Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-01-2007

La esposa de Almirn, encarcelado de la "Triple A", asegura que lleg en 1976 a Madrid cargada de dinero y joyas del general
"'Isabelita' expoli la fortuna de Pern"

Flix Martnez y Nando Garca
El Mundo


Quiso ser una segunda Evita, pero cuando vio que no poda se dedic a manipular al general [Pern] para que cumpliera los deseos de la ms alta jerarqua militar y a llenarse los bolsillos. Ana Mara Gil, esposa de Rodolfo Eduardo Almirn -acusado de ser el brazo militar de la Triple A (Alianza Argentina Anticomunista) y ahora detenido en Espaa-, habla as de Isabelita Pern, a la que acusa de haber llegado a Madrid cargada de joyas.

Cuando el martes 12 de diciembre EL MUNDO identific al matrimonio en Torrent (Valencia), se explay con su particular visin de la historia, que incluye la llegada de Isabelita a la Quinta 17 de Octubre, la finca que posea el general Juan Domingo Pern en Puerta de Hierro, en Madrid, con varias maletas repletas de dinero en metlico -dlares-, pero, sobre todo de joyas: montones y montones de piezas, sobre todo de oro.

Ana Mara Gil no dejaba ttere con cabeza, especialmente entre los que pasaban por ser los principales protectores de su marido: la presidenta de la Repblica, Mara Estela (Isabelita) Martnez de Pern; el que fuera su superministro Jos Lpez Rega, y el jefe de Seguridad de la presidenta, el subcomisario de la Polica Federal Argentina (PFA) Jos Ramn Morales.

Lpez Rega pasa por ser el cerebro y el organizador de la Triple A, los grupos parapoliciales que, con la autorizacin de varios decretos presidenciales, ejecutaban a balazos en plena calle, especialmente en Buenos Aires, a los opositores del rgimen. Se calcula que entre 1974 y 1976 asesinaron a 1.550 personas.

Sin embargo, en la entrevista que concedi a este diario en su domicilio de Torrent, Gil asegur, primero, que Lpez Rega era un intelectual, en todo caso un mstico, fascinado con las historias de los rosacruces y cosas as. De hecho, es cierto que perteneca a la logia masnica italiana Propaganda Dos, la que diriga Licio Gelli, al que yo llev ms de una vez de Roma a Buenos Aires [Ana Mara Gil fue azafata de vuelo de Aerolneas Argentinas], prosigue la mujer de Almirn. La detencin en diciembre de este ex polica, que tras su llegada a Espaa se convirti en jefe de seguridad de Manuel Fraga cuando diriga Alianza Popular, precedi a la orden de detencin cursada contra Isabelita Pern y que se ejecut el pasado viernes.

A medida que la conversacin avanzaba, y faltando ms de hora y media para que llegara su marido a casa, Ana Mara Gil se iba animando, para acabar afirmando de Lpez Rega: Era un pobre imbcil, incapaz de manejar algo de la magnitud de la Triple A... El Brujo slo intentaba influir en Isabelita para que firmara los decretos que necesitaban los generales.

Sin embargo, al que fuera jefe de su marido en la Polica Federal Argentina (PFA) y conocido durante mucho tiempo como el suegro Morales -Almirn sala con su hija-, Gil s lo vea perfectamente capaz de organizar la Triple A.

Morales y su protegido Almirn pertenecan al grupo de hurtos y homicidios de la Polica Federal Argentina. A finales de los aos 60 fueron expulsados del Cuerpo por sus extraas relaciones con la Banda del Loco Prieto, un grupo criminal que sembr el terror en Buenos Aires con la proteccin de la polica, concretamente de Morales y de Almirn. Cuando los miembros de la banda empezaron a ser apresados, los que quedaban en libertad eran asesinados en extraas circunstancias, lo que forz la expulsin de Morales y de Almirn de la PFA. Pero Lpez Rega los reclam para que se ocuparan de su propia seguridad y de la Presidencia, a partir de 1971.

En la Quinta, Isabelita se mostraba altiva, no quera saber nada de nosotros, los plebeyos, a pesar de que la habamos protegido. Estaba esperando que Lpez Rega huyera para echarnos a todos de all, dijo Ana Mara Gil. Posteriormente, Isabelita sera obligada a abandonar la finca madrilea por un litigio presentado por un abogado que deca representar los intereses de una fundacin heredera de la fortuna del general Juan Domingo Pern. Por eso, ahora vive en un modesto chalet de Villanueva de la Caada.

Gil no la ha perdonado. Le escrib varias cartas en las que le recordaba cmo la haba visto con las maletas y las joyas del general y cmo a menudo viajaba a Ginebra, pero nunca me contest, en realidad, nos despreciaba a todos, concluye.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter