en la ciudad. En Suecia y Noruega, los gobiernos de estos pases retiraron fondos de inversin que tenan en esa empresa por su mal trato a sus empleados. Con esto no es justo decir que los pases ricos se niegan a abrir a los consorcios con mas bajos morales, no es justo, por que los pases ricos nos avientan lo que no necesitan, sabiendo que al fin de cuentas el dinero regresa al norte.
Pero ahora en mi ciudad, la maquinaria industrial del norte ha entrando con fuerza, ya compramos lo mismo y en la misma tienda, un pueblerino mexicano que un pueblerino canadiense.

La otra sorpresa y mas extrema es la siguiente.

Camino por los pasillos de una tienda Wall Mart en Durango con un amigo, mi amigo y su familia se han dedicado toda su vida a cocinar y vender tamales, el platillo tpico mexicano. All estamos los dos comprando los ingredientes para elaborarlos. Mi amigo, sin ninguna pena, toma un paquete de alas de pollo marca Tyson. Yo no quepo en el asombro que esta marca este en mi ciudad y se use para elaborar la comida mas tradicional.
Tyson Foods, segn varios analistas de la comida industrial, revoluciono la vida del pollo cuando McDonalds introdujo los Mcnuggets, siendo Tyson el primer y nico proveedor de la cadena restaurantera. Tyson Foods ha hecho del pollo una industria, utilizando los mtodos mas terribles para engordar a los animales lo antes posible, no importando el costo, para que estos lleguen a nuestras mesas.

Claro que mi amigo no tiene la culpa, nadie puede estar enterado de todo. Pero viendo esto es mas que suficiente, ya todos hemos empezado a comer la misma chatarra. Un pollo ya sabe lo mismo en un pequeo puesto de tamales de una ciudad del norte de Mxico, a lo que sabe en el restaurante McDonals mas visitado en un suburbio de Tokio en Japn.

Espero que Galeano no se de cuenta de esto, no creo que ni el, en sus peores pesadillas, esperaba que sus profecas se convirtieran reales.

Christian Sida es editor del periodico hispano canadiense La Vanguardia de Vancouver.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter