Portada :: Otro mundo es posible :: VII Foro Social Mundial (Nairobi, Enero 2007)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-02-2007

Foro Social Mundial: de la defensiva a la ofensiva

Immanuel Wallerstein
La Jornada

Traduccin: Ramn Vera Herrera


El Foro Social Mundial (FSM) se reuni en Nairobi, Kenya, entre el 20 y el 25 de enero. La organizacin, fundada como contrapeso a Davos, ha madurado y evolucionado ms de lo que se percatan inclusive sus participantes. Desde el principio, el FSM ha sido espacio de encuentro de un amplio espectro de organizaciones y movimientos de todo el mundo que se definieron a s mismos como opositores de la globalizacin neoliberal y del imperialismo en todas sus formas. Su lema es "Otro mundo es posible" y su estructura la de un espacio abierto sin funcionarios, voceros o resolutivos. El FSM ha estado en contra de la globalizacin neoliberal y el trmino altermundistas se acu para definir la postura de sus proponentes: otra clase de estructura global.

En las primeras varias reuniones del FSM, que empezaron en 2001, el nfasis fue defensivo. Los participantes, cada vez ms numerosos, denunciaron los defectos del Consenso de Washington, los esfuerzos de la Organizacin Mundial de Comercio (OMC) por legislar el neoliberalismo, las presiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre las zonas perifricas para privatizarlo todo y abrir fronteras al libre flujo de capital, y la agresiva postura de Estados Unidos en Irak y en todas partes.

En esta sexta reunin mundial, este lenguaje defensivo se redujo mucho: simplemente todo mundo lo dio por hecho. Y estos das Estados Unidos parece menos formidable, la OMC parece trabada y bsicamente impotente, el FMI casi olvidado. El New York Times, al informar sobre la reunin en Davos este ao, se refiri al reconocimiento de que hay un "viraje en la ecuacin de poder" en el mundo, de que "en realidad ya nadie tiene el control", y que se han sacudido "los mismos fundamentos del sistema multilateral", lo que "deja al mundo falto de liderazgos en un momento en que es cada vez ms vulnerable a los impactos catastrficos".

En esta catica situacin, el FSM representa una alternativa real, y crea gradualmente un entramado de redes cuya influencia poltica emerger en los prximos cinco o 10 aos. Los participantes del FSM han debatido por largo tiempo si deben continuar siendo un foro abierto o deben comprometerse a acciones polticas estructuradas y planeadas. En silencio, casi subrepticiamente, qued claro en Nairobi que el punto no estaba ms a debate. Los participantes haran ambas cosas: mantener el FSM como un espacio abierto, incluyente, para todos aquellos que desean transformar el sistema-mundo existente y, al mismo tiempo, permitir y alentar a quienes quieren organizar acciones polticas especficas, y organizarse para ello en las reuniones del FSM.

La idea clave es la creacin de redes, para cuya construccin el FSM est singularmente equipado a escala global. Existe ahora una red de feministas muy efectiva. Por primera vez, en Nairobi, se instituy una red de luchas laborales (que defini el concepto de "trabajador" de manera muy amplia). Ahora existe una red en curso de intelectuales activistas. Se reforz la red de movimientos rurales/campesinos. Germina tambin una red de quienes defienden las sexualidades alternativas (que permiti que los movimientos de gays y lesbianas afirmaran en Kenya su presencia pblica, algo que antes haba sido difcil). Hay una red contra la guerra (preocupada en lo inmediato con Irak y Medio Oriente en lo general). Hay tambin redes funcionales en mbitos especficos de lucha: por el derecho al agua, contra el VIH/sida y por los derechos humanos.

El FSM tambin genera manifiestos: el documento conocido como Llamamiento de Bamako, que expone toda una campaa contra el capitalismo; un manifiesto feminista, que cuenta ahora con un segundo borrador que contina evolucionando; un manifiesto laboral que acaba de nacer. No hay duda de que habr otros manifiestos mientras contine el FSM. El cuarto da de la reunin se dedic esencialmente a las reuniones de estas redes, y cada una de ellas decida qu tipos de acciones conjuntas podran emprender, a nombre propio, pero dentro del paraguas del FSM.

Finalmente, se prest atencin a lo que significa hablar de "otro mundo". Hubo discusiones y debates de mucha seriedad acerca de lo que queremos significar con el trmino democracia, quin es trabajador, qu es la sociedad civil, cul es el papel de los partidos polticos en la construccin futura del mundo. Estas discusiones definen los objetivos, y las redes son una buena parte de los medios por los cuales podrn realizarse estos objetivos. Las discusiones, los manifiestos y las redes constituyen la postura de ofensiva.

Esto no significa que el FSM no tenga problemas internos. Sigue siendo real la tensin entre las organizaciones no gubernamentales ms grandes (cuyas sedes y fuerza estn en el norte, y que respaldan al FSM pero se presentan en Davos) y los movimientos sociales ms militantes (particularmente fuertes en el sur, pero no nicamente). Se renen en un espacio abierto, pero las organizaciones ms militantes controlan las redes. El FSM semeja a veces una tortuga lenta y pesada. Pero en la fbula de Esopo, la veloz y fulgurante liebre de Davos perdi la carrera.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter