Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-02-2007

Con motivo de la prxima puesta en escena de la obra de Peter Weiss en Madrid
Otra vez matan a Marat

Alfonso Sastre
Rebelin

Prximamente se har una nueva puesta en escena de la famosa obra de Peter Weiss Persecucin y asesinato de Jean-Paul Marat en el Teatro Mara Guerrero de Madrid. El autor de la versin, Alfonso Sastre, ha escrito para esta versin el siguiente artculo.


Marat-Sade fue, en el momento de su creacin, durante los aos 60 del siglo pasado, algo as como un relmpago que iluminaba y superaba el debate entre el drama tradicional y las experiencias picas de Bertolt Brecht, y entre el teatro meramente ldico y un escenario documental e ideolgico. Estbamos de pronto ante una gran sntesis, ms all de las dudosas recuperaciones del teatro de crueldad de nuevo, un asalto a la razn- que se empez a hacer sobre las huellas de Antonin Artaud. El mismo autor, Peter Weiss, no pudo ir luego ms all de esta sntesis, y se recluy en las galeras de la seriedad sociolgica con el teatro-documento, que cumpla el sueo que haba tenido en otro tiempo Erwin Piscator.

Y cmo sera la cosa hoy? Qu sentido tiene y qu significado puede alcanzar una puesta en escena actual de esta obra maestra, a la altura de nuestros das? Ser la revisitacin de un clsico o ir ms all? Quienes van a hacerla tienen la palabra, pero yo, como autor de la versin que se hizo en aquellos aos y que hoy se va a hacer en el CDN, pienso en las muchas virtualidades de este texto y en que hoy esas potencialidades se pueden revelar a propsito de lo que se viene llamando en la escena de la realidad mundial el terrorismo. Marat aparecer entonces como un mensajero y una encarnacin de esa tragedia. l sera el terrorista que puede llegar hasta su propia inmolacin recibiendo desnudo en su baera a la mensajera de su muerte, Carlota Corday-, frente a la sensualidad de unos niveles sociales presuntamente placenteros, en los que el placer, hoy, ya no es un modo de rebelda como lo fue en el caso del divino marqus de Sade, pues en nuestros das forma la carne del llamado Primer Mundo, en sus modos ms zafios y ajenos a toda piedad o solidaridad, de tal manera que sera una proclamacin del terror como mtodo de lucha, pero tambin el espritu de la justicia y la utopa.

El Manicomio como institucin es un tema que, considerado hoy con la fuerza que tiene el texto, puede remitirnos con nostalgia al recuerdo del abandono definitivo de aquellas ilusiones contrapsiquitricas de los aos 60 del siglo pasado, y alzarse realzarse- con una oscura fuerza, imponiendo su opresin sobre contra- toda rebelda, maniatada qumicamente en los casos ms extremados y agudos y a travs de los media en el transcurrir de la vida cotidiana. Personalmente espero con mucho inters ese aspecto de la cuestin; de lo que podramos llamar la tortura psiquitrica, aunque el corazn de la obra sea creo que as es, y tal era la opinin del autor, que a m me comunic personalmente, dicindome que aceptaba unos cortes de la censura espaola en la medida en que no afectaban a este corazn el encendido debate entre esas dos magnas figuras que son Marat y Sade.

En cuanto al Manicomio no slo no ha desaparecido sino que la Sociedad en su conjunto es una fbrica de locura. Yo doy por seguro que quienes preparan esta revisitacin de Marat-Sade nos darn cuenta de ello a travs de su trabajo con los locos de hoy, que han tomado el testigo de aquellos recluidos en la Casa de Salud de Charenton. Cmo se llaman ahora los manicomios? Qu eufemismo se dice para no nombrarlos? Pero, sobre todo, cmo son y dnde estn los manicomios de nuestro tiempo?

Trata esta obra, pues, de nuestro tiempo? As es y as ha sido siempre con los clsicos: que tratan de todos los tiempos. Por ejemplo, en este caso, la Derecha poltica y social de hoy, como entidad criminal, puede mostrar su rostro ms inquietante en el espritu de esa enviada del Diablo que es Carlota Corday. Algo estremecedor encontraremos en su siniestra visita, y ello se deber a que Carlota es un fantasma vivo, que anida en los ms oscuros mbitos desde los que reafirman su dominio los Dueos del Mundo; esos mbitos desde los que ellos envan a la Vida sus ngeles de la Muerte.

Para m, en fin, este drama trata de cuestiones tan actuales como la tragedia de los pueblos iraqu y palestino, por ejemplo, y estoy seguro de que nosotros oiremos este lcido debate entre Jean Paul Marat y el Marqus de Sade con esa especial emocin que se siente en las grandes ocasiones de nuestra vida, que en el teatro no son desgraciadamente muy frecuentes. Este es un drama poltico en el ms profundo sentido de la palabra, pero as mismo trata de la existencia humana como un viaje metafsico hacia la muerte.

Conoc a Peter Weiss, y tuve el privilegio de conversar con l. Yo estoy seguro de que sentir su presencia entre nosotros cuando su gran obra se represente en Madrid. Espero que adems pueda hacerse tambin en otras partes. Es un regalo que se merece todo el mundo.

Alfonso Sastre

Hondarribia, noviembre 2006



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter