Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-01-2007

Los autnticos musulmanes nunca deben negar el holocausto europeo.

Ibrahim Ramey
Znet



Cuntas veces habr odo el lector afirmaciones en el sentido de que los musulmanes nunca alzan la voz para denunciar el extremismo en su comunidad, a diferencia de los judos y los cristianos? Se trata de una mentira que forma parte de un ataque ms amplio a los musulmanes, ataque que ha sustituido al anticomunismo como principal va a la que recurren las fuerzas reaccionarias de los EEUU para desviar la atencin de su propio extremismo, su militarismo y la guerra que libran en Irak. Estamos encantados de presentarles a una de las muchas voces que se alzan en el mundo musulmn para oponerse a la negacin del Holocausto, vergonzosa y repugnante, patrocinada por el Presidente de Irn. He aqu la declaracin de la Sociedad Musulmana Americana.

La Historia recordar la tragedia del genocidio que acab con la vida de unos seis millones de judos europeos entre el ascenso de Adolfo Hitler y el partido nazi en 1933 y la culminacin de la Segunda Guerra mundial en Europa en mayo de 1945.

Las pruebas de este crimen, y de la horripilante magnitud de la matanza, son irrefutables. A partir de fuentes tan diversas como los registros nazis, material rodado y, sobre todo, el testimonio de supervivientes y testigos, sabemos que el asesinato en masa de los judos europeos fue, de hecho, el mayor genocidio del siglo XX.

Y sin embargo, ahora mismo el mundo est presenciando una nueva oleada de revisionismo histrico y negacin del Holocausto; esta vez no procede de los antisemitas europeos, sino de nada menos que el Presidente de Irn. Efectivamente, este jefe de estado ha dado el paso sin precedentes de acoger una conferencia internacional de antisemitas, negadores del Holocausto e incluso racistas blancos como el antiguo lder del Ku Klux Klan David Duke, quienes se renen en Tehern para negar la magnitud, cuando no la existencia misma , de estos actos barbricos.

Como musulmn de ascendencia africana en los EEUU, cuyos antepasados fueron vctimas del horrible delito de la esclavitud, me opongo. Y opino que todos los musulmanes, al igual que los dems seres humanos que valoren la compasin y la verdad, deben a su vez oponerse con fuerza a esta reunin.

Al igual que muchas personas de la comunidad musulmana mundial, considero que la ocupacin de la tierra palestina y la poltica del Estado de Israel son cuestiones de extrema importancia. Estoy, desde luego, entre quienes piensan que la ocupacin del territorio palestino y el hecho de que se nieguen los plenos derechos humanos a los palestinos e incluso a personas rabes consideradas ciudadanos israeles son hechos deplorables.

Pero creo que es desmesurado, desde una perspectiva moral, intentar basar argumentos y movimientos polticos en una plataforma de odio racial y en la negacin del sufrimiento de los seres humanos que fueron vctimas de las atrocidades genocidas que Hitler perpetr en Europa.

El presidente Ahmedinejad debe reconocer que el problema del pueblo palestino no debe, ni puede ser transformado en un contexto de odio racial repugnante y espiritualmente vaco. La causa de la libertad jams debe beber de la fuente del odio y el racismo.

Y de hecho, as como el Corn obliga a los musulmanes a exigir justicia para los oprimidos, tambin hace un llamamiento a que demos testimonio contra nosotros mismos cuando estamos equivocados.

Y en este caso, no cabe duda de que el Presidente de Irn est equivocado.

El autor es Director de la Divisin de Derechos Humanos y Civiles de la "Muslim American Society Freedom Foundation" (Fundacin por la Libertad de la Sociedad de Musulmanes Americanos)

http://www.zmag.org/spanish/0107ramey.htm

Traducido por Anah Seri y revisado por Esther Carrera


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter