Portada :: Otro mundo es posible :: VII Foro Social Mundial (Nairobi, Enero 2007)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-01-2007

Esperanzas en el combate a la pobreza por el encuentro en Nairobi
Foro Social Mundial: el despertar africano

Luis Javier Garrido
La Jornada


Las expectativas que ha despertado el sptimo Foro Social Mundial, que se inaugura este sbado 20 en Nairobi (Kenya), rebasan las previsiones de los organizadores y el encuentro aparece ya desde ahora, por su potencial, como un referente fundamental para las luchas de liberacin de los pueblos de Africa.

La atencin de las principales fuerzas sociales y polticas del continente africano est puesta en este foro de Nairobi, que se abre por la maana con una gran manifestacin por la paz que busca subrayar el gravsimo contexto internacional que ha generado la poltica expansionista de Estados Unidos, en la que est prevista la participacin de 80 mil personas y que se espera sea encabezada por el pastor sudafricano Desmond Tutu, obispo de Lesotho y ganador del Premio Nobel de la Paz en 1984, y por la cientfica kenyana Wangari Muta Mathai, ministra adjunta de Medio Ambiente en el actual gobierno de este pas y premio Nobel de la Paz en 2004, ambos destacados pacifistas y luchadores sociales.

Esta demostracin, que se espera sea imponente, se ver impulsada por dos convoyes de vehculos que vienen desde Ciudad del Cabo (Sudfrica) y Lusaka (Zambia), y por muchos otros grupos de activistas que viajan de distintos rincones del continente y confluiran en la columna de manifestantes. La marcha ira desde la ciudad perdida de Kibera, una de las ms extensas y miserables del Africa negra, situada a pocos kilmetros de Nairobi, donde viven hacinadas ms de 80 mil personas, hasta el parque de Uhuru, en el corazn de esta capital, lo cual no carece de significado, pues el vocablo uhuru significa, en lengua swahili, 'libertad'.

Se espera que la marcha culmine por la tarde con el acto oficial de apertura en dicho parque, tras lo cual se llevara a cabo un festival musical en el que se prev la actuacion de algunos de los ms populares interpretes kenyanos de la msica actual, encabezados por Eric Wainana, en una velada poltico-cultural que busca reafirmar la cultura de los pueblos africanos, antes de iniciar formalmente las tareas del foro el domingo 21 en el Centro Deportivo Internacional Moi, al que se le estn dando los ltimos arreglos.

El foro que se inaugura este sbado en Africa es el que ha contado quizs con menos recursos de todos los hasta ahora efectuados; el que ha tenido menos apoyo en el pas organizador y el que cuenta con mayores problemas de difusin de sus tareas, pero el que ms expectativas ha despertado.

Onyanga Oloo (coordinador nacional del Foro Social de Kenya y miembro del comit organizador de Nairobi 2007), confirmaba hoy los obstculos existentes al diario ingls The Guardian, pero no ocultaba su entusiasmo, subrayando que a pesar de los problemas uno de sus desafos centrales es vincular los esfuerzos de los africanos con los de otros pueblos, en especial los de Amrica Latina, ya que en los trabajos de organizacin hay no slo kenyanos, tanzanos, ugandeses, senegaleses y zimbabuneses, sino tambin hondureos y salvadoreos junto con canadienses y daneses.

Un problema central lo constituye para muchos el costo que representa la asistencia al encuentro, en particular por la pobreza extrema que padecen los pueblos africanos, pues Kenya no es la excepcin.

Con sus 34 millones de habitantes, Kenya es en Africa un pas intermedio en extensin y poblacin, que se encuentra tan devastado por la imposicin de las polticas neoliberales como cualquiera de los dems, y es uno de los que ms recursos naturales poseen, en especial por su biodiversidad, ya que aqu se encuentran los parques nacionales ms extraordinarios del continente y constituyen un paraso para los safaris, la industria del turismo, en particular la del cinegtico, que beneficia slo a las multinacionales.

El entusiasmo y sobre todo la esperanza que el acto est levantando en los pueblos africanos es sin embargo muy grande, y los organizadores refieren a todo mundo cmo a principios de este mes estuvieron en el complejo de inters social de Muthuruwa, donde habitan jubilados de los ferrocarriles kenyanos, y el entusiasmo de stos por venir hizo que se les terminaran las formas de inscripcin.

La llegada de los grupos y delegaciones se intensific hoy y el programa de albergue de los visitantes en casas particulares parece que no se dar abasto, pues tan slo 15 mil kenyanos han confirmado ya su visita en los ltimos das y, aun y cuando las organizaciones que promueven los viajes de grupos estn trabajando con eficacia, hay muchas personas que vienen por su cuenta y se reportan con desamparo ante los organizadores. En Machakos, Kasarani y el camino hacia Ngong se han instalado ya tiendas y campamentos para albergar unas 3 mil personas y otros ms se estn preparando en los alrededores.

El FSM de Nairobi corre por lo mismo el riesgo de ser desvirtuado a causa precisamente de la expectacin que est despertando en mucho sectores de los ms marginados, pues muchos de los asistentes lo ven como la ltima esperanza. Los organizadores esperan que quienes vienen regresen a sus comunidades a trabajar en proyectos sociales, culturales, polticos y econmicos precisos a fin de transformar sus realidades, pero muchos buscan ya desde ahora una solucin ms rpida a la situacin que los aqueja, y los problemas aqu parecen descomunales: la salud, el sida, la alimentacin, la educacin, el agua, el medio ambiente, la vivienda, la carencia de la tierra o el desempleo, a lo que se agregan las cuestiones de la democracia, de la discriminacin, de la situacin de las mujeres y de los nios o de los derechos humanos; es decir, todos aquellos temas que constituyen la agenda central de Nairobi 2007.

Ante la dimensin descomunal de los problemas, muchas gentes que nunca haban escuchado hablar del Foro Social Mundial creen sin embargo que ste puede tener una solucin a sus problemas y se aprestan a venir, lo que es motivo de mltiples ancdotas que empiezan a aparecer en los medios europeos.

Joyce Mulama, una periodista de Inter Press Service, reportaba por ejemplo el ao pasado el caso de una mujer que ante la mencin del Foro exclam preguntndose confundida por las polticas asistencialistas de muchas ONG: "Qu es el FSM? Me va a traer medicinas?" Y los casos de este tipo se dan por cientos. Junto a muchas de estas personas, vendrn tambin sin embargo los representantes de las organizaciones de la izquierda africana, que sorteando muchas dificultades buscarn enfatizar el que deber ser el verdadero contenido del FSM.

El control cada vez mayor que tienen las trasnacionales de los medios masivos de comunicacin y el alto costo de los diarios y revistas, hace por otra parte que el FSM de Nairobi no tenga an una difusin significativa, comparable a la de los Foros de Porto Alegre, ni siquiera aqu en el pas organizador.

Tan slo en la zona cntrica de la capital, donde se encuentra el Centro Internacional de Convenciones Kenyatta y en el complejo deportivo Moi, situado en la zona norte, donde sesionar a partir del 21, hay mantas sobre el mismo, aunque los organizadores esperan que las manifestaciones pblicas de la inauguracin y clausura puedan impactar a la mayora de la gente.

La difusin del acto en los medios kenyanos es an muy escasa, y para la prensa escrita parece tener ms importancia el hecho de que el senador demcrata estadunidense Barack Obama, hijo de kenyanos, y quien ha venido ya tres veces a Nairobi, se le adjudiquen ahora mayores posibilidades de ser el abanderado democrata en 2008 venciendo a Hillary Clinton, a fin de llegar as a la Casa Blanca, que la celebracin del Foro, donde miles de delegados en nombre de millones de africanos querrn hacer realidad la tesis de que 'otro mundo es posible'.

Obama, se dice, va a volver, y tuvo en su anterior visita el gesto de entrevistarse lo mismo con el presidente Kibaki que con el lder de la oposicin, Uhuru Kenyatta.

La seguridad es por otra parte un motivo continuo de advertencias por parte de diversos sectores, y los organizadores del FSM con razn subrayan a todos que Nairobi no es ms insegura que Nueva York, Pars, Montreal o Liverpool; no obstante, lo cual por todos lados se observa un despliegue inusitado de fuerza pblica, en particular por la situacin que guarda el gobierno actual del presidente derechista Mwai Kibaki, el tercer gobernante que ha tenido este pas luego de su Independencia de Gran Bretana en 1967.

Kibaki fue electo en 2002 y busca la reeleccin en los comicios de este ao, luego de tres de gobierno desastroso en los que no ha sido ms que un mandatario de las trasnacionales. Tras los gobiernos de 15 aos del lder de la Independencia Jomo Kenyatta (1963-1978) y de 24 de su sucesor Daniel Arap Moi (1978-2002), Kibaki sabe que sus das en el gobierno pueden estar contados, y que cualquier expresin de violencia le resultara fatdica para sus ambiciones releccionistas por muchos de los acontecimientos del pasado reciente.

No en balde uno de los sitios ms visitados aqu por el turismo estadunidense es el jardn memorial levantado donde estuvo la sede de la embajada de Estados Unidos, volada en un atentado en 1998, al mismo tiempo que la embajada estadunidense en Dar es Salaam, hechos por los que murieron ms de 200 personas, y que los analistas recuerdan continuamente por el efecto devastador que tuvieron para las economas de Kenya y Tanzania. No menos que el atentado suicida en el vestbulo del Hotel Paradise de Kikambalam, en la costa oriental en 2002, y que los cohetes lanzados ese mismo da contra un avin israel en el aeropuerto de Mombasa, el principal puerto kenyano en el Ocano Indico, a 400 kilmetros de aqu.

El desafo de Nairobi 2007 es de los pueblos africanos, pero tambin de todos los participantes que han venido de los otros cuatro continentes y que como muchos hombres y mujeres libres del planeta tienen la conviccin de que el destino de Africa es el de todos.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter