Portada :: Otro mundo es posible :: VII Foro Social Mundial (Nairobi, Enero 2007)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-01-2007

Finaliza Foro Social Mundial: Cul es su futuro?

Adital



Concluida la 7 edicin del Foro Social Mundial (FSM) de Nairobi, varias son las temticas desarrolladas y es importante destacar la coexistencia de varios foros en uno, con debates intensos, donde estuvieron presentes no slo los grandes ejes tradicionales de estos eventos, sino tambin el componente especfico africano.

Las relaciones Europa-frica; la deuda; la fiscalidad internacional; la tierra; el SIDA; la lucha contra la miseria; y la misma existencia presente y futura del FSM fueran temticas permanentes en las discusiones. Pero no solamente hubo discusiones: alrededor aconteca otro foro, con msica, danza y otras expresiones culturales, venta de productos locales y las manifestaciones internas, se construy conciencia de la fraternidad de los pueblos y de los movimientos sociales.

Un espacio de poltica, alegra y tambin de controversias

"El Foro Social Mundial ha jugado un rol importante pero es una frmula que comienza a agotarse", lanza casi como provocacin el reconocido intelectual egipcio-senegals Samir Amin, uno de los responsables del Foro Mundial de las Alternativas. Para l, el FSM es hoy un lugar de exposiciones y intercambios rpidos, que no favorece la construccin de alianzas entre organizaciones capaces de convertirse en un movimiento. Amin reivindica el contenido del Documento de Bamako, suscripto en el marco del foro descentralizado del 2006 en Mal, que con sus ocho puntos intenta perfilar una suerte de carta-programa conceptual de lo que debera ser el nuevo planeta a construir.

Muchos tericos militantes sociales defienden la idea del foro como espacio amplio, y expresin de una nueva forma de concebir la poltica, alejada de las concepciones de la izquierda tradicional. El brasileo Francisco Whitaker, uno de los ocho cofundadores del FSM, es tal vez la expresin ms sistemtica de este pensamiento que se propone innovar sobre contenidos y formas: "El Foro es un hbrido entre esas dos grandes concepciones, en apariencia incompatibles pero que en la prctica conviven desde la fundacin misma del FSM".

Este aparente choque de posiciones es interpretado como expresin de fuerza, ms que de debilidad, dice Boaventura Sousa Santos, intelectual portugus: "Veo en la diversidad actual y el relativo *caos* del Foro una seal de fortaleza".

Recordando que las diferencias de pensamiento, en lo esencial, no son nuevas y se "remontan ya al primer FSM de Porto Alegre", entre los que lo consideraban como un espacio de encuentro e intercambio y quienes proponan llegar a posiciones comunes nicas y suscribir documentos finales.

A pesar de estas tensiones internas, el aporte del FSM es un hecho innegable, subraya Sousa y completa: "las instituciones internacionales y otros mbitos de poder han tenido que ir incorporando en estos ltimos aos ciertos planteos y reivindicaciones que se expresaron en el FSM".

l defiende que es esencial no tener miedo de la "complejidad propia de lo que vivimos" y seguir construyendo a partir de este proceso en marcha, no que es seguido por otros compaeros:

"Hay procesos histricos que no se pueden acelerar, al margen que nos gustara hacerlo ", dice Hugo Yaski, secretario general de la Central de Trabajadores de Argentina, que tiene 1 milln 200 mil afiliados y que ha estado presente desde el origen mismo en el proceso de nacimiento del FSM.

No se puede "arriesgar la construccin del foro sobre la base de la diversidad actual para dotarlo de definiciones ms precisas", indica el dirigente sindical cono-sureo. "Y esta interpretacin es coherente con la experiencia que nos dicta la realidad, tambin en el trabajo diario en nuestros pases. Muchas veces, cuando queremos avanzar ms rpido y clarificar posiciones, perdemos en amplitud".

Y su conclusin es tajante: "en este momento preciso, la actual frmula del FSM en tanto espacio abierto de confluencia es la ms correcta, la ms adecuada para nosotros y tiene una razn de ser".

Para Rafael Alegra, dirigente hondureo de Va Campesina, coordinacin mundial de movimientos indgenas y del campo que nuclea a ms de 100 millones de afiliados: "No es el objetivo ni le corresponde al FSM definir las estrategias. Cada movimiento social, en nivel local, nacional, regional y mundial es quien debe impulsar sus luchas y reivindicaciones. No es al foro de hacer los cambios, sino a los movimientos que lo integramos".

Desmond Tuto, Nobel de la Paz, exhorta africanos a sentirse orgullosos de su herencia

La guerra contra el terror "nunca" se ganar "mientras haya en el mundo condiciones que lleven a la gente a la desesperacin", como pobreza deshumanizadora, enfermedad e ignorancia, sostuvo Mss. Desmond Tutu, que recalc: "la ley fundamental de nuestro ser" es que "nos debemos los unos a los otros". Por ello, "la nica manera de cumplirla es en unin, todos nosotros". Solo juntos podemos ser libres y sentirnos seguros. Segn Tutu, esta regla se aplica tambin a la poltica. "Ni siquiera la nica superpotencia puede ser totalmente autosuficiente; necesita a las dems naciones."

En un FSM que por primera vez tiene lugar en frica, Tutu exhort a los africanos a sentirse orgullosos de su herencia. "No somos hijastros de Dios", dijo, recordando que fue un africano quien ayud a Jess a llevar su cruz, y que africanos fueron tambin los primeros doctores de la iglesia primitiva. Se refiri a la superacin de la esclavitud, del colonialismo y del apartheid como logros africanos.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter