Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2007

La guerra de desinformacin de Reporteros sin Fronteras contra Venezuela

Salim Lamrani
Rebelin

Traducido al espaol por el autor y revisado para Rebelin y Tlaxcala por Caty R.


Desde la eleccin de Hugo Chvez a la presidencia de la Repblica en 1998, Reporteros sin Fronteras (RSF) ha multiplicado los ataques contra el gobierno venezolano, acusndolo particularmente de atentar contra la libertad de prensa. No obstante, desde 1999, cerca de 500 nuevos rganos de prensa locales y nacionales (peridicos, radios y canales de televisin) han nacido en Venezuela. ltimamente, la organizacin parisina se ofendi por la decisin de las autoridades de no renovarle la concesin al grupo audiovisual privado "Radio Caracas Televisin" (RCTV), que expirar el 28 de mayo de 2007. RSF ha transformado esta decisin totalmente legal, pues el espectro de las ondas hertzianas pertenece al Estado, en un "atentado contra la pluralidad editorial" [1].

RSF confiesa que no ignora "la actitud de RCTV durante el golpe de Estado de abril de 2002" que no "ocult su apoyo" al derrocamiento del orden constitucional. Pero, segn la entidad francesa, el hecho de no renovar la licencia a un canal que particip abiertamente en un golpe de Estado que cost la vida a numerosas personas constituye una violacin de la libertad de la prensa. El hecho de no renovar la licencia a un canal que tambin tom parte de manera activa en el sabotaje petrolero de diciembre de 2002, lanzando llamados al bloqueo general de la empresa PDVSA, lo que casi llev el pas a la bancarrota no es una decisin legtima, sabia e indispensable sino un "grave atentado al pluralismo de los medios" que debe ser condenado [2].

En una situacin similar, cualquier otro gobierno del mundo hubiera tomado medidas draconianas contra RCTV. El presidente Chvez prefiri esperar hasta el vencimiento legal de la concesin a pesar de la presin popular. En efecto, esta decisin suscit la reprobacin general por parte de la mayora de los ciudadanos venezolanos que no entendan por qu un canal golpista estaba todava autorizado a emitir. Por otra parte, no se trata de ninguna manera de un caso de censura como afirma RSF pues RCTV podr seguir emitiendo por cable o va satlite sin ningn problema. Simplemente no utilizar la frecuencia que pertenece al Estado.

La organizacin parisina pretende ignorar la realidad meditica de Venezuela. Se atreve a hablar de "pluralidad editorial" mientras que RCTV, Globovisin, Venevisin y Televe que controlan cerca del 90% del mercado televisual y disponen por lo tanto de un monopolio meditico innegable estn, segn RSF, "claramente situados en la oposicin al gobierno". Por supuesto, jams la organizacin parisina ha denunciado esta exclusividad meditica. Omite tambin sealar que desde la ascensin de Hugo Chvez al poder, la principal actividad de RCTV ha consistido en propagar falsas noticias a propsito de la poltica del gobierno y a incitar a la alteracin del orden constitucional, hacindose portavoz de los militares insurrectos que preconizan un golpe de fuerza [3].

En una carta abierta destinada al presidente Chvez, Robert Mnard, secretario general de RSF desde hace ms de veinte aos, simula ignorar las actividades subversivas y malvolas de RCTV, sin respeto alguno para la deontologa periodstica. Para RSF, divulgar falsas informaciones, denigrar constantemente la accin del gobierno, incitar a la poblacin a la desobediencia y a la violencia e invitar regularmente a generales golpistas a desahogar su odio contra el presidente de la Repblica no es condenable de ningn modo pues se trata sencillamente del papel de "contrapoder de los medios". Despus de todo, "el ejercicio de la autoridad en una democracia se expone por naturaleza a la crtica de los medios" [4].

A veces, RSF, tan obsesionada por el hecho de presentar al gobierno bolivariano como una amenaza para la libertad de prensa, cae en lo absurdo no sabiendo ya qu inventar. La atribucin de la publicidad oficial, que es una prerrogativa del Estado, debera ser confiada prximamente al Ministerio de la Comunicacin e Informacin (MINCI). La organizacin parisina se inquieta por esta decisin pues "esta fuente de ingreso representa un medio de supervivencia importante para un cierto nmero de medios". Es muy probable y lgico que el gobierno no financie a los medios hostiles firmando contratos publicitarios con ellos. Pero para RSF, si el gobierno se niega a recurrir a la prensa privada para su publicidad, "atenta contra los medios y su independencia" [5].

El 15 de noviembre de 2006, RSF acusaba tambin a Numa Rojas, el alcalde de Maturn, de censurar a "cuatro medios crticos con l". Rojas, miembro del partido del presidente Chvez, cuya poltica dos peridicos y dos radios denigran constantemente, decidi simplemente no recurrir a ellos para divulgar la publicidad del municipio. Los diarios La Prensa y El Peridico de Monagas as como las radios rbita y 93.5 La Gran FM, todos afiliados a la oposicin, llevan una campaa encarnizada contra el alcalde. Para RSF, "sancionar financieramente [a estos medios] privndolos de los recursos publicitarios es lisa y llanamente censura" [6]. y

En su informe de 2006 sobre la "libertad de informacin" en el mundo, RSF acumula las acusaciones contra Venezuela. "La ley sobre la responsabilidad social de los medios y la reforma del cdigo penal, muy restrictivas en materia de libertad de expresin, son otras tantas incitaciones a la censura", afirma la organizacin parisina, aunque reconoce que el gobierno no recurri a ello. La ley en cuestin, adoptada el 7 de diciembre de 2004, autoriza a la Comisin Nacional de Telecomunicaciones a suspender las radios y los canales de televisin que "promueven, hacen apologa o incitan a la guerra, a la alteracin del orden pblico o al delito" [7].

As, para RSF, prohibir a los medios que hagan llamados a la guerra civil, a la sublevacin armada, al asesinato del presidente de la Repblica y de los altos dirigentes polticos o a la violencia, como es el caso en cualquier pas del mundo, es una "incitacin a la censura" en Venezuela. RSF lamenta que "la legislacin parece no obstante haber tenido un efecto disuasorio sobre los medios, aunque priva a la prensa de su papel de contrapoder". Qu sugiere RSF? Autorizar a los medios a lanzar llamados al odio, a la violencia, a la subversin y al asesinato de Hugo Chvez en nombre de la libertad de expresin? [8].

RSF critica tambin el artculo 297A del cdigo penal que prev penas de dos a cinco aos de crcel por la difusin de falsas informaciones destinadas a "sembrar el pnico" por la va de la prensa. Para RSF, los medios venezolanos tienen desde luego derecho a sembrar la confusin en el seno del pas, pues forma parte de la "libertad de expresin". Del mismo modo, RSF denuncia el artculo 444 que castiga con uno a tres aos de crcel las palabras que pueden "exponer al prjimo al desprecio o al odio pblico". Para RSF, en Venezuela, la prensa debe tener el derecho de incitar al odio [9].

Por fin RSF, tambin condena el hecho de que funcionarios de la Conatel hayan "confiscado el material de emisin de [Radio Alternativa 94.9 FM de Caracas] con el motivo de que sta no haba recibido la autorizacin para emitir". RSF reconoce sin embargo que "la frecuencia, en efecto, haba sido adjudicada a otra radio en septiembre de 2004". As, segn RSF, el hecho de que las autoridades cumplan con la ley, como se hace en cualquier pas del mundo (en Francia, ninguna radio puede emitir sin permiso oficial), constituye una "violacin de la libertad de prensa" [10].

RSF afirma que es una organizacin apoltica interesada nicamente en la defensa de la libertad de prensa. Declara que su papel no es inmiscuirse en los asuntos internos de Venezuela. Pero la realidad es muy diferente. Jams ha condenado la participacin de los medios privados en la ruptura del orden constitucional de 2002, limitndose slo a reconocer que "algunos dueos de la prensa hasta llegaron a avalar el golpe de Estado" [11].

En realidad, ms del 90% de la prensa privada incluyendo los cuatro principales canales de televisin apoyaron abierta y activamente a la junta golpista. Los principales responsables de los medios privados incluso se reunieron con el dictador de 47 horas, Pedro Carmona Estanga el 13 de abril de 2002, para recibir rdenes. Para RSF, la participacin en el golpe de Estado por parte de los medios no constituye un crimen monstruoso. Se trata simplemente de una "falta a las reglas elementales de deontologa", nada ms. En su informe anual de 2003, en ningn momento RSF condena el papel de los medios en el derrocamiento del presidente Chvez [12].

Peor an, el 12 de abril de 2002, RSF public un artculo que retomaba sin reserva alguna la versin de los golpistas y trat de convencer a la opinin pblica internacional de que Chvez haba renunciado:

"Recluido en el palacio presidencial, Hugo Chvez firm su renuncia durante la noche bajo la presin del ejrcito. Despus fue llevado a Fuerte Tiuna, la principal base militar de Caracas, donde est detenido. Inmediatamente despus, Pedro Carmona, el presidente de Fedecmaras, anunci que dirigira un nuevo gobierno de transicin. Afirm que su nombre era el objeto de un consenso de la sociedad civil venezolana y de la comandancia de las fuerzas armadas" [13].

Por muy increble que parezca, ese comunicado no fue emitido por Washington, que haba orquestado el golpe de Estado, sino por RSF.

"Los alters [mundialistas] tienen todas las indulgencias para el ex golpista Hugo Chvez, este caudillo de opereta que arruina su pas pero que se contenta por ahora? con discursos a lo Castro sin demasiadas consecuencias reales para las libertades de sus conciudadanos". Otra vez, estas palabras no las pronunci el presidente George W. Bush. Tampoco los autores del sangriento golpe de Estado contra el presidente Chvez. Esta frase no es sino la obra de... Robert Mnard, el secretario general de RSF y fue publicada en Mdias, la revista oficial de la organizacin [14].

"El gobierno de Hugo Chvez es un fracaso, una catstrofe econmica de promesas no cumplidas". Estas palabras no vienen de la oligarqua venezolana, cuya aversin hacia l que acaba de salir victorioso del duodcimo proceso electoral consecutivo, no tiene lmites, sino de... Robert Mnard otra vez. Las pronunci en Miami (ciudad de Florida que se ha convertido en feudo de los golpistas que huyeron de la justicia de su pas) durante la visita del secretario general de RSF a la extrema derecha cubana y venezolana en enero de 2004 [15].

Pero acaso todo ello es asombroso cuando se sabe que la principal corresponsal de RSF en Venezuela es la politloga Mara Sol Prez Schael, eminente miembro de la oposicin que apoy el golpe de Estado? En el peridico El Universal, expres su apoyo a los militares golpistas que ocupaban la Plaza Francia y los calific de "hombres dignos que han sabido dominar sus pulsiones y [hombres] virtuosos que mandan un mensaje de civismo al pas y al continente". Su mensaje de "civismo" consista en realidad en lanzar llamados a la huelga general y al sabotaje para derrocar a Hugo Chvez [16].

Acaso es sorprendente cuando se sabe que RSF est financiada por la National Endowment for Democracy (Fundacin Nacional para la Democracia), una entidad que cre Ronald Reagan y que el Congreso estadounidense financia con el objetivo de promover la poltica extranjera de Estados Unidos a travs del mundo? Qu queda de la credibilidad de RSF? Quin puede creer todava que esta organizacin no defiende una agenda poltica muy precisa? [17].

En marzo de 1997, el New York Times notaba a este respecto: "La National Endowment for Democracy se cre hace 15 aos para llevar a cabo pblicamente lo que ha hecho subrepticiamente la Central Intelligence Agency (CIA) durante dcadas. Gasta 30 millones de dlares al ao para apoyar partidos polticos, sindicatos, movimientos disidentes y medios informativos en docenas de pases" [18]. En septiembre de 1991, Allen Weinstein, que contribuy a pasar la legislacin donde se estableca la NED, declaraba al Washington Post: "Mucho de lo que hacemos hoy ya lo haca la CIA de manera encubierta hace 25 aos". Podr RSF, financiada por una oficina pantalla de la CIA, segn Weinstein y el New York Times, engaar a la opinin pblica durante mucho tiempo? [19].

RSF no defiende la libertad de prensa en Venezuela. Defiende los intereses elitistas y mezquinos de Estados Unidos y de la oligarqua. Su tratamiento partidista e ideolgico de la realidad venezolana y la financiacin que recibe de Washington no dejan lugar a dudas. Su objetivo es transformar un gobierno democrtico y popular en un represor de la libertad de prensa que se conduce autoritariamente y desprestigiarlo ante los ojos de la opinin pblica internacional para justificar un eventual golpe de Estado en su contra o una intervencin militar estadounidense.

Notas

[1] Reporteros sin Fronteras, Le groupe RCTV pourrait perdre sa licence: Reporters sans frontires appelle le gouvernement revoir sa position, 19 de diciembre de 2006. www.rsf.org/article.php3?id_article=20214 (sitio consultado el 15 de enero de 2007).

[2] Ibid.; Reporteros sin Fronteras, Le prsident Hugo Chvez annonce la fin de la licence de RCTV, 31 de diciembre de 2006. www.rsf.org/article.php3?id_article=20214 (sitio consultado el 15 de enero de 2007).

[3] Ibid.

 

[4] Reporteros sin Fronteras, Au nom du pluralisme des mdias, Reporters sans frontires en appelle au prsident Hugo Chvez, 25 de enero de 2007. www.rsf.org/article.php3?id_article=20643 (sitio consultado el 25 de enero de 2007).

[5] Ibid.

[6] Reporteros sin Fronteras, Un maire censure quatre mdias critiques son gard, 11 de noviembre de 2006. www.rsf.org/article.php3?id_article=19752 (sitio consultado el 13 de noviembre de 2006).

[7] Reporteros sin Fronteras, Venezuela Rapport annuel 2006, 2006. www.rsf.org/article.php3?id_article=17130 (sitio consultado el 13 de noviembre de 2006).

[8] Ibid.

[9] Ibid.

[10] Ibid.

[11] Reporteros sin Fronteras, Venezuela Rapport annuel 2003, 2003. http://www.rsf.org/article.php3?id_article=6185 (sitio consultado el 13 de noviembre de 2006).

[12] Ibid.

[13] Reporteros sin Fronteras, Un journaliste a t tu, trois autres ont t blesss et cinq chanes de tlvision brivement suspendues, 12 de abril de 2002. www.rsf.org/article.php3?id_article=1109 (sitio consultado el 13 de noviembre de 2006).

[14] Robert Mnard & Pierre Veuilletet, La gurilla des altermondialistes contre linfo, Mdias, n1, 2004. http://www.revue-medias.com/article.php3?id_article=189 (sitio consultado el 28 de enero de 2007).

[15] Wilfredo Cancio Isla, Reporteros sin Fronteras abre nuevas sedes en EEUU, El Nuevo Herald, 21 de enero de 2004.

[16] El Universal, 22 de noviembre de 2002.

[17] Robert Mnard, Forum de discussion avec Robert Mnard, Le Nouvel Observateur, 18 de abril de 2005. www.nouvelobs.com/forum/archives/forum_284.html (sitio consultado el 22 de abril de 2005).

[18] John M. Broder, Political Meddling by Outsiders: Not New for U.S., The New York Times, 31 de marzo de 1997, p. 1.

[19] Allen Weinstein, Washington Post, 22 de septiembre de 1991.

 

El francs Salim Lamrani es investigador de la Universidad Denis-Diderot en Pars y est especializado en las relaciones de Cuba y Estados Unidos. Colabora habitualmente en Rebelin. La traduccin al espaol es suya y ha sido revisada por Caty R., de los colectivos de Rebelin y Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingstica. Esta traduccin se puede reproducir libremente, a condicin de mencionar al autor y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter