Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-01-2007

Genocidio en Gaza, limpieza tnica en Cisjordania

Ilan Pappe
electronicintifada

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos


En este mismo medio afirm no hace mucho tiempo que Israel est llevando a cabo polticas genocidas [1]. Dud mucho antes de utilizar este trmino con connotaciones tan fuertes y, sin embargo, decid adoptarlo. Es ms, las respuestas que recib, incluyendo las de algunos destacados activistas de derechos humanos, indicaban un cierto malestar en relacin al uso de este trmino. Me inclinaba a volver a pensar el trmino, pero lo he vuelto a utilizar hoy con una conviccin an ms firme: es la nica forma apropiada de describir lo que el ejrcito israel esta haciendo en Gaza.

El 28 de diciembre de 2006 la organizacin israel de derechos humanos B'Tselem public su informe anual acerca de las atrocidades cometidas por los israeles en los territorios ocupados. En este ltimo ao el ejrcito israel ha matado a seiscientos sesenta ciudadanos [palestinos]. El nmero de palestinos que Israel mat el ao pasado es el triple respecto a los aos anteriores (unos doscientos). Segn B'Tselem, el ao pasado los israeles mataron a ciento cuarenta nios. La mayora de los muertos eran de Gaza, donde el ejrcito israel demoli casi trescientas casas y asesin a familias enteras. Esto significa que desde el ao 2000 el ejrcito israel ha matado a casi cuatro mil palestinos, la mitad de ellos nios; ms de veinte mil resultaron heridos.

B'Tselem es una organizacin conservadora y las cifras pueden ser mayores. Pero la cuestin no es simplemente que haya aumentado el nmero de asesinatos intencionados, es la tendencia y la estrategia. Con el inicio de 2007 los polticos israeles se enfrentan a dos realidades muy diferentes en Cisjordania y Gaza. En la primera estn ms cerca que nunca de terminar la construccin de su frontera oriental. Ha acabado su debate ideolgico interno y su plan matriz de anexionarse la mitad de Cisjordania se est llevando a cabo a una velocidad cada vez mayor. La ltima fase se retras debido a la promesa hecha por Israel, segn la Hoja de Ruta, de no construir nuevos asentamientos. Israel encontr dos modos de burlar esta supuesta prohibicin. En primer lugar, defini una tercera parte de Cisjordania como Gran Jerusaln, lo que le permiti construir ciudades y centros sociales dentro de esta nueva zona anexionada. En segundo lugar, expandi viejos asentamientos hasta unas dimensiones tales que ya no era necesario construir otros nuevos. Esta tendencia recibi un empuje adicional en 2006 (se instalaron cientos de caravanas para marcar el lmite de las expansiones, se llevaron a cabo los planes de urbanismo para las nuevas ciudades y barrios, se complet el sistema de apartheid de carreteras de circunvalacin y autopistas [2]). En total, los asentamientos, las bases del ejrcito, las carreteras y el Muro permitirn a Israel anexionarse casi la mitad de Cisjordania para 2010. Dentro de estos territorios habr una cantidad considerable de palestinos, contra los que las autoridades israeles seguirn implementando lentas y crecientes polticas de transfer - un tema demasiado aburrido para que los medios occidentales se molesten en l y demasiado elusivo para que las organizaciones de derechos humanos se preocupen por l. No hay prisa; por lo que se refiere a los israeles, tiene el control de la situacin ah: los variados mecanismos cotidianos, abusivos y deshumanizadores, del ejrcito y la burocracia contribuyen tan eficazmente como siempre al proceso de desposesin.

Todos en el gobierno, desde el Partido Laborista a Kadima aceptan la idea estratgica de Ariel Sharon de que esta poltica es mucho mejor que la ofrecida por los categricos 'transferistas' o limpiadores tnicos, como la defendida por Avigdor Liberman. Tambin son eficaces los petit (sic) crmenes del terrorismo de Estado ya que permiten a los sionistas liberales de todo el mundo condenar tenuemente a Israel y an calificar de anti-semitismo a cualquier crtica genuina de las polticas criminales de Israel.

Por otra parte, todava no hay una clara estrategia para Gaza; pero cotidianamente se experimenta con una. A los ojos de los israeles, Gaza es una entidad geopoltica muy diferente de la de Cisjordania. Hamas controla Gaza, mientras que Abu Mazen parece gobernar la fragmentada Cisjordania con la bendicin israel y estadounidense. En Gaza no hay un pedazo de tierra que Israel codicie y no hay un interior, como Jordania, a donde se pueda expulsar a los palestinos de Gaza. La limpieza tnica ah no es eficaz.

La anterior estrategia en Gaza fue convertirla en un ghetto, pero esta estrategia no funciona. La comunidad convertida en ghetto sigue expresando su voluntad de vivir lanzando primitivos misiles dentro de Israel. Convertir a las comunidades no deseadas en ghettos o ponerlas en cuarentena, incluso si se consideraban sub-humanas o peligrosas, nunca ha funcionado en la historia como una solucin. Los judos lo saben muy bien por su propia historia. En el pasado las etapas siguientes contra estas comunidades fueron an ms horribles y brutales. Resulta difcil decir qu futuro espera a la poblacin de Gaza, convertida en un ghetto, sometida a cuarentena, no deseada y demonizada. Ser una repeticin de ominosos ejemplos histricos o todava es posible un destino mejor?

Crear una prisin y arrojar su llave al mar, como lo describi el Relator Especial de Naciones Unidas, John Dugard, era una opcin contra la que reaccionaron con fuerza los palestinos de Gaza ya desde septiembre de 2005. Como mnimo estaban decididos a demostrar que todava formaban parte de Cisjordania y de Palestina. En aquel mes lanzaron en el Negev occidental la primera andanada de misiles significativo, en nmero que no en calidad. El bombardeo era una respuesta a una campaa israel de detenciones masivas de activistas de Hamas y de la Jihad Islmica en la zona de Tulkarem. Los israeles respondieron con la operacin 'Primera Lluvia'. Vale le pena detenerse un momento en la naturaleza de esa operacin. Se inspiraba en las medidas de castigo infligidas primero por los poderes coloniales y despus por las dictaduras contra comunidades rebeldes prisioneras o desterradas. Todo tipo de castigos colectivos y brutales va precedido de una aterradora muestra del poder del enemigo para intimidar y acaba con un gran nmero de muertos y heridos entre las vctimas. En [la operacin] 'Primera Lluvia' aviones supersnicos sobrevolaron Gaza para aterrorizar a toda la poblacin y fueron seguidos de densos bombardeos de vastas zonas por mar, cielo y tierra. Segn explic el ejrcito israel, su lgica era presionar para debilitar el apoyo de la poblacin de Gaza al quienes lanzaban los cohetes. Tal como se esperaba, tambin por parte de Israel, la operacin no hizo sino incrementar el apoyo a estos y alent sus siguientes intentos [de lanzamiento]. El propsito real de esta particular operacin era experimental. Los generales israeles queran saber cmo seran recibidas estas operaciones en casa, en la zona y en el mundo. Y parece que la respuesta inmediata fue 'muy bien'; a saber, a nadie le interes la veintena de palestinos muertos y los cientos de heridos que quedaron una vez que amain la 'Primera Lluvia'.

Y de ah que desde [la operacin] 'Primera Lluvia' y hasta junio de 2006, todas las siguientes operaciones se modelaran de forma similar. La diferencia estaba en su intensidad: mayor potencia de fuego, ms bajas y ms dao colateral, y, tal como se esperaba, ms misiles Qassam como respuesta. Las medidas que las acompaaron en 2006 fueron ms formas siniestras de asegurar el total encarcelamiento del pueblo de Gaza por medio del boicot y del bloqueo, con los que todava colabora de manera vergonzosa la Unin Europea.

La captura [del soldado israel] Gilad Shalit en junio de 2006 era irrelevante en el esquema general de las cosas, pero, con todo, dio una oportunidad a los israeles para intensificar an ms los componentes de las misiones tcticas y supuestamente punitivas. Despus de todo, segua sin haber una estrategia tras la decisin tctica de Ariel Sharon de sacar [de Gaza] a 8.000 colonos cuya presencia complicaba las misiones 'punitivas' y cuyo desalojo casi lo convirti en candidato del Premio Nobel de la Paz. Desde entonces, las acciones 'punitivas' continan y ellas mismas se convierten en una estrategia.

Al ejercito israel le encantan las puestas en escena y, por lo tanto, intensific tambin el lenguaje. [La operacin] 'Primera Lluvia' fue sustituida por 'Lluvias de Verano', un nombre general que se le dio a las operaciones 'punitivas' desde junio de 2006 (en un pas donde no llueve en verano, la nica precipitacin que se puede esperar es la lluvia de las bombas y metralla de los F-16 que hieren al pueblo de Gaza).

'Lluvias de Verano' trajo un componente novedoso: la invasin por tierra de partes de Gaza. Esto permiti al ejrcito matar de forma an ms eficaz a ms ciudadanos y presentarlo como la consecuencia de duros enfrentamientos en zonas densamente pobladas, un inevitable resultado de las circunstancias y no de la poltica israel. Con el final del verano lleg la operacin 'Nubes de Otoo' que fue an ms eficaz: el 1 de noviembre de 2006, en menos de 48 horas, los israeles mataron a setenta civiles; a finales de mes, junto con otras mini operaciones murieron casi doscientos palestinos, la mitad de ellos mujeres y nios. Como se puede ver por las fechas, parte de esta actividad fue paralela a los ataques de Israel contra Lbano, lo que hizo ms fcil completar las operaciones sin demasiada atencin externa y para qu hablar de crticas.

De 'Primera Lluvia' a 'Nubes de Otoo' se puede ver la escalada en cada uno de susu parmetros. El primero es la desaparicin de la distincin entre objetivos civiles y no-civiles: la matanza indiscriminada ha convertido a la poblacin en general en el principal objetivo de las operaciones del ejrcito. El segundo es la escalada en los medios: el uso de cada posible mquina de matar que posee el ejrcito israel. Tercero, la escalada es evidente en el nmero de vctimas: con cada operacin y cada futura operacin, un nmero mucho mayor de personas tiene posibilidades de morir y de resultar herida. Por ltimo, y lo mas importante, las operaciones se convierten en una estrategia - la manera como Israel piensa resolver el problema de Gaza.

Un creciente transfer en Cisjordania y una moderada poltica genocida en Gaza son dos estrategias que hoy emplea Israel. Desde un punto de vista electoral, el que es problemtico en Gaza ya que no cosecha ningn resultado tangible la Cisjordania bajo Abu Mazen est cediendo a la presin israel y no hay ninguna fuerza significativa que detenga la estrategia israel de anexin y desposesin. Pero Gaza sigue contestando con disparos. Por una parte, esto permitira al ejrcito israel iniciar ms operaciones genocidas masivas en el futuro. Pero, por otra parte, tambin existe el gran peligro, como ocurri en 1948, de que el ejrcito pida unas acciones colaterales ms drsticas y sistemticamente 'punitivas' contra el sitiado pueblo de Gaza.

Irnicamente, la mquina de matar israel ha descansado ltimamente. Ni siquiera un nmero relativamente grande de misiles Qassam, incluyendo uno o dos bastante mortferos, hizo que el ejrcito actuar. Aunque el portavoz del ejrcito dice que esto es muestra de 'contencin', nunca lo fue en el pasado y no es probable que lo sea en el futuro. El ejrcito descansa mientras sus generales estn contentos con las matanzas internas que hacen estragos en Gaza y hacen el trabajo por ellos. Observan con satisfaccin la emergente guerra civil en Gaza, que Israel fomenta y alienta. Desde el punto de vista israel realmente no importa cmo se vaya a reducir el tamao de la poblacin de Gaza, ya sea por asesinatos internos o israeles. Los propios grupos palestinos, por supuesto, son responsables de acabar con sus luchas internas, pero las interferencias estadounidenses e israeles, el continuo encarcelamiento, el hambre el estrangulamiento de Gaza son todos ellos factores que hacen muy difcil este proceso de paz interno. Pero pronto se producir y entonces, con el primer signo temprano de que amaina, las 'Lluvias de Verano' volvern a caer sobre el pueblo de Gaza, sembrando la destruccin y la muerte.

Y uno nunca debera cansarse de exponer las inevitables conclusiones polticas de esta funesta realidad del ao que dejamos atrs y frente al que nos espera. Sigue sin haber otra manera de detener a Israel que el boicot, la desinversin y las sanciones. Debemos apoyarlo clara, abierta, incondicionalmente, a pesar de lo que nos digan los gurs de nuestro mundo acerca de la eficacia o raison d'etre de estas acciones. Naciones Unidas no intervendra en Gaza como hace en frica; premios Nobel no apoyaran la defensa de esta campaa como lo hacen por causas en el sudeste de Asia. La cantidad de muertos all [en Palestina] no deja estupefacto como en lo que se refiere a otras calamidades y no es una historia nueva -- es peligrosamente vieja e inquietante. El nico punto dbil de esta mquina de matar es sus lneas de oxigeno [que lo unen] con la civilizacin y opinin pblica 'occidentales'. Todava es posible reventarlas y, al menos, hacer que a Israel le resulte ms difcil implementar su futura estrategia de eliminacin del pueblo palestino ya sea haciendo una limpieza tnica en Cisjordania o un genocidio con ellos en Gaza.

Ilan Pappe es profesor del Departamento de Ciencias Polticas de la Universidad de Haifa y presidente del Instituto Emil Touma de Estudios Palestinos de Haifa. Entre sus libros estn The Making of the Arab-Israeli Conflict (Londres y Nueva York, 1992), The Israel/Palestine Question (Londres y Nueva York, 1999), A History of Modern Palestine (Cambridge 2003), The Modern Middle East (Londres y Nueva York, 2005) y el ltimo Ethnic Cleansing of Palestine (2006).

Enlace con el original http://electronicintifada.net/v2/article6374.shtml

[1] En un artculo publicado en Electronic Intifada, http://electronicintifada.net/v2/article5656.shtml y traducido para Rebelin por Chelo Ramos, Genocidio en Gaza , http://www.rebelion.org/noticia.php?id=37450

[2] Se refiere a la red de carreteras y autopistas que unen los distintos asentamientos que son exclusivas para los israeles y cuya construccin se hace en tierra palestina. [N. de la t.]





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter