Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2007

Bush elev el proyecto de Presupuesto
La autntica carrera armamentista

Pablo Ramos
APM


La nacin ms poderosa se arma como si estuviera realmente en peligro. Los gastos en defensa y la baja de los impuestos a los millonarios los van a pagar los pobres y los enfermos

Estados Unidos es la economa ms grande del mundo, y por lo tanto, todo all es grande. Pero en algunos casos, no tendra por qu serlo en tal magnitud. El presidente George Bush present ayer ante el Congreso el proyecto de Ley de Presupuesto Federal para el prximo ao fiscal, que va de octubre a septiembre, con un total de gastos de 2.900.000.000.000 de dlares (s, ley bien, dos billones novecientos mil millones de dlares), algo as como el quince veces el Producto Bruto Interno de Argentina. Lo ms destacable de este acto obligatorio es el prrafo dedicado a los gastos totales en Defensa (fuerzas armadas y de seguridad): la Administracin republicana pidi para este rubro la friolera de 661.900 millones de la moneda verde. Esta es la autntica carrera armamentista.

El proyecto enviado al Capitolio tiene un horizonte de previsin hasta el ao 2012, tres aos despus de que Bush haya abandonado la Casa Blanca. El aumento de los gastos en guerras y sus preparativos no va a salir del bolsillo de los multimillonarios, ya que el presidente anunci su intencin de convertir en definitivos los recortes impositivos a las fortunas ms abultadas que estableci en su primer ao de administracin, all en 2001. Los que van a pagar este festival de gastos son los pobres, los desocupados y los enfermos (en definitiva, el mismo grupo social).

Volviendo al tema armamentstico, es bueno recordar que Washington acusa casi a diario a ciertas naciones definidas como dscolas de iniciar una carrera armamentista. El ltimo pas que ha recibido esta calificacin ha sido la Venezuela gobernada por el presidente Hugo Chvez, que ha gastado en los ltimos cuatro aos alrededor de unos 4.300 millones de dlares en nuevo equipamiento cifra irrisoria en relacin a los nmeros de Estados Unidos.

El Presupuesto establece una suba del 62 por ciento de los gastos dependientes del Departamento de Defensa desde que Bush se halla en funciones, y de 10,5 por ciento con respecto al perodo anterior. A los 624.000 millones de dlares que dispondra el secretario de Defensa, Robert Gates, se les deben sumar los gastos para las operaciones en Afganistn, Irak y la guerra global contra el terrorismo o todo aquello que se le parezca. Para este rengln, Bush pidi 285.000 millones para este ao y los prximos dos perodos, aunque los gastos van a realizarse en forma decreciente.

Con estos nmeros, los ciudadanos estadounidenses se encuentran ms que seguros. Su pas gasta ms que el resto de las naciones del mundo sumadas! Si consideramos que la nacin que le sigue en este rubro por nivel de egresos, China, gasta segn informaciones no oficiales- unos 70.000 millones al ao, la ventaja que las Fuerzas Armadas norteamericanas tienen sobre cualquier otra las vuelve casi invencibles.

Descontada una inflacin de un 2,5 por ciento, como la alcanzada el ao pasado, el nuevo Presupuesto significa un recorte en trminos reales de los desembolsos para programas de vivienda, proteccin del medio ambiente y de educacin, entre otros. La propuesta republicana incluye, adems, una reduccin en 66.000 millones de los gastos previstos en el programa de salud para los ancianos, conocido como Medicare, en los prximos cinco aos, as como 12.000 millones de ahorro en Medicaid, el seguro de salud para los pobres.

Como se mencion, el proyecto prev transformar en definitivos los recortes en los impuestos a la renta, que benefici slo al 1 por ciento de los 300 millones de estadounidenses pero al 1 por ciento ms rico. Se trata de 1,6 billones de dlares menos en los prximos diez aos, y para paliar este desequilibrio, se pretende ahorrar 78.000 millones en los principales programas de salud.

La poltica fiscal de los necon (neoconservadores) se basa en cierto aumento del gasto y baja de impuestos. Gracias a esta estrategia, el dficit de caja ha crecido a niveles alarmantes: 239.000 millones de dlares para el ao entrante. Bush y sus secretarios pretenden eliminarlo paulatinamente y arribar a un supervit en 2012 de 61.000 millones, aunque los necon quizs- ya no estn en la Casa Blanca.

En sntesis, la Administracin Bush va a limitar el incremento de gasto en programas federales a excepcin de los rubros Defensa y Seguridad- a un 1 por ciento, pero como la inflacin esperada es de 2,5 por ciento, esa suba se va a licuar. Su presidencia haba heredado supervits de la anterior legislatura, pero los recortes en los impuestos, la desaceleracin de la economa, y el aumento del gasto en defensa y seguridad nacional tras el inicio de la guerra global contra el terrorismo acabaron con el supervit en 2002.

Lo paradjico es que, a pesar de estos gastos monumentales, pareceran ser insuficientes, de acuerdo con la mirada ultraconservadora y a la luz de los resultados. Los halcones ya planean la invasin a Irn y un posible desembarco en Corea del Norte, y estas operaciones necesitan de recursos que deben aportar los contribuyentes norteamericanos.

Dentro de las implicancias para nuestra regin, Bush recort la ayuda para el combate del narcotrfico a los pases andinos (principalmente Bolivia y Ecuador), elimin la correspondientes a Venezuela pero increment los gastos del denominado Plan Colombia, a la vez que prometi extender esta iniciativa. El subsecretario de Estado, Nicholas Burns, dijo que la Casa Blanca pedir esa ampliacin, por tiempo no especificado debido a los progresos que ha significado la aplicacin del plan mencionado, que Estados Unidos ha financiado en los ltimos seis aos con unos 4.000 millones de dlares.

No obstante, la aprobacin de este Presupuesto no est exenta de dificultades. Se trata del envo de la primera ley de leyes a un Capitolio dominado por el Partido Demcrata, que desea volver a la Casa Blanca a fines de 2008. El partido del burro en su emblema critica la estrategia en Irak, el recorte de impuestos y la baja de los gastos sanitarios.

Esta, y no otra, es la autntica carrera armamentista. Con este nivel de gastos, nadie puede asustarse de nada. Y cualquier otra preocupacin por el rearme latinoamericano, rabe, africano, asitico o aliengena queda absolutamente desvirtuada.

[email protected]


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter