Portada :: Cultura :: Msica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-01-2007

Revoluciones musicales (I)
Polifona

Jess Aller
Rebelin


La msica se encuentra sin duda entre los aspectos ms sorprendentes de nuestra vida. Que una simple (o no tan simple) combinacin de sonidos sea capaz de deleitarnos, conmovernos, relajarnos, entristecernos o estimularnos de una forma tan extrema como a veces puede hacerlo resulta verdaderamente un enigma. Nos encontramos ante algo que afecta intensamente a nuestro estado de nimo y es capaz de modelar nuestros pensamientos, y sin embargo, analizndolo framente, vemos que se desenvuelve de acuerdo con las leyes rigurosas que gobiernan la forma musical. Quiz en ningn otro sitio resulta tan evidente la interpenetracin entre forma y pensamiento, entre estructura y conciencia. Las revoluciones musicales son, de este modo, rupturas de los esquemas formales, pero al mismo tiempo son capaces de construir universos nuevos para nuestra sensibilidad y en algunos casos llegan a transformar incluso nuestra visin del mundo.

En la larga cadena de las revoluciones musicales de que nos habla la historia, me gustara comenzar comentando una bastante lejana, que conquist sin duda vastos espacios de belleza armnica, aunque el carcter extrao del propio territorio que descubra la hiciera quedar de lado despus en la evolucin de la msica de Occidente. Me refiero al gran arte polifnico del Renacimiento tardo.

Acostumbrados al dominio de una nica lnea meldica en la msica que escuchamos habitualmente, se nos hace difcil imaginar que la msica pueda ser otra cosa que el desenvolverse en el tiempo de una serie de notas, con o sin acompaamiento. De esa forma, la idea de la msica que tenemos es la de un "arte en el tiempo" cuya naturaleza es ir hacia algn lado. Sin embargo, hay que decir que esto no tiene por qu ser as necesariamente, y lo curioso del caso es que el ejemplo ms perfecto que existe de una msica que escapa a este principio casi universal no lo encontramos en los laboratorios de la vanguardia ms rompedora, sino en una msica de hace bastantes siglos.

La evolucin de la msica medieval hizo que durante mucho tiempo en la Europa occidental se ensayara el enriquecimiento progresivo de la meloda principal con una serie de voces acompaantes. En un momento dado, la independizacin de estas dio lugar a una msica en la que varias melodas se escuchan de forma simultnea. En esta msica polifnica se consiguen resultados admirables mediante esta superposicin de temas.

El ms sorprendente de todos es que, acostumbrados siempre a estar atentos a la evolucin de la meloda principal, con esta msica nos sentimos perdidos en la maraa de ellas que se oyen a la vez, y tendemos a concentrar nuestra atencin en la armona que se desarrolla en cada instante, que nace de la superposicin en un momento de las distintas lneas meldicas. Esta yuxtaposicin resulta grata al odo al seguir las leyes del contrapunto.

De esta forma, la msica que percibimos habitualmente como un desarrollo "horizontal" (en el tiempo), se transforma en una armona percibida cada momento en una superposicin "vertical" de voces. No importan ya el antes y el despus y la msica no parece ir hacia ninguna parte sino desarrollar su plenitud en el instante.

Por esto es que a juicio de muchos, la msica polifnica es, de las de todos los tiempos y lugares, la que ms nos acerca a esa percepcin que quieren los msticos de una conciencia que capta la plenitud del instante y consigue escapar al dominio de lo temporal. Sin remontarnos tanto hay que decir que sus propiedades relajantes resultan evidentes para cualquiera.

Muchos autores destacaron en la composicin de este tipo de msica, pero quizs el ms conocido de todos ellos sea el italiano Giovanni Pierluigi da Palestrina (1525-1594) que desarroll una fecunda carrera de compositor al servicio de la corte papal. Entre sus numerosas composiciones destacan 105 misas, de una de las cuales, la "Misa sin nombre", especialmente apreciada por Juan Sebastin Bach, se puede escuchar un fragmento a continuacin.

 

Giovanni Pierluigi da Palestrina, Sanctus de la Missa sine nomine (a 6 voces)

Solistas de la Capella Musicale di S. Petronio di Bologna.

Director: Sergio Vartolo.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter