Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-02-2007

Santiago y cierra, Espaa

Roberto Hernndez Montoya
analitica.com


Segn esta novsima organizacin democristiana latinoamericana, presidida por el fascista espaol Jos Mara Aznar, el camino reelegido es el de siempre: el atajo, la aventura, la parada a la loca. O sea, no han aprendido nada.

Aznar representa lo ms rancio del franquismo, de la tradicin de Santiago y cierra, Espaa, ese viejo grito de guerra que promovi el franquismo, es decir, Espaa cerrada a toda influencia extraa a su fundamentalismo catlico. Fue en suma lo que declar su franquiciado franquista venezolano Julio Borges en su entrevista por Globovisin. Con palabras ms actuales habl de lo mismo de siempre: de los moros infieles (fundamentalistas islmicos), de las herejas de Hugo Chvez (su visin extraa del cristianismo), la necesidad de defender los valores cristianos y occidentales. Aadi piadosamente a los judos porque estn asociados coyunturalmente con el fundamentalismo sionista. Que no se ilusionen los judos, pues fue respondiendo al Santiago y cierra, Espaa que Isabel la Catlica expuls a los judos en 1492 de Espaa, meses antes de enviarnos a Cristbal Coln y de promover la Gramtica de Antonio de Nebrija, pues la lengua es compaera del imperio.

O sea, estamos, ahora explcitamente, ante el ms destilado fundamentalismo falangista, promotor escandaloso del golpe de 2002.

Ello obedece a la decisin eclesistica de recuperar a Venezuela, tomada bajo el franquismo, lo que trajo la proliferacin de colegios catlicos en toda Venezuela, la fundacin de un partido falangista (Copei) y del Opus Dei golpista (el canciller de Pedro Carmona, Jos Rodrguez Iturbe, es un opuso). Todo bajo la mirada complacida del Imperio y la de Rmulo Betancourt, luego de 1958. De all procede el torrente principal de la oposicin venezolana. Y tambin del centro comercial, de la empresa privada y de los medios. Entre todos crearon una clase media descerebrada, ignorante, que acepta sin pestaear que los bombillos ahorradores contienen un micrfono para que Fidel escuche sus interesantsimas conversaciones.

No hay, pues, cambio alguno. Siguen con el atajo violento, el golpismo franquista de 1936 contra un gobierno elegido por el pueblo espaol, de las Cruzadas contra los sarracenos. Qu mana de fracasar.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter