Portada :: Otro mundo es posible :: Feminismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-02-2007

VII Encuentro Lsbico Feminista de Latinoamrica y el Caribe, Santiago de Chile
Un encuentro trascendente e histrico

Ochy Curiel


La coincidencia del 7

 

En Chile en 1996 se celebr el 7mo Encuentro Feminista de Amrica Latina y El Caribe y en este mismo pas acaba de realizarse el 7mo Encuentro Lsbico Feminista (7-ELFLAC), ambos de trascendencia poltica y ambos nmeros 7.  El primero marc un hito en el feminismo latinoamericano porque evidenci la creciente institucionalizacin y burocratizacin del movimiento, al mismo tiempo que permiti fortalecer  la corriente autnoma que muchas desde distintos lares venamos construyendo. El segundo saca del letargo el lesbianismo feminista que percibamos tenamos en la regin y lo coloca dentro de un proyecto poltico autnomo y rebelde contextualizado en la realidad latinoamericana y caribea atravesada por altos niveles de pobreza y de racismo, de conflictos armados y represin militar,  lo cual hace trascender la visin de que el lesbianismo es slo una prctica sexual diversa.

 

Muchas se preguntaban y hasta afirmaban que esta coincidencia alrededor del nmero 7 tiene que ver con magia, esoterismo y brujeras. Yo no lo creo. En Chile, muchas feministas y lesbianas feministas histricamente le han apostado a la autonoma pese a la dictadura pinochetista y la ola de institucionalizacin de los movimientos sociales, incluyendo el feminista. La coincidencia del impacto de estos dos encuentros no se debe a su nmero, sino a un proyecto poltico y en el 7-ELFLAC esto se vio y se sinti.

 

LA EKIPA: muestra de articulacin poltica

 

Estuve en Chile en enero del 2006 invitada a participar del Encuentro de Lesbianas en las Artes (ELTA) y en esa ocasin fui invitada a una pequea reunin con lo que hoy es la EKIPA (Comisin Organizadora del 7mo ELFLAC). Sal de all realmente esperanzada, apost a esta comisin porque en mi percepcin tenan bien definido el proyecto poltico que queran empujar hacia el 7mo Encuentro y en el proceso de su organizacin. 

 

Eran no ms de diez, aunque luego se fueron sumando otras compaeras, jvenes en su mayora, que en promedio no pasaban de 28 aos, con un discurso sostenido sobre cul era el lesbianismo al que apuntaban, siempre amparadas de la teora y la tica feminista por sobre todas las cosas.

 

La EKIPA fue integrada por el Bloque Lsbico, una articulacin de colectivos y de lesbianas sueltas que desde aos atrs viene trabajando en pos de un lesbianismo feminista autnomo, rebelde y radical.  Creo que es la nica articulacin de este tipo que se ha logrado en Amrica Latina y El Caribe, lo que evidencia que es posible trabajar juntas siempre y cuando las apuestas polticas estn explicitadas. El Bloque Lsbico desde aos atrs ha tenido presencia en las regiones de Chile, ofreciendo talleres sobre feminismo y lesbianismo lo que gener la creacin de grupos nuevos y el fortalecimiento de otros ya existentes, pero sobre todo ha permitido crear una conciencia poltica del lesbianismo entre muchas chilenas jvenes, lo cual da la sensacin de renovacin poltica-ideolgica del movimiento sin que ello borre los aportes de grandes pensadoras y activistas del feminismo como Margarita Pisano, Julieta Kirkwood, Edda Gaviola, entre muchas otras,  al contrario, han tomado sus enseanzas como parte de su acervo terico y poltico.

 

Recuerdo que una de las cosas que ellas planeaban en esa reunin es que queran un encuentro de bajo costo y que pudieran asistir muchas lesbianas feministas de muchos lugares y salir de las lgicas de los grandes hoteles y de los privilegios histricos y dar prioridad a lo poltico. As fue. El Encuentro se realiz en el Centro Cultural San Jos, un ex- hospital de tuberculosis, un lugar agradable, sin nmero en estrellas, pero cmodo, con plantas y flores, con espacios, viento y alegra, que daba la posibilidad de vernos los rostros cuando andbamos por los pasillos, cuando almorzbamos, lo cual permiti realmente el encuentro entre todas.

 

Y fueron ms de treinta mujeres las becadas, la mayora con pasaje areo incluido, ms muchas chilenas que en los ltimos momentos se motivaron a ir al encuentro y no tenan posibilidades econmicas y tambin se les permiti la entrada. Para la EKIPA todo esto era parte de la apuesta poltica lsbico-feminista que venan construyendo desde hace algunos aos.

 

Muchas amamos a la EKIPA no slo por su excelente trabajo poltico, metodolgico, y logstico, sino porque lo que haban logrado entre ellas (articulacin, armona y apoyo), se transmiti al Encuentro en su conjunto y eso hizo que el mismo fluyera sin contratiempos y sin grandes tensiones. Esto permiti que aunque haba compaeras de varias corrientes polticas la disposicin de escucha y de aprendizaje se instalara casi como principio y esto finalmente tambin permiti, a mi modo de ver, que avanzramos significativamente en contenidos y en propuestas.

 

Una metodologa que apuntaba a dilogos profundos

 

El lema del encuentro fue PENSANDO AUTONOMAS DESDE UNA REBELDA CMPLICE. El mismo traspas todo el encuentro y los debates giraron en torno a l. Tres ejes fueron definidos para los debates especficos, a saber: Eje I: Historia del movimiento lsbico-feminista Latinoamericano y del Caribe. Eje II: Viejos y nuevos feminismos: de la Teora a la Accin. Eje III: Rebeldas y Complicidades del movimiento, Una utopa o desafo actual?. Como vemos en todos estos ejes las palabras claves eran: lesbianismo, feminismo, autonoma, rebelda, teora, accin y utopa, conceptos que ms all de palabras eran el contenido poltico del encuentro y que si bien no eran nuevos se profundiz ms sobre ellos, a travs de una metodologa que parta de exposiciones generales por parte de muchas lesbianas feministas latinoamericanas, muchas de ellas jvenes, otras con mayor experiencia terica, poltica y organizativa.

 

Fueron voces distintas pero encontradas en estos conceptos y propuestas, y sobre todo encontradas en la necesidad de fortalecer el lesbianismo feminista de la regin desde posiciones autnomas frente al Estado, frente a los partidos polticos, frente al movimiento LGTBIQ, frente a las agendas de Naciones Unidas y frente a cualquier institucin poltica que pretenda cooptar un movimiento, un discurso y una apuesta.

 

Por otro lado y tal vez a mi modo de ver fue de los avances polticos de este encuentro, es que se insisti en la necesidad de poder enmarcar este proyecto poltico impactando al neoliberalismo patriarcal, a las transnacionales, al racismo y al militarismo y no quedarse en una poltica de la sexualidad pura y simple, propuestas que ya varios colectivos de la regin como Lesbianas Feministas en Colectiva, Mujeres Creando, Mujeres Rebeldes, las Chinchetas, Bloque Lsbico, Movimiento del Afuera entre otros, han venido insistiendo desde aos atrs.  Esta vez no era slo una necesidad de estos colectivos, sino de casi todos los colectivos y las lesbianas feministas que se encontraban presentes en el 7-ELFLAC, llegando a ser la ms importante de las resoluciones polticas del encuentro.

 

Adems de los talleres de profundizacin en torno a los ejes, decenas de talleres fueron ofrecidos por las participantes. Los temas eran varios:  nuevos desafos polticos de los grupos lsbicos, sexualidad lsbica, violencia entre lesbianas, economa solidaria, relacin entre lesbianismo y racismo, sobre lesbianas gitanas, lesbianas negras, danza, lesbianismo y medios de comunicacin, VIH-sida en lesbianas, sexo seguro, literatura lsbico-feminista, entre muchos otros.

 

Esta vez las actividades artsticas no fueron el florero ni el aparte de los debates tericos y polticos, el arte fue concebido de forma integradora a la propuesta poltica del encuentro. Contamos con recitales, lecturas de poesa, presentacin de videos, exposicin de fotografas, pintura y escritura. Toda la produccin cultural y artstica tuvo lugar y espacio para expresarse  para el conocimiento de todas.

 

En los pasillos estaba de forma constante una feria que permita exponer parte de los materiales que las lesbianas feministas haban producido: libros, discos, folletos, artesanas, pinturas, etclo cual evidencia que cada vez ms estamos produciendo desde formas nuevas y creativas y en la mayora de los casos autogestionadas y muy polticas.

 

Visita a Villa Grimaldi: El olvido est lleno de Memoria

 

Villa Grimaldi fue un centro clandestino de detencin, tortura y exterminio de chilenas y chilenos entre 1973 y 1979 que se opusieron a la dictadura de Pinochet,  hoy convertido en un monumento nacional por la paz y por la memoria.

 

El sbado 10 el encuentro comenzaba con la visita a este lugar. En pequeos grupos ramos guiadas por sobrevivientes de esta experiencia, quienes amable y polticamente nos explicaban con detalles como fueron los das en que all estuvieron detenidas y detenidos y la realidad de las y los desaparecidos y los y las asesinadas.  Fue un da que espero que la mayora de nosotras nunca olvidemos.

 

Entre el verde de los rboles y el viento tenue se escuchaban respiraciones profundas, silencios y rostros llorosos ante el impacto de  escuchar y sentir aquello que haba ocurrido en aquel lugar. A muchas se les cort la voz, entre ellas a m, que  me tocaba cantar en el acto cultural que se haba programado. Fue difcil pronunciar palabras, ms difcil interpretar canciones, a la vez que me senta honrada por haber estado all, levantando mi voz en un presente que no olvida los pasados para mantener la memoria y que esos hechos no vuelvan a ocurrir.

 

Esta decisin de ir a Villa Grimaldi, fue a mi modo de ver un acto polticamente revolucionario por parte de la EKIPA, pues coloc al lesbianismo feminista en un contexto que si bien chileno, sucedi en tantos pases latinoamericanos y caribeos. Dio para entender un lesbianismo feminista comprometido con la transformacin social y poltica,  ms all de nosotras mismas, incluyndonos a nosotras mismas.

 

Agradezco profundamente al EKIPA por esta posibilidad, an hoy se me hace un nudo en la garganta.

 

La Marcha:  y pisamos las calles nuevamente..

 

El viernes 8 en horas de la tarde se llev a cabo la marcha lsbico feminista en las calles de Santiago. Esas mismas calles que fueron el pavimento que sostuvo a  cientos, miles de chilenos y chilenas que se pronunciaban en contra de la dictadura.  Cientos y cientos de lesbianas feministas nos tomamos el espacio pblico para mostrar nuestra revolucin lesbiana:

 

Mrala que linda viene

Mrala que linda va

La revolucin lesbiana

Que no de ni un paso atrs

 

La Lesbian Banda de Buenos Aires sonaba con los tambores.

Colores, movimientos, gritos, pancartas que decan:

 

Soy chilena, soy lesbiana

Soy antroploga, soy lesbiana

Mi vida, mi revolucin

 

Eran de  los mensajes escritos que todas portbamos en nuestras manos. Comenzamos en el monumento de Gabriela Mistral, rescatando su lesbianidad y su compromiso poltico y terminamos en La Plaza de Armas escribiendo un NO de fuego a la heterosexualidad obligatoria, un NO a la guerra, un NO a las multinacionales, un NO a los feminicidios y a toda expresin de cualquier sistema de opresin que afecte a las mujeres y a la humanidad. Mientras caminbamos, dejbamos las huellas en el pavimento escribiendo con pintura: lesbianas! lesbianas feministas!.

 

Esta fue la primera marcha que sale de un Encuentro Lsbico-Feminista latinoamericano y caribeo, por tanto en Chile otra vez se hace historia.

 

La fiesta: Y nos quitamos los sostenes!

 

El sbado 10 fue la fiesta del encuentro en horas de la noche. Msica, danza, cuerpos, besos, erotismo Cientos y cientos de lesbianas juntas pasndola realmente bien.

 

Al comps de las fotos de la marcha que se proyectaban en una de las paredes del lugar,  el ritmo de los corazones y los cuerpos segua aumentando. La felicidad de un hermoso encuentro, feminista y polticamente hablando nos inundaba la piel. Y como hicieron las feministas radicales de los setenta empezamos a quitarnos los sostenes, las blusas y camisetas y dejamos nuestras tetas al aire. Flacas, gordas, negras, blancas, mestizas, bajitas, altas Una contagiaba a la otra y subamos a una escalinata que ya casi no cabamos. Gritos, movimiento, locura, risas, todas, o casi todas sabamos que aquel gesto era un acto poltico: liberar nuestros cuerpos de la opresin como aos atrs lo haban hecho tantas otras feministas!

 

13 de octubre: Da de las rebeldas lesbianas feministas de Latinoamrica y el Caribe.

 

Inspiradas por las marchas de lesbianas de Mxico, Chile y Brasil, se decide que el 13 de octubre ser de ahora en adelante el Da de las Rebeldas Lesbianas Feministas de Latinoamirca y el Caribe. La fecha tiene un contenido histrico pues fue el 13 de octubre del ao 1987 que se realiz en  Mxico el 1er Encuentro Lsbico-Feminista de la regin. Ms all que estas fechas puedan ser cooptadas por Naciones Unidas y el sistema, se decide por unanimidad asumirlo y promoverlo para lograr una articulacin regional en un da especfico con acciones que coloquen en el espacio pblico el lesbianismo feminista como propuesta de transformacin.

 

Guatemala: nueva sede que dar continuidad

 

Centroamrica a nivel general ha sido, junto con el Caribe,  una de las regiones en donde ha sido difcil ser lesbiana y ms an hacer de ello una propuesta poltica visible. Los niveles de represin social y militar han sido una constante en medio de la guerra y la postguerra.  Guatemala, junto con Ciudad Jurez en los ltimos aos est marcada por los feminicidios, por un racismo atroz hacia la poblacin indgena, sobre todos las mujeres y la pobreza extrema ya no tiene lmites.

 

Nos obstante ello ha habido colectivos y mujeres que han tenido la valenta tan y tan difcil de colocar en este contexto el lesbianismo feminista. Es por ello que entendimos importante que un encuentro lsbico feminista regional se realizara all, para expresar solidaridad a las mujeres y lesbianas vctimas de esta situacin, en reconocimiento al trabajo que compaeras vienen realizando y porque geogrficamente conviene para que muchas centroamericanas participen, ya que son de los grupos que menos participan por el costo de los pasajes.

 

Guatemala ser la sede del 8vo Encuentro Lsbico Feminista bajo la responsabilidad del grupo Lesbiradas, con el apoyo de lesbianas feministas de otros pases de la regin, quienes se comprometieron a darle continuidad a la propuesta poltica del 7mo Encuentro.

 

El desafo

 

El 7mo Encuentro Lsbico-Feminista fue una expresin de construccin poltica que varios colectivos y lesbianas sueltas hemos venido impulsando desde posiciones autnomas. Las compaeras chilenas han sido, sin duda, las que ms han podido articular esta propuesta en Chile, desde varios colectivos de forma articulada y continua.

 

El desafo principal  que creo que tenemos todas, luego de haberse terminado el 7-ELFLAC es poder dar continuidad a lo que en esos das se produjo: un compromiso de impulsar un proyecto poltico que sea capaz de entender y comprender las realidades sociales, polticas, econmicas y culturales en las que estamos inmersas, atravesadas por un neoliberalismo patriarcal racista y heterosexista y sobre todo entender que para impulsarlo tenemos teora, colectivos, movimientos, creatividad, energa y complicidades, desde nuestras diversas prcticas polticas.

 

Este es un reto que transciende el 7mo encuentro y a los encuentros que vienen, supone construirlo da a da, haciendo movimiento, articulndonos cada vez ms en nuestros pases y regionalmente, haciendo alianzas con movimientos que apunten a lo mismo, implica hacer formacin poltica para fortalecernos. Solo as podremos consolidar un discurso y una propuesta que implique a muchas otras y nosotras.  Es el gran reto que tenemos para lograr reales transformaciones sociales, as el lesbianismo deja de ser una mera prctica sexual y de existencia para pasar a ser un proyecto realmente revolucionario.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter