Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-01-2007

Darfur (Sudn)
Masiva evacuacin de trabajadores humanitarios

Noel King
gloobal.net


La violencia volvi a estallar en la occidental regin sudanesa de Darfur, obligando a una evacuacin a gran escala de trabajadores humanitarios, indita desde que comenzaron las operaciones de asistencia en esta zona devastada por la guerra.

Unos 400 miembros del personal de la Organizacin de las Naciones Unidas (ONU) y organizaciones no gubernamentales fueron trasladados de las zonas de conflicto en las ltimas semanas, debido a la creciente inseguridad. Entre ellos haba empleados de la organizacin irlandesa de asistencia GOAL.

"Durante tres aos le rogamos a la comunidad internacional que enviara una fuerza internacional de paz para proteger a civiles inocentes y mantener abiertos los canales de asistencia", record con nfasis el fundador de GOAL, John OShea, en una declaracin de prensa posterior a la retirada.

"Est claro que la comunidad internacional no considera las vidas de cuatro millones de personas en la regin, que necesitan proteccin desesperadamente", agreg.

Fueron evacuados trabajadores internacionales y sudaneses de fuera de Darfur. "Uno tiene una responsabilidad: si se reclut a alguien de Sudn, debe devolverlo al lugar al que pertenece", expres a IPS Mark Blackett, director de la filial sudanesa de GOAL.

Pero varios de los socorristas locales que quedaron atrs todava se encuentran en Darfur, haciendo todo lo posible por mantener en funcionamiento las oficinas.

"Suena terrible decir que eso es demasiado peligroso para el personal internacional y pretender dejar slo a los socorristas locales", dijo Alun McDonald, portavoz de la no gubernamental Oxfam. "Ese no es el caso. Ellos tienen esposas e hijos. No podemos evacuar a la familia extendida de todos".

Algunos de ellos dijeron a IPS que continuar con las tareas de asistencia en Darfur fue tanto una responsabilidad hacia su regin como una oportunidad para realizar trabajos mejor pagos que los que habran conseguido de otro modo.

Abdallah, nativo de la ciudad de Nyala, al sur de Darfur, quien pidi ser identificado solamente por su nombre de pila, perdi su trabajo en el Consejo Noruego de Refugiados luego que esa organizacin no gubernamental fue expulsada de esa parte de la conflictiva regin sudanesa.

Esto ocurri en noviembre, tras una suspensin de dos meses de sus actividades por parte del gobierno sudans, que acus a la agencia de difundir informacin errnea.

En Gereida, donde se encuentra el mayor campamento de desplazados de Darfur, personal de Oxfam que todava trabaja en el lugar distribuye combustible para las bombas de agua, a fin de que el lquido pueda ser extrado de los pozos.

Pero la portavoz de la agencia, Caroline Nursey, dijo a IPS que la operacin no puede seguir en funcionamiento durante mucho tiempo sin contar con todo el personal.

Organizaciones de asistencia manifestaron una creciente frustracin por el aumento de la violencia en Darfur, lo que pone en peligro la mayor operacin humanitaria del mundo, que ahora abarca a unas cuatro millones de personas.

Oxfam detuvo sus operaciones en Gereida a fines de diciembre, luego que cinco de los seis vehculos de la organizacin fueron robados por hombres armados, que tambin se llevaron equipos y dinero.

"Desde que estamos en la lnea de fuego estamos atrapados en esto", seal Nursey. "Pero llega un punto en el que tenemos que priorizar la seguridad del personal".

"Pienso que hasta hace poco aqu haba respeto por los socorristas, y no se los tomaba por blanco. Pero en los ltimos dos meses se produjo un serio deterioro y ms violencia", agreg.

Trece trabajadores de asistencia, todos ellos sudaneses, fueron asesinados desde la firma de un acuerdo de paz para Darfur en mayo.

Funcionarios de asistencia dicen que los socorristas sudaneses son ms propensos a estar en riesgo, por dos razones. La primera es la naturaleza ms peligrosa de los trabajos que realizan, incluyendo los de guardias y conductores. Y la segunda es que simplemente hay ms sudaneses que se desempean en el rea.

La firma del acuerdo de mayo fue inicialmente elogiada como un gran avance con vistas a poner fin al conflicto de Darfur, pero ahora ese documento es considerado ampliamente superfluo, tras la negativa de la mayora de los rebeldes a apoyarlo.

Solamente una faccin del Ejrcito de Liberacin de Sudn, liderada por el comandante Minni Minnawi, firm el acuerdo.

Otra agrupacin del Ejrcito de Liberacin, junto con el rebelde Movimiento de Justicia e Igualdad, dijo que el acuerdo no satisfaca sus demandas bsicas de compartir riqueza y poder.

En particular, segn los rebeldes, fue insuficiente la oferta del gobierno sudans de 30 millones de dlares en compensacin a unos tres millones de vctimas del prolongado conflicto.

En septiembre, las autoridades lanzaron una ofensiva militar contra rebeldes que se niegan a aceptar el acuerdo en Darfur septentrional, provocando ms desplazamientos de civiles.

Algunos observadores denuncian que los ataques areos del gobierno devastaron ciertas aldeas y que las milicias rabes conocidas como janjaweed (hombres a caballo, en rabe) continan matando, violando y saqueando con impunidad.

Hay funcionarios acusados de explotar las tensiones entre nmades rabes y agricultores de otras etnias, que durante mucho tiempo lucharon por la tierra y los recursos hdricos, armando a los janjaweed para realizar una guerra mediante apoderados en nombre del gobierno.

En Darfur, segn algunas organizaciones, han muerto unas 400.000 personas desde 2003, cuando rebeldes que buscan mayor autonoma y desarrollo se levantaron contra el gobierno, que respondi con bombardeos y el apoyo a grupos rebeldes afines. Desde entonces, millones de campesinos y aldeanos han debido abandonar el lugar.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter