Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-02-2007

IX Encuentro Internacional de Economistas sobre Globalizacin y Problemas de Desarrollo
Cuba y la Unin Europea

Salim Lamrani
Rebelin

Traducido al espaol por el autor y revisado por Caty R.


En Defensa de la Humanidad
Intervencin durante el IX Encuentro Internacional de Economistas sobre Globalizacin y Problemas de Desarrollo, con Abel Prieto, Pablo Gonzlez Casanosa, Franois Houtard, David Vias, Vicente Batista y Fernando Rojas.
Palacio de Convenciones, La Habana, Cuba, 9 de febrero de 2007.

En diciembre de 1996, la Unin Europea se alineaba con la posicin de injerencia estadounidense y exiga a Cuba progresos tangibles en la va de una transicin pacfica hacia el pluralismo democrtico. As naci la posicin comn europea para con La Habana, que se ha convertido en el pilar de la poltica exterior de la UE hacia Cuba.

La posicin comn es nica en su gnero ya que las condiciones impuestas a Cuba no se aplican a las otras naciones que tienen relaciones con la Unin Europea.

En junio de 2003, bajo el impulso del ex presidente del gobierno espaol, Jos Mara Aznar, la UE decidi imponer sanciones polticas y diplomticas a Cuba. Esa decisin se justificaba, oficialmente, a causa de la situacin de los derechos humanos.

USA present todos los aos, entre 1987 y 2005, una resolucin contra Cuba denunciando las violaciones de los derechos humanos ante la antigua Comisin de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que tiene su sede en Ginebra. Adems esta Comisin, desacreditada por sus decisiones politizadas y partidistas, fue remplazada en mayo de 2006 por un nuevo Consejo de Derechos Humanos. Durante este perodo de cerca de veinte aos, el nico pas sealado con el dedo por las diferentes administraciones estadounidenses en el continente americano fue Cuba. Ahora la Unin Europa sigue los pasos de Washington imponiendo sanciones a Cuba.

Igual que USA, al nico pas del mundo que la UE vitupera y condena con sanciones es a Cuba, lo que vuelve otro tanto ms incomprensible la posicin de Bruselas. Por qu Bruselas se une de manera casi devota a la posicin estadounidense? En efecto, es difcil concebir que una potencia tan importante como la Europa de los 27 se alinee de un modo tan dcil y disciplinado con la poltica exterior de Washington contra el pequeo archipilago del Caribe.

En abril de 2005 en Ginebra, otra resolucin adoptada por una gran mayora -35 de los 50 miembros de la Comisin-, fue rechazada por la Unin Europea y por supuesto por Washington. Dicha resolucin condenaba el uso de mercenarios para violar los derechos humanos y el derecho de los pueblos a la autodeterminacin. La UE se neg a adoptar un texto condenando las prcticas de la Casa Blanca, particularmente respecto a Cuba.

La UE afirma que reanudara con placer un dilogo poltico con las autoridades cubanas. Este dilogo tendra que ver particularmente con la cuestin de los derechos humanos y tendra lugar sobre una base recproca y no discriminatoria. La base no discriminatoria es imposible ya que Europa estigmatiza nicamente a Cuba. En cuanto a la reciprocidad, el ltimo informe de Amnista Internacional permite aclarar este asunto efectuando una comparacin de la situacin de los derechos humanos en el seno de la Comunidad Europea que pretende dar lecciones y notas de buena conducta y Cuba.

En lo que se refiere a Cuba, Amnista Internacional no ha mencionado:

Los informes de Amnista Internacional sobre la situacin de los derechos humanos en el seno de la Unin Europea son abrumadores. Por consiguiente, la UE no tiene ninguna autoridad moral para erigirse en juez. En efecto, la Europa de los 27 presenta una situacin mucho ms desastrosa que la de Cuba.

Por otra parte, a pesar de las enormes actividades de cabildeo que ejercieron USA y la UE para impedir que Cuba integrara el nuevo Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, 135 pases miembros, o sea ms de 2/3 de la Asamblea General, escogieron a Cuba en mayo de 2006 para ocupar un escao. En realidad, USA y Europa utilizan la problemtica de los derechos humanos como pretexto y han impuesto una visin politizada de la realidad cubana que el resto del mundo no comparte de ninguna manera.

El 12 de junio de 2006, el Consejo de la UE afirm claramente su intencin de derrocar al gobierno de La Habana: Mediante el abanico completo de recursos de que dispone, la Unin Europea seguir ofreciendo a todos los componentes de la sociedad un apoyo concreto para el cambio pacfico en Cuba, subraya el comunicado oficial.

El Consejo de la UE afirma estar sobre todo preocupado por el hecho de que el gobierno cubano haya dado marcha atrs sobre algunas reformas que llevan a una tmida apertura econmica. El Consejo deplor que estas restricciones hayan reducido otra vez el mbito de las iniciativas privadas. En una palabra, Europa utiliza la excusa de los derechos humanos, pero slo busca el regreso a un capitalismo de empresa privada y la implantacin de una economa de mercado en Cuba.

La hostilidad estadounidense contra Cuba no cesar pronto, es un hecho. En cambio, es una pena que la Unin Europea se asocie a ello de manera tan servil como contraproducente. En efecto, hay un lenguaje que los cubanos no son capaces de entender: Se trata del lenguaje de la presin, el chantaje, la coaccin, la intimidacin, la fuerza y la amenaza. Desde 1959, Cuba jams ha cedido a este tipo de procedimientos y nunca ceder. La UE y USA deben entender esta realidad. Los ultimtum no sirven para nada, salvo para radicalizar el proceso revolucionario cubano, y la historia de estos ltimos cincuenta aos es edificante a este respecto. Los cubanos jams han aceptado que se pisoteen su soberana y su independencia que les costaron tantos sacrificios. Por esta razn la actual poltica de la UE est condenada al fracaso.

La Unin Europea tendra credibilidad y autoridad moral si se desmarcase, sin esperar ms, de la poltica obsesiva de USA contra Cuba. Debe hacer respetar los valores de soberana y de independencia rechazando todo intento de injerencia en los asuntos internos de otras naciones. La capitulacin frente a los poderosos slo lleva al deshonor pues es el rechazo de la injusticia lo que hace la grandeza de las naciones. Por eso Cuba es un pas de gigantes.

El francs Salim Lamrani es investigador de la Universidad Denis-Diderot en Pars y est especializado en las relaciones de Cuba y USA. Colabora habitualmente en Rebelin. Caty R. pertenece a los colectivos de Rebelin y Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingstica. Este artculo se puede reproducir libremente, a condicin de mencionar al autor y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter