Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-02-2007

Declogo-profeca en favor de un nuevo viejo teatro

Alfonso Sastre
Rebelin

Declogo-manifiesto-profeca de Alfonso Sastre para acompaar a su drama "Ulalume" en la puesta en escena de Juan Carlos Prez de la Fuente. La obra, inspirada en los ltimos das de Edgar Allan Poe, fue estrenada el pasado 27 de enero en San Sebastin de los Reyes.


1. Tengo que confesar desvergonzadamente que Dnde ests, Ulalume, dnde ests? es un drama que ha tratado de situar en la mejor tradicin del teatro europeo y americano.

2.- Mi profeca es que volver a haber en el mundo "occidental" un Drama digno de aquella tradicin literaria que fue desde Sfocles a Bertolt Brecht pasando por Shakespeare, Ibsen, ONeill Y Pirandello.

3.- Creo que volver a haber grandes autores dramticos; que su historia tampoco ha terminado.

4.- Habr un Drama que volver a intervenir en la vida social y en la historia del pensamiento.

5.- Un Drama que volver a ser un juego peligroso, o sea, una actividad potica.

6.- Un drama que volver a ser una actividad poltica, naturalmente crtica de la poltica profesional y sus corrupciones; o sea, un teatro crtico.

7.- Un Drama que volver a ser una seria y divertida investigacin (exploracin) de la realidad.

8.- Un Drama que exaltar la vida humana como una praxis negadora de toda agona entendida como un absoluto (un Drama contra el ilustre legado de Samuel Beckett, digmoslo as), y tambin y al mismo tiempo y con el mismo objetivo de persecucin de la complejidad, como una agona negadora de cualquier activismo a ultranza (contra el falso legado de los discpulos de Bertolt Brecht).

9.- La historia del Drama, pues, no ha terminado; y ello por la misma razn por la que la postmodernidad empieza a ser hoy una antigualla. Esta historia del Drama continuar seguramente en pequeas salas, desde las que se proyectar una luz siempre renovada sobre la vida social.

10.- Nosotros acompaamos hoy casi apologticamente a nuestro hroe irrisorio, Edgar Allan Poe, en su muerte histrica y en su continua resurreccin, tambin histrica. Esta es la lucecita que ahora encendemos en este escenario que nosotros situamos, con nuestra agona y nuestra praxis, o sea, con nuestra praxis y nuestra agona, a la altura de nuestro tiempo.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter