Portada :: Argentina :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2007

Sobre mentiras y ocultamientos

Ariel Mayo
Rebelin


La llegada del 2007 y las correlativas fechas electorales parecen traer como contrapartida una necesidad por parte del gobierno argentino de maquillar los males de la economa.

Todo eso se har para ocultar las consecuencias del modelo econmico que sigue vigente desde que se implement el terrorismo de Estado.

A la hora de divulgar los nmeros de la economa est sentando un grave precedente que le puede ser muy til al establishment poltico y econmico para ocultar los indicadores econmicos que se acercan ms a la verdad.

En Argentina los medios masivos de comunicacin siempre han dejado para un segundo plano la muestra y el anlisis de los nmeros del costo de la vida en relacin a la situacin econmica de la mayor parte de la poblacin.

Y, encima de todo, los argentinos nos desayunamos con la noticia de que una tcnica del ndice Nacional de Estadsticas y Censos (INDEC) fue desplazada. Todo esto genera muchos interrogantes.

Por un lado, se reflejan con veracidad hasta la fecha los verdaderos nmeros de la economa? Por el otro, es posible que ciertas cifras sean manipuladas para que ciertos nmeros no parezcan tan alarmantes como en realidad son?

Esa funcionaria se llama Graciela Bevacqua quin ser reemplazada por una profesional de carrera que pertenece a las filas del Ministerio de Economa. Vaya casualidad. Eso significa que el organismo que se encarga de exponer de una manera objetiva los indicadores socioeconmicos, ha sido intervenido por un ministerio oficial.

Todo esto gener la comprensible respuesta de los trabajadores del INDEC. Ellos se autoconvocaron para exigirle una respuesta al director del instituto, Leilo Mrmora, y que les de una explicacin vlida.

De todas formas es sabido que siempre haban existido enfrentamientos y tensiones entre Economa e INDEC. Todo esto se debe a que los gobiernos ven con malos ojos el trabajo de profesionales encargados de ejercer una funcin neutra pero contundente.

Ahora, cualquier nmero que el INDEC brinde a la opinin pblica puede llegar a estar sospechado de oficialismo. Es natural que eso suceda, y los peor de todo es que Economa es una cartera que trabaja en funcin de variables ajenas a la regulacin de las variables del mercado. La poltica de "piloto automtico" del Ministerio de Economa consiste en apelar a las ideas de crecimiento sustentable, el valor del dlar, la "previsibilidad".

Es curioso este ltimo concepto. Siempre se utliza desde una visin conservadora. Ser previsible es hacer lo mismo que siempre. O sea mantener los privilegios, las privatizaciones y un costo de vida que slo el mago Merlin puede afrontar si pertenece a la categora de ocupado por tener un subsidio menor a la canasta bsica de alimentos.

Parece que al oficialismo le molestan los nmeros limpios, sobre todo cuando el engao es moneda corriente. Y esa es una cruda realidad cuando millones de personas que no pueden llegar a fin de mes se las considera "personas que tienen empleo".

Lo que los burcratas nunca van a decir es la manera en que millones de familias de los barrios carenciados y los suburbios sobreviven en un pas donde el crecimiento econmico se mide con el grosor de las billeteras de los grandes empresarios o banqueros de turno.

La actual Ministra de Economa, Felisa Miceli, es una vieja discipula del ex titular de la hacienda, Roberto Lavagna. El mismo que alguna vez dijo que los aumentos de precios son un problema porque eso "genera inflacin".

Segn esta nefasta lgica, a la mayor parte de la poblacin le va muy bien para los precios sean tan altos. Es que a los funcionarios de Economa les interesa que los salarios queden congelados pero no hace nada para que las empresas se dediquen a bajar los precios.

Eso si, los burcratas se estn encargando de que la opinin pblica no se sienta alarmada por ningn dato. Para que no se asuste. As pueden seguir manejando la economa sin ningn estorbo. Con toda la "previsibilidad" que el Fondo Monetario Internacional les exige como un padre enojado.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter