Portada :: Chile :: Pueblo Mapuche: Cinco siglos de Resistencia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-01-2007

Las luchas del pueblo mapuche

Francisco Javier Grate Vergara
Rebelin



Los conflictos entre el Pueblo Mapuche y las empresas mineras reeditan en la actualidad los que el pueblo mapuche ha tenido histricamente, desde la poca espaola y durante toda la existencia del Estado chileno. A la actitud decidida de los mapuches, responde ahora el Estado enviando fuerzas policiales para proteger a las empresas. La situacin actual es otro episodio ms en la secuencia del proceso desatado por el Estado Chileno hace ms de un siglo. En esta secuencia hay que mencionar la invasin del territorio mapuche, la imposicin de reducciones, la divisin de las comunidades y la venta de las tierras, y agregar que las leyes indgenas no reconocen la existencia del pueblo mapuche.

En la desestructuracin actual del pueblo mapuche influyen elementos externos e internos. Entre los primeros, estn los proyectos o megaproyectos, tanto forestales como energticos, que condicionan al pueblo mapuche. Entre los elementos internos, estn los conflictos entre comunidades y su propia visin del uso y dominio de la tierra.

Elementos externos

Las demandas del pueblo mapuche son reivindicaciones histricas al Estado chileno: ser reconocido como pueblo originario dotado de su correspondiente autonoma. La constante degradacin social, econmica y ambiental que viven las comunidades y sus tierras ha puesto urgencia a la bsqueda de soluciones.

Frente al aumento y fuerza que han cobrado las movilizaciones de los mapuches, la actitud de las autoridades polticas ha consistido en el uso de la represin, echando mano den forma desmedida de las fuerzas policiales y apoyando las exigencias de las empresas. Pero las autoridades ha intentado principalmente ocultar y deformar este nuevo movimiento reivindicativo, generando un escenario apropiado para el despliegue de una estrategia poltica y represiva que les permita desarticular a las comunidades ms activas.

El gobierno ha insistido en eludir su responsabilidad al dar a entender que los conflictos son particulares entre comunidades y empresas. Y en esta situacin, su papel ha sido mantener el orden poltico destinando un amplio contingente policial. Bajo esta alegacin formal, lo que finalmente ha hecho ha sido proteger los bienes y actividades de las empresas.

Adems, el gobierno no reconoce ni que los conflictos se hayan agudizado, ni que los mapuches deben ser considerados como nuevos interlocutores a carta cabal. Al contrario, legitima el actual modelo econmico y con ello el desarrollo forestal y energtico, base de los actuales conflictos. Para el gobierno los conflictos que surjan de este desarrollo deben resolverse sin entorpecer los proyectos. Y resolver estos problemas debera ser una funcin principal de la gestin de la Corporacin de Desarrollo Indgena (CONADI), organismo que desde hace tiempo ya no cuenta con legitimidad ante los mapuches, por su papel en el conflicto Ralco.

La frmula gubernamental es por todos sabida y consiste en generar mesas de dilogo y consensos entre las partes en conflicto. Pero esta frmula ya no convence a los mapuches, porque si bien en el terreno el conflicto es con las empresas, en el fondo es con el Estado chileno, ya que es ste el que debe devolver las tierras y reconocer el pueblo mapuche.

Las empresas forestales dicen no ser causantes de la situacin actual y que corresponde al Estado dar una solucin. Ello significa que los mapuche deben o bien integrarse al actual modelo neoliberal, o bien ser reprimidos, con el fin de resguardar la inversin y la propiedad privada.

Se han presentado muchas denuncias en las zonas de conflicto, donde el gobierno ha dispuesto un mayor control policial. Esto lo vemos reflejado en primer lugar, en el aumento de la dotacin policial. Se han enviado Fuerzas Especiales de Carabineros y grupos que trabajan en inteligencia poltica, en los cuales se ha identificado personal de la Polica de Investigaciones, Fuera de ello, se han instalado controles carreteros y vigilancia de las comunidades.

Las comunidades y sus actuales dirigentes, no pretenden retractar la denuncia de su situacin social y de la discriminacin actual en la sociedad chilena. Ellos no quieren detenerse hasta lograr la detencin de los mega proyectos que atentan contra su supervivencia econmica y cultural y la recuperacin de sus tierras.

Elementos internos

Ms all, de los conflictos que se originan entre los mapuches y el Estado, tambin debemos decir los distintos conflictos internos que se han provocado, como la percepcin que tienen ahora de la tierra, en cuanto, la mayora de las tierras compradas por la CONADI ha sido entregada de forma comunitaria. El problema viene de que no existe un mecanismo de reparticin de las tierras de uso y tampoco de distribucin de las prdidas y utilidades econmicas entre los miembros de las comunidades.

De aqu se originan diversos conflictos internos, como por ejemplo el de la comunidad de Cauicu en la Octava regin, en donde la comunidad tuvo que enfrentar un conflicto interno. El problema se origina en no saber cmo distribuir la tierra, ni quin se hacia cargo de ella. El lonko Huenupe, en este caso, tom posesin individual de las tierras entregadas por la CONADI y se las apropi para su familia. Como consecuencia de esto, en julio de 2002 un grupo de pehuenches de la comunidad mapuche de Cauicu, ubicada en el Valle del Queuco, sector Alto Bo-Bo, dio muerte a Agustina Huenupe Pavian y Francisco Huenupe Pavian en su propia casa, utilizando para ello armas de fuego y elementos contundentes, dejando adems una docena de lesionados, entre hombres, mujeres y nios.

La constante degradacin social, econmica y ambiental que viven las comunidades y sus tierras, ha puesto urgencia a la bsqueda de soluciones.

Perspectivas

En la actualidad, se dispone de cuatro perspectivas chilenas para el abordaje de la problemtica indgena.

1.- La recogida en el Informe y Recomendaciones de la Comisin de Verdad Histrica y Nuevo Trato, del gobierno de Chile, presentado el ao 2003, la cual fue encargada por Ricardo Lagos y presidida por Patricio Aylwin. Este informe hace la recomendacin del reconocimiento de los derechos territoriales indgenas y el fin del Fondo de Tierras, para terminar con las reclamaciones por la va de una Comisin de Reparacin, que atender slo los casos de tierras usurpadas de Ttulos de Merced. Adems, cabe recalcar que los resultados emitidos por esta comisin tienen tal grado de ambigedad que no pueden dar una solucin. En el prlogo de un libro de Jos Bengoa, La Comunidad Reclamada, de 2005, la ahora presidenta Michelle Bachelet seala: el fracaso de la Comisin Verdad Histrica y Nuevo Trato ha debilitado an mas la institucionalidad intertnica en Chile. No hay, ni para hablar de mecanismos vlidos de medicin. Por lo tanto, no hay una poltica clara para dar solucin definitiva al a conflicto de las tierras para el pueblo mapuche.

2.- La propuesta del Instituto Libertad y Desarrollo o de la derecha neoliberal, Sus anlisis fueron evolucionando desde incipientes crticas respecto a la gestin de CONADI y del gobierno frente a los conflictos de tierras, donde rechazan la propia existencia de polticas indgenas, hasta llegar al ao 2003 con una completa e indita re-elaboracin conceptual del pensamiento conservador neoliberal chileno. Esta institucin sugiere que los recursos destinados a la compra de tierras, sean reorientados hacia el desarrollo social, coincidiendo con la corriente ms conservadora del indigenismo tradicional chileno.

3.- Adems, estn las doctrinas jurdicas penales desarrolladas y aplicadas en el procesamiento a dirigentes y comuneros mapuches, que a travs de diversas normativas criminalizan y sancionan duramente las reclamaciones territoriales, sin garantizar el debido proceso ni juicio justo a dirigentes y representantes indgenas, como lo han denunciado organizaciones indgenas, de derechos humanos y observadores internacionales.

4.- La posicin del Pueblo Mapuche, es sumamente variada, puesto que hay distintas voces, - instituciones u organizaciones y representaciones - que participan en la toma de decisiones. La CONADI ha tenido parte en que surja un gran conflicto de gobernabilidad, pues los mapuche consideran que esta institucin es lejana a sus requerimientos. Se originan conflictos de distintos tipos: ya sea de los dirigentes con los lonkos, ya sea acerca de los mecanismos de accin para la recuperacin de las tierras, como los denominados hecho violentos, quema de fundos, camiones, etc. Hay, pues, distintas posiciones en cuanto a las formas de solucionar conflictos, pero todos tienen un solo objetivo final: la defensa de los derechos humanos, la recuperacin de sus tierras y el respeto que se les debe como Pueblo.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter