Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-02-2007

Espaa
Hacia una red de concejales ecologistas en Euskadi

Florent Marcellesi e Iigo Aguirre


Hoy en da, muchos municipios vascos, con sus caractersticas e historia propias, comparten problemticas comunes. Padecen actuaciones insostenibles e injustas socialmente similares. A qu pueblo no le toca su gran proyecto de infraestructura o sus daos colaterales, que se llame puerto deportivo o exterior, Tren de Alta Velocidad o autopista Transpirenica? Qu pueblo no sufre un grave problema de vivienda y una feroz especulacin urbanstica y se ve obligado a pagar hipotecas de 50 aos? Qu pueblo no tiene que aguantar el despliegue catico e insaludable de las antenas de telefona mvil en contra del bienestar individual y comn? En resumen, quin no se enfrenta en su pueblo a un terrible pero autntico consenso de la insostenibilidad apoyado ?la mayora del tiempo- por el conjunto de las fuerzas polticas, nacionalista o no, ?progresistas? o no? Veamos unos ejemplos.

El Nuevo Puerto Exterior de Mutriku, triste precursor del consenso del hormign. Proyecto Iniciado por un alcalde de la izquierda abertzale y prolongado por el alcade del Partido Nacionalista Vasco, con un destacable y significativo silencio de los partidos estatales. Un tripartito entusiasta se ha apoyado en un decreto abocado por el Consejero de Izquierda Unida para ofrecer este ?regalo? al pueblo. El Tren de Alta Velocidad, aunque apoyado por un nmero menos escandaloso de fuerzas polticas, no parece mejor parado. Cuando unos juraban que no entraran en el Gobierno vasco si se realizaban las obras, algunos lo cremos. Pero con la aprobacin de los presupuestos vascos, pueden estar seguros de una cosa: no cometeremos el mismo error dos veces.

El panorama de la especulacin urbanstica y de la vivienda no llama tampoco al optimismo. En Bakio, con la construccin ms de 450 viviendas y un campo de golf, el consistorio municipal lucha por transformar la costa vizcana en Levante vasco. En Getxo todos los partidos del ayuntamiento aprueban y fomentan un plan de urbanismo poco respetuoso de los vecinos, de la ciudad y del entorno. Y ms all, mientras que otros pases proponen o aplican el derecho exigible a una vivienda, en Euskadi tenemos que seguir recordando en la calle que los derechos no se sortean!

Y qu decir del despliegue catico de antenas de telefona mvil en Algorta, las Arenas, Santutxu, Galdakano, Basauri, etc? El ciudadano se encuentra hoy en un estado de indefensin absoluta frente a las emisiones de estas antenas y a la dictadura de las operadoras. Pero tambin frente a la propia administracin, que actualmente niega la existencia de cualquier problema en este sentido, al no regular, por un lado, el control exhaustivo de la instalacin de antenas y, por otro lado, al permitir la aparicin de numerosas instalaciones que no cumplen la ms bsica legalidad.

Por desgracia, los numerosos ejemplos de este consenso del hormign y de la insosteniblidad, aparte de los presentados aqu, no son como las anchoas del mar cantbrico. Proliferan durante cualquier temporada de pesca poltica y nadie piensa seriamente en proponer una veda limitando la insostenibilidad de nuestras y nuestros gobernantes. El planeta est al borde del abismo y miramos hacia otro lado. No nos queda tanto tiempo para actuar si no queremos que nuestras hijas e hijos vivan catstrofes ecolgicas bien reales y palpables, como el calentamiento global y sus consecuencias ecolgicas y sociales.

Con una perspectiva global de los problemas ecolgicos y sociales que nos afectan a todos nosotros, es urgente que los ecologistas y afines alcemos nuestra voz en las prximas elecciones municipales de mayo de 2007. Que la alcemos sin pudor y bien alto, recordando que hay que ?pensar globalmente y actuar localmente?. Porque sabemos que lo que est en juego a nivel global slo se solucionar a travs de polticas valientes ms justas y sostenibles a nivel local. Para ello, lo tenemos clarsimo: hace falta presentarse y conseguir concejales ecologistas para llegar a los centros de decisiones y no dejar en manos de otros nuestro futuro y el de las generaciones futuras. Tras haberse demostrado sobradamente su incapacidad crnica a actuar de manera sostenible, no podemos esperar de cualquier partido clsico un cambio sustancial en sus ideas y prcticas.

Por lo tanto, en todos los municipios vascos hace falta que todos los descontentos ante este mal-desarrollo generalizado sigamos agrupndonos y unamos fuerzas tanto dentro del mismsimo muncipio como a nivel ms global. Slo de esta manera podremos poner en marcha alternativas hacia un urbanismo verde y sostenible, viviendas dignas, accesibles y ecolgicas, una regulacin de las antenas de telefona mvil, una gestin sostenible de los recursos naturales y de los residuos, as como moratorias sobre los grandes proyectos en cada pueblo afectado para volver a plantear la Euskadi sostenible que soamos.

La ecologa poltica representa sin temor y con esperanza un espacio alternativo y transformador. Pero ms all, queremos que sea un espacio abierto a todas y todos los ciudadanos, asociaciones y plataformas que -de forma individual o colectiva- estn interesados en el planteamiento y proyecto de futuro verde. Las y los que piensan que las crisis ecolgicas y sociales son las prioridades mximas y que se tienen que anteponer a cualquier otra cuestin. Las y los que quieren que Euskadi disponga por fin de una verdadera red de concejales ecologistas y que luche por una Tierra habitable por todas y todos, aqu y ms all de donde alcanza nuestra mirada.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter