Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-01-2007

Rinde el presidente Felipe Caldern tributo a los militares

INFODEMEX




Vestido con chamarra y gorra militares, el presidente Felipe Caldern empez el ao rindiendo tributo a soldados, marinos y policas, que dijo han logrado detener el avance de la delincuencia en la primera fase de los operativos de seguridad, y a quienes orden que no desfallezcan en esta tarea.

Acompaado por los integrantes de su gabinete de seguridad, desayun o como l dijo en trminos de la jerga militar comparti 'el rancho' con unos 250 elementos de las fuerzas federales en el Zona Militar nmero 43 del Ejrcito Mexicano.

El Ejecutivo realiz su primera actividad pblica de 2007 en esta entidad, donde el ao pasado sumaron ms de medio millar de ejecuciones, precisamente en uno de los municipios ms afectados por el narcotrfico, donde el 16 de diciembre pasado fue detenido el narcotraficante Alfonso Barajas Figueroa, alias Poncho el Feo.

El gobernador perredista Lzaro Crdenas Batel lo recibi con un agradecimiento 'por las operaciones emprendidas contra el narcotrfico', y aprovech para hacer un reconocimiento pblico al general Audomaro Martnez, ex jefe de seguridad de Andrs Manuel Lpez Obrador, quien estaba presente como uno de los mandos de la Operacin Conjunta Michoacn.

Poco despus de las 8 de la maana, Caldern lleg al aeropuerto de Uruapan ataviado como si fuera soldado, con gorra de campo que luca un escudo con cinco estrellas y chamarra de color verde olivo y pantaln beige. Luego se dirigi a Apatzingn, donde encabez una ceremonia de saludo a la Bandera frente a las tropas y firm el libro de visitantes distinguidos de esta zona militar.

A diferencia de su antecesor, Vicente Fox, quien us vestimenta militar slo en casos extraordinarios, como en 2001, cuando supervis las obras de reconstruccin luego del huracn Isidore en Yucatn, el michoacano port esta indumentaria en una ceremonia militar a la que tradicionalmente otros presidentes acudan vestidos de civil.

En 34 das de gobierno, esta es la quinta reunin que el mandatario nacional sostiene con elementos de base de las fuerzas armadas, lo que ha marcado la tnica del inicio de su administracin.

Fiel a la disciplina militar, efectivos de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), elementos de la Polica Federal Preventiva, marinos y militares que lo esperaban en el comedor fueron instruidos para dar la bienvenida a su invitado. 'Vamos a suplicar a todos que cuando llegue el seor Presidente aplaudan', les dijeron, y luego los apuraron a tomar sus lugares en el comedor con un 'rpido, jvenes. Muvanse, muvanse!'.

Flanqueado por los secretarios de la Defensa, Guillermo Galvn, y de Marina, Mariano Saynez, Caldern seal que iba a 'tributarles' un reconocimiento. 'Vengo hoy como comandante supremo a reconocer su trabajo, a exhortarlos a seguir adelante con firmeza, entrega y a decirles que estamos con ustedes'.

Una vez que los operativos de seguridad de esta administracin se extendieron a Baja California, declar que su gobierno est decidido a recuperar la paz, no slo en esas entidades, sino en toda regin de Mxico que est amenazada por el crimen organizado.

Aunque reiter que la lucha no es tarea fcil ni ser rpida, pues tomar mucho tiempo e implicar enormes recursos de los mexicanos, incluso la prdida de vidas.

Luego de que el Congreso de la Unin aprob un incremento de 24 por ciento en el gasto destinado a seguridad respecto al de 2006, repiti que los miembros de tropa y marinera recibirn un incremento salarial 'sustancial', pero no aclar en qu proporcin.

En su discurso, mencion rpidamente que se requieren nuevas leyes para que 'ayuden a perseguir y encarcelar a los delincuentes, no que los salven del castigo que se merecen'.

La mayor parte de su mensaje se centr en destacar que las fuerzas federales no estn solas y en ordenarles que sigan firmes en la batalla contra el crimen, 'para que no desfallezcamos'.

Al final del convivio, ya sin la ropa militar, que para entonces haba entregado a su jefe de ayudantes, el teniente coronel Mario Castro, el michoacano se acerc a las 15 mesas y se despidi de mano, aunque serio, de la mayora de los efectivos.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter