Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-01-2007

El consumismo consume el ambiente

Stephen Leahy
IPS


El compulsivo hbito de comprar tiene consecuencias ecolgicas nefastas que dejan serias secuelas en los pueblos del Sur, segn los expertos. Pronostican, adems, que este ao sera uno de los ms calurosos del ltimo siglo.

Es hora de que la gente se d cuenta de la relacin existente entre sus compras y las consecuencias que eso tiene en el deterioro ambiental y el calentamiento global.

En Amrica del Norte las ventas para las celebraciones de Navidad y Fin de Ao alcanzaron cifras rcord.

Es sabido que los estadounidenses, canadienses y, en menor medida, los europeos, son consumidores que derrochan a granel. Se necesitaran cinco planetas para sustentar el consumo de los primeros y tan slo tres si todos nos comportsemos como los segundos, segn el informe Planeta Viviente del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en ingls).

La humanidad super la capacidad del planeta para sustentarnos en 1984, segn ese informe. En estos 22 aos, los niveles de consumo de recursos se aceleraron no slo en Amrica del Norte y Europa sino tambin en China e India, adems de algunas zonas de Asia y Amrica Latina.

El ritmo de consumo sin precedentes que para los economistas es un signo del saludable estado de la economa mundial, provoc el llamado cambio climtico, entre otros males sociales y ambientales.

"La gente no cree que sus acciones individuales hagan la diferencia", dijo a IPS Monique Tilford, directora ejecutiva del Centro para un Nuevo Sueo Americano, una organizacin que aboga por un consumo responsable desde el punto de vista ambiental y social.

Por ejemplo, una computadora china que en Estados Unidos o Europa se compra por 40 o 50 dlares puede ser un producto de la tala ilegal de las selvas de Indonesia.

Esa accin ilcita fomenta las organizaciones criminales, la prdida de la biodiversidad, libera grandes cantidades de dixido de carbono a la atmsfera y provoca la prdida de tierras a los pueblos indgenas.

"Es necesario que la gente se transforme en consumidores con consciencia ambiental y social", seal Tilford.

Es decir que compren menos cosas que no son imprescindibles para su subsistencia, pero tambin que estn dispuestos a gastar ms en productos que no daan el ambiente ni a los pueblos de otras naciones.

"Y quienes estn dispuestos a ser ms conscientes suelen no disponer del conocimiento ni la informacin acerca de qu es mejor, y ese es el papel de organizaciones como la nuestra", aadi.

La organizacin de Tilford inici una Red de Compra Responsable dirigida a los gobiernos estatales y locales en 2000, que logr crear un gran mercado de productos que no daan el ambiente.

"Es muy complicado para la gente saber de dnde vienen y cmo se fabrican los productos que ven en los comercios", seal Lester Brown del estadounidense Earth Policy Institute, comprometido con una economa sustentable a favor del ambiente.

China fabrica un tercio de los muebles del mundo, un dato sorprendente para un pas que protege sus selvas con rigor.

La importacin de madera se dispar en ese pas y supera ampliamente los 40 millones de metros cbicos por ao. Los datos muestran que la reexportacin de productos forestales de China a Estados Unidos y Europa aument alrededor de 900 por ciento desde 1998.

"La escasez cruza las fronteras con rapidez ", seal Brown en una entrevista. "Si los fabricantes de muebles chinos no consiguen rboles en su pas, los consiguen en Siberia, Myanmar (nombre dado a Birmania por la junta militar gobernante), Papa Nueva Guinea e Indonesia".

Greenpeace, Global Witness y otras organizaciones registraron grandes operaciones madereras ilegales en esos pases, teniendo a China como principal destino de esos productos.

En la dcada pasada, China se convirti en el principal fabricante de productos de bajo costo. Ms de 80 por ciento de los juguetes, incluyendo artculos electrnicos que se venden en el mercado estadounidense son fabricados en ese pas. "Si no consumiramos todas esas cosas chinas, ese pas no estara creciendo tan rpido", apunt Brown.

El consumo excesivo lleg al absurdo de que un ciudadano estadounidense comn, que vive en la nacin ms rica, gasta ms de lo que gana al ao.

Tilford admite que a nivel del consumidor individual, la gente suele estar tan ocupada que no quiere saber, o ignora, lo obvio, que su comportamiento conlleva impactos ambientales como el recalentamiento global.

"Es impresionante que la gente no haga el ms mnimo esfuerzo para cambiar", exclam.

El enorme cambio social que se requiere para que encontremos la forma de vivir de manera sustentable no suceder sin que haya algn tipo de desastre que provoque el tipo de sufrimiento que impulse a la gente a cambiar, aadi Tilford.

Brown y Tilford sostienen que la poblacin estadounidense debe elegir personas que implementen polticas tendentes a asegurar que los productos que se venden en los estantes de los comercios de su pas sean sustentables sin importar su pas de procedencia.

"La gente de otros pases se juega la vida para que podamos comprar nuestros productos gourmet", indic Tilford.

Pero a menos que haya respaldo popular no suceder nada.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter