Portada :: Otro mundo es posible :: VII Foro Social Mundial (Nairobi, Enero 2007)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-01-2007

FSM, partidos, gobiernos progresistas
La comezn del sptimo foro

Aram Aharonian
Telesur


Creo firmemente que el Foro Social Mundial, por suerte, viene a provocar conflictos. Porque sin conflictos no hay transformacin. Y adems provoca subversin.

Quiz una de las preguntas ms difciles planteadas en este sptimo foro es sobre el relacionamiento posible entre movimientos sociales, partidos polticos y gobiernos progresistas. La respuesta se vuelve un poco difcil, porque no es fcil, por ejemplo, encontrar muchos gobiernos progresistas en frica... o en Europa. Quiz la excepcin sea en estos momentos Amrica Latina.

Es cierto que la fortaleza del Foro parte de la independencia, de su autonoma de partidos polticos y de gobiernos y ciertamente debe seguir esa direccin. Las organizaciones sociales han sido -y son- actores polticos llave en el escenario mundial y han cambiado el ambiente poltico internacional en un sentido positivo. Quiz su ms preciado tesoro sea, ciertamente, esa autonoma y esa independencia.

Muchos nos hacen la pregunta de para qu sirven los Foros Sociales. Solamente con el hecho de que all se construye la agenda social propia de la sociedad civil, la que no es a priori ni mejor que la de los partidos ni los gobiernos, sino bsicamente diferente, es suficiente para justificar su continuidad.

Recordemos que fue el Foros Social el que acab con el fin de la historia y el pensamiento nico, impuesto desde el Norte. El que impuls, tanto en el norte desarrollado como en el sur marginalizado, movilizando multitudes contra las polticas imperialistas y hegemnicas, y poniendo sobre la mesa el pensamiento alternativo de Jos Saramago, Samir Amin, Eduardo Galeano, Francois Houtart, Boaventura de Souza Santos, Ignacio Ramonet, Immanuel Wallerstein, entre tantos otros.

Los movimientos sociales deben seguir teniendo sus agendas propias, incluso en pases con gobierno progresistas y/o de izquierda. Algunas veces como en Venezuela-la participacin de las organizaciones sociales han sido imprescindibles para llevara delante, por ejemplo, las Mesas de Agua o los Comits de Tierra Urbana. Algunas veces como en Brasil- se ha tratado de unificar las agendas (gubernamental y de las organizaciones sociales) y eso redund en un debilitamiento del movimiento social sin que ello significara un fortalecimiento del gobierno.

Existe una dialctica que puede producir complementariedades a veces y tensin en otras oportunidades. Y quiz sea este estado de tensin la situacin ms productiva. La agenda de los movimientos sociales es tambin la de un pas que aspira a desarrollarse democrticamente.

Porque la sociedad tiene temas comportacionales (salud, educacin, ambiente, etc.) que pueden y deben incidir en las agendas pblicas. Algunas revoluciones comportacionales exigen un radicalismo que ningn gobierno puede soportar. Eso no quiere decir que los partidos o los gobiernos no deban tener programas; claro que s. Y discutirlos con las organizaciones sociales, buscar los puntos de encuentro.

Pero los gobiernos progresistas deben respetar activamente la autonoma e independencia de los movimientos sociales y del Foro Social, incluso cuando stos interpelan a esos gobiernos. Son los gobiernos los que deben crear espacios en las estructuras del Estado para que la agenda de los movimientos sociales pueda expresarse; para que pueda expresarse la preocupacin popular en los problemas sectoriales, sociales.

Pero si bien durante este sptimo Foro no hubo visitas de presidentes, dos ministros de gobierno tuvieron palabras de elogio para el FSM. Luiz Dulci, secretario general de la Presidencia de Brasil, seal que el Foro es "una gran innovacin poltica, tanto en su forma como en su contenido. A veces sus resultados no son visibles, pero son reales, y estoy convencido de que seguir produciendo resultados", y Patrizia Sentinelli, viceministra de Asuntos Exteriores de Italia, consider "saludable la conexin entre la sociedad civil y el gobierno". Ambos gobiernos dijeron respaldar abiertamente al Foro.

Para este gobierno centroizquierdista italiano, frica es un continente polticamente importante, con una sociedad civil activa y organizada, que despus de siglos de sumisin (primero al colonialismo y despus a las polticas liberales) quiere tener lo suyo en el contexto mundial.

A diferencia de foros anteriores, en que solo participaban los parlamentarios, la contribucin italiana de este ao, con la presencia de Patrizia Sentinelli, puso de manifiesto el inters del pas en la sociedad civil mundial representada en Nairobi, con la necesidad de continuar canales de conversacin para poder continuar con las polticas convenidas. Es ms, Sentinelli busc todos los canales posibles para reiniciar, de las manos de organizaciones sociales africanas, el camino de la paz en la vecina Somalia.

"Estamos aqu no solo para discutir, sino para ser testigos de que, con buenas prcticas, es posible construir un mundo ms justo, ms solidario. Un mundo nuevo, posible y necesario, radicalmente diferente de este, en el que la guerra sea erradicada y las iniciativas de paz se concentren en las personas y en el ambiente, no en el lucro", dijo Sentinelli.

El futuro

El futuro mismo del Foro fue analizado en una serie de sesiones en que los participantes exhortaron reiteradamente a un mayor involucramiento popular y a un enfoque ms preciso en los prximos aos. Aparentemente, el consenso general fue que el FSM es eficaz como proveedor de un espacio para el debate, y la preocupacin general, que carece de direccin y tiende al aislamiento.

Para el acadmico portugus Boaventura de Souza Santos, se puede seguir con estos debates en pequeas salas, "pero si continuamos de esta forma, los debates no saldrn de all".

Un representante de India dijo que la falta de participantes de comunidades pobres estaba deteniendo el progreso en el FSM. "Las comunidades de barrios marginales son muy eficaces a la hora de realizar acciones como marchas de protesta, pero he visto poco de eso aqu", lament.

La activista britnica Hilary Wainright, directora de la revista Red Pepper y del Proyecto sobre la Nueva Poltica del Transnational Institute, record que el Foro fue eficaz porque ayud a desestabilizar el consenso neoliberal de los aos 90. Sin embargo, seal que "sera til tener una estrategia de informacin y comunicacin ms elaborada, para hacer llegar los mensajes al mundo exterior".

La religin posible

Otro hecho singular es que "el poder de la religin" despleg toda su fuerza en este Foro. Las carpas-tiendas de los grupos religiosos fueron las ms grandes de todas. Dentro de los grupos catlicos se destac la de la Plataforma Ecumnica Caritas, con cerca de 1.000 activistas que representan a ms de 300 organizaciones cristianas humanitarias y sociales. Tambin estuvieron las hermanas franciscanas y paulinas.

Pero, obviamente, al mismo tiempo, estos grupos difunden su mensaje religioso. Es una cuestin espinosa, incluso en frica, donde el evangelismo prospera y diversos grupos religiosos aspiran a reunir ms y ms seguidores. Pero lo cierto es que tambin quieran vender su mensaje religioso, y para las feministas, las enseanzas religiosas colocan a la mujer en una "posicin subordinada" y le niega derechos.

En las numerosas tiendas de campaa de grupos religiosos, se debaten libremente cuestiones cruciales, que van desde el buen gobierno hasta la construccin de la paz, la pobreza y el VIH/sida. Estos temas reflejan las preocupaciones y actividades tradicionales de las iglesias en todo el mundo, especialmente en frica.

Aparte de los grupos cristianos, no se vieron activistas de otras religiones en el Foro. Sin embargo, la religin se reconoce en el evento como una fuerza fundamental de transformacin social. Cabe recordar que la utilizacin de la fuerza de la religin fue evidente en el colapso sovitico y del sistema comunista en Europa oriental, en los aos 80 y 90. La cadena de acontecimientos que termin en el derrumbe se inici con el apoyo militante y financiero del papa Juan Pablo II al movimiento sindical en Polonia.

Muchos llegaron al Foro a pontificar sobre pobreza. La realidad de los slums, la marginalidad de Korogocho y Kibera en plena Nairobi, los dej sin palabras. Sin duda, el personaje del Foro fue George Bush y su poltica de guerra. All el mensaje fue unnime y contundente: no a la guerra, no a Guantnamo, no a la invasin a Irak, no a la invasin de Somalia, respeto a Palestina y El Lbano, independencia al pueblo saharau.

En el 2009 llegar el octavo Foro. Quiz en Europa (Barcelona o Gnova), frica otra vez, o volver a Brasil, a Salvador do Baha. Sin duda, lo ms anquilosado del FSM s su Comit Internacional, compuesto por dos centenares de organizaciones, algunas de las cuales no pasan de ser una etiqueta, y que alguna vez habr que depurar y democratizar.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter