Portada :: Opinin :: Ctedra Che Guevara-Amauta
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-01-2007

Kiva Maidanik, un sovitico guevarista crtico de Stalin

Nstor Kohan
Rebelin


 
  Conoc a Kiva Maidanik en 2005, en la inauguracin de la Escuela de Formacin Poltica Florestan Fernandes del Movimiento Sin Tierra (MST) de Brasil. Fue una autntica sorpresa. No saba que iba a estar all. Me toc compartir un viaje sin saber que era l Nunca lo haba visto en persona. En un momento pens: "Este viejo canoso no ser?" Cuando comenzamos a conversar, le plante inmediatamente mis discrepancias y crticas. Hablamos de Mijal Gorvachov y del bluf que signific la Perestroika. Kiva haba apostado, infructuosamente, a desestalinizar la Unin Sovitica (URSS) de la mano de Gorvachov. Se haba equivocado notablemente.

Nuestro dilogo comenz por ah. No tuvo ningn problema en reconocer sus errores. Pacientemente me fue explicando las razones de ese fracaso. Tambin me relat los argumentos por los cuales no se quiso sumar al nuevo PC ruso. Terminante e indignado, afirm: "Esos no son comunistas, son nacionalistas".

A lo largo de los das que dur la Escuela las conversaciones con Kiva continuaron. Cada una era ms interesante y rica que la anterior. Lamento profundamente no haberlo grabado. Kiva expona sus relatos con lujo de detalle y obsesin de artesano perfeccionista. De su rememoracin emergan y fluan fechas, nombres, lugares, datos muy precisos que la memoria no alcanza a retener como una grabadora. Era cautivante y seductor. Tena un humor muy fino y custico.

Yo vena cargando con todos los prejuicios en la espalda. Haba ledo desde haca aos sus libros, artculos y folletos, saba que haba pertenecido al partido sovitico. Lo imaginaba como un burcrata moderno y aggiornado. Nada ms lejos de la realidad. Incluso, por esos das, el compaero cubano Carlos Tablada Prez me haba solicitado un prlogo para su excelente y riguroso libro El pensamiento econmico del Che. Al redactarlo inclu algunos apuntes sobre los debates ocurridos en la dcada del '80 en torno al Che. All criticaba a Kiva Maidanik. Afortunadamente el prlogo no haba salido todava de la imprenta. Al regresar a mi pas, luego de conocer personalmente a este viejo revolucionario, decid suprimir las crticas a Kiva. Simplemente las borr. Haba sido injusto y Kiva, aun con sus limitaciones y falencias, no se las mereca.

En varias ocasiones a lo largo de la Escuela Kiva nos contaba ancdotas, debates, confrontaciones, peleas y experiencias de lucha que no siempre han sido publicadas. Invariablemente las historias de Kiva giraban en torno a las rebeliones e insurgencias de Amrica latina, su objeto de estudio, su gran pasin, el amor de sus amores. Ante interlocutores mucho ms jvenes que l donde convivan salvadoreos, cubanos, argentinos, nicaragenses y brasileos; algunos ex comandantes guerrilleros, otros sacerdotes y la mayora simples militantes de base, Kiva nos atrapaba explicando las distintas posiciones que haban disputado al interior del equipo sovitico. El papel nefasto de la burocracia. El lugar de la KGB (a la que perteneca, dicho sea de paso, el nico bigrafo de Guevara en idioma ruso) y cmo esta institucin de inteligencia haba reclutado a algunos dirigentes de PPCC de Amrica Latina (l daba nombres y apellidos precisos); ms preocupados en cumplir y hacer obedecer las directivas oficiales del Estado sovitico que en hacer la revolucin en Amrica latina.

Sus relatos e historias iban in crescendo y alcanzaban el clmax cuando se refera al Che y a Fidel. Kiva era un partidario de la revolucin cubana y un guevarista convencido y genuino. Sus ojitos claros le brillaban y su sonrisa generosa se le ensanchaba de repente cuando rememoraba su encuentro personal con Guevara en los aos '60 y el modo en el cual el Che increpaba a los soviticos por no priorizar la conciencia comunista.

Cuando le regalamos un libro nuestro sobre el pensamiento del Che, l nos entreg a cambio un libro suyo que lleva en la cubierta una foto donde se lo vea ms joven junto al guerrillero argentino-cubano. Le explicamos que no entendamos una palabra de ruso y se lo devolvimos. Con una nueva sonrisa, l insisti diciendo: "Ya encontrars a alguien que te lo traduzca". A esta altura la URSS no exista ms. No estaba actuando o simulando Su guevarismo no era fingido ni impostado, sino genuino y sentido.

Pero l no se detena en la admiracin por el Che. A pesar de haber pertenecido al Partido Comunista de la Unin de Repblicas Socialistas Soviticas-PCUS (que durante los aos '60 y siguientes se opuso a los destacamentos revolucionarios de Amrica Latina en nombre de la "coexistencia pacfica" y una ilusoria "paz mundial") Kiva tambin defenda a la nueva izquierda revolucionaria latinoamericana, seguidora de las ideas de Guevara. La conoca de primera mano en cada uno de sus dirigentes. El viejo era una autntica enciclopedia caminando.

Asimismo, en cada charla, nos daba informacin precisa de los funcionarios soviticos que se haban encargado oficialmente de Amrica latina y se haban opuesto con tenacidad a la lucha armada continental. En forma taxativa nos dijo: "Esos tipos no entendan nada", para luego agregar: "algunos de ellos ni siquiera saban hablar el castellano. No saban nada de nada! Eran unos carajitos [sic]!".

Probablemente, quien mejor haya definido a Kiva es Joao Pedro Stedile, dirigente del MST. Cuando en un momento Kiva no apareca y le tocaba hablar en la Escuela ante una numerosa audiencia militante, Joao Pedro toma el micrfono y, con una irona casi argentina, lo llama pblicamente del siguiente modo: "Dnde est Kiva Maidanik, el compaero sovitico que hace 50 aos nos viene hablando mal de Stalin?". Seguramente esa fue y ser la mejor definicin de su pensamiento terico y su personalidad poltica.

Lamentablemente, Kiva ya no est con nosotros. Acaba de fallecer. No obstante sus errores o limitaciones, Maidanik se esforz por representar en su prolongada prctica militante el espritu de continuidad internacionalista de la revolucin bolchevique de 1917, del legado revolucionario de Lenin y sus compaeros, la herencia del heroico pueblo sovitico que "invirti" 20 (veinte) millones de muertos para derrotar a los nazis y que fue aplastado, reprimido o traicionado por diversas camadas de burcratas, oportunistas y mediocres funcionarios.

Querido compaero Kiva Maidanik

Hasta la victoria siempre!


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter