Portada :: Otro mundo es posible :: VII Foro Social Mundial (Nairobi, Enero 2007)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-01-2007

El entusiasmo y la incertidumbre rodean el sptimo Foro Social Mundial

Luis Javier Garrido
La Jornada


El sptimo Foro Social Mundial se inaugur en medio de un gran entusiasmo, con el compromiso de precisar una alternativa para los pueblos de la tierra, y en especial para el continente africano.

Los organizadores de Nairobi 2007 se mostraban muy optimistas, y a pesar de que el frente no ser tan concurrido como previsto confiaban en que, tras este foro, Africa pueda tomar el centro del escenario mundial. En Africa hay 850 millones de gentes y de ellas segn los especialistas slo 50 millones seran ciudadanos con una voz, ya que los restantes 800 millones son marginados que no pueden participar en la toma de decisiones de los asuntos que les conciernen ni tienen tampoco acceso a los beneficios del desarrollo: siguen siendo "los condenados de la tierra", como los llamaba hace medio siglo Franz Fannon.

Taoufik Ben Abdallah, miembro del Comit organizador, insista por ello antes de la salida de la marcha en la importancia que tendra para Africa y para el mundo el xito del Foro. El programa incluye ms de mil 200 actividades registradas de organizaciones de la sociedad civil, en las que los temas en que se ha insistido ms son aquellos que preocupan a los africanos: el peso de la deuda, la pobreza, el sida, el medio ambiente y la inseguridad de las relaciones comerciales, pero tambin el empleo, la seguridad alimentaria, la equidad de gneros, el acceso a las tecnologas.

El hecho de que todo esto acontezca en Kenya, la tierra del movimiento anti colonialista de los Mau Mau, es por lo mismo muy significativo para todos los kenyanos.

El Foro de Nairobi, se insiste por todas partes, tiene la misin histrica de terminar con los vestigios del colonialismo y el Neocalonialismo que han marcado la realidad africana desde siempre. Africa, deca Taoufik Ben Abdullah en su entrevista a Africa Flame, discurso del FSM, es "la regin ms vulnerable del planeta" a la imposicin de "las polticas coloniales y neocoloniales" en el contexto de la llamada "globalizacin" por sus dbiles instituciones y su endeble sociedad civil.

La Marcha por la Paz result empero mucho menos concurrida de lo que suponan los organizadores, hecho que atribuyeron a la ausencia de una cultura poltica participativa en el Africa oriental y al hecho de que no existe una tradicin de organizar y participar en manifestaciones pblicas. Ya en el inicio del encuentro, en un boletn de prensa, el comit organizador bajaba sus previsiones originales y sealaba que slo habra entre 80 mil y 100 mil participantes en el Foro de los 150 mil que en un principio haba previsto.

La columna de manifestantes, que parti de la ciudad perdida de Kibera, a una veintena de kilmetros del centro de Nairobi, hubo de atravesar una de las zonas ms exclusivas de la capital kenyana, luego de dejar la ms miserable de las barriadas. El camino de N Gong, por el que marcharon algunos de los ms pobres del planeta, est rodeado de varias de las ms sofisticadas residencias de los extranjeros que habitan en Kenya, ya que todo este distrito de Karen corresponde a la otrora finca cafetalera de la gran escritora danesa Karen Blixen, quien vivi aqu entre 1914 y 1931, como lo refiere en su libro Lejos de Africa, al pie de las colinas de N Gong, donde se halla la tumba de su amado, el explorador britnico Denys Finch Hatton.

Compuesto de africanos, el contingente ms nutrido en la capital kenyana

Los participantes no llenaron por completo el rea prevista del parque de Uhuru, el mayor espacio verde de la capital kenyana, donde hay varios lagos y colinas, pero su entusiasmo no decay un instante y no dejaron de bailar al ritmo de la msica que los recibir desde el templete. Venan esencialmente de los pases africanos, pero no faltaban algunos participantes europeos y asiticos, siendo notoria la ausencia de latinoamericanos. Al lado de los contingentes de Mali, de Zambia, de Sudfrica, de Tanzania, de Uganda, del Sahara Occidental, de Sudn o de Namibia, se entremezclaban los europeos fascinados por la msica y el colorido de los atuendos.

En esa explosin de entusiasmo, lo mismo se vea grupos de religiosos que de organizaciones polticas y sociales, que aquellas que expresaban los reclamos de las minoras. Al lado de las pancartas que llamaban a "Bush, terrorista nmero 1", se vean muchos con la fotografa del ex presidente iraqu ejecutado sealando "Saddam Hussein, democracia britnica y estadunidense". Mayoritarias haba sin embargo las pancartas y camisetas que se referan al sida, que afecta ya a casi una quinta parte de la poblacin del continente africano, con el lema "A world without vids is possible" (un mundo sin sida es posible), que llamaban poderosamente la atencin de los fotgrafos.

La compleja realidad africana, sus diversos problemas polticos y sociales marcados por una misma realidad econmica, se vean en la pluralidad de manifestantes, que reunan igualmente del Africa subsahariana que de los pases rabes, a pie e incluso en camello. Lo mismo los Mau Mau que el movimiento Tierra y Libertad, las mujeres saharouis que los grupos Masais.

Una evidencia clara de la complicada problemtica por la que atraviesa el FSM, la evidenci el hecho de que en esta marcha los contingentes ms nutridos y disciplinados fueron los de las iglesias cristianas, a menudo portando el mismo hbito y que llegaban entonando consignas religiosas; algo que no se vio en Porto Alegre.

La inauguracin formal corri a cargo del brasileo Chico Whitaker, uno de los fundadores histricos del FSM, y del kenyano Taoufik Ben Abdallah, del comit organizador del acto, quienes enfatizaron la importancia de que el Foro Social Mundial se hubiese desplazado al continente por la posibilidad de incorporar de manera ms directa a la problemtica africana y a las perspectivas y propuestas de todos estos pueblos que estn entre los ms excluidos del planeta.

Las participaciones de solidaridad de los dems oradores en este acto inicial, quienes intervinieron en nombre de los cinco continentes, evidenciaron la pluralidad de posiciones que existen entre los organizadores de Nairobi 2007, pero tambin la divergencia de concepciones en lo que debe ser el papel del Foro Social Mundial. La dominicana Juana Ferrer, de Va Campesina, habl con pasin de todos los procesos polticos latinoamericanos de oposicin al neoliberalismo, y lo mismo defendi la Revolucin Cubana y al gobierno de Hugo Chvez en Venezuela, que a los procesos ms recientes de Bolivia y de Ecuador.

El italiano Flavio Lotti, de Tavola della Pace, puso a su vez el acento en la necesidad de impulsar de manera vigorosa la paz, lo que supone detener la escalada belicista de los gobiernos estadunidenses y britnico. La india Nandita Shah, del Centro Akshara de Apoyo a las Mujeres y miembro del comit organizador de Mumbai 2004, se refiri en lo esencial a las luchas de las mujeres. El belga Guy Ryder, de la Confederacin Sindical Internacional, enfatiz la prioridad de abordar la lucha contra el capitalismo neoliberal desde la perspectiva de los trabajadores. Y la sudafricana Lebogung Noasthik llam la atencin sobre el despertar africano al que est contribuyendo el Foro de Nairobi.

El acto poltico musical se prolong hasta entrada la noche con la intervencin de algunos de los ms importantes artistas kenyanos, que no tuvieron reserva en mostrar su compromiso de izquierda, y un gran intrprete y compositor brasileo, Martinho de Vilka. La msica de Suzanna Ouriyo, de vibraciones Mau Mau acompaadas de Jabal Agrica, de Oliver Mtukudzky y de Chinkure Chirakuri llevaron a los manifestantes a una explosin de entusiasmo y alegra poco comunes, que culmin bien entrada la noche con la intervencin de Eric Wainana y su banda, el ms popular grupo del pas.

A partir del mircoles 24, el cuarto da, se definirn las acciones comunes: lo que todo mundo espera de este acto de Nairobi, crucial tambin para el futuro del FSM.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter