Portada :: Otro mundo es posible :: Isabel Rauber
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-09-2004

Reflexiones en torno a las alternativas a la barbarie imperialista
Socialismo en el siglo XXI?

Isabel Rauber
Rebelin


Las tesis tericas de los comunistas no se basan en modo alguno
en ideas y principios inventados o descubiertos por tal o cual reformador del mundo. No son sino la visin de conjunto de las condiciones reales de una lucha de clases existente, de un movimiento histrico
que se est desarrollando ante nuestros ojos

C. Marx y F. Engels Manifiesto del Partido Comunista

 

INDICE

Socialismo en el siglo XXI? 1

I. Crear una nueva civilizacin humana

     Se trata de una larga transicin que nace en las entraas del capital

     Un profundo cambio tico cultural es indispensable

II. Elaborar estrategias concretas para frenar la barabarie actual

     Estar atentos al advenimiento de la posibilidad u oportunidad

III. Construir un nuevo tipo de poder y democracia

    Reconocer y profundizar los derechos ciudadanos individuales y colectivos

    Redefinir la poltica y quines la hacen

IV. Instalar otro imaginario social

    Disputarle los sueos y la fantasa al capital

    Construir una nueva mstica

Bibliografa empleada

I. Crear una nueva civilizacin humana

El mundo en que vivimos, marcado por el modelo consumista competitivo de la civilizacin (capitalista) occidental, se agota aceleradamente. No obstante, para mantener su modo de vida y sus ganancias, las cabezas del poder pretenden apropiarse de la totalidad de recursos energticos, de la biodiversidad, controlando los territorios donde estos se encuentran y obviamente , a los seres humanos que los habitan. Como seala Leonardo Boff, ...Bush apunta a establecer la pax americana y uniformizar el mundo bajo los moldes del estilo de vida norteamericano. Despus del 11 de septiembre decidi que eso se har utilizando la fuerza. Nadie podr desafiar esta pretensin, de lo contrario conocer, de inmediato, el poder avasallador de Estados Unidos. De este modo, Bush prolonga y lleva hasta las ltimas consecuencias la marca intrnseca del paradigma occidental: la voluntad de someter a todo el mundo, vale decir, de implantar un imperio universal. En concreto, la as llamada globalizacin, no es otra cosa, sino la occidentalizacin, u occiintoxicacin del mundo. (2)

Esto nos amenaza a todos de muerte. Es precisamente la contradiccin vida muerte la que caracteriza el antagonismo fundamental de nuestra poca; a travs de ella se expresan hoy las contradicciones de clases y otras a ella directamente articuladas, todas encuentran ahora, en este mbito, nuevas dimensiones y aristas de existencia y expresin. La contradiccin vida-muerte contiene a la de clase, y la caracteriza y proyecta de un modo muy especfico, en donde lo defensivo adquiere un carcter predominante. Esto replantea la concepcin (la posibilidad y la necesidad) de la ofensiva de la clase con modos y grados diferentes de conformacin, organizacin y desarrollo respecto de la correspondiente a la poca del capitalismo predominante en los siglos XIX y XX.

Un debate histrico concreto

Hoy, la lucha por la sobrevivencia y la defensa de la vida conforman el eje central primero de toda accin de resistencia de la clase y los pueblos todos frente al avance de los apetitos irracionales destructivo agresivos del capitalismo neoliberal global, y tambin, por tanto, de las luchas por la transformacin radical de la sociedad encaminadas a superar la lgica de funcionamiento destructivo del capital, quebrndola desde la raz.

En su locura destructiva desenfrenada el capitalismo neoliberal globalizado pone a la humanidad al lmite respecto de s misma, desafindonos como nunca antes a pensar en nuestra sobrevivencia. Y esto reclama la creacin y construccin de nuevos parmetros histrico-culturales de pensamiento, organizacin y funcionamiento metablico socio-natural. La posibilidad de sobrevivencia se anuda a la conformacin de un mundo basado en la armona de la dimensin csmica-humana. Y esto reclama de nosotros y urgentemente un profundo cambio de mentalidad, de actitud ante la vida y la construccin de un mundo diferente.

Los paradigmas predominantes de nuestra cultura y modo de vida nacidos y desarrollados bajo la hegemona de esa civilizacin (occidental) estn en crisis, y esto comprende tambin a los paradigmas emancipatorios socialistas del siglo XX marcados por el eurocentrismo y por esa va por la competencia con el capitalismo. En esa perspectiva, el socialismo entendido como formacin socioeconmica superior y sucesora del capitalismo deba ser superior en todo: tener ms PBI, ms produccin industrial, lograr colocarse en la categora predominante de desarrollado, para lo cual apost tambin a una explotacin creciente y extensiva de la naturaleza, supuesta fuente inagotable de riquezas... Como contracara del capital, se aseguraba que el socialismo tendra mayores xitos y ventajas. Pero esa situacin de contracara, muy marcada por el reduccionismo economicista, implic tambin la sobrevivencia de la lgica verticalista subordinatoria jerarquizante propia del capital, lgica que sigui siendo predominante en el perodo fundacional del socialismo (transicin), a travs del cual se profundizaron las limitaciones iniciales y como parte de ellas la enajenacin de los seres humanos, particularmente en el comportamiento y la construccin social-poltica.

Hoy, la profundidad de las contradicciones del capital que potencian su irracionalidad destructiva, y las experiencias socialistas vividas, reclaman pensar la transformacin social como un proceso radical integral, es decir, como transformacin social, econmica, cultural y poltica de la sociedad, en aras de la liberacin del grupo humano histrico-concreto de que se trate, en la perspectiva de liberacin de la humanidad.

Es en este momento histrico que el socialismo como posible alternativa civilizatoria vuelve al centro de las reflexiones.

Enriquecer y actualizar el ideario socialista

Frente a los que pregonan la resignacin esgrimiendo la ausencia de alternativas, va quedando al descubierto que las alternativas s existen y se inscriben en la perspectiva socialista. Cualquier apuesta a favor de la vida si se empea en ser consecuente en algn momento tendr que romper radicalmente con el modelo neoliberal globalizado, es decir, con la lgica del poder mundial y con el poder mismo; no tienen cabida terceras posiciones ni terceras vas dentro de l.

Resulta fundamental reafirmar la vigencia del ideario socialista, concientes de que ello implica a la vez resignificarlo, enriquecer su contenido con las experiencias de lucha de los pueblos de las ltimas dcadas, con las enseanzas que arrojan las experiencias revolucionarias del siglo XX y lo que va del XXI, con los avances del conocimiento humano, y la creatividad colectiva de los pueblos.

Se trata de un socialismo enriquecido histrica y culturalmente. Se trata de un socialismo nuevo, radicalmente democrtico, comunitario, econmica y socialmente sustentable y equitativo, humanista y por ello profundamente liberador; un socialismo que significa y supone por tanto la creacin y fundacin de una nueva civilizacin humana.

En este empeo, lo cultural, las subjetividades, afloran a un plano primero y todo ello nos obliga a concentrar nuestras miradas y reflexiones en los y las protagonistas del pensar realizar las transformaciones. Otro mundo ser posible si se transforma de raz, desde el interior de nosotros mismos y el de nuestras organizaciones sociales y polticas, y desde ahora.

Se trata de una larga transicin que nace en las entraas del capital

El socialismo no puede limitarse a corregir las injusticias sociales del capitalismo, particularmente mediante la sustitucin de la propiedad privada por formas de propiedad colectiva, no puede limitarse a ser una especie de capitalismo sin capitalistas sustentando las mismas concepciones en lo que hace a tecnologa, organizacin del trabajo y de la vida social. Para lograrlo, resulta imprescindible pensar la transicin como un largo proceso histrico complejo y multifactico que combina procesos de auto constitucin de sujetos, de construccin de organizacin y de proyectos y la construccin de poder desde abajo. Esto reclama pensar la transicin hacia l como parte de todo el proceso de resistencia, lucha y transformacin del capitalismo. En este sentido, la transicin es el proceso mismo que nace desde las entraas del capitalismo.

En tanto se trata de una nueva civilizacin, la construccin del socialismo supone un largo proceso histrico, proceso que se caracterizara como seala Samir Amn , por el conflicto interno en todas las sociedades del mundo, entre las fuerzas y lgicas que reproducen las relaciones sociales capitalistas, y las fuerzas y aspiraciones fundadas en lgicas antisitmicas, anticapitalistas, que puedan preparar el porvenir socialista del mundo. (3)

Esto reclama nuevas miradas sobre algunos supuestos considerados axiomas de la construccin socialista:

a) Que la abundancia y la riqueza son premisas para el socialismo.

b) Que el capitalismo desarrollado sienta las bases para el socialismo.

c) que la conciencia se transforma automticamente a partir de los cambios en la base econmica.

d) Que en el seno del capitalismo es imposible crear las bases de la sociedad socialista.

Hoy resulta impostergable cuestionar estos supuestos y cuando menos relativizar (...) la teora segn la cual el socialismo no puede desarrollarse en el seno del capitalismo, como ste lo haba hecho en el seno del feudalismo.

En consecuencia, de la misma manera en que los tres siglos de mercantilismo (1500 1800) representan una larga transicin del feudalismo al capitalismo, durante la cual los dos sistemas coexisten conflictivamente, nosotros podramos tener que ver con una larga transicin del capitalismo mundial al socialismo mundial, durante la cual las dos lgicas la que rige la acumulacin de capital y la que procede de necesidades sociales incompatibles con ella coexistieran en forma conflictiva. (4)

La transformacin social en proceso de transicin al socialismo nace en las entraas mismas del capital, pero no de ellas, es decir, no se produce espontneamente (de modo natural) ni por acumulacin de reformas parciales. Se trata de un proceso que se construye de forma predominantemente consciente porque la lucha contra la lgica del capital, la construccin de una lgica propia, revolucionaria, y la conformacin de un proceso social articulado orientado al socialismo no se produce mgica, espontnea ni mecnicamente. Requiere de la voluntad organizada y la participacin consciente de todos los actores sociales cuya actividad cuestionadora y transformadora hace al proceso mismo.

Necesidad de construir el sujeto colectivo de los cambios

La participacin y la conciencia de los pueblos no pueden alcanzarse instantneamente ni por decreto. Hay que construir el actor social colectivo su conciencia, organizacin y propuestas , y esto supone procesos yuxtapuestos y mltiples de auto-constitucin y auto-construccin colectiva, hacia la (auto)constitucin del actor colectivo capaz de pensar y realizar las transformaciones, la accin, o suceso, o manifestacin, o fenmeno poltico social de que se trate en cada momento. Y esto requiere tiempo.

No hay sujetos a priori (constituyentes) de los acontecimientos sociales concretos en los momentos concretos. Existen s, sujetos potenciales [negados, Hinkelammert], que pueden llegar a constituirse en sujetos sobre la base de su propia intervencin en los procesos de resistencia, lucha y transformacin de lo viejo y construccin de lo nuevo. En tanto se articulen estas actividades y tendencias sociohistricas, este proceso deviene a su vez, proceso de autoconstitucin y autodeterminacin de los actores sociales en sujeto popular (en su articulacin constructiva interconstituyente de poderes y proyectos orientadores-definidores del sentido de su actividad y del modo de ese su ser sujetos).

Construir un nuevo modo de vida

La creacin y construccin del socialismo, en tanto nueva civilizacin humana, requiere de un aprendizaje social colectivo a travs del cual vayan cambiando las formas de vida y se vayan construyendo las nuevas identidades histricas. (5)

No hay final distinto del inicio; no hay ser humano nuevo, nueva cultura y nueva sociedad si no hay acumulacin de prcticas nuevas radicalmente democrticas y plurales, solidarias, no consumistas, basadas en conductas ticas acuadas y asimiladas en las prcticas continuas y constantes de resistencia, lucha y construccin de los pueblos durante aos.

Como claramente lo ejemplifican experiencias de construccin sociopolticas como las del Movimiento Sin Tierra, de Brasil, y del Comit para la Defensa de los Derechos Barriales (Copadeba), de Repblica Dominicana, todo proceso de resistencia, lucha y construccin de lo nuevo resulta a la vez un importante proceso pedaggico prctico de formacin y desarrollo de la conciencia poltica de los actores y sujetos polticos. A travs de l se va acumulando conciencia sociopoltica que supone organizacin y poder , como parte de un proceso ascendente hacia objetivos mayores, estratgicos, de transformacin de la sociedad en su conjunto. En este sentido, la educacin popular ms all de las consideraciones particulares que pudieran hacerse acerca de sus diferentes vertientes y experiencias , como concepcin poltico-pedaggica y tica del otro en tanto pobre, desposedo y oprimido y su relacin con nos-otros (los maestros, los polticos), tiene mucho que aportar a la construccin de la conciencia poltica. Tenemos que apropiarnos de ese caudal de saberes creados y acumulados por nuestros pueblos e incorporarlos definitivamente a las formas de construccin poltica de conciencia, de organizacin y de nuevas prcticas solidarias.

La problemtica a enfrentar no se limita a lo econmico, es integral, multidimensional, multifactica. No es la sociedad la que debe acomodarse a los designios econmicos sino a la inversa. Es por ello que todo debate acerca de un maana diferente y superior de la humanidad, debe partir de la definicin de qu tipo de civilizacin humana, qu tipo de ser humano nuevo queremos. En funcin de esos parmetros, y considerando siempre como centro del proceso transformador a los protagonistas-responsables de su construccin y desarrollo, se irn buscando colectivamente las respuestas econmicas necesarias (y posibles en cada momento) y no a la inversa. El otro camino ya ha sido experimentado por derecha e izquierda y los resultados estn a la vista.

La lucha contra la enajenacin de la clase (y de la humanidad oprimida) no se libra solo en lo econmico, ni se resuelve mecnicamente transformando la base econmico-material de la explotacin capitalista; comprende integralmente el modo de vida de la clase (y los seres humanos oprimidos) en las sociedades en que viven. Luchar por la liberacin implica construir un modo de vida radicalmente diferente al acuado e impuesto por el capital mediante su lgica de funcionamiento productivo y reproductivo de relaciones sociales, cultura, pensamiento, identidades... basadas en la discriminacin, exclusin, el egosmo, la explotacin. Se trata de construir desde abajo (desde la raz)- una sociedad diferente, desenajenante y humana, y ello solo puede ser obra de los sujetos mismos.

Los economistas tendrn que aprender a construir las soluciones paso a paso y colectivamente, es indispensable contar con propuestas y proyectos econmicos que orienten cmo se sustentar la construccin de lo nuevo, pero en cualquier caso estos deben ser abiertos, flexibles, mviles, y reelaborados siempre en debate con el conjunto del pueblo, protagonista capaz de crear, proponer y decidir tambin en ese mbito supuestamente reservado a eruditos. Pensando en una futura nueva civilizacin socialista, resulta fundamental contar con proyectos que permitan la construccin de una nueva racionalidad [Hinkelammert] econmico-social productiva-reproductiva, es decir, econmica y socialmente sustentable y sostenible. El socialismo no puede limitarse a superar las injusticias materiales evidentes del capitalismo en el orden social mediante la eliminacin de la propiedad privada sobre los medios de produccin. Considerar separadamente lo social y lo econmico significa precisamente sostener el enfoque liberal burgus de la economa (y la sociedad).

Las reflexiones acerca del tipo de sociedad que se anhela construir y acerca de la economa que se requiere para sustentarla deben ir articuladas, creciendo histrica y simultneamente en cuestionamiento y profundizacin integrales. En ese sentido puede afirmarse que los proyectos econmicos deben ser proyectos de acompaamiento de las tareas que en cada momento histrico demande el desarrollo del proceso de transformacin segn las posibilidades y condicionamientos polticos, sociales, naturales y culturales, atendiendo en primer lugar a la defensa y preservacin de la vida, a lo que esto significa e implica concretamente en cada caso.

No hay recetas universales, ni un camino, ni un ritmo y un modo nicos de desarrollo del proceso de transicin construccin de la nueva civilizacin humana. En Brasil o en Argentina, por ejemplo, hoy resulta una prioridad indiscutible terminar con el hambre y con la pobreza debajo de la pobreza (miseria), en Hait tambin, pero en este caso, la sobrevivencia individual resulta directamente dependiente de la posibilidad de sobrevivencia del pas; atender a la sobrevivencia de su poblacin implicara, por ejemplo, vincularla a la reforestacin del territorio, sin la cual es imposible la posibilidad de existencia futura del pas y de sus habitantes.

Un profundo cambio tico cultural es indispensable

No hay un despus en cuanto a tareas, enfoques y actitudes. A lo largo de todo el proceso se va gestando y construyendo lo nuevo, promoviendo un profundo cambio tico-cultural que resulta, a la vez, basamento para su creacin-construccin. Esto reclama la participacin consciente y la voluntad de los actores sociales y polticos que hacen al proceso mismo.

Lo nuevo, la sociedad del futuro que buscamos no llegar mgicamente ni de modo externo a los seres humanos que la anhelamos, es (o debe ser) construida cotidiana e integralmente en todos los mbitos de nuestras vidas, desde abajo, desde la raz de los fenmenos y procesos de la vida social, fundando y construyendo a la vez, nuevas relaciones sociales (y familiares, y personales) cuyo funcionamiento rompa radicalmente con la lgica del funcionamiento del capital (6). Resulta por tanto, fundante y constituyente de nuevas relaciones sociales (econmicas, polticas, culturales, ticas, etc), de un nuevo poder popular revolucionario (democrtico, participativo, horizontal, plural, mltiple, diverso, articulador... ).

Transformar radicalmente las relaciones de gnero

En este empeo resulta vital cuestionar y transformar radicalmente las relaciones de gnero que producen y reproducen la desigualdad, la discriminacin, la exclusin y la explotacin entre los seres humanos de un modo aparentemente natural, desde sus formas primarias de existencia (la familia) hacia toda la sociedad. No puede hablarse de democracia popular revolucionaria (radical) ni de fundacin de una nueva civilizacin humana si se mantiene la opresin de gnero.

(...)No hay pensamiento ni propuesta seria sobre la democracia, en lo poltico, social, tico, econmico y cultural, que pueda prescindir de incorporar atravesando su concepcin y su propuesta la perspectiva de gnero. Es decir, que pueda prescindir de una profunda revisin del estado en que se encuentran estas relaciones, de cmo stas han posibilitado la existencia de un poder discriminatorio y marginador de las mujeres y, a su vez, de cmo esto se ha conjugado con la existencia, desarrollo y fortalecimiento de un poder discriminatorio y marginador de otros sectores considerados dbiles dentro de cada sociedad.

La mirada de gnero acerca de las relaciones sociales entre las clases y entre los sexos es profunda y radicalmente cuestionadora del poder que sobre ellas se levanta, se asienta y se refundamenta y reproduce da a da. Este cuestionamiento condicin sine qua non de cualquier intento de modificar con equidad las relaciones entre clases y sexos histricamente establecidas , est en la base misma del enfoque y la propuesta de gnero. No es posible alterar esas relaciones sin alterar todo lo que sobre ellas y a partir de ellas se levanta. Esto quiere decir que la transformacin radical del poder es condicin a la vez que objetivo de las luchas de gnero, y viceversa: las luchas de gnero son o deben ser parte de las luchas por la transformacin del poder. (7)

II. Elaborar estrategias concretas para frenar la barabarie actual

El acoso voraz de la irracionalidad del mercado hacia la humanidad impone superar los horizontes y lmites del pensar-actuar revolucionarios, concretamente, en lo referente a la necesidad de atender los problemas y demandas urgentes de la sobrevivencia humano-natural, conjugndolo simultneamente con procesos de construccin de un proyecto estratgico orientado hacia su superacin radical en un nuevo tipo de organizacin social. No puede pensarse lo estratgico por un lado y lo coyuntural por otro, vida-muerte es el lmite que impone que no es posible cerrar los ojos, que la vida se juega ahora y que es ahora cuando hay que responder por ella. Y ello obliga a pensar estratgicamente en la sobrevivencia y a sobrevivir estratgicamente (y no es un juego de palabras).

Encontrar o construir puentes para resolver los problemas urgentes inmediatos de sobrevivencia exige que en los mbitos nacionales se empeen esfuerzos tendientes a conformar una suerte de frentes nacionales populares a favor de la vida, sobre la base de una amplia poltica de alianzas entre los sectores y actores sociopolticos, lo que, a su vez, implica asumir propuestas de defensa y construccin (o reconstruccin) de la soberana nacional.

Estos procesos y los proyectos sociopolticos que los sustentaran aunque en su mayora pueden inscribirse dentro de lo que Samir Amn define como una larga transicin hacia el socialismo , no necesariamente tendrn una proyeccin socialista.

Estar atentos al advenimiento de la posibilidad u oportunidad

Pueden presentarse incluso, acontecimientos favorables para la apertura hacia posibles procesos de transicin, es decir, procesos no intencionalmente previstos o planificados por algn actor poltico-social, sino que se presentan, simplemente, producto del curso de la dinmica de la correlacin de fuerzas en pugna en los mbitos local y regional, y de su coincidencia espacio-temporal con la trayectoria de las tendencias predominantes del movimiento social espontneo, originando as el instante explosivo, la oportunidad histrica, que permite su emergencia o irrupcin en la superficie social.

Dichos procesos, ms que constituir ellos mismos una transicin, resultaran apenas una especie de transicin hacia la transicin, una posibilidad hacia ella.(8)

Una posibilidad para crear condiciones para caminar hacia una perspectiva de transicin, es decir, una oportunidad. Esta oportunidad no es la que emerge de un proceso preparado de antemano, no es el resultado directo de la acumulacin orgnica como sera el caso, por ejemplo, de la llegada de Lula a la Presidencia de Brasil , sino simplemente algo que sucede producto del movimiento social que, en medio del caos de innumerables luchas y tendencias en disputa, sin esperar a que maduren las fuerzas que se forman en su seno, transforma la tendencia o fuerza predominante en oportunidad histrica.(9)

La coyuntura que emana de all abre al campo popular las ventanas a la posibilidad de imprimirle un sentido propio al curso de los acontecimientos, orientndolo hacia posibles procesos ulteriores de transicin, pero no afirma siquiera la posibilidad misma, es decir, no asegura que ello sea posible. Indica que la disputa tiene un terreno favorable para desplegarse. Indica la apertura de un perodo en el que es posible fortalecer las fuerzas propias, ampliar la capacidad de comunicacin y dilogo con las mayoras, consolidar las organizaciones, y construir propuestas concretas que favorezcan la profundizacin de la posibilidad hacia la apertura de un proceso claramente orientado hacia una transicin de carcter socialista.

No existen garantas de xito. La ambivalencia de las oportunidades que se abren o que podran abrirse indica precisamente que los resultados pueden conducir a situaciones mucho peores que las iniciales, pues las variables que intervienen son mltiples y dinmicas: econmicas, polticas, culturales... y los desafos enormes. Pero tendremos que aprender a convivir con la incertidumbre, las ambivalencias y los riesgos.

En poltica, esto exige superar los conceptos finitos, acabados y cerrados, trabajar con conceptos abiertos, no terminados, transformar de ltima la concepcin reduccionista positivista acerca de la verdad y la prctica. Pero nuestra estructura de pensamiento fue construida con fundamentos lineales, unidireccionales y unidimensionales, estticos y dicotmicos. El concepto de estrategia, por ejemplo. En los aos 60-70, pareca que de la definicin de una estrategia correcta (cientficamente argumentada) dependan en lo fundamental- los aciertos polticos y el logro de la victoria. Sin embargo, la experiencia demostr que ello no era razn suficiente... Porque las estrategias no son en s mismas la posibilidad del cambio, sino una puerta abierta hacia ellos.

Las estrategias solo pueden ser proyectos no terminados, insinuaciones prcticas que contribuyan a impulsar procesos, a orientar nuevos pasos, pero es necesario actualizarlas y enriquecerlas constantemente abrindolas a las experiencias y posibilidades de la vida, de las luchas, de las construcciones y la creatividad sociales (10). El proceso de lucha, transformacin y construccin de la sociedad reclama como imprescindible poder ultrapasar sus propias fronteras, en caso contrario ir enflaquecido y terminar ahogado por ellas.

Los caminos son abiertos; tenemos que estar abiertos tambin y dispuestos a ver los procesos que los pueblos pueden inventar y construir a partir de su imaginacin, empeo, fuerza y voluntad. Asumir esto es parte de las tareas fundamentales que es necesario encarar en el orden cultural y, en particular, en el pensamiento. Sin ello, hablar de nuevo pensamiento estratgico ser pura retrica, incapaz de trascender el mbito de las poses revolucionarias.

III. Construir un nuevo tipo de poder y democracia

La transicin contiene tambin a los modos, los ritmos y los alcances de las transformaciones que van gestando esa nueva sociedad, y a las nuevas formas de conformacin y articulacin del Poder que de ella emergen, es decir, de los poderes sociales que van modificando la relacin existente entre sociedad-poder-estado, y sentando las bases democrtico participativas para nuevas modalidades y relaciones entre ellos.

La cuestin de fondo, la transformacin social, no se agota (no se resuelve) con la toma del palacio de invierno, pero tampoco renunciando a la disputa con el poder y a la imprescindible construccin simultnea de contrapoder popular.

Cambia la lgica: no se trata de todo o nada, tomar el poder y subordinar a ello todas las dems tareas y necesidades, sino de articular las luchas diarias por lo inmediato reivindicativo con procesos ms amplios de transformacin de la sociedad, teniendo siempre presente que ello implica a los actores-sujetos que la hacen posible transformndose a s mismo en ella y mediante ella.

Pensar el Poder desde nuevas bases y desde nuevas articulaciones y relaciones sociales se transforma en una necesidad del desarrollo de la participacin de la sociedad hacia formas superiores de intervencin y protagonismo poltico. Resulta conveniente recordar que:

  1. En el proceso de acumulacin se gestan los saltos visibles o no-. La construccin de poder desde abajo estimula los saltos cualitativos y se apoya en ellos para su consolidacin, ampliacin y desarrollo.

  2. Los actores polticos del campo enemigo tambin actan y acumulan; hacen y harn todo lo posible para frenar o abortar los procesos de acumulacin cuando intuyan que son o podran llegar a ser una amenaza para sus intereses.

La relacin entre socialismo, democracia y lucha contra la enajenacin resulta un aspecto de primer orden a atender, por ser un articulador casi natural del proyecto, los sujetos y el tipo de poder en construccin.

Cuando reivindicamos la democracia no nos referimos a una democracia de los otros ni para los otros, sino a una democracia revolucionaria. En ese sentido es que apelamos a las nuevas prcticas desarrolladas por los actores sociopolticos, para que inspirados en ellas , puedan irse ejerciendo y desarrollando en todos los mbitos de nuestro quehacer.

Luchar integralmente para poner fin a la enajenacin

En la perspectiva del proceso de transicin al socialismo, la lucha contra la enajenacin postulado inicial y fundante del pensamiento revolucionario de Carlos Marx , est presente integralmente en los distintos mbitos del proceso transformacin social, abarca todos los rdenes de la vida socio espiritual de las personas.

Las revoluciones socialistas realizadas hasta ahora ms all de los sealamientos crticos que se formulen , fueron un intento serio de eliminar la enajenacin econmica, y en cierta medida, en algunos aspectos, lograron avances respetables. En otros planos, por ejemplo, en lo cultural social, esta lucha fue apagndose cada vez ms en la medida que ms se alejaba de lo econmico material. En ello influyeron fuertemente razones de orden poltico articuladas a concepciones mecanicistas que soslayaron la necesidad de (auto)transformacin del mundo espiritual de la clase y sectores sociales populares, librndolo a la accin (automtica) de los mecanismos econmicos.

En declaraciones, el ser humano era el centro de la revolucin, pero en los hechos reales, lo era la economa [causa?], el conjunto del plan, la planificacin y las metas por cumplir. As, los hombres y las mujeres nuevos, en vez de construirse con protagonismo y participacin consciente y creciente en las transformaciones (auto-constitucin y autotransformacin), seran el resultado [efecto?] de las transformaciones econmicas logradas supuestamente- a partir de la existencia de la propiedad social sobre los medios de produccin.

Los resultados de tal concepcin atrajeron la mirada del mundo junto con la cada de las piedras del muro de Berln. Ni hombres ni mujeres nuevas, ni sistema socialista de produccin material y espiritual de la vida social; el Estado lo haba invadido todo, tergiversando el postulado originario. En su extremo afn de afirmacin y conservacin busc subsumir en l incluso las lgicas de la vida cotidiana y domstica, distorsionndolas, y desarrollando nuevas formas de opresin de los seres humanos a travs de ellas. Donde esto se hizo quiz ms notorio fue en el mbito poltico, por la escasa o nula participacin y posibilidad de expresin poltica de sus ciudadanos y ciudadanas.

Reconocer y profundizar los derechos ciudadanos individuales y colectivos

Con mecanismos poltico autoritarios, centralistas y verticalistas, en las experiencias socialistas, de un modo u otro, se abrieron paso posiciones conservadoras con argumentos supuestamente revolucionarios que no toleraban la ms mnima crtica u opinin diferente, que clausuraban cualquier aporte procedente de las bases. Poco a poco la arbitrariedad fue ganando terreno como forma de gobierno (en realidad debera hablarse de administracin estatal), y se fue ensanchando la brecha inicial entre el partido (la vanguardia) y el resto de la ciudadana la clase obrera y todo el pueblo socialista, hasta hacerse insalvable.

Esto se tradujo en una retrotraccin de hecho de los derechos ciudadanos conquistados a travs de la historia y, por tanto, en la imposibilidad no solo de su desarrollo a un plano superior, sino de su ejercicio real en el terreno individual o colectivo.

Por un lado, le fueron arrebatadas al pueblo de sus manos y de su conciencia las decisiones sobre el contenido de las transformaciones, sobre los pasos a seguir, los esfuerzos a entregar, y las decisiones sobre el curso del proceso revolucionario mismo.

Por otro y anudado a lo anterior se abri paso la imposibilidad de ejercer los derechos civiles ciudadanos individuales, por ejemplo, las limitaciones a las iniciativas individuales y grupales en la economa, las limitaciones o arbitrariedades respecto a la propiedad personal, la escasa disponibilidad y acceso a equipamiento electrodomstico capaz de aligerar la carga familiar, particularmente de las mujeres, la propagacin del falso igualitarismo, etc. Por ese camino se produjo un creciente alejamiento y un ajenamiento de lo que debi haber sido apropiacin. La alienacin poltica heredada lejos de disminuir tendi a incrementarse, llegando a provocar en algunas experiencias del socialismo real un quiebre total entre el rgimen poltico, la vida de los dirigentes y la del conjunto del pueblo, sus aspiraciones, anhelos y necesidades.

Se instal en las sociedades la conviccin de la imposibilidad de movilidad social y la falta de perspectivas y esto, de conjunto, contribuy a la formacin de sentimientos crecientes de insatisfaccin, instalando de modo generalizado la sensacin de inferioridad, frustracin y de opresin. El capitalismo se apropi lentamente de la fantasa de las personas y de sus sueos con un modo de vida mejor. A ello se dedicaron grandes esfuerzos y recursos desde los centros del poder mundial del capital, eso est claro, pero ello no invalida el hecho de que desde dentro de las experiencias socialistas acontecieron deformaciones y arbitrariedades como las mencionadas. Es necesario reflexionar sobre ello crtica y superadoramente, con visin de futuro, de un futuro de felicidad que est todava por construir colectivamente. Porque eso representa el socialismo: la posibilidad de la felicidad.

Prcticas como aquellas no deben repetirse, pero para ello, adems de reflexionar sobre lo ocurrido, tenemos que estar atentos y actuar consecuentemente. Un paso imprescindible en tal sentido, consiste en incorporar plenamente a la gesta emancipadora la lucha por la democracia, por el derecho a las diferencias y a lo diferente o, lo que es lo mismo, por el respeto a los derechos individuales, considerndolos tambin parte sustancial de la lucha por la liberacin humana, es decir, por la eliminacin de todo tipo de enajenacin, particularmente la enajenacin poltica (de amplio espectro socio cultural). Es imprescindible hacer de esto un componente central de todo el proceso de transicin hacia las sociedades socialistas futuras, concientes de que stas se construyen a cada paso, en cada resistencia, en cada lucha, en cada organizacin social, poltica, reivindicativa, etctera, en nuestros mbitos de vida comunitaria y familiar, y en cada uno de nosotros.

Para ello resulta central desarrollar formas de participacin consciente (y creciente) de los distintos sectores y actores sociales en cada etapa del proceso, a la vez que incorporar las que nazcan de su ingenio y creatividad en las luchas y construcciones.

Correspondencia entre medios y fines

Hay resulta frecuente escuchar, por ejemplo, acerca de la necesidad de apelar a la participacin popular para buscar soluciones estables a los problemas. Generalmente se enfatiza en la participacin en la gestin, en los modos de efectivizacin de decisiones tomadas en otras esferas, pero son escasos los ejemplos de participacin popular en la toma de decisiones. Y es fundamental insistir en ello para profundizar la democracia. Pero adems, para fortalecer su radicalidad crtica, es vital contemplar tambin y con fuerza la participacin popular en el control de los resultados, en el control de todas las gestiones, decisiones e instituciones colectivas, sectoriales, sociales, econmicas, o polticas. No pocas veces se apela al control popular para ser ejercido a partir de determinados niveles jerrquicos hacia abajo, o sea, excluyendo de l a las mximas direcciones polticas, de instituciones del Estado o gobierno. Estas seran en tal caso las que llamaran al control popular limitndolo a los niveles intermedios y de ah hacia abajo. Por esta va quedan abiertos los caminos y las posibilidades de manipulacin poltica de los sectores populares y el oportunismo de arribistas y burcratas siempre dispuestos a hacerle el favor a algn funcionario de turno en aras de su propio escalamiento jerrquico partidario, estatal o gubernamental.

La democracia de nuevo tipo debe tender a instaurar el control popular pleno, autntico y coherentemente soberano. En caso contrario los procesos futuros de transformacin no quedarn exentos del acecho de despotismos, autoritarismos, personalismos, nepotismos, etc. Comenzar desde ya y desde abajo a construir esa nueva cultura de responsabilidad colectiva, es parte importante de la lucha contra la enajenacin poltico social de quienes sern los nuevos hombres y las nuevas mujeres.

Democracia radical en todos los mbitos de la vida social familiar e individual donde existan relaciones de poder, equidad de gnero en primer lugar, pluralismo, respeto a las diferencias y a los diferentes, desarrollo pleno de la participacin popular resultan entre otros , elementos estructuralmente articulados a las aspiraciones a un nuevo tipo de sociedad y a la concepcin de la construccin de poder desde abajo. Y esto indica una interdependencia radical entre ellos, parte de la gnesis de lo nuevo que va haciendo realidad y exigiendo coherencia entre medios y fines. No puede dejarse para maana.

Redefinir la poltica y quines la hacen

La articulacin de las luchas por la defensa de la vida y la construccin de una nueva civilizacin humana, orienta y define hoy los sentidos y contenidos de la poltica y lo poltico, las alternativas, los proyectos transformadores, y quines los disearn y harn realidad. En esta perspectiva la poltica es y solo puede ser mbito y responsabilidad de mayoras.

La defensa de la vida no es patrimonio de nadie, compete a todos y todas. Sobre la base de la participacin poltico-social de las mayoras, la accin poltica debe orientarse a concentrar esfuerzos destinados a la construccin de las articulaciones y las herramientas organizativas, proyectivas, culturales, necesarias para hacer posible que el anhelo de sobrevivencia colectivo que a mediano y largo plazo supone la transformacin-superacin radical de las sociedades regidas por el capital- sea una realidad.

El eje de la construccin se traslada de las vanguardias a los pueblos. Para la izquierda, esto supone replantearse la construccin de proyectos polticos concretos desde nuevos parmetros, capaces de atender en lo inmediato- las urgencias de la sobrevivencia humano-natural, integrndolos en un proceso mayor, complejo multifactico y prolongado de transicin orientado a la creacin y construccin de transformaciones encaminadas a la creacin de una nueva civilizacin humana socialista.

Son las tareas las que definen los actores-sujetos, el proyecto y los instrumentos. Resulta entonces necesario tambin en funcin de lo anterior re-construir el mbito de lo poltico, en particular el tipo de organizacin poltica. sta debe resultar apta para tender los puentes que articulen a los actores sociales fragmentados, sus problemticas y aspiraciones, recreando el mbito poltico, haciendo de la poltica una actividad colectiva, protagonizada por el pueblo. Rearticulado como actor poltico fundamental, (auto)constituido en sujeto popular, el pueblo es el nico capaz de llevar adelante la colosal tarea poltico-cultural de cambiar de raz y desde adentro local y mundialmente- los destinos actuales de la humanidad, avanzando hacia una nueva civilizacin, la civilizacin socialista re-creada por todos. Y es esa gran tarea poltico-social la que tiene que ser organizada, orientada y estimulada desde las organizaciones polticas; esa es una de las labores de conduccin estratgica que deben desarrollar.

Hasta hace poco, las lgicas predominantes del pensar actuar revolucionario erigan un muro insalvable entro lo cotidiano y lo poltico, entre lo reivindicativo social y lo poltico general, y contraponan un mbito con otro, sus problemticas y sus actores. Y por tanto, tambin respecto de la construccin de soluciones posibles, de propuestas, respecto de las resistencias y las luchas, de los modos de organizacin, y las capacidades y la conciencia de los actores protagonistas. La fragmentacin y estamentacin de la sociedad se interpret como el modo de existencia de la totalidad, y por la misma va se intent su reconstruccin (mtodo puzzle).

En ese contexto la poltica era considerada un estado jerrquicamente superior respecto de las prcticas de las luchas sociales y la conciencia en ellas construida. Contraponiendo lo social a lo poltico, se pretenda que tener conciencia poltica implicaba el abandono de lo reivindicativo para dedicarse a la militancia poltico partidaria. Esta era supuestamente- la nica va para superar la conciencia economicista alienada y la enajenacin en sentido general, pero se transform en un camino de despojo de responsabilidades y protagonismo de la clase obrera, y de todo el pueblo, por parte de los partidos de vanguardia, profundizando la enajenacin poltico-cultural.

Se trata de simultanear espacios, de articular una multiplicidad de mbitos, problemticas, tareas y actores-sujetos de la transformacin en un proceso colectivo de madurez de la conciencia poltica, que es a la vez saber, organizacin, imaginacin, propuestas, accin, poder (11). La articulacin de lo reivindicativo y lo poltico, adems de lo ya mencionado, traza un camino concreto de lucha contra la alienacin poltica y por la democratizacin de la participacin poltico-social protagnica los diversos actores sujetos. Con esa potencialidad, pensar en un nuevo tipo de Poder social de la sociedad, deja de ser una especulacin o una pose intelectual de unos pocos elegidos, para transformarse en una necesidad del trnsito desarrollo hacia formas superiores de organizacin de la sociedad.

Construir un nuevo tipo de organizacin poltica

Estos planteamientos cuestionan radicalmente las hasta hace poco prevalecientes concepciones de la vanguardia poltica, del partido poltico como nica expresin y representacin poltica vlida de los sectores sociales y de las relaciones polticas entre ellos.

Cada da se abre paso con fuerza creciente la necesidad de fundar un nuevo tipo de organizacin poltica sociopoltica, no tengo ahora un trmino ms adecuado , con nuevas formas de organizacin de las bases a partir de la participacin general individual o colectiva en las propuestas, en las decisiones, en las ejecuciones, que abra paso a la fructificacin de la fantasa, creatividad e iniciativa de los pueblos.

Esto habla tambin de un nuevo tipo de militante, que en vez de limitarse a llevar las ideas y propuestas del partido hacia la poblacin en el supuesto de que ella es solo fuerza material de realizacin de las ideas-verdades del partido , sea capaz, no solo de invertir dicha lgica, sino tambin de concertar voluntades, abrir los espacios a las mayoras, conciente de que los desafos reclaman su involucramiento pleno. Como seala Joao Pedro Stdile, referente del Movimiento Sin Tierra, de Brasil: ...es necesario hacer trabajo de base, lo que significa para la militancia social dedicarse a hacer trabajo de base y de organizacin nuclear del pueblo. Necesitamos colocar nuestras energas para ir hacia donde el pueblo vive y trabaja, y organizarlo. (...) Sin organizar al pueblo no se va a ningn lugar, y muchas veces [parte de la militancia] se ilusiona con eternas reuniones de cpula o meros discursos explicativos acerca de la coyuntura. (12)

Es imprescindible abrir espacios, empearnos de un modo consciente y voluntario en construir desde abajo, convocar a sectores y actores sociales diversos a la construccin de mbitos sociopolticos de gestin local, nacional y regional de lo poltico y la poltica, encaminados a construir una conduccin poltica plural que rena a los diversos actores sociopolticos del proceso de transformacin social, articulados orgnica y horizontalmente.

Construir y desarrollar prcticas y relaciones horizontales en lo organizativo, en el pensamiento y en la accin, resulta un componente de suma importancia, sobre todo si tenemos en cuenta que el proceso de construccin orgnico-poltica comprende tambin la formacin de una nueva mstica, que se fortalece y fructifica cuando entre la forma de organizacin, funcionamiento y prcticas de conduccin entre la direccin y en las bases , no existen diferencias de principios. Y esto se articula con el reclamo generalizado e imprescindible de democratizacin de los diferentes espacios, entre ellos, el de la toma de decisiones, el de la direccin de los procesos. Con conducciones elitistas y autoritario verticalistas es imposible construir organizaciones basadas en criterios democrticos de participacin desde abajo. Y esto, aunque cueste admitirlo, es an parte de los obstculos que existen en la relacin entre los partidos y organizaciones de la izquierda tradicional (nueva o vieja) con las organizaciones sociales (y viceversa). Pero esta situacin no se revierte solo con palabras; es necesario transformar de raz el contenido de la poltica, ampliar su mbitos y sus formas de hacerla, es decir, tambin sus organizaciones, sus modos de representacin.

El rechazo a las propuestas vanguardistas o neo-vanguardistas (la vanguardia se reparte entre varios partidos que se agrupan), los planteamientos de horizontalidad en las relaciones de organizaciones polticas y sociales, y como la promocin de mbitos multidisciplinarios o multisectoriales, apuestan a construir instancias colectivas de conduccin del proceso socio transformador. Est claro que sin direccin poltica consciente y organizada de los procesos sociales no lograr articularse un proceso permanente de transformacin de la sociedad. Pero nadie se constituye en direccin poltica por el solo hecho de desearlo (13). La conduccin poltica precisa construirse colectivamente, y esto supone: el desarrollo de un proceso de construccin creciente de protagonismo de los diferentes actores sociopolticos, la realizacin de experiencias organizativas y sociopolticas concretas, y de la maduracin de voluntades de articulaciones entre ellos.

De ah que sea importante atender cmo estas tendencias a una direccin colectiva se van manifestando y ejerciendo en las prcticas actuales de resistencia, lucha y acumulacin, atender cmo se llevan a cabo las articulaciones multisectoriales, sobre qu bases, y preocuparse por construir a partir de all formas y vas democrtico participativas colegiadas, plurales, abiertas a la vida y al protagonismo real y creciente de los diversos actores sujetos de las transformaciones.

Esto reclama tambin resignificaciones en la concepcin de la unidad, supone revalorizar el derecho a la diferencia atendiendo a las nuevas dimensiones que la diversidad de actores, de identidades y de problemticas le imprime a la necesaria unidad, enriquecindola y proyectndola hacia nuevas figuras y modos de organizacin sociales, polticas, culturales e ideolgicas. Esto resulta clave tanto para las prcticas concretas de construccin como para la construccin del nuevo pensamiento de la transformacin social. Constituye, por ello, parte de los actuales desafos.

IV. Instalar otro imaginario social

El desarrollo de valores como la solidaridad social e individual resulta vital para construir una sociedad (y un mundo) sin sectores desamparados o excluidos, sin relaciones discriminatorias y discriminantes, basado en la equidad de gnero, razas, escogencia sexual, culturas, en la igualdad de oportunidades, en la justicia social, etc. Como sustrato del nuevo tipo de relaciones sociales y de la nueva sociedad que se quiere construir, el desarrollo prctico de estos valores resulta parte sustantiva del proceso de resistencia lucha transformacin construccin.

En l se ir creando e instalando otro imaginario social, que no llamo paradigma porque es mucho ms que eso, exige ms y supone ms. Hasta hace poco, ese imaginario se resuma en el socialismo real; hoy afirmamos la vigencia del ideario socialista, pero sabemos que el socialismo que viene ser obra de la creacin, fantasa y empeo colectivos, hemos aprendido que se trata de un sistema social abierto en jaque y desarrollo permanente, que para ello necesita enriquecerse con la crtica creativa y prctica de los pueblos.

La coherencia entre medios y fines, la creacin y construccin de modos de vida diferentes a los del capital en territorios concretos, que instalen la solidaridad como base de las relaciones humanas en la vida comunitaria y familiar, en las organizaciones sociales y polticas, contribuir a darle un fundamento material y espiritual a nuestro ideario socialista y a nuestras luchas para construirlo. Sabemos que no es posible alcanzar plenamente formas superiores de vida social, de modo aislado y bajo el predominio de la lgica perversa del capital, pero s avances sustantivos en tal direccin. Estos constituyen reservorios de esperanzas y surcos donde se fortalecen las voluntades para avanzar en el proceso de la larga transicin. Ella reclama precisamente empearnos en construir paso a paso lo nuevo con coherencia y transparencia entre el modo de vivir y el de actuar. En un mundo dominado por el capital, que contrapone cada vez ms esquizofrnicamente el modo de pensar con el de actuar, lo que se dice con lo que se hace, que propugna la estafa como valor de toda relacin social, ser coherentes, estimular relaciones solidarias y de respeto entre los seres humanos no resulta un detalle menor, al contrario, es alimento de la fantasa, del deseo y la voluntad colectivas, fuente de energa y fuerza para continuar.

Disputarle los sueos y la fantasa al capital

Tenemos que construir nuestro mundo espiritual e ideal rodendonos de nuestras propias hadas y duendes, no rendirnos ante los decadentes centros comerciales que estimulan nuestra subjetividad y pensamiento para manipularnos en aras de convertirnos en animales de consumo.

Tenemos que construir nuestros escudos de fantasa que elevndonos nos tornen inmunes a los espejismos del mercado, y que a la vez acten como brjulas que orienten nuestros pasos en direccin a la nueva civilizacin. Hacia ella en larga marcha nos proyectamos individual y colectivamente, adelantndola en nuestras prcticas la imaginamos siempre mejor, y en esa imaginacin nos inspiramos para estimular nuestros deseos y sueos y atizar la voluntad para realizarlos.

Ser millones

Tenemos que ser millones; conquistar la cabeza y el corazn de millones y millones de seres humanos. Solamente cuando la aplastante mayora de la poblacin en cada uno de nuestros pases comprenda la mentira y el fraude del capitalismo para con sus propias vidas, cuando descubra la trampa mortal a la que los ha conducido mediante engaos, tendr deseos de explorar nuevos caminos. Y es nuestra responsabilidad ir mostrndole algunas perspectivas posibles, a travs de nuestras prcticas nuevas, del desarrollo de relaciones solidarias, ir invitndolos a compartir y crear juntos ese modo de vida nuevo profundamente humanista, socialista.

En este empeo es fundamental preocuparnos por modificar nuestras modalidades de trabajo poltico militante, generalmente concentrado en la difusin del peridico de la organizacin, en la participacin en las reuniones, en las asambleas y en los congresos... Esto hay que hacerlo, no lo rechazo, solo que no basta, es apenas el comienzo de las tareas; el problema actual es de tal magnitud que no basta con la movilizacin de las vanguardias o los activistas. Hay que llegar a convocar a los millones que no estn. En este empeo, considero tarea de primer abrir nuestro campo de accin poltica ideolgica a los medios de comunicacin masiva, crear medios propios siempre que sea posible, apelar a la Internet y otras modalidades, vdeos, CD educativos, radio, novelas, desarrollar expresiones artsticas teatrales, danzarias, musicales, etc. La batalla actual por la conquista imperialista del mundo s



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter