Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-09-2004

Irak: ocupacin y secuestros
Retirad las tropas, liberad a las cooperantes!

Simn Royo
Rebelin


El Imperio avasallador de los EEUU se las ha arreglado ltimamente, a partir de la guerra de la OTAN en la antigua Yugoslavia, con el nacimiento de la prfida doctrina de la guerra humanitaria con la que se nos quiere convencer de que los ejrcitos armados son ONGs, para involucrar en sus agresiones a buen nmero de pases que nada tienen que ver con el afn de rapia y dominio del Emperador ni con los destrozos que causa a lo largo y ancho del planeta. En la primera guerra del golfo a diferencia de en Vietnam (donde fueron ellos solos y ellos solos fueron vergonzosamente derrotados) los EEUU involucraron en sus fechoras blicas a buena parte del planeta. La cultura del capitalismo salvaje, la comida basura y la televisin alienante lograron que la llamada comunidad internacional se convirtiese en ttere del Imperio bajo el engao de pasar as a formar parte del club de los expoliadores.

La segunda guerra de los golfos, con el nacimiento de la infame doctrina de la guerra preventiva se bas en la promesa de negro botn del saqueo mercenario para los colaboradores, con lo cual se volvi a involucrar a una serie de naciones que nada tenan que ver con el conflicto y nada sacaron ni van a sacar de l. Mercenarios y civiles, llamados eufemsticamente contratistas pasaron a realizar acciones de guerra en territorio iraqu ocupado, como conducir un camin o vigilar infraestructuras y edificios clave. La ms mnima empata con el ocupado, el ms mnimo intento de ponerse en su lugar, nos revela claramente que los contratistas participan y colaboran de consuno con las tropas del Imperio y las involucradas en el conflicto con la invasin y la ocupacin.

Desde la segunda guerra mundial los civiles haban pasado a ser objetivos militares por excelencia. Mucho se ha hablado ya de esa terrible modificacin en el arte de la guerra y de su especificidad moderna, aunque ya los asedios a ciudades de la antigedad se realizaban para minar moral y materialmente a las poblaciones resistentes. Lo que no se ha explicado suficientemente hasta la fecha es la manera en que la industrializacin capitalista moderna dej apta la fbrica para ser fcilmente reconvertida en parte de la cadena del complejo militar-industrial con que el Imperio gobierna el planeta. Y lo que es del todo novedoso es la manera como se ha conseguido que los civiles pasen a ser no solamente objetivo blico prioritario sino soldados en activo en toda regla. Hoy la reconversin fabril ya no es necesaria porque la mquina de guerra y el humanitarismo capitalista son ya indiscernibles gracias a las mentiras con las que las 24 horas del da nos bombardean desde los mass media multinacionales. El desarrollo tecnolgico ha transformado todo obrero y a todo oficinista en soldados del Capital, miembros de una sociedad que no admite bajas en sus filas mientras las prodiga en las de los otros.

Mientras un campesino iraqu no es de por s un soldado de Al encubierto, como se nos quiere hacer creer, sino un hombre seguramente laico que desea vivir en paz en su tierra, cada camionero filipino en Irak s que es un soldado encubierto colaborando activamente con la invasin, dominio, sujecin y robo, de los recursos de un pas por Al Baba Bush y sus cuarenta ladrones. De modo que volviendo a la ms mnima empata, ponindonos un poquito en el lugar de un iraqu, podemos llegar a entender que los llamados secuestros en Irak no son para ellos sino capturas de soldados enemigos, un mecanismo de defensa de la resistencia contra los eslabones ms dbiles y vulnerables de la mquina de guerra estadounidense. Afortunadamente Espaa ha retirado sus tropas y ya no colabora con la desastrosa agresin a Irak y es de esperar que otros pases, sin necesidad de que sus ciudadanos invasores y colaboracionistas sean capturados y ejecutados, se retiren de tal despropsito.

Otros occidentales han estado viajando a Irak, pero no a matar ni a colaborar con los invasores que matan, sino para denunciar in situ la barbarie desplegada por los que se creen tan civilizados. Los miembros de las organizaciones humanitarias y los brigadistas acudan a ayudar, pero como los medios de comunicacin convencionales convirtieron a los ejrcitos en ONGs, los iraques han terminado por no poder distinguir entre lo humanitario y la conquista. Los anuncios televisivos para incorporarse a las fuerzas armadas en Espaa muestran a unos muchachos haciendo buceo, montando en helicptero o dndole leche a un nio famlico, con lo cual parece que formar parte de una mquina de matar, pues no otra cosa es un ejrcito y las armas que llevan no son de juguete, es lo mismo que afiliarse a una colonia de vacaciones permanentes con vocacin humanitaria. La bajada de pantalones de la ONU (cuyo desprestigio tardaremos decenios en superar) con la resolucin 1546, que legitima la agresin a Irak llamada eufemsticamente guerra preventiva implica que quien no quiera convertirse en asesino y ladrn o colaborar con los asesinos y ladrones haya de convertirse en terrorista y traidor a Occidente. La actitud inversa provocada por semejante estratagema en la dialctica maniquea de los extremos es la que ha llevado a que los resistentes se hayan hecho eco de lo que los grandes medios occidentales propagan sin cesar y hayan acabado tambin por creer lo contrario, que todo occidental es un colaboracionista con los asesinos y ladrones que han invadido, ocupan, matan y esquilman su pas.

La reciente pelcula de Michael Moore Fahrenheit 9/11, aunque utilice mucha tctica propagandstica del enemigo, movilizando las emociones y est dirigida principalmente a un pblico norteamericano; muestra claramente como los soldados del Imperio que mueren, lo hacen para mayor gloria de los negocios de la familia Bush y la familia Bin Laden. Soldados que no son en su mayora sino jvenes pertenecientes a las clases sociales ms desfavorecidas del centro del Imperio, muchachos llevados al matadero con promesas de promocin social y de suculentos dividendos. Tambin los contratistas se juegan la vida por dinero, por mucho ms dinero que los soldados, ya que un conductor de camin civil en Irak gana 8.000 euros mientras que un conductor soldado lo que gana es 3.000. La barbarie est bien pagada. La situacin se deteriora cada vez ms, cada vez hay que sumar ms muertos occidentales a los incontables (pues de los otros ni se lleva la cuenta) muertos civiles iraques pero tambin cada vez somos ms los que pensamos que se est rayando el absurdo.

Ante tal situacin desquiciada de la poltica internacional el compromiso poltico de las multitudes opuestas a la guerra, en todo el mundo, no puede ser otro que no aceptar la divisin maniquea en buenos y malos, y en hacer fuerza para obligar a sus gobiernos a que retiren cada uno de ellos sus tropas de Irak. Si un pas extranjero ataca mi tierra y a mi gente yo participara en su defensa, pero si mi pas forma parte de la agresin contra otro que nada malo nos ha hecho y que se encuentra a miles de kilmetros de distancia, no puedo involucrarme en la guerra porque los agredidos o sus valedores respondan a lo que les hemos hecho. Slo la defensa propia es legtima y no es precisamente Irak quien amenaza preventivamente al resto del mundo sino los EEUU quienes queriendo hacerse los amos del mundo, agreden por doquier.

Los iraques tendran que soltar a las cooperantes italianas, aunque Berlusconi, Bush y sus medios de comunicacin, las hayan convertido en parte del ejrcito invasor. Por esto es por lo que las organizaciones humanitarias no gubernamentales habrn de abandonar el pas invadido despus de este aviso, como hicieron ya hace tiempo los brigadistas, puesto que gracias a la propaganda occidental ya nadie distingue entre soldados y civiles. Todas las tropas de todos los pases que por lamerle las botas al Emperador estn sufriendo bajas y amenazas tambin tendrn que abandonar el pas ocupado. Se quedarn entonces los pobres soldados del Imperio cayendo y matando por orden de sus gobernantes, de quienes no mandan a sus hijos a la guerra sino que mandan a los de los dems; y esto ser as hasta que el pueblo de Irak, como hizo el de Vietnam, los termine echando.






Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter