Portada :: Venezuela :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-01-2007

El socialismo del siglo XXI: un debate fresco y sin condiciones

Martn Gudez
Rebelin


Lo nuevo es siempre un desafo a las ideas preconcebidas. En general nuestra percepcin del mundo condiciona fuertemente nuestro juicio para asumir las cosas nuevas. En el mundo y en forma particular en Venezuela se plantea este ao un gran debate sobre el Socialismo del Siglo XXI. Por lo que podemos ver hasta ahora cada quien llega con su equipaje ideolgico a cuestas sin mucho inters en hacerlo a un lado ni por un segundo. Nada de particular, lo extrao sera lo contrario. La dificultad para asumir nuevos conceptos y la resistencia a los cambios es una constante en la historia de la humanidad. Sin embargo si queremos crear hay que romper paradigmas. Cuando hace apenas unos das escrib un trabajo en el cual colocaba como condicin sine qua non para comenzar el debate el llegar desnudos no fue una travesura ertica, sino el reconocimiento a un factor imprescindible si se espera alcanzar xito.

De momento lo que vemos en los distintos voceros es una reivindicacin de socialismo desde el significado que este tiene para cada quien. As, quienes en el equipaje traen la interpretacin marxista de socialismo se oponen per se a cualquier aporte que pueda provenir de otra fuente. La construccin del significante se realiza pues desde el conocido significado. Falta ese atrevimiento para el invento. Se obvia, por ejemplo, que desde la Revolucin Francesa no ha existido ningn socialismo en el mundo, no obstante los tan heroicos como fallidos modelos practicados.

Sin duda la aproximacin terica ms exitosa a la construccin de una sociedad socialista se la debemos a Karl Marx. A partir de la teora del valor-trabajo, Marx demostr que lo percibido por el trabajador como pago por su trabajo-mercanca es exactamente el costo de producirlo y que, por tanto, la plusvala diferencia entre el valor de las mercancas producidas y el costo de la fuerza de trabajo-, de acuerdo con el sistema jurdico capitalista es apropiada por la burguesa. Esto hace que el proceso de acumulacin de capital en manos de la burguesa sea infinito y cada vez ms concentrado en detrimento del ejrcito de trabajadores con salarios al borde de la subsistencia. En otras palabras la propiedad social de los medios de produccin pareciera una condicin imprescindible para alcanzar el objetivo de una sociedad justa e igualitaria. Ah tenemos un buen punto de partida.

El problema pareciera plantearse no en lo que debe lograrse (poltica), sino en cmo debe lograrse (estrategia). Es claro que en el modelo de la URSS, si bien el qu pareciera haber estado claramente definido, el cmo condujo a un modelo social rgidamente controlado por la cpula del PCUS, altamente burocratizado y con un alto costo en el mbito de las libertades pblicas. La dictadura del proletariado, modo de enfrentar el asentamiento de la nueva sociedad, cuyo objetivo es precisamente la eliminacin de la sociedad divida en clases y con ello del Estado, instrumento de una clase contra otra, se hizo una constante. Nunca un Estado fue tan poderoso y omnipresente como en la URSS. En otras palabras no basta con tener claro el objetivo sino que debe definirse con claridad el camino para que el pueblo no pierda en ningn caso su protagonismo ni el poder soberano sobre el proceso de su propia liberacin.

En el diseo novedoso de la estrategia puesto que en el fin hay poca o ninguna diferencia- es mucho lo que tienen que decir y aportar, desde Jesucristo, pasando por el absolutamente imprescindible Simn Bolvar, hasta Simn Rodrguez, Jos Mart o Ezequiel Zamora, por slo nombrar algunos. Reitero que en cuanto al fin ltimo no hay diferencia alguna. Da igual asumir la comunidad planteada en Hechos de los Apstoles, captulo 4Y tenan un solo corazn y un solo espritu y no haba pobres entre ellosy daban a cada quien segn sus necesidades, que la formulada por Lenin como la sociedad comunista, etapa superior del socialismoCada quien recibe segn sus necesidades y entrega segn sus posibilidades, o la esbozada por El LibertadorEl mejor sistema de gobierno es aquel que produzca la mayor suma de felicidad posible, la mayor suma de estabilidad poltica.

Tampoco puede obviarse que los aportes de cada uno de estos prohombres no sern de la misma caracterstica. Ya hemos sealado que Jess no escribi una sola palabra, salvo aquellos garabatos que pareciera escribi en la tierra con motivo de la lapidacin de la mujer adltera. Frente a la profusa creacin terica de Marx est el magnfico accionar de Simn Bolvar recogido en una profusa creacin de documentos, discursos, proclamas o cartas. Otro detalle interesante para iniciar el debate es la necesidad de conocer en profundidad el pensamiento de estos prceres del Socialismo del Siglo XXI. Hay mucho por aprender, interpretar y limpiar de la basura interpretativa no inocente para penetrar el pensamiento de estos grandes hombres.

En el caso de Bolvar, las oligarquas de todo nuestro continente simplemente han hecho lo posible y lo imposible para que no se conozca el Bolvar revolucionario, pensador, antiesclavista, forjador de repblicas, democrtico, antiimperialista, fervoroso militante de la igualdad y la justicia. Ese Bolvar ha sido negado y falsificado por la inmensa mayora de las Academias y los sistemas educativos. Hoy, luego de 8 aos de pedagoga directa realizada por el Comandante Hugo Chvez Fras, sigue estando muy slo e incomprendido en su lucha por hacer que se distinga entre el pensamiento y la accin revolucionaria de Simn Bolvar y la de muchos de nuestros caudillos. Permtaseme aadir que no poco del pensamiento de Marx yace bajo los condicionantes impuestos por los manuales editados por los gobiernos de la extinta URSS.

As que entendemos que hay mucho que investigar, estudiar y descubrir. Creemos que la primera misin debera ser una buena limpieza de odos para que la fuente maravillosa del pensamiento de estos afluentes llegue a enriquecer el ro del socialismo nuevo sin esa carga de impureza previa. Acaso no tiene mucho que decir, desde sus acciones y ejemplo el Libertador Simn Bolvar para el diseo de una sociedad de justicia e igualdad en nuestra Amrica? No sigue teniendo mucho que decir el carpintero de Nazareth an cuando nunca haya escrito una letra? No es absurdo buscar los posibles elementos excluyentes entre estos constructores del Socialismo del Siglo XXI? No deberamos partir de una definicin amplia y general del Socialismo del siglo XXI como Una sociedad de justicia, igualdad, libertad y mximo protagonismo del pueblo? Seremos capaces de emprender esta construccin desnudos de posiciones preconcebidas?

Si en algn momento y lugar las condiciones objetivas y subjetivas han estado dadas para emprender esta construccin es ahora y en Venezuela. Si lo hacemos, generosamente, limpios de egosmos, desnudos de prejuicios, armados de un sentido profundo de la paciencia, la constancia y el amor para hacerlo, podremos lograrlo. La Utopa tan buscada habr encontrado su espacio en Nuestra Amrica.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter