Portada :: Cultura :: Cine
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-01-2007

Kedma de Amos Gita
El sionismo en el cine Segunda parte

Larry Portis
CounterPunch


Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens

La guerra de 1948 tal como la ven: Otto Preminger en xodo, Amos Gita en Kedma y Elie Chouraki en Oh, Jerusaln!

El contraste entre la estereotipacin tnica exhibida en xodo y el retrato de los personajes en Kedma de Amos Gita no podra ser ms grande. En Kedma, no se discuten estrategia o tctica, y por lo tanto no hay consideraciones odiosas sobre la capacidad de un grupo tnico en relacin con otro. La gente simplemente se ve en situaciones y trata de sobrevivir. Describe el relato durante el viaje de los sobrevivientes del judeocidio perpetrado por el gobierno alemn, antes de la llegada a Palestina del Kedma. Es cmo todos los personajes judos europeos y palestinos reaccionan una vez que el barco ha desembarcado a sus pasajeros. En Kedma no hay lderes visibles. Su existencia slo puede ser supuesta. Sus planes, estrategias y justificaciones no son explicados. Permanecen en la memoria como parte de una tragedia mayor producida por fuerzas sobre las que la gente ordinaria parece tener poco o ningn control.

La pelcula de Gita expresa una falta de confianza en el liderazgo y, de esta manera, Kedma puede ser entendida como una lectura (y una forma de ver) xodo. Existe, en realidad, un notable desarrollo paralelo de ambas cintas. Lo que falta en la pelcula de Preminger la miseria moral, la desesperacin existencial, las dudas y la confusin de los sobrevivientes del judeocidio es enfocado en el filme de Gita. Al contrario, lo que falta en la cinta de Gita la expresin de ideales, aspiraciones y del dogma sionistas, las glorificaciones de un grupo tnico a costa de los otros es el punto central de la de Preminger.

Esta inversin temtica es particularmente evidente respecto a dos aspectos de las pelculas: primero, en el uso de nombres y, segundo, en los dramticos monlogos o soliloquios con los que terminan ambas cintas.

En xodo, el uso de nombres con propsitos simblicos se hace inmediatamente evidente. xodo se refiere al retorno bblico de los judos de la esclavitud a la Tierra Santa su territorio otorgado por Dios, un sitio sagrado. Este sitio sagrado es necesario para la observancia religiosa y la identidad judas. Slo all, como se explica en xodo, pueden sentirse seguros los judos. Slo all, afirma, pueden liberarse de odiosas percepciones propias, impuestas por el antisemitismo y las presiones asimilacionistas, y convertirse en el pueblo fuerte, seguro de s mismo y confiado que es realmente.

La visin de la identidad juda propagada por el sionismo es implcitamente cuestionada en Kedma de Amos Gita. De nuevo, el ttulo de la pelcula es significativo desde el punto de vista simblico. Kedma significa el Este u Oriente, o ir hacia el este. La gente en el Kedma refugiados judos de Europa, que hablan idiomas europeos y yidish llegaba a otro mundo cultural, un mundo extrao, en el este. El resultado ser ms desorientacin existencial y otro entorno conflictivo desde el punto de vista tnico.

La diferencia en perspectiva manifiesta en las dos cintas se encuentra tambin en los nombres dados a los protagonistas. En Kedma se da un ejemplo de la abrupta hebreizacin de los nombres cuando los pasajeros llegan a la nueva tierra, subrayando as la transformacin cultural, central en el proyecto sionista. En xodo, hay mucha discusin explcita de ese aspecto del sionismo, y algunos de los nombres dados a los personajes centrales revelan la arbitrariedad de su mensaje.

Es, desde luego, una convencin bien establecida que se den nombres evocativos a los protagonistas de una obra literaria o cinematogrfica. Dnde estara, por ejemplo El taln de hierro de Jack London, sin su hroe, Ernest Everhard? La respuesta es que la novela podra ser ms impresionante sin atavos propagandsticos tan fcilmente evidentes. Y lo mismo vale para xodo. El principal protagonista de Leon Uris es Ari Ben Canaan, en hebreo: Len, hijo de Canan. Este modelo para ser imitado por los judos por todas partes es con ello el heredero directo de los antiguos canaanitas, precursores de la comunidad juda en la tierra de Palestina. Una vez establecido este legado y el patrimonio histricos, bast con que Paul Newman actuara como el combatiente fuerte feroz, duro y artificioso con su melena rubia cortada corta, al estilo militar.

El objeto de las afecciones de Ari, por ambivalentes que puedan ser, es Kitty Fremont, representada por Eva Marie Saint. El aparejamiento del serio y tan duro Ari, el Len y la dcil pero fiel Kitty implica una clsica relacin de gnero, pero la unin del complejo sabra y de la mimosa USamericana simboliza la relacin especial entre USA y el naciente Estado de Israel que ha llegado a ser llamado el Estado cincuenta y uno de USA.

El otro personaje principal, representado por la cara infantil de Sal Mineo, es Dov Landau, el sobreviviente de 17 aos del gueto de Varsovia y de Auschwitz. Este nombre trae a la mente la paloma de la paz y la infancia evocada indirectamente por el trmino landau (cochecito de beb?). La irona es que el angelical Dov, baja al suelo palestino con la furia de un ave de rapia enloquecida. Es el terrorista consumado colrico y vido de sangre. La conversin de Dov al sionismo como proyecto colectivo, contrariamente a un vehculo para su venganza personal, sobreviene al final de la historia cuando se ha logrado (temporalmente) la paz mediante un combate implacable. Dov parte entonces de Israel al Massachusetts Institute of Technology donde perfeccionar su pericia en ingeniera lograda en la construccin de bombas en Varsovia y en Palestina. La paz significa la refinacin de la capacidad tcnica para la defensa de la nueva nacin. Mientras tanto, los rabes han asesinado cruelmente a la novia de Dov, la suave y dulce Karen.

xodo y Kedma difieren del modo ms notable porque esta ltima evita el tipo de burda propaganda desarrollada de modo tan fastidioso por Leon Uris y Otto Preminger. En lugar de obligar a los espectadores a aceptar una visin del nacimiento de Israel basada en caricaturas, deformaciones y omisiones de la realidad histrica, Amos Gita prefiri colocar simplemente a los personajes (que vemos brevemente) en una situacin especfica, que es el verdadero centro de la cinta. Mientras Preminger simboliza el destino de un pueblo en una historia de personajes fuertes, Gita ilustra la tragedia de una coyuntura histrica en la que los actores histricos fueron en su mayor parte incidentales. Vemos ese aspecto en la inversin temtica de Gitai de la pelcula de Preminger que justifica el proyecto sionista como el retorno justo y profetizado de un pueblo forzado a errar por un mundo hostil durante 2000 aos. La resistencia encontrada a este proyecto, explica, es slo el resultado de individuos malvados, interesados (como el Gran Muft de Jerusaln) que temen perder sus privilegios una vez que los rabes sepan que el asentamiento judo los beneficia. Ari concluye: Juro que vendr el da en el que rabes y judos vivan juntos en paz. Dicho esto, la cinta termina con un convoy militar que se pierde en la distancia, hacia una nueva batalla por la causa justa.

En Kedma, hay dos soliloquios, pronunciados no por lderes fuertes y ecunimes, sino ms bien por gente perturbada, atemorizada, atrapada en una red tejida por aprendices de brujo que se quedan en el trasfondo los verdaderos arquitectos de las situaciones en las que se sellan los destinos y se destrozan las vidas. Un judo polaco, de mediana edad, hace el primer discurso. Horrorizado por el nuevo ciclo de sufrimiento que presencia al llegar a Palestina, grita que el sufrimiento, la culpa y el martirologio se han hecho esenciales para el carcter judo. Sin eso, grita, el pueblo judo no puede existir. sa es su tragedia.

Un anciano campesino palestino, expulsado de su tierra, huyendo del combate, hace la segunda expresin de desesperacin. Haciendo caso omiso del peligro, dice: Nos quedaremos aqu a pesar de ustedes. Como un muro, llenaremos las calles de manifestaciones, generacin tras generacin.

Cmo reconciliar el judeocidio fascista y la Nakba (el desastre palestino causado por la limpieza tnica sionista)? Kedma de Gita coloca el dilema contemporneo dentro de su contexto histrico y existencial. xodo de Preminger hizo todo lo posible por no suministrar a los cinfilos los elementos necesarios para una comprensin informada. Es la diferencia entre, por una parte, la demagogia y la propaganda y, por la otra, un llamado a la razn y la justicia.

Concluir maana.

Larry Portis es profesor de Estudios USamericanos en la Universidad de Montpellier en Francia. Para contactos escriba a: [email protected]

http://www.counterpunch.org/portis01192007.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter