Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-01-2007

A propsito de la visita a Colombia de Christopher Hitchens
Carta a un viejo arrepentido

Alejandro Mantilla Quijano
Rebelin


Apreciado Christopher:

Empiezo esta misiva sin saludarte, ms no lo hago por falta de cortesa sino porque lo ms conveniente es empezar por presentarme. Yo soy uno ms de tus queridos X a quienes dirigiste tus Cartas a un joven disidente.

Mi propsito no es responderte, supongo que tus cartas no fueron escritas en espera de una respuesta. Lo que quiero es interrogarte, aunque te advierto que mis preguntas no persiguen aclaraciones sino un ataque matizado disfrazado con polmica. Bien decas que quienes atacan no tienen derecho a esperar indulgencia. En atencin a tan aleccionadora mxima no pienso tratarte con consideracin, pero tampoco sin argumentos: La esencia de la mente independiente radica no en lo que piensa sino en cmo lo piensa tiendes a repetir constantemente.

Me gustara empezar precisamente por tan lcido aforismo: La esencia de la mente independiente radica no en lo que piensa sino en cmo lo piensa, el cual adems utilizas para enmarcar la conclusin de La victoria de Orwell. Debo confesar que el estilo de tus Cartas me ha dejado perplejo, es sumamente brillante, como la mayora de tus escritos. Pero no obstante debo replicar que no es clara la frontera que manejas entre asumir la condicin de disidente y asumir la condicin de librepensador, y s muy bien que prefieres el segundo epteto frente al primero. Por eso entonces, cuando subrayas el cmo se piensa frente al qu se piensa, supongo que asumes la independencia como la virtud preponderante a la hora de disentir, lo cual sin duda es fundamental entender y sobre todo practicar. Aunque tambin puedo pensar que tu objetivo puede centrarse en la importancia del manejo de las categoras adecuadas y de un mtodo bien ponderado para llegar a la verdad, por encima de los intereses que median la obtencin de esa verdad; lo cual es ms honesto tanto en trminos polticos como intelectuales. Pero es ah donde mi pala se quiebra, y dos preguntas me invaden: en primer lugar, acaso la independencia garantiza en s misma la disidencia?, y en segundo trmino podemos pensar que el cmo implica necesariamente un divorcio del qu se piensa?.

Pienso en dos fenmenos que tienden a presentarse para fundamentar la primera pregunta: en primer lugar, puedo pensar que las habituales limitaciones de la correccin poltica liberal exigen dos requerimientos: la apariencia del librepensamiento y la prudencia de sealar hasta cierto punto. Por otro lado, tambin sospecho que un librepensador que no resulta disidente raya en la complacencia. (Aunque claro, no podemos olvidar que los disidentes que no son librepensadores no llegan a ser lo suficientemente disidentes).

En ambos casos tenemos el mismo desenlace por vas diversas: complacencia con el poder, temprana o tarda. En el segundo caso tenemos la clsica situacin donde o bien ignoramos que el rey est desnudo o simplemente alabamos su traje adornndolo con conceptos. En el primero se seala la desnudez del rey con una sonrisa cmplice (esperando los aplausos de los asistentes que saludan la lucidez de la observacin) pero sin preguntarse por la mezquindad de la institucin monrquica en s misma. Por eso, a mi juicio ambos gestos son insuficientes. La cuestin estara en preguntarse por la razonabilidad de la monarqua, desenmascarar su absurdo, asumir una militancia republicana y manchar con tinta (literal y metafricamente) el traje del emperador. T, que eres un buen antimonarquista debes entender a qu me refiero. La cuestin no est en sealar hasta cierto punto, la cuestin est en sealar asumiendo todas las implicaciones del caso y todas las consecuencias del mismo.

Djame aclarar mis preguntas a partir de tu propia experiencia como librepensador. Es claro que tu urgencia de independencia te llev a tener filiaciones con el trotskismo, como muchos izquierdistas honestos del siglo XX (y XXI, afortunadamente). Esta tendencia (junto con anarquistas, autonomistas y consejistas) ha representado una forma de clara independencia frente al poder establecido, manteniendo la lucha por un socialismo que representase en su momento alternativas al despotismo de la guerra fra en sus diferentes variantes: en sus versiones capitalistas autoritarias, en el mal llamado socialismo real, o en sus democracias represivas liberales. Esa visin del mundo te conduce a sealar la grandeza de un personaje como Orwell, asumiendo su defensa en un contexto adverso . Pero no ha sido tambin de forma independiente que te has identificado con posturas abiertamente neoconservadoras?.

Un libro como Juicio a Kissinger brot de tu pluma de manera independiente para denunciar los crmenes en los que este personaje tuvo relacin en lugares tan diversos como Vietnam, Laos, Camboya, Chipre, Bangladesh, Chile o Timor Oriental, pero tambin de forma independiente afirmaste en semanarios como Slate o Standard que la guerra en Irak deba ser una guerra de la cual podamos sentirnos orgullosos. Aunque podras argumentar que Kissinger intervino sobre nacientes democracias en proceso de descolonizacin o sobre maduros regmenes constitucionales mientras en Irak se us la fuerza sobre un rgimen dictatorial, lo cierto es que tu falta de ponderacin hace problemtico tu argumento. No es una virtud del cmo se piensa el evitar asumir la realidad a partir de lgicas binarias, o evitar leerla en blanco y negro descartando las otras tonalidades?. (Para ridiculizar esta actitud t mismo dices en las Cartas que el blanco y el negro ni siquiera son colores).

Si algunas intervenciones imperiales son razonables y otras no, revivimos la nocin de guerra justa acomodada a las necesidades del poder, y pocas cosas pueden ser ms peligrosas para la paz mundial y ms saludables para el poder global. Con tus recientes intervenciones le das oportunidades a la parte ms fuerte y mezquina de la balanza.

Afirmas entonces que a los manifestantes contra la guerra no les importa lo que efectivamente les ocurre a los oprimidos habitantes de Irak. Yo supongo que es cierto, que tal vez a muchos no les importa, o les importa de manera secundaria, pero no asumes una actitud similar al descalificar el movimiento de resistencia a la intervencin sin buscar una ponderacin de tus argumentos?, no es demasiado simplista pensar que las nicas alternativas son la dictadura de Hussein y la intervencin imperial?.

Puedo, y debo adems invertir tu argumento, crees que a los halcones (algunos de ellos ex trotskistas, adems) que planearon la invasin, les importaba lo que efectivamente les ocurra a los oprimidos habitantes de Irak?. Me ofende pensar que dilapides tu perspicacia al no pensar que hay otras razones en juego. Es ese tipo de complacencia frente al poder el que hace ms interesante el asumirse como un problemtico disidente reflexivo que como un librepensador conveniente, por eso tienes razn al sealar la victoria de Orwell, un personaje histrico que no tuvo concesiones con los intereses del imperio (fue un acrrimo partidario de la descolonizacin y un crtico furibundo del imperio britnico) y que jams se declar neoconservador o algo parecido, a diferencia tuya.

Es ms, resulta un poco simplista de tu parte el asumir una lectura de 1984 destacando su actualidad al sealar la correspondencia de la narracin con lo que presenciaste en tu visita a Corea del Norte, pues recaes en la habitual interpretacin de la novela (que desde hace mucho raya en el clich) como retrato de los totalitarismos. Ignoras entonces lecturas como la realizada por E.L. Doctorow quien de forma ms independiente, disidente y lcida ha planteado que la novela de Orwell funciona mucho mejor como crtica de las democracias liberales de occidente que como usual patrn juzgador del totalitarismo.

Sin duda, tu fe en el empirismo ingls no te hizo caer en cuenta de algo que tanto el posestructuralismo (al que tanto criticas) como el marxismo tienden a tener presente: es una quimera pretender desligar el qu se piensa del cmo se piensa.

No deja de resultar curioso que en tus Cartas seales la complacencia de un trmino como iconoclasta: La sociedad como una familia benvola, tolera e incluso admira la excentricidad. Hasta el vocablo iconoclasta se emplea rara vez de modo negativo, sino ms bien para dar a entender que la destruccin de imgenes es una descarga de energa inofensiva. Y digo que es curioso porque muchas reseas de tu pensamiento (basta ojear la de Wikipedia en ingls) te sealan como tal. Quizs has sido ms iconoclasta que disidente, y tus ltimas posiciones lo confirman.

En tu libro sobre Orwell y en tus Cartas has resaltado la grandeza de figuras emblemticas de la izquierda como Antonio Gramsci y Andreu Nin. Tal vez la figura de disidente encuadre perfectamente con la nocin gramsciana de intelectual orgnico (lo que adems fueron Gramsci y Nin), y tenga muy poco que ver con tu nocin de librepensador, no por inadecuada sino por incompleta.

Es una verdadera lstima que tu arrepentimiento te hubiese hecho distanciarte de una potencial condicin de intelectual orgnico y de paso te hubiese arrebatado la etiqueta de librepensador. Ambas en una misma estocada, slo que en vez de sables, justificaste los misiles.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter