Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-02-2007

A partir de Michael Lowy
Ecosocialismo o neobarbarie

Andrs Lund Medina
Rebelin


I. Eco y socialismo

El trmino Ecosocialismo pretende unir dos palabras -ecologa y socialismo- para crear un nuevo significado, un concepto diferente, un pensamiento cargado de reflexin, de anlisis, de crtica y, tambin de utopa.

El eco de la primera parte de este neologismo alude al oikos, a la casa humana, es decir: a la Naturaleza y a la Sociedad, a la relacin del ser humano con la Naturaleza. La prioridad de este oikos en el nuevo trmino subraya, de entrada, la centralidad de los problemas ecolgicos en cualquier reflexin sobre un proyecto social global. La segunda parte de este nuevo trmino, socialismo, remite a un proyecto social que pretende trascender al capitalismo, instaurando una sociedad ms libre, justa e igualitaria. Sin embargo, el que se le coloque despus del eco significa que ese socialismo quiere ser diferente y subordinado al cuidado del oikos.

El eco remite a lo que es (al oikos que habitamos), en cambio socialismo apunta a lo que no es pero debe ser (a la utopa); la palabra ecologa alude a problemas, desastres, crisis ambiental; socialismo quiere significar a una sociedad capaz de superar los problemas (sociales y ambientales) que el capitalismo no puede solucionar. El ecosocialismo quiere plantearse como una propuesta de solucin global de los problemas ambientales y como una alternativa al capitalismo.

Uno de los forjadores de este proyecto de Ecosocialismo, Michael Lowy, dice: Cuando el tema es ecologa y socialismo, lo primero a considerar es hasta qu punto la razn capitalista est llevando a nuestro pequeo planeta -y a los seres vivos que lo habitan- a una situacin catastrfica desde el punto de vista del medio ambiente, de las condiciones de supervivencia de la vida humana y de la vida en general. (1)

Para l, como para otros ecosocialistas, el oikos que habitamos los animales humanos y el conjunto de seres vivos no humanos, nuestra Patria-Tierra como la llama Edgar Morin, est siendo saqueado, destruido y desequilibrado por la racionalidad capitalista a un ritmo tan intenso y en proporciones tan vastas que puede conducirnos a un suicidio (de la especie humana) pero tambin a un ecocidio (como ya ocurre en amplias regiones del planeta), e incluso a un terricidio. Para los ecosocialistas, el origen y la causa de la crisis ecolgica es el capitalismo. As lo manifiesta Lowy:

Actuando sobre la naturaleza y su equilibrio ecolgico, el rgimen, con su imperativo de expansin constante de la rentabilidad, expone los ecosistemas a contaminantes desestabilizadores; fragmenta hbitats que han evolucionado durante eones para permitir el florecimiento de los organismos, despilfarra los recursos y reduce la sensual vitalidad de la naturaleza al fro intercambio requerido por la acumulacin de capital. (2)

II. Crtica ecosocialista al capitalismo

La mayora de ecosocialistas asume la crtica de Marx al capitalismo, la actualiza y la desarrolla, pero tambin pretende renovar la perspectiva de una sociedad que supere al capitalismo, ligando los problemas sociales con los ecolgicos. Los ecosocialistas no son como esos verdes que postran la razn ecolgica ante la racionalidad del Capital; son verdes aunque tambin son rojos, y por eso no transigen en su defensa de la naturaleza ni en su crtica al capitalismo. Los ecosocialistas son ambientalistas comprometidos pero se adhieren asimismo a una izquierda radical, anticapitalista, que no se satisface con las insuficientes reformas que no van a la raz de los problemas actuales, es decir, a la necesidad de trascender el capitalismo.

Los ecosocialistas cuestionan la lgica explotadora y depredadora del Capital, concebido ste como una fuerza social annima y enajenada que, mercantilizando todo y privatizando las riquezas, promueve el consumisno y el productivismo en su impulso de dominar y someter a la naturaleza y al propio ser humano para producir ms e incrementar sus ganancias. Michael Lowy, un marxista renovador siempre en dilogo con tradiciones no marxistas, se remite a Karl Polanyi y a Weber para caracterizar crticamente al capitalismo:

El capital es una formidable mquina de reificacin (cosificacin). Despus de la Gran transformacin de la que habla Karl Polanyi, es decir, despus de que la economa capitalista de mercado se ha autonomizado, de que se ha por decirlo as desatorado, sta funciona nicamente segn sus propias leyes, las leyes impersonales de la ganancia y de la acumulacin. sta supone, subraya Polanyi, la transformacin de la sustancia natural y humana de la sociedad en mercancas, gracias a un dispositivo, el mercado autorregulador, que tiende inevitablemente a romper las relaciones humanas y... a aniquilar el hbitat natural del hombre. (3)

El mismo Lowy cita al socilogo Max Weber, crtico de todo socialismo, cuando ste describe a la economa capitalista como reificadora o cosificadora, e incompatible con criterios ticos (humanos): La reificacin de la economa fundada sobre la base de la socializacin del mercado sigue absolutamente su propia legalidad objetiva... El universo reificado del capitalismo no deja ningn lugar a la orientacin caritativa... En contraste con las otras formas de dominacin, la dominacin econmica del capital, por el hecho de su carcter impersonal, no podra ser regulada ticamente... La competencia, el mercado, el mercado de trabajo, el mercado monetario, remiten a consideraciones objetivas, ni ticas ni antiticas, simplemente no-ticas... comandan el comportamiento en el punto decisivo e introducen instancias impersonales entre los seres humanos involucrados. (4)

Con todo, el ecosocialismo no niega su lazo con los aportes crticos y la perspectiva superadora del capitalismo que viene de Marx y de cierto marxismo, ni, mucho menos, los cuestionamientos, las propuestas y elaboraciones tericas de la ciencia ecolgica y del movimiento ecologista:

El ecosocialismo parte de algunas ideas fundamentales de Marx sobre la lgica del capital y de algunos de los descubrimientos, avances y conquistas cientficas del movimiento ecolgico y de la ciencia ecolgica. Marx no haba planteado todava la cuestin de la ecologa en su anlisis porque, en su poca, la cuestin era muy poco evidente. Pero l afirma, en El Capital, que el sistema capitalista agota las fuerzas del trabajador y las fuerzas de la Tierra. Traza un paralelo entre el agotamiento del trabajador y el agotamiento del planeta. Por lo tanto, el desarrollo del capitalismo acaba con la naturaleza. (5)

Sea una economa capitalista autonomizada (Polanyi) o una dominacin impersonal (Weber), el capitalismo es explicado por la dinmica de un Capital enajenado (Marx), es decir: ajeno al control humano, que funciona con sus propias leyes, a las que somete a la sociedad y a la naturaleza: producir ms para incrementar sus ganancias, acumular y reproducirse como Capital a una escala cada vez ms amplia.

Por eso, Marx caracterizaba al capitalismo como una sociedad invertida y fetichizada: en ella no es el ser humano el que domina a la economa, sino sta la que lo domina a l; la creacin humana (el Capital como fuerza social productivista) se vuelve ajena y domina a sus creadores, como Fetiche o monstruo con vida y personalidad; la economa, entonces, no sirve para satisfacer las necesidades humanas, ya que, ms bien, el ser humano y la naturaleza sirven a la economa (al Capital) para satisfacer su sed insaciable de ganancias. La Cosa (Mercanca, Dinero, Mquinas) parece viva y potente, mientras los seres vivos (humanos y no humanos) son cosificados, impotentes ante el impulso dominador de la Cosa.

Por cierto, esta Dialctica de la Enajenacin atraviesa todo el pensamiento de Marx, desde sus obras juveniles hasta sus ltimos textos:

-El objeto producido por el trabajo, su producto, se enfrenta a l como algo extrao, como un poder independiente del productor... (Manuscritos econmico-filosficos de 1844).
-El capital no consiste en que el trabajo acumulado sirva al trabajo vivo como medio para nueva produccin. Consiste en que el trabajo vivo sirva al trabajo acumulado como medio para conservar y aumentar su valor de cambio. (Trabajo asalariado y capital, 1849)
-No se pone el acento sobre el estar-objetivado sino sobre el estar-enajenado, el estar-alienado, el estar-extraado, el no-pertenecer-al-obrero, sino a las condiciones de produccin personificadas, id est, sobre el pertenecer-al-capital de ese enorme poder objetivo que el propio trabajo social se ha contrapuesto a s mismo como uno de sus momentos. (Grundrisse de 1857-1858)
-En la maquinaria el trabajo objetivado se le presenta al trabajo vivo, dentro del proceso laboral mismo, como el poder que lo domina y en el que consiste el capital -segn su forma- en cuanto apropiacin del trabajo vivo. (Grundrisse de 1857-1858)
Los efectos de las cosas, como aspectos materializados del proceso de trabajo, le son atribuidos en el capital, en su personificacin, su independencia respecto del trabajo. Dejaran de producir esos efectos si dejasen de enfrentar al trabajo en esa forma enajenada. El capitalista, como tal capitalista, no es ms que la personificacin del capital, esa creacin del trabajo dotada de su propia voluntad y personalidad, que se opone al trabajo. (Teoras de la plusvala, manuscritos de 1861-1863)
-El capital se manifiesta tambin bajo la forma de trabajo pasado -en la mquina automtica y en las mquinas puestas en movimiento por l-, se manifiesta, como es posible demostrar, independientemente del trabajo vivo; en vez de someterse al trabajo vivo, l lo subordina a s mismo; el hombre de hierro interviene contra el hombre de carne y hueso. El sometimiento del trabajo del hombre de carne y hueso al capital, la absorcin de su trabajo por parte del capital, absorcin en la cual est encerrada la sustancia de la produccin capitalista, interviene aqu como factor tecnolgico. La piedra angular est lista. El trabajo muerto puesto en movimiento y el trabajo vivo, que es slo uno de sus rganos dotados de conciencia, se hacen evidentes. El vnculo vivo de todo el taller no se apoya en la cooperacin; ahora el sistema de mquinas forma un todo puesto en movimiento por un primer motor y abarca a todo el taller, un todo al cual est subordinado el taller vivo en cuanto est compuesto de obreros. De esta manera, el todo del sistema de mquinas obtuvo una forma independiente de los obreros y sin ninguna relacin con ellos... (Manuscrito de 1861-1863).
-La dominacin del capitalista sobre el obrero es por consiguiente la de dominacin la cosa sobre el hombre, la del trabajo muerto sobre el trabajo vivo, la del producto sobre el productor, ya que en realidad los medios de produccin, se convierten en medios de dominacin sobre los obreros (pero slo como medios de dominacin del capital mismo), no son sino meros resultados del proceso de produccin. En la produccin material, en el verdadero proceso de la vida real social.se da exactamente la misma relacin que en el terreno ideolgico se presenta en la religin: la conversin del sujeto en objeto y viceversa. (El Capital, Captulo VI, manuscritos de 1863-1865)
-Al transformar el dinero en mercancas que sirven como materias formadoras de un nuevo producto o como factores del proceso laboral, al incorporar fuerza viva de trabajo a la objetividad muerta de los mismos, el capitalista transforma valor, trabajo pretrito, objetivado, muerto, en capital, en valor que se valoriza a s mismo, en un monstruo animado que comienza a "trabajar" cual si tuviera dentro del cuerpo el amor... De tal manera, los participantes en la produccin capitalista viven en un mundo embrujado, y sus propias relaciones se les presentan como propiedades de cosas... El capital que rinde inters se personifica en el capitalista financiero, el capital industrial en el capitalista industrial, el capital que da renta en el terrateniente como dueo de la tierra, y por ltimo, el trabajo en el asalariado. Entran en la lucha competitiva y en el verdadero proceso de produccin como esas formas rgidas, personificadas en personalidades independientes que al mismo tiempo parecen ser simples representantes de cosas personificadas. La competencia presupone esta exteriorizacin... y en la superficie la competencia parece ser nada ms que el movimiento de este mundo invertido. (El Capital I, 1867)

Si el capitalismo se caracteriza por el dominio de la Cosa sobre el ser humano (y la naturaleza viva), por ser un mundo invertido donde lo creado sojuzga al creador; si el Capital es la enajenacin de una fuerza social impersonal que enajena vida (humana y no humana) para acrecentar su poder, si es un valor que se valoriza a s mismo, el ecosocialismo debe ser una sociedad en donde el ser humano asuma el control democrtico de sus fuerzas sociales para reconciliarse consigo mismo y con la naturaleza.
III. Ecosocialismo o catstrofe y barbarie

Qu implicaciones ecolgicas tiene el desarrollo de esta fuerza social enajenada y enajenante que es el Capital que busca producir, dominar y acumular? Michael Lowy es muy tajante al respecto:

El crecimiento exponencial de la contaminacin del aire en las grandes ciudades, del agua potable y del ambiente en general; el calentamiento del planeta, el principio de la fusin de los glaciales polares, la multiplicacin de catstrofes "naturales"; el principio de la destruccin de la capa de ozono; la destruccin, a una velocidad creciente, de los bosques tropicales y la rpida reduccin de la biodiversidad por la extincin de miles de especies; el agotamiento de tierras, su deseritficacin; la acumulacin de basura, principalmente nuclear, imposible de manejar; la multiplicacin de accidentes nucleares y la amenaza de un nuevo Tchernobyl; la contaminacin de la comida, las manipulaciones genticas, las "vacas locas", la carne con hormonas. Todas las luces estn rojas: es evidente que el curso enloquecido de las ganancias, la lgica productivista y la mercantilizacin de la civilizacin capitalista/industrial nos conduce a un desastre ecolgico de proporciones incalculables. No es ceder al catastrofismo el constatar que la dinmica del crecimiento infinito inducido por la expansin capitalista amenaza los fundamentos naturales de la vida humana en el planeta. (6)

Como puede apreciarse la crtica ecosocialista es muy amplia y diversa; en su perspectiva crtica se abarcan:
-los problemas generados por los grandes desequilibrios planetarios (el efecto invernadero y los cambios climticos, el empobrecimiento de la capa de ozono que nos ha protegido de las radiaciones solares, etc.);
-los diversos desequilibrios regionales en determinados ecosistemas (la contaminacin y desecacin de lagos y mares interiores, la deforestacin creciente de selvas y bosques, la desertizacin de tierras, etc.);
-las recurrentes catstrofes ecolgicas (provocadas por las plantas de energa nuclear, los derrames de petrleo, etc.);
-los problemas que tienen que ver con la contaminacin del aire y del agua, o con el agotamiento de la tierra;
-la acelerada destruccin de la biodiversidad (cada da desaparecen para siempre 10 especies de seres vivos);
-el creciente peligro que implican las biotecnologas y los organismos genticamente modificados;
-lo peligroso y nocivo que cada vez ms resultan las principales fuentes energticas del capitalismo (petrolera y nuclear) y la necesidad de desarrollar otras, como la energa solar, inhibidas por los intereses econmicos creados.

Para los ecosocialistas todos esos problemas tienen su raz en el industrialismo y el productivismo que promueve la sed de ganancias del Capital, por lo que insisten en la necesidad de acabar con l para frenar la prolongacin de estos problemas y empezar a solucionarlos.
La posicin ecosocialista supone que el capitalismo es incapaz de resolver los problemas sociales y ecolgicos que genera porque ste nunca atentar contra su propia esencia productivista enajenada, y ello se reafirma con la propia actitud de las personificaciones del Capital, los voceros de las grandes transnacionales, que no estn dispuestos a tomar medidas de fondo contra el desastre ecolgico en curso. Un ejemplo de ello es el llamado Protocolo de Kyoto: las personificaciones del Capital con cierta conciencia ecolgica del desastre que cada vez se aproxima ms por el efecto invernadero (cambios climticos, derretimiento de las zonas glaciales, hundimiento de las ciudades costeras), acordaron una medida totalmente insuficiente e incluso contraproducente para los pases dependientes y semicoloniales:

El Protocolo de Kyoto busca, eventualmente, estabilizar el efecto invernadero para dentro de 10 15 aos -explica Michael Lowy-, con base en un mecanismo absurdo llamado mercado de los derechos de contaminar. Los pases ms ricos siguen contaminando el mundo, pero basados en la posibilidad de comprar de los pases ms pobres el derecho de contaminar lo que ellos no utilizan. Transforman el derecho de polucin en mercadera. De este modo, las naciones continan contaminando: tanto cuanto puedan o estn dispuestos a pagar. Eso es lo ms avanzado que la elite dominante consigui producir. Ese acuerdo mnimo, vaco, fallido, es perfectamente incapaz de responder al problema: los Estados Unidos, que son el pas ms contaminador del mundo, se niegan a firmarlo y, mientras tanto, siguen desarrollando su economa con la lgica de la destruccin y de la contaminacin. (7)

Las personificaciones del Capital que hablan por l (empresarios, polticos, economistas) incluso se disfrazan de ecologistas y prometen desarrollo social, equilibrado, integral, humano!, y, ltimamente, cuestionados por los movimientos ecologistas, ofrecen desarrollo sustentable. Sin embargo, en el documento base de esta nueva mitificacin (Nuestro futuro comn, 1992) se reconoce la degradacin del ambiente, pero provocada por los pobres y como freno del desarrollo econmico, lanzando la zanahoria de la sustentabilidad a los ecologistas para integrarlos a sus discursos desarrollistas, como lo denunci el antidesarrollista Jean Robert.

Uno de los economistas ms importantes de nuestros tiempos, Wallerstein en su reflexin sobre Ecologa y Costes de Produccin Capitalistas ha argumentado con rigor que, dado el descenso de la tasa media de ganancia, la puesta en prctica de medidas ecolgicas significativas y seriamente llevadas a cabo, podra ser el golpe de gracia a la viabilidad de la economa-mundo capitalista. Por eso, dice, podemos esperar que compren tiempo (desplazando los problemas ambientales a los pases perifricos) pero no a que se tomen medidas serias contra la degradacin ecolgica. El ecosocialista Michael Lowy lo vuelve a plantear en trminos muy claros:

Creemos que el actual sistema capitalista no puede regular, y mucho menos superar, las crisis que ha desatado. No puede resolver la crisis ecolgica, porque hacerlo requiere poner lmites a la acumulacin -una opcin inaceptable para un sistema cuya prdica se apoya en la divisa: crecer o morir! Y no puede resolver la crisis planteada por el terror y otras formas de rebelin violenta porque hacerlo significara abandonar la lgica imperial, lo que impondra lmites inaceptables al crecimiento y a todo el "modo de vida" sostenido por el ejercicio del poder imperial. Su nica opcin restante es recurrir a la fuerza bruta, incrementando as la alienacin y sembrando las semillas del terrorismo... y del antiterrorismo que lo sigue, evolucionando hacia una variante nueva y maligna de fascismo... En suma, el sistema capitalista mundial est en una bancarrota histrica. Se ha convertido en un imperio incapaz de adaptarse, cuyo propio gigantismo deja al descubierto su debilidad subyacente. Es, en trminos ecolgicos, profundamente insustentable y debe ser cambiado de manera fundamental, y mejor aun, reemplazado, si ha de existir un futuro digno de vivirse. (

Si el capitalismo no puede superar la contradiccin entre el desarrollo ilimitado de las fuerzas productivas y su conversin en fuerzas destructivas, las alternativas reformistas verdes o social-liberales (todava autodenominadas socialistas) son viables? De serlo, el ecosocialismo quedara automticamente descartado; sin embargo, los pensadores ecosocialistas consideran, justamente, que la impotencia reformista conduce a la necesidad de un cambio radical, anti y poscapitalista.

Cuando aparecieron los partidos verdes, sobre todo en Europa, estas agrupaciones portaban una carga anticapitalista, que influy en la izquierda radical y en la izquierda reformista (pro-capitalismo humano) Sin embargo, en su pugna por el poder y despus de unirse para gobernar, verdes y socialistas se corrieron a la derecha, pasando muy rpidamente del liberalismo al neoliberalismo, ajustando sus proyectos polticos a la lgica del Capital, es decir: a la mundializacin de las mercancas, a la privatizacin de los servicios pblicos, al apoyo de las intervenciones militares imperialistas como guerras ticas y, por supuesto, al respaldo del Protocolo de Kyoto... La poltica de los partidos verdes abandon todo tinte anticapitalista y se redujo a la mera negociacin con las personificaciones del Capital transnacional de medidas proteccionistas del todo insuficientes que no modifican ni mnimamente el curso del desastre ecolgico en proceso.

El desarrollo del capitalismo ha profundizado en estos aos las dos crisis que alimenta con su produccin, circulacin y reproduccin cada vez ms ampliada:
1) la crisis de la condicin humana, que se manifiesta de dos modos: a) como extensin de la miseria material en el mundo (la inmensa mayora de humanos a nivel mundial sobreviven apenas en la pobreza extrema, mientras aumenta el desempleo, el subempleo y la sobreexplotacin de empleos precarios); y b) como profundizacin de la miseria espiritual por el deterioro de valores y expectativas as como por la generalizacin de modos de vida enajenados, hetronomos, vacos, consumistas y productivistas, que slo promueven anomia y patologas sociales (violencias, adicciones, suicidios, etc.); y

2) la crisis ecolgica, que resulta de la contradiccin entre la lgica capitalista (depredadora, rompiendo equilibrios en la bsqueda de ganancias rpidas) y la lgica de los sistema ecolgicos (de renovacin y equilibrio a largo plazo).

El avance de estas crisis, y la gravedad de sus implicaciones, nos ha llevado a una verdadera crisis de la entera civilizacin moderna. De no poner un lmite a la produccin capitalista, de no detener y desarmar la mquina productivista y destructiva del capitalismo, una catstrofe ecolgica de proporciones maysculas, que nos puede llevar a la barbarie, se aproxima. La diversidad y magnitud de los problemas ecolgicos actuales nos ofrece un amplio espectro de posibilidades catastrficas: derretimiento de glaciales que pone bajo el agua a las ciudades costeras; aniquilacin de la mayor parte de selvas y bosques; aire irrespirable o generalizada escasez de agua potable en las megalpolis; agotamiento de tierras frtiles y hambrunas masivas; efectos negativos y mortales de los transgnicos en los humanos o en las cadenas ecolgicas; cambios climticos devastadores; uso de armas nucleares o desastres de la industria nuclear; etc. La civilizacin moderna se encuentra en una encrucijada: o es capaz de terminar con la destructiva y enajenada lgica capitalista, reinventando un ecosocialismo democrtico, o corre el riesgo de sufrir catstrofes que la lleven a la barbarie, que bien puede ser la de los despotismos ecologistas que impondrn una dictadura que limite las necesidades y consumos, o bien la del tribalismo de los sobrevivientes. Por eso, insiste Lowy, el ecosocialismo es un cambio necesario de civilizacin:

Las reformas parciales son completamente insuficientes: es necesario reemplazar la micro-racionalidad de la ganancia por una macro-racionalidad social y ecolgica, lo que requiere un cambio real de civilizacin. Ello es imposible sin una reorientacin tecnolgica profunda y apuntando al reemplazo de las fuentes actuales de energa por otras, no-contaminantes y renovables, como la energa elica o la solar. La primera cuestin planteada es, entonces, sobre el control de los medios de produccin, y sobre todo por las decisiones de inversin y mutacin tecnolgica; de modo que deben quitarse de los bancos y de las empresas capitalistas esos medios y esas decisiones para volverse bienes comunes de la sociedad. Ciertamente, el cambio radical no slo involucra la produccin, sino tambin al consumo... Es el tipo del consumo actual, fundado en el desperdicio y la ostentacin, la alienacin mercantil, la obsesin pr acumular, lo que debe ponerse en cuestin... Una reorganizacin en su conjunto del modo de produccin y consumo es necesaria, fundada sobre criterios exteriores a los del mercado capitalista: en las necesidades reales de la poblacin... y la salvaguarda del medio ambiente. En otros trminos, una economa de transicin al socialismo, "re-ajustada"... en el medio ambiente social y natural, porque est fundada en la opcin democrtica de prioridades y inversiones decididas por la poblacin -y no por leyes del mercado o por un politibur omnisciente. Todava en de otros trminos, una planificacin democrtica local, nacional, y, tarde o temprano, internacional, definiendo: 1) qu productos deben subvencionarse o tener una distribucin gratuita ; 2) qu opciones energticas deben, ser permitidas, aunque ellas no sean, en primer tiempo, las rentables; 3) cmo reorganizar el sistema de transportes, segn criterios sociales y ecolgicos; 4) qu medidas se toman para reparar, lo ms rpidamente posible, los gigantescos daos al medio ambiente dejados en herencia por el capitalismo. Y as en adelante... (9)


IV. Necesidad de Ecosocialismo

Hay, entonces, una necesidad de ecosocialismo en el mundo actual. Hay una imperiosa necesidad de una poltica anti-capitalista, pos-capitalista, que ponga un freno al tren del Progreso o Desarrollo devastador; hay una urgente necesidad de evitar la catstrofe y la barbarie a la que nos encamina un Capital enajenado en su produccin ilimitada, alienado en el productivismo-consumismo que arrasa con los recursos naturales, enloquecido por su sed de ganancias. Esa necesidad de conectarnos de otro modo con la naturaleza, de cuidar nuestro entorno natural por respeto a la biodiversidad y a la propio humanidad, tambin ha sido expresada por las corrientes ecologistas. Y es que el ecologismo y el socialismo -como lo seala Lowy- comparten necesidades y valores cualitativos, irreductibles a los valores monetarios o del mercado:

Entre estas necesidades hay una que toma una importancia siempre ms decisiva hoy da y que Marx no haba tomado suficientemente en cuenta (salvo en algunos pasajes aislados) en su obra: la necesidad de salvaguardar el entorno natural, la necesidad de un aire respirable, de agua potable, de alimentacin libre de venenos qumicos o de radiaciones nucleares. Una necesidad que se identifica, tendencialmente, con el imperativo mismo de la supervivencia de la especie humana en este planeta, en el cual el equilibrio ecolgico est seriamente amenazado por las consecuencias catastrficas efecto invernadero, destruccin de la capa de ozono, peligro nuclear de la expansin infinita del productivismo capitalista... El socialismo y la ecologa comparten entonces valores sociales cualitativos, irreductibles al mercado. Comparten tambin una rebelin contra la Gran transformacin, contra la autonomizacin reificada de la economa en relacin con las sociedades y un deseo de reubicar a la economa en un entorno social y natural. Sin embargo, esta convergencia no es posible sino a condicin de que los marxistas sometan a un anlisis crtico su concepcin tradicional de las fuerzas productivas regresaremos a este punto y que los ecologistas rompan con la ilusin de una economa de mercado limpia. Esta doble operacin es la obra de una corriente, el ecosocialismo, que logr la sntesis entre las dos aproximaciones. (10)

Cuestionando el productivismo de cierta idea del desarrollo de las fuerzas productivas y las ilusiones de una poltica ecologista compatible con el capitalismo, el Ecosocialismo es una sntesis superadora de ambas tendencias sociales; por un lado, critica las experiencias productivistas del autodenominado socialismo real pero, por otro, cuestiona los lmites de un ecologismo que no resulta ni anti ni pos capitalista, que desconecta la crtica del consumismo del productivismo impulsado por la lgica del Capital y que culpabiliza a un humanismo antropocntrico exculpando a un sistema capitalista que promueve un tipo humano en el que se le inculca el modo del tener posesivo y consumista.

A diferencia de cierta crtica ecologista, los ecosocialistas no consideran que los problemas ambientales se deban al consumismo individual o a un nefasto antropocentrismo.

Si se culpabiliza al individuo consumista parece exculparse entonces al sistema productivista; se sugiere, adems, que el consumo debe ser limitado, justificando as a un futuro Totalitarismo ecologista que, probablemente, agudizara los problemas de desigualdad social. Por otro lado, si se cuestiona al antropocentrismo y se le pretende sustituir por un biocentrismo que descentra al ser humano, se corre el riesgo de caer en un anti-humanismo que desconozca el valor de la propia vida humana as como la posibilidad de otro humanismo. Al respecto, Lowy ha sealado lo siguiente:

Otra visin equivocada es aquella que declara que la culpa es del ser humano, que mediante el antropocentrismo y el humanismo, se puso en el centro y despreci a los otros seres vivos. Creo que esta concepcin causa falsos problemas. Porque es de inters de la humanidad, de la supervivencia de los seres humanos, de los hombres y de las mujeres, preservar el medio del cual dependen inevitablemente. No se trata de contraponer la supervivencia humana a las de las otras especies, se trata de entender que ellas son inseparables y que nuestra supervivencia como seres humanos, depende de que se salvaguarde el equilibrio ecolgico y la diversidad de las especies; por tanto, desde el ecosocialismo estaramos hablando de un humanismo biocentrista. (11)

Con todo, y pese a esos extremos, la ecologa como teora y sustento de los movimientos ambientalistas tiene el gran mrito de plantear que la actual crisis ecolgica -como destruccin acelerada de recursos naturales y ruptura de equilibrios en la naturaleza- es una crisis de la civilizacin moderna. Apoyndose en los estudios y las investigaciones ecolgicas, el ecosocialismo construye su argumentacin fundamental:

1 El modo de produccin y de consumo actual de los pases desarrollados, fundados sobre la lgica de la acumulacin ilimitada del Capital, de ganancias, de mercancas, de despilfarro de recursos, de consumos ostentosos y de destruccin acelerada del medio ambiente, no puede de ningn modo ser extendido en el conjunto del planeta, sino bajo la idea de una importante crisis ecolgica; segn clculos recientes, si se generalizara al conjunto de la poblacin mundial el consumo medio de energa de EU, las reservas actuales de petrleo se agotaran en diecinueve aos. Este sistema est, por tanto, necesariamente fundado en el mantenimiento y el agravamiento de las escandalosas injusticias entre el Norte y el Sur.
2 En este estado de cosas, la continuacin del progreso capitalista y la expansin de la civilizacin fundada sobre la economa de mercado, que funciona bajo una forma brutalmente inequitativa, amenaza directamente, a mediano plazo, (toda previsin sera azarosa), la supervivencia misma de la especie humana. El cuidado de la naturaleza es por tanto un imperativo humanista. (12 )

El ecosocialismo pretende, ir ms all de cierta argumentacin ecologista endeble y encubridora de la raz del problema, y por ello se propone superar al capitalismo, pero tambin a los primeros ensayos de sociedades poscapitalistas. Para el ecosocialismo no basta expropiar a los expropiadores sino instaurar una nueva sociedad que sea democrtica, que cuide los equilibrios naturales y cuestione la tecnociencia capitalista.
V. Antecedentes y tendencias ecosocialistas

Michael Lowy , entre otros, ha examinado en detalle la relacin de Marx y Engels con la Ecologa. Lowy admite, de entrada, que los temas ecolgicos no son centrales en la reflexin de los clsicos de marxismo y que las referencias a esas cuestiones en sus obras son interpretables. Sin embargo, rechaza las acusaciones infundadas contra el pensamiento de Marx y Engels -que los presentan como defensores de un humanismo dominador y de desconocer el papel de la naturaleza en la constitucin del valor-, sin negarse a examinar en detalle la cuestin del productivismo de Marx. Al respecto, Lowy acepta que, en ocasiones, Marx y Engels consideran positivo en s mismo el desarrollo de las fuerzas productivas; no obstante, seala que el proyecto socialista de Marx no puede reducirse al aumento de la produccin; no hay en l productivismo

en la medida que nadie denunci tanto como Marx la lgica capitalista de produccin para la produccin, la acumulacin del capital, de fortunas y de mercancas como un bien en s mismo. La misma idea de socialismo -al contrario de su miserable caricatura burocrtica- es el de una produccin de valores del uso, de bienes necesarios para la satisfaccin de necesidades humanas. El objetivo supremo del progreso tcnico para Marx no es el crecimiento infinito de bienes ("el tener") sino la reduccin de la jornada de trabajo y el crecimiento del tiempo libre ("el ser"). (13)

Pese a la idea de la mutacin de las fuerzas productivas en fuerzas destructivas, sta no es desarrollada como para derivar una crtica ecolgica global; sin embargo, afirma Lowy, s existe en Marx una teora de la ruptura del metabolismo entre las sociedades humanas y la naturaleza, como resultado del productivismo capitalista, aunque principalmente referida a la agricultura capitalista y al agotamiento de la tierra. De esta manera se encuentra en Marx el concepto de un Progreso (econmico) que puede ser destructivo para el ser humano y tambin para la propia naturaleza. En la crtica econmica de Marx hay espacio para la crtica ecolgica: se cuestiona la explotacin humana pero tambin la destruccin irracional de las fuerzas naturales (tierra, bosques, contaminacin) por la lgica del Capital enajenado. Por eso, como lo ha probado Lowy, Marx llega a considerar el cuidado ecolgico como tarea de una sociedad socialista:

Por ejemplo, el volumen III de El Capital opone a la lgica capitalista de la gran produccin agrcola, fundada en la explotacin y el agotamiento de las fuerzas de la tierra, otra lgica, de naturaleza socialista: "el tratamiento conscientemente racional de la tierra como propiedad comunal eterna, y como condicin inalienable de la existencia y de la reproduccin de la cadena de generaciones humanas sucesivas". Un razonamiento anlogo se descubre algunas pginas ms adelante: "Incluso una sociedad entera, una nacin, en fin, todas las sociedades contemporneas juntas, no son dueas de la tierra. Ellos slo la ocupan, los usufructuarios, y ellos deben, como buen padre de familia, de dejar en buen estado a las generaciones futuras". En de otros trminos: Marx parece aceptar "el Principio de Responsabilidad" estimado por Hans Jonas, la obligacin de cada generacin de respetar el ambiente -la condicin de existencia para las generaciones humanas futuras. (14)
Para Lowy es posible encontrar en Marx (y en el marxismo del siglo XX) una dialctica cerrada, determinista y finalstica del Progreso, pero tambin se puede descubrir y desarrollar en Marx (y cierto marxismo) una dialctica abierta, no determinista ni teleolgica, del Progreso. De acuerdo a esta dialctica, la historia est abierta a posibles y, en el caso del capitalismo, el Progreso econmico lleva consigo catstrofes humanas y naturales (15). Uno de los primeros marxistas que hizo la crtica a la ideologa del Progreso -retomada despus como Dialctica de la Ilustracin por la primera Escuela de Frankfurt, por Adorno y Horkheimer- fue Walter Benjamin.

Walter Benjamin es un marxista singular, alimentado por una tradicin romntica justamente revalorada por Michael Lowy como crtica al capitalismo (16), quien la conecta directamente con la crtica ecolgica: El socialismo y la ecologa... son los herederos de la crtica romntica. Sus objetivos comunes implican la superacin de la racionalidad instrumental, de la autonomizacin de la economa, del reino de la cuanificacin, de la produccin como fin en s, de la dictadura del dinero, de la reduccin del universo social al clculo de los mrgenes de rentabilidad y de la necesidad de acumulacin del capital. Tanto el socialismo como la ecologa reivindican valores cualitativos: el valor de uso, la satisfaccin de las necesidades, la igualdad social, para el primero; la salvaguarda de la naturaleza y el equilibrio ecolgico para la segunda. (17)

Nutrido por la crtica romntica, Walter Benjamin cuestion las ideas simplistas del marxismo de la 2 y 3 Internacional sobre el Progreso econmico y el desarrollo de la Tcnica (sin dialctica destructiva), advirtiendo de los peligros del modo capitalista del desarrollo del Progreso y de las tecnologas, sobre todo en cuanto al aumento de su poder destructivo en las guerras y en la relacin con la naturaleza. En uno de sus primeros escritos marxistas de Benjamin, (Sentido nico, 1923), ya se prenda el aviso de alarma: si la revolucin socialista no se produce a tiempo, el Progreso y la Tcnica del capitalismo llevarn al mundo al desastre. En su ltimo texto (Tesis sobre el concepto de historia, 1940), escrito casi veinte aos despus del primero, Benjamin sigue cuestionando la idea del Progreso y pensando en una revolucin socialista que lo detenga: Marx dijo que las revoluciones son las locomotoras de la historia. Pero quiz sea diferente. Puede ser que las revoluciones sean la mano de la especie humana que viaja en ese tren y que tira el freno de emergencia. (18)

Con ms de treinta aos de elaboracin, el ecosocialismo cuenta ya con importantes pensadores que desde el marxismo han reflexionado sobre la ecologa en una perspectiva anti-capitalista, destacando James O'Connor, John Bellamy Foster, Jol Kovel, Francisco Fernandez Buey, Elmar Altvater, Michael Lowy y muchos otros. Pese a la diversidad de planteamientos, comparten su crtica al productivismo y a la ideologa del progreso, su intento de formular una propuesta global de socialismo que retome la crtica ecolgica. James O'Connor considera ecosocialistas a quienes tratan de subordinar el valor de cambio al valor de uso, de organizar la produccin segn las necesidades sociales y los requisitos para la proteccin del medio ambiente natural, para construir un socialismo ecolgico, fundado ecolgicamente en el control democrtico, la igualdad social y el predominio del valor del uso. Lowy agregara la propiedad colectiva de los medios de la produccin y una planificacin democrtica.
VI. Programa de lucha ecosocialista

El ecosocialismo no es, pero debe ser: como an no tiene lugar en el mundo es una utopa, pero sustentada en razones y en movimientos reales que desde hoy luchan por ella. La utopa ecosocialista supone terminar con el poder enajenado del Capital y propone una sociedad desenajenada en la que la economa sirva al ser humano y cuide a la naturaleza, en donde la produccin sirva al Bien comn y a los ecosistemas, en donde el ser humano se reconcilie con su entorno natural. El control humano sobre la Cosa supone una organizacin democrtica, libertaria (autnoma) y justa que al mismo tiempo que termina con toda forma de opresin y dominio humano (clase, gnero, raza), le pone lmites al productivismo/consumismo, promueve nuevas fuentes energticas y soluciona los problemas sociales y ecolgicos generados por el capitalismo. Se trata de reconciliar el impulso emancipatorio y libertario del socialismo con las necesidades ecolgicas que den sustentabilidad a toda sociedad humana, por eso es necesario evitar tanto el despilfarro productivista como toda tirana ecologista que imponga escasez, privacin y represin. En ese sentido, el ecosocialismo retoma la consigna autnticamente revolucionaria de cambiar el mundo y transformar la vida pues la limitacin al productivismo/consumismo no slo debe ser verdaderamente justa y democrtica sino que debe apuntar a la transformacin de las necesidades, de los valores, de los modos de vida, sustituyendo el modo del tener por el modo de ser, valorizando el valor de uso sobre el valor de cambio. Para atacar los problemas derivados del productivismo capitalista y no llegar a una tirana que administre la escasez de recursos, es urgente desarrollar nuevas fuentes de energa que no sean destructivas ni contaminantes, y que sean renovables. Michael Lowy ya se imagina un ecosocialismo fundado en la energa solar, un comunismo solar:

Obviamente, desde el punto de vista socialista, es absolutamente prioritaria la investigacin cientfica y el desarrollo tecnolgico de la energa solar. No es la nica pero, con seguridad, tendr un papel central en el proceso de transformacin radical del proyecto ecosocialista. Por eso, algunos viejos socialistas relacionan directamente nuestra utopa revolucionaria, el socialismo, el comunismo, con el Sol, con la energa solar. Esa expresin de comunismo solar ya aparece en algunos trabajos de ecosocialistas. Habra una especie de profunda afinidad entre la energa solar y el proyecto comunista. (19)

La utopa ecosocialista es un deber ser que slo puede volverse realidad con el hacer en el presente; el futuro ecosocialista debe conquistarse en las luchas del presente. Michael Lowy insiste en ello: Es necesario participar en todas las luchas, inclusive de las ms modestas; como, por ejemplo, la de una comunidad que se defiende contra una empresa contaminadora; o la defensa de una parte de la naturaleza que est amenazada por un proyecto comercial destructivo. Para l es importante, adems, relacionar las luchas sociales con las ambientales, encontrando y resaltando sus objetivos comunes, como lo hacen las comunidades indgenas o campesinas que enfrentan a las multinacionales, librando un combate antiimperialista, pero tambin social y ecolgico. (20) En este sentido, Lowy ha recuperado el combate de Chico Mendes (21), el sindicalista socialista y ecologista defensor de los derechos laborales y de la selva del Amazonas, como ejemplo de lucha ecosocialista.
No ilusionarse con la posibilidad de ecologizar al capitalismo no significa que no debe comprometerse con el combate por reformas inmediatas. Lowy seala algunas demandas ecosocialistas que deben ganarse ahora:

Por ejemplo, algunas formas de ecoimpuestos pueden ser tiles, a condicin de que sean portadores de una lgica social igualitaria (hacer pagar a los contaminadores y no a los consumidores), y que se quite de encima el mito de un clculo econmico del "precio de mercado" por el dao ecolgico: esa es una variable incomensurable desde el punto de vista monetario. Tenemos necesidad desesperadamente de ganar tiempo, de luchar inmediatamente por la prohibicin del CFCS que destruye la capa de ozono, por una prohibicin de los OGM, por una severa limitacin de los gases responsables del efecto invernadero, por privilegiar a los transportes pblicos por encima del uso del automvil individualista, contaminante y anti-social. (22)

De hecho, Lowy propone una serie de demandas inmediatas que pueden dar lugar a una convergencia entre movimientos sociales y ecologistas, entre las tendencias verdes y las rojas, a saber:

 La promocin del transporte pblica -trenes, metros, camiones, tranvas-, bien organizado y gratuito, como alternativa a los embotellamientos y la contaminacin de ciudades y campos gracias al uso del automvil individual y al sistema de caminos y transporte.
 La lucha contra el sistema de la deuda y los "ajustes ultra-neo-liberales" impuesto por el FMI y el Banco Mundial a los pases del Sur, con consecuencias sociales y ecolgicas dramticas: el desempleo masivo, la destruccin de las protecciones sociales y de las culturas vivientes, la destruccin de los recursos naturales por la exportacin.
 La defensa de la salud pblica contra la polucin del aire, del agua (mantos acuferos) o de la comida, por la avaricia de las grandes empresas capitalistas.
 La reduccin del tiempo de trabajo como respuesta al desempleo y como visin de la sociedad que privilegia el tiempo libre respecto a la acumulacin de bienes y posesiones. (23)

Con todo, el ecosocialismo no debe quedarse en el plano de la utopa o en el de las demandas inmediatas; entre uno y otro plano, media la lucha simblica, la de los Ideales y Valores, que apuesta a la transformacin interior humana. Por eso Michael Lowy ha propuesto unos Valores para una nueva civilizacin y ha escrito Por una tica ecosocialista.

Los Valores para una nueva civilizacin se contraponen diametralmente con los valores promovidos por la civilizacin capitalista: el Dinero, el Mercado y el Capital, fetiches que son objetos de un culto fantico y exclusivo, intolerante y dogmtico. Un culto, aclara Lowy, que tiene sus Iglesias en las Bolsas de Valores y sus Santos Oficios en el FMI y la OMC, que castiga y tortura a los herejes. El culto exige terribles sacrificios humanos (miseria, desempleo, devastacin de la naturaleza...) as como la mercantilizacin de todo (incluso humanos) y la privatizacin de las riquezas.
A esos verdaderos antivalores, que reducen el valor de uso al de cambio, el ser al tener, lo cualitativo a lo cuantitativo monetarizado, Michael Lowy les contrapone los valores cualitativos, ticos y polticos, sociales y culturales, irreductibles a la cuantificacin monetaria. Como ejemplos de este tipo de Valores, el ecosocialista simplemente recuerda los siempre subversivos valores de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad, la Democracia preferencias universalizables que nutren la tendencia libertaria de la Modernidad (24). Ese conjunto de valores se condensa en un trmino resignificado: ecosocialismo. La utopa ecosocialista es la heredera de las primeras formas de resistencia social contra la economa capitalista de mercado, de esa economa moral de las clases populares, del humanismo de un Marx que coloca en el centro de su proyecto revolucionario el despliegue de las potencialidades humanas.

El socialismo moderno -afirma Lowy, con razn- es el heredero de esta protesta social, de esta economa moral. Quiere fundar la produccin ya no sobre los criterios del mercado y del capital la demanda solventable, la rentabilidad, la ganancia, la acumulacin sino en funcin de la satisfaccin de necesidades sociales, el bien comn, la justicia social. Se trata de valores cualitativos, irreductibles a la cuantificacin mercantil y monetaria. Rechazando el productivismo, Marx insista en la prioridad del ser de los individuos la plena realizacin de sus potencialidades humanas por sobre el tener, la posesin de bienes. Para l, la primera necesidad social, la ms imperativa, y la que abra las puertas del Reino de la Libertad era el tiempo libre, la reduccin de la jornada de trabajo, la realizacin de los individuos en el juego, el estudio, la actividad ciudadana, la creacin artstica, el amor. (25)

La tica ecosocialista, en consecuencia, es social, humanista, igualitaria, democrtica y radical: se va a las races y por eso es revolucionaria: se propone un nuevo modelo de civilizacin. Sin embargo, la utopa ecosocialista, con sus demandas inmediatas y los valores que las sustentan, requiere una fuerza social que discuta, elabore e impulse de manera consecuente una poltica ecosocialista.

El propio Michael Lowy est comprometido en este proceso, como lo demuestra su participacin en el resolutivo Ecologa y Socialismo del XV Congreso Internacional de la Cuarta Internacional de 2003 (26), el primero que adopta una resolucin especial sobre esta cuestin en un extenso documento que describe la realidad de la crisis ecolgica (los cambios climticos, la contaminacin del aire, la contaminacin del agua y la degradacin de los suelos, la destruccin de los bosques, la biodiversidad amenazada y la catstrofe industrial y el riesgo nuclear), plantea las causas estructurales de la crisis (la lgica productivista del capitalismo), los logros y limitaciones del movimiento ecologista y un Programa de accin cuyos ejes centrales son:
1. La defensa del servicio pblico;
2. La lucha contra la contaminacin;
3. Defensa del empleo;
4. La lucha por la tierra;
5. Abolir el sistema de la deuda, y
6. Democracia y largo plazo.

En este documento, y en la concepcin entera de Michael Lowy, se reafirma una idea de ecosocialismo que recoge la tradicin marxista y busca su sustento ltimo en las luchas de los trabajadores:

Qu es entonces el ecosocialismo? Se trata de una corriente de pensamiento y de accin ecolgica que integra los aportes fundamentales del marxismo, liberndose de las escorias productivistas; una corriente que entendi que la lgica del mercado capitalista y de la ganancia as como la del autoritarismo tecnoburocrtico de las difuntas democracias populares son incompatibles con la defensa del medio ambiente. En fin, una corriente que, criticando la ideologa de las corrientes dominantes del movimiento obrero, sabe que los trabajadores y sus organizaciones son una fuerza esencial para toda transformacin radical del sistema. (27)

NOTAS
(1) Michael Lowy, Ecologa y Socialismo.
(2) Michael Lowy, Manifiesto Ecosocialista.
(3) Michael Lowy, Por una tica ecosocialista.
(4) Idem.
(5) Michael Lowy, Ecologa y socialismo.
(6) Michael Lowy, Qu es el ecosocialismo?
(7) Lowy, Ecologa y socialismo.
( Lowy, Manifiesto Ecosocialista.
(9) Lowy, Qu es el ecosocialismo?
(10) Lowy, Por una tica ecosocialista.
(11) Lowy, Ecologa y Socialismo.
(12) Lowy, Qu es el ecosocialismo?
(13) Michael Lowy, Progreso destructivo: Marx, Engels y la Ecologa.
(14) Idem.
(15) Michael Lowy, Historia abierta y dialctica del progreso en Marx.
(16) Cfr. Michael Lowy y Robert Sayre. Rvolte y melancolie: le romantisme contre-courant de la modernit. Payot, Pars 1992.
(17) Michael Lowy, De Marx al ecosocialismo.
(18) Benjamin, ctdo, en Lowy, La crtica de la tecnologa en Walter Benjamin.
(19) Lowy, Ecologa y Socialismo.
(20) Lowy, Qu es el ecosocialismo?.
(21) Michael Lowy, El combate de Chico Mendes.
(22) Lowy, Qu es el ecosocialismo
(23) Idem.
(24) Lowy, Valores para una nueva civilizacin.
(25) Lowy, Por una tica ecosocialista.
(26) Michael Lowy, Ecologa y socialismo. XV Congreso de la Cuarta Internacional.
(27) Lowy, Qu es el ecosocialismo

MICHAEL LOWY

Naci en Sao Paulo (Brasil) el 6 de mayo de 1938, en el seno de una familia de judos alemanes que emigraron de Viena en 1934. Creci en Brasil y estudi en la Facultad de Filosofa, Letras y Ciencias Humanas de la Universidad de Sao Paulo. A principios de los 60 se fue a Francia a continuar sus estudios universitarios.

Bajo la supervisin del importante filsofo marxista francs Lucien Goldmann, quien ejerci una importante influencia en su pensamiento y su problemtica, Michael Lowy obtuvo el Doctorado en sociologa con una Tesis sobre Marx, publicada pocos aos despus como La teora de la revolucin del joven Marx.

Despus de vivir unos aos en Israel, dando clases en la Universidad de Tel-Aviv, regres en 1968 a Europa, establecindose en Francia. En 1969 se integr a la IV Internacional y a su seccin francesa, la Liga Comunista Revolucionaria, sin dejar de participar y apoyar el movimiento de trabajadores en Brasil, respaldando la formacin del Partido de los Trabajadores y, recientemente, a la corriente de izquierda opositora a Lula.

Michael Lowy ha sido un pensador militante, y tal vez por eso mismo ha realizado diversas y relevantes obras sobre una amplia grama de temas, conectando el marxismo humanista y revolucionario con el Romanticismo y la Utopa, rescatando la herencia del marxismo olvidado (el joven Lukcs, Rosa Luxemburgo, Gramsci), estudiando y rescatando el marxismo de Amrica Latina (tiene, en ese sentido, un libro clsico sobre el Ch Guevara), investigando tanto la religin como la crtica a la tecnologa (rescatando a Walter Benjamin), el nacionalismo y la necesidad del internacionalismo as como la sociologa del conocimiento, sin dejar de lado la cuestin del arte (con estudios sobre el surrealismo y Kafka). Una nueva temtica que ha desarrollado estos ltimos aos ha sido la necesidad de replantear al Socialismo como Ecosocialismo. Algunas de sus obras en espaol ms importantes son: La teora revolucionaria del joven Marx, El pensamiento del Ch Guevara, Dialctica y Revolucin (con ensayos sobre Marx, Luxemburgo, Lenin), Para una sociologa de los intelectuales revolucionarios (sobre el joven Lukcs), Redencin y Utopa, Guerra de dioses (sobre la teologa de la liberacin en Amrica Latina), Qu es la sociologa del conocimiento?, El marxismo olvidado, Walter Benjamin: Aviso de incendio.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter