Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-02-2007

La "Puerta de las Lgrimas" y la mierda del diablo
Guerra y expolio en Somalia: el terrorismo como excusa y la ayuda humanitaria como camuflaje

Alfredo Embid
Boletn armas contra las guerras n 142


En diciembre de 2006 el ejrcito etope ha invadido Somalia por tierra y la ha bombardeado en colaboracin con el apoyo martimo, areo y logstico de Estados Unidos. Las justificaciones de la invasin difundidas en los medios de desinformacin son falsas. Los intereses de las corporaciones Norteamericanas y del pentgono estn detrs. Muchos africanos temen que esta guerra se extienda y que se convierta en un nuevo genocidio. Pero tal vez ese es uno de los objetivos.

LAS FALSAS EXCUSAS DE LA INVASIN.

Somalia ha sido denominada el "segundo frente de AlQaeda". La excusa del Pentgono es como siempre el terrorismo. La organizacin terrorista Al Qaeda supuestamente localizada en Somalia, y supuestamente cobijada por la Unin de las Cortes Islmicas UCI era el objetivo oficial. Por supuesto sin dar ninguna prueba de ello. El Teniente Gral. Guillermo G. ("Jerry") Boykin, Subsecretario de Defensa para la Inteligencia que orden el ataque ha dado un argumento contundente que revela su nivel de inteligencia: "el Dios de un jefe militar musulmn somal era ' un dolo ' y ' mi Dios es el verdadero Dios".

La invasin de Somalia por Etiopa ha sido promocionada claramente por Estados Unidos. Los primeros ataques, ejecutados por aviones AC-130 procedentes del comando central norteamericano en Djibuti, fueron contra poblados de Elnadow, Kudha y Hayow y fracasaron en su objetivo declarado: no mataron a ningn supuesto terrorista. Pero desde otro punto de vista fueron un xito porque la lucha contra el terrorismo solo es una tapadera.

El portavoz del parlamento provisional de Somalia (Sharif Hassan Sheikh Ada) critic la versin oficial que justifica los ataques. "Estados Unidos recientemente ha bombardeado civiles aunque dicen que estaban bombardeando terroristas... dnde estn los terroristas?"(1)

Incluso en el pas agresor hay voces disidentes como la de un lder de la oposicin al presidente Etiope Meles Zenawi, que declar: no haba ninguna fuerza de Al Qaeda en Somalia y que el ataque es una tctica de la Administracin Bush para apoyar militarmente al presidente etope Meles, cuyo ejrcito invadi Somalia (2).

El fraude es evidente. La Administracin Bush admiti que ningn sospechoso de Al Qaeda haba resultado muerto durante los ataques estadounidenses sobre Somalia.

En contraste fuentes de la oposicin etope aseguran que " miles de civiles somales, incluso nios, han sido masacrados en la invasin (3).

Los oficiales militares dijeron que el objetivo del ataque areo eran unas diez personas sospechosas de estar vinculadas al terrorismo, pero no ningn lder de la organizacin terrorista Al Qaeda (4).

Segn la agencia britnica Oxfam, los ataques feroces de las fuerzas especiales operativas de EEUU contra los terroristas islmicos de 'Al Qaeda' que huan de Somalia a Kenia, result ser un grave error, ya que los 70 muertos eran unos indefensos pastores nmadas"(5).

Las fuerzas etopes que apoyan al gobierno somal tomaron el control de la capital, Mogadiscio, el 28 de diciembre pasado, luego de la retirada de los combatientes del Consejo de Cortes Islmicas. Entre las fuerzas que apoyan al gobierno minoritario de Somalia hay milicias vinculadas a lderes militares locales y soldados enviados por el gobierno de Etiopa (unos 20.000) con militares estadounidenses incrustados en ellas. Las tropas etopes han sido demostradamente entrenadas y armadas por los norteamericanos (6, 7).

Hay testimonios del entrenamiento de los soldados etopes y de la participacin de Estados Unidos en su financiacin. Este apoyo se ha materializado ya descaradamente en enero con la intervencin directa de las fuerzas areas USA en los bombardeos y de militares norteamericanos en la ocupacin terrestre. Es destacable el hecho de que Las Cortes Islmicas se retiraron sin haber lanzado un slo disparo.

El tratamiento que los medios de desinformacin han dado al tema es pattico. Un ejemplo lo tienes en la editorial de "El Pas" su opinin, sesgada, incompleta, falta de anlisis causales y favorable a los lobbies militaristas (8). Segn este editorial la invasin es para ayudar al Gobierno reconocido. El editorialista se olvida de que es un gobierno minoritario. e intentar evitar que caiga en manos del islamismo fundamentalista y tambin se olvida de decirnos que las cortes islmicas son quienes gozan del apoyo de la mayora de la poblacin somal. El espectro de un conflicto regional con decisivas implicaciones religiosas cobra fuerza con el llamamiento de los integristas somales a los musulmanes del mundo para que se alisten a la yihad y lleven su lucha hasta la misma Addis Abeba. Como siempre se presenta como excusa la fraudulenta guerra de civilizaciones y la fraudulenta lucha contra el terrorismo para ocultar los autnticos motivos de la guerra.

Reconoce El hecho de que Washington apoye al Gobierno secular somal y a Etiopa. pero omite que ambos gobiernos son tteres creados por Estados Unidos. Nos presenta al Somalia como campo de batalla de encontrados intereses regionales. Intereses que se guarda mucho de explicar y oculta que estas miserias han sido promocionadas por las multinacionales occidentales. Su esbozo histrico nos cuenta que la dictadura de Siad Barre fue sostenida durante 30 aos por la URSS olvidando que fue precisamente Siad Barre quien vendi la mayora del pas a 4 multinacionales norteamericanas desde 1986 como veremos. Habla de las milicias islamistas que pretenden imponer la shara pero se olvida de que las Cortes Islmicas impusieron el orden y en las crecientes regiones que fueron controlando y que gracias a ellas por primera vez en 16 aos hubo paz en Somalia segn han reconocido, como veremos, observadores independientes. etc, etc.. Este es slo un ejemplo del lamentable tratamiento que los medios de desinformacin han dado al conflicto de Somalia. No es el nico. Kofi Annan ha hecho su moderada declaracin: le pedira a los pases vecinos que se mantengan al margen de la crisis de Somalia, y que respeten la soberana y la integridad territorial de Somalia(9), omitiendo que la soberana corresponde al pueblo que en su mayora apoya a las Cortes Islmicas.

Ignacio Ramonet en su ms reciente editorial (10) no hace ningn comentario mnimamente crtico sobre la versin oficial de la invasin, ni de la excusa de combatir el terrorismo, ni de la ayuda humanitaria que encubre la ocupacin, etc. No solo eso, tambin reproduce acrticamente los argumentos oficiales sobre el fraude made in USA de Al Qaeda y no dice una palabra de los verdaderos intereses que esconde la guerra.

Como ya sucedi en el 93 cuando la invasin militar fue camuflada de ayuda humanitaria, ahora se camufla como lucha contra el terrorismo. Los medios de comunicacin colaboran en vendrsela al pblico y hacerla aceptable ocultando los intereses de las multinacionales, pero antes de explicar cuales son esos intereses echemos un vistazo a la historia reciente de Somalia.

Recuerdo histrico de algunos hechos significativos para entender la guerra actual: Empecemos con los datos bsicos para situarte geogrficamente: Somalia comparte fronteras con Yibuti (58 kms.) al norte, Etiopa (1.600 kms.) al este y Kenia (682 kms.) al sur. Tiene una superficie de 637.660 km2.

Somalia, es un pas islmico sunita prcticamente en su totalidad. Su poblacin de unos 9 millones de personas es bastante homognea (al contrario que la de Etiopa) de raza somal en un 85 por ciento, el restante 15 por ciento esta compuesto por tribus dispersas, como los bantes y a solamente hay 30 mil rabes puros. Lo que representa solo un 0.3 por ciento del total. La mortalidad infantil es muy alta 122/1000.

Segn la ONU en Somalia hay un mdico por cada 100.000 habitantes y hay gente que tiene que viajar 700 km para llegar al centro de salud ms prximo (70) . Actualmente es un pas fragmentado cuya divisin ha sido fomentada por las multinacionales para robarles mejor sus recursos: La regin nor-occidental declar su independencia como "Repblica de Somalilandia", el ridculo nombre que tena cuando era una colonia Inglesa. La parte nororiental, el estado de Puntland tambin ha reivindicado su autonoma.

La mayor parte del pas en el sur ha sido recientemente el escenario de una incomoda revolucin que lo ha pacificado y ha sido la causa de la invasin. La historia reciente de Somalia es un completo desastre para su poblacin y los que han podido hacerlo han emigrado a pases limtrofes.

En los aos 80 la intervencin del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial fue segn algunos analistas el factor fundamental para desestabilizar al pas. Devaluacin de la moneda nacional dictada por el FMI, importacin de alimentos presentada como ayuda de Occidente, obligacin impuesta por el Banco Mundial de aplicar las leyes del mercado, etc. Resultado: abandono de los cultivos de subsistencia, destruccin de sus sistemas tradicionales en ganadera, reduccin del presupuesto de sanidad (78%, entre 1975 y 1989), del de educacin de 82$/ao/nio en 1982 a 2$ en 1986. Y por supuesto aumento de la deuda y, por lo tanto de la dependencia, con los bancos occidentales. Ver al respecto (59, 60, 61).

El rgimen del dictador Mohamed Siad Barre, era apoyado de Estados Unidos. Como en innumerables casos, el pas campen de los derechos humanos y de la democracia hizo odos sordos a sus masacres y a su corrupcin. Funcionarios, militares del rgimen y comerciantes enchufados a l, se apropiaban del 80% de la ayuda alimenticia internacional. (59, 62) aumentando la mortandad de sus propios compatriotas. Solo entre 1981 y 1989 los EEUU le vendieron al dictador armas por un valor de 200 millones de dlares. (59, 63) Esto, inevitablemente, me recuerda que hacan lo mismo ms o menos en las mismas fechas con otro de sus aliados: Sadam Hussein e, incluso, con sus enemigos: Irn (58). Y lo ms significativo: En plena dictadura, desde 1986, cuatro corporaciones transnacionales del petrleo recibieron el permiso para buscarlo del gobierno ttere de Somalia. Y encontraron reservas importantes como veremos ms adelante. En enero del 1991 se produjo el derrocamiento del dictador Mohamed Siad Barre, que era apoyado de Estados Unidos y con razn. Haba vendido la mayor parte de su pas a 4 compaas petroleras. "Cerca de dos tercios de los campos petroleros de Somalia haban sido asignados a las trasnacionales de EEUU , Conoco, Amoco, Chevron y Phillips " (11) Siguieron 2 aos de caos y luchas entre los seores de la guerra.

En 1993 Estados Unidos invadi Somalia con 30.000 soldados de infantera de marina en una operacin militar llamada restaurar la esperanza. Entindase esperanza para las multinacionales. Esta operacin fue presentada por EEUU, la ONU y los medios de desinformacin como humanitaria, pretendiendo que la ayuda no llegaba a la poblacin. Era cierto (como siempre) pero slo el 20% no le llegaba en contraste con el 80% que les era robado cuando tenan el rgimen ttere de Estados Unidos. (59,62) As que se podra decir que la intervencin fue justamente lo contrario de lo que prenda ser. Los medios de comunicacin en su mayora se mantuvieron fieles a la versin oficial de Washington presentndonos la invasin como una misin de ayuda internacional que estaba dirigida nicamente a alimentar a las masas hambrientas de Somalia. La versin difundida por los medios de desinformacin fue como una pelcula; aunque era una operacin multinacional en la que estaba incluida Francia, los heroicos marines de EEUU monopolizaron las pantallas de TV, desembarcando en las playas de Somalia para salvar a los hambrientos somales. La invasin humanitaria contrastaba con el desastre creciente en toda frica provocado por el imperialismo de EEUU y de los pases ricos que roban sus recursos. Pero eso se ocult. Tampoco se explic cmo los fondos destinados a la ayuda humanitaria fueron a sumirse en la construccin de una bunkerizada zona para el personal de EEUU y de la ONU (59, 63). No inform de que las bombas destruyeron infraestructuras vitales y que su primer objetivo fue silenciar a los medios de comunicacin, adems de otros objetivos civiles como fbricas y hospitales, locales de organizaciones humanitarias. (59, 66) Adems para ms INRI los marines desembarcaron cuando lo peor de la hambruna ya haba pasado (67).

Como explica Chomsky mientras el conflicto segua activo el hambre era terrible, la poblacin mora y se producan muchas muertes, los EE.UU. simplemente se mantuvieron al margen sin mostrarse dispuestos a hacer nada al respecto. Cuando la lucha disminuy, cuando pareca que iba a producirse una buena cosecha y haba considerables posibilidades de que acabara el hambre, y cuando la Cruz Roja y otras organizaciones eficaces estaban suministrando comida, en ese momento los EE.UU. entraron en el pas realizando una demostracin de fuerza y una enorme operacin de relaciones pblicas, esperando recibir al menos una enorme publicidad favorable por su intervencin. (69)

Los medios ocultaron la situacin, como se les manda. Al mando de ellos en la zona estaba el enviado de EEUU, Jeff Eller, para coordinar la desinformacin. El mismo que se haba ocupado de presentarnos la invasin de Panam en 1989 cerrando el acceso a los periodistas no elegidos para cubrirla (59).

Lo esencial fue ocultado y es que los intereses de la invasin no eran en absoluto humanitarios.

La multinacional Conoco estuvo directamente involucrada en la invasin militar camuflada como ayuda humanitaria de la ONU a principios de los aos 90 como est bien documentado (12).

Aunque no era la nica multinacional interesada en robar los recursos del pas, Conoco Somalia Ltd. fue la nica corporacin multinacional importante que mantuvo una oficina activa en la capital Mogadiscio antes y durante la invasin. La empresa permiti que sus infraestructuras e instalaciones de Mogadiscio fueran utilizadas por EEUU a modo de embajada unos das antes que los marines de EEUU llegaran a la capital, utilizndose despus como cuartel general temporal del convoy especial de las tropas norteamericanas. El presidente de la sucursal de la compaa en Somalia recibi elogios oficiales por servir como facilitador voluntario del gobierno durante la intervencin de EEUU, as como en los meses anteriores (13).

Pero en realidad es al revs porque, de hecho, el ejrcito de Estados Unidos intervino para facilitar las operaciones en curso de las multinacionales y en cierta forma estaba especialmente a las rdenes de Conoco que les alquilaba sus infraestructuras. Un portavoz de Conoco describi el acuerdo acertadamente como una relacin de negocios y reconoci que el gobierno de EEUU estaba pagando un alquiler por el uso de sus instalaciones (14). John Geybauer, portavoz de Conoco Oil en Houston, dijo que la compaa estaba actuando como un buen colectivo ciudadano y vecinal al acceder a la peticin de EEUU de que les alquilara las instalaciones ya que la embajada de EEUU y la mayora de los dems edificios de la capital estn destrozados debido al vandalismo y a las batallas con artillera durante las guerras de los clanes que han consumido a Somalia y que han matado de hambre a su gente (15).

En su revista mensual, Conoco public extractos de una carta de recomendacin escrita por el marine de EEUU General de Brigada Frank Libutti, que actu como asesor militar del enviado de EEUU Robert B. Oakley. En la carta, Libutti elogi al dirigente petrolfero por su papel en la operacin para desembarcar marines en las playas de Mogadiscio en diciembre, y el general concluy: Sin su valiente contribucin y su servicio desinteresado, la operacin no habra tenido xito(16).

Las multinacionales del petrleo mandaron a las tropas estadounidenses a invadir Somalia pero naturalmente no se present as a la opinin pblica. La invasin fue presentada en los medios de desinformacin como una misin humanitaria que iba a salvar unos 2 millones de somales mediante la apertura de lneas de suministro y la pacificacin de una nacin asolada por el hambre. El portavoz de Conoco Somalia Ltd insisti cnicamente en que Conoco estaba orgullosa de la contribucin del director general Raymond Marchand al esfuerzo humanitario dirigido por EEUU. Haba pues que asegurar los intereses de las multinacionales que tenan compradas las concesiones de prospeccin desde haca aos, pero tambin haba que vender los aumentos de presupuestos militares y presentarlos como humanitarios. Acciones humanitarias (innecesarias), desembarcos anfibios de los marines de EEUU en la playa ante las mirada de las cmaras de TV se consideraban propaganda favorable (68). Pero a pesar de que iban armados a la ltima el ejrcito invasor de EEUU tuvo que retirarse vergonzosamente. El hecho clmen se produjo el 3 de octubre de 1993, cuando los ocupantes de Estados Unidos fracasaron en una operacin militar en Mogadiscio, la capital de Somalia, que le cost la vida a 18 soldados norteamericanos e hiri a 73 y que incluy el derribo de 5 poderosos helicpteros de combate "Black Hawk.

Lo que no se dice es que el incidente se produjo en respuesta a un ataque masivo e indiscriminado del ejrcito norteamericano a la ciudad que mat a incontables somales (17). Esta operacin fue incluso llevada a la pantalla en la pelcula Black Hawk, derribado en combate dirigida por Ridley Scott, por supuesto convirtindola en heroica propaganda de los intereses humanitarios de la intervencin del ejrcito de los EEUU y ocultando su verdadero contexto.

Ms tarde el equipo del cineasta se implic en la realizacin de una pelcula, difundida por todos los medios de desinformacin, sobre el heroico salvamento de una mujer del ejrcito USA durante la ltima guerra de Iraq. Lo que vimos era un fraude de guerra presentado como un reportaje, como ella misma denunci: No haba sido secuestrada, al contrario los iraques la asistieron mdicamente tras un accidente, intentaron devolverla a sus lneas (pero les dispararon) y no haba ninguna resistencia en el hospital donde se encontraba atendida. Tambin hubo una secuela del incidente y de la pelcula en forma de videojuego para ir entrenando a los nios en las invasiones humanitarias.

Foto: Black Hawk versin play station.

En Somalia es destacable el hecho de que los helicpteros fueron derribados por algunos seores de la guerra, a los que luego Estados Unidos termin apoyando para contrarrestar el creciente poder de los Tribunales Islmicos. Aunque nunca lo reconocieron, en su invasin de 1993 hay pruebas de que los Estados Unidos utilizaron armas radiactivas en Somalia como lo indica un comunicado en octubre 1993 de advertencia a los mdicos norteamericanos de que podran encontrarse con soldados contaminados radiactivamente (18). Los seores de la guerra somales durante los16 aos que dominaron el pas, lo dividieron en feudos, lo hundieron en el caos, en una creciente miseria, en la violencia y el desorden, pero lo ms importante es que lo sometieron a una conveniente dependencia. Por eso no se plante nunca en occidente una intervencin humanitaria. En 1998, el mismo ao en que Clinton y Al Gore bombardeaban en Sudn una fbrica de medicamentos de nuevo con la excusa del terrorismo (19), se creaba la Iniciativa Estadounidense de Respuesta a las Crisis Africanas (ACRI). Con la excusa de realizar misiones humanitarias se desarroll un amplio programa de entrenamiento militar con varios pases africanos. Con la Administracin Bush en 2001 el programa cambi de nombre y pas a llamarse African Contingency Operations Training and Asstance, duplicndose su presupuesto. En 2005, ya se planteaba oficialmente la formacin de 40.000 militares africanos en los cinco aos siguientes, segn un comunicado de la Casa Blanca. Los entrenamientos incluyeron adems de Etiopa a Uganda, Malawi, Ghana, Senegal, Costa de Marfil, Benin, Mal o Kenia (20). Las Cortes Islmicas Unidas ICU fueron creciendo como una organizacin de base de la mayora de la poblacin a pesar de que los seores de la guerra somales, al igual que los de Afganistn, eran financiados por los Estados Unidos.

Foto: habitantes de Somalia.

Progresivamente pero en poco tiempo la ICU logr llevar la ley y orden a todo el pas, eliminaron las drogas y las armas de las calles, hicieron accesibles los servicios bsicos de atencin sanitaria y educacin, aportaron estabilidad a la sociedad civil, se ase la ciudad, los puertos martimos y los aeropuertos volvieron a abrirse para el trfico comercial, etc. (21)

Un mal ejemplo. A pesar de estos logros, o ms bien a causa de ellos, el gobierno de Bush los meti en el amplio saco del terrorismo. Sin ninguna evidencia de que Somalia albergase a terroristas de Al Qaeda y mucho menos que representase una amenaza para la seguridad de Estados Unidos. Mientras, la CIA trabajaba en secreto con los seores de la guerra somales. Pero a pesar del dinero de Estados Unidos inyectado a varios seores de la guerra, no pudieron imponer su autoridad sobre la poblacin harta de sus desmanes (22).

Mientras tanto, el Pentgono tambin trabajaba con el ejrcito de Etiopa por si acaso su estrategia con los seores de la guerra somales fracasaba, como efectivamente sucedi. En la revista del ejrcito norteamericano Stars and Stripes, del 30 de diciembre puedes leer el estpido testimonio de uno de los instructores americanos que estaban entrenando a soldados etopes, Hill Flippo del campo Hurso cerca en la ciudad de Dire Dawa, en Etiopa: Siento que ahora estoy ayudando a luchar en la guerra en terror. El conocimiento que estamos dando a estos soldados es lo que l utilizar si entra y lucha en Somalia, Eritrea o dondequiera que sea (23).

En 2006 la mayora de la poblacin de Somalia, harta del caos y encabezada por la Unin de Cortes Islmicas UCI, fue ganando terreno a los seores de la guerra. En junio 2006 Estados Unidos cre el Grupo de contacto internacional sobre Somalia intentando adelantarse a lo que iba a pasar inevitablemente.

En julio 2006, apoyados por una mayora de la poblacin los tribunales expulsaron a los llamados "seores de la guerra" no solo de la capital Mogadiscio, si no tambin de la mayor parte del pas.

Foto: Mogadiscio.

Como ya dije antes los medios de desinformacin estn ocultando qu sucedi realmente en Somalia tras este cambio.

Observadores neutros han reconocido que, por primera vez desde la cada del antiguo presidente Siyad Barre en 1991, por fin reinaban la calma y el orden.

Amina Mire, miembro eminente de la dispora somal reconoce que: muchos somales que no son religiosos han visto como su seguridad mejoraba bajo la direccin de los Tribunales Islmicos. Queremos darles a estos tribunales el tiempo necesario para limpiar las calles de violencia. Despus de haber restablecido el orden, estos tribunales haban podido progresivamente modernizar sus interpretaciones y aplicaciones de las leyes islmicas.

Una gran parte de los somales que viven en el extranjero estaban dispuestos a volver al pas una vez que la paz y la seguridad fuesen restablecidas. Pero hoy, hemos vuelto a esta horrible poca, en la que se vea a adolescentes armados con AK-47 instalados detrs de una camioneta aterrorizando a la poblacin (24) Recordemos que la emigracin en Somalia es importante. Desde 1991, unos 3 millones de somales han salido del pas, fundamentalmente hacia los pases limtrofes: Etiopa, Djibuti y Kenia.

Foto: Escuela de nios somales en Kenia.

Mohamed Hassan, hijo de un miembro de la resistencia contra el rgimen del emperador Haile Selasie y escritor independiente en poltica medio-oriental y africana describe as la situacin de los emigrantes: Una gran cantidad de dispora somal estaba dispuesta a volver a Somalia, y reconstruir el pas, una vez que la paz y la seguridad fueran aseguradas. Muchos son gente secular moderna que intenta ayudar a su pas a pesar de la corrupcin de los seores de la guerra. Y son muy ingeniosos en hacer eso. Por ejemplo, a pesar de todo el caos, Somalia es uno de los pocos pases africanos en donde cada aldea tiene buenas instalaciones de comunicacin del telfono. Hay un sistema de actividades bancarias informal (1 mil millones $ por ao). Hay cinco vas areas privadas y as sucesivamente. Cuando los hombres de negocios somales fueron a la embajada de EEUU en Nairobi a invitarlos a que viniesen a Somalia y viesen por s mismos, que no haba miembros de Al Qaeda en las cortes islmicas. Los norteamericanos rechazaron la oferta.(25)

Evidentemente, los EEUU no aceptaron el desafo, porque ya saban que no haba terroristas de Al Qaeda en el pas. Al Qaeda era una vez ms su coartada para iniciar una nueva guerra contra el terrorismo para justificar cualquier intervencin en cualquier parte del mundo cuando les de la gana hacerla.

Estados Unidos con la complicidad de los medios de desinformacin occidentales han demonizado a la UCI como los Tribunales islmicos y los han acusado sin pruebas de estar ligados a Al-Qaeda. Esto no es ms que otra tapadera para justificar otra invasin absolutamente ilegal. Un montaje parecido al que se hizo en 2001 con los Talibanes para invadir Afganistn, con Iraq y sus terrorficas armas de destruccin masiva que cuatro aos despus de la invasin seguimos esperando que se encuentren.

Los logros de la poblacin somal y de la UCI para mejorar la vida de la mayora de la gente en materia de pacificacin y de independencia han sido ocultados por los medios de desinformacin ya que eran evidentemente un mal ejemplo para la regin y para todo el mundo.

Estados Unidos estuvo desde el principio implicado en el montaje de la guerra actual.

Estados Unidos por mediacin de su ttere Etiopa destroz las Conversaciones de Paz en Somalia. La invasin tiene tambin como fin consolidar ese objetivo. El portavoz del parlamento provisional de Somalia (Sharif Hassan Sheikh Ada) ha criticado la intervencin militar de Etiopa en Somalia, diciendo que las tropas etopes no pueden conseguir la paz en las reas anteriormente gobernadas por el movimiento islamista.

Etiopa estaba detrs del colapso de las conversaciones de paz entre el gobierno provisional y los islamistas", dijo en Djibouti.

Creo que la seguridad creada por los islamistas durante su gobierno de seis meses no puede ser recreada por las tropas etopes, incluso si permanecen en Somalia durante otros seis aos" (26).

El General John Abizaid, el comandante militar de EEUU que supervis las operaciones militares en Oriente Medio, Asia Central, y el Cuerno de frica, tuvo una reunin con el Primer Ministro de Etiopa el 4 de diciembre de 2006.

Unas tres semanas antes de que los Estados Unidos y Etiopa invadieran militarmente Somalia (27).

EEUU organiz una operacin de la CIA, desde Nairobi, para levantar a los caudillos de la guerra, odiados por la poblacin de Somalia contra los tribunales islmicos, segn un ex-agente de inteligencia que conoce bien la regin.

Un analista de Somalia en Nairobi dijo que los islamistas se llevaron la mayor parte de la culpa injustamente, ya que el gobierno minoritario de Somalia que de hecho haba sido acorralado no tena intenciones de compartir el poder en ningn momento. Yo creo que la decisin de ir a la guerra fue tomada en algn momento de octubre por Etiopa y Estados Unidos (28). Estados Unidos no solo increment su intervencin en Etiopa y en Somalia, adems presion a la ONU para que votase una resolucin ambigua que supuestamente justificaba a Etiopa para invadir Somalia (29, 30).

El Grupo de contacto internacional sobre Somalia creado por EEUU se reuni a principios de enero en Nairobi, capital de Kenia para financiar de manera urgente una fuerza de paz de la ONU (31). Esta fuerza de ocupacin (llamada eufemsticamente fuerza de paz) tiene como objetivo proseguir el trabajo sucio iniciado por Etiopia en la invasin, contrarrestar el creciente poder popular de Somalia de las cortes islmicas, destruir sus logros de paz y devolverle el control del pas a las multinacionales.

Tras el ataque el 7 y el 22 de enero 2007 de Estados Unidos un nuevo gobierno llamado de transicin ha sido impuesto en Somalia. Segn una fuente diplomtica que prefiri no ser identificada. "Estados Unidos procura legitimar la presencia etope en Somalia como parte de un esfuerzo para preservar el gobierno de transicin e impedir que la UCI tome control de todo el pas Sin embargo, el problema es que el gobierno de transicin goza de muy escasa legitimidad dentro de Somalia y es cada vez ms visto por la poblacin como un representante de Etiopa". El fraudulento gobierno somal instalado de nuevo en la capital por los Estados Unidos y sus sirvientes etopes est compuesto de esos mismos asesinos terroristas a sueldo llamados seores de la guerra que han reconstruido sus milicias con la excusa de combatir el terrorismo.

Un ejemplo evidente de este descaro ha sido nombrar a un marine norteamericano Hussein Adid como ministro de Interior.

Este energmeno tiene un historial que habla por si mismo. Hijo del general Farah Adid dirigente del partido Congreso de la Somalia unificada apoyado por los Estados Unidos, su historia es interesante: Hussein Adid fue voluntario en el ejrcito USA. Sirvi como marine en la primera Guerra del Golfo y obtuvo la autorizacin permanente de residencia en USA, y despus obtuvo como buen chico la nacionalidad (32, 33). Estados Unidos ha dicho que dedicar 16 millones de $ en concepto de ayuda al presidente somal de transicin Abdullahi Yusuf. Y otros 24 millones de dlares en concepto de ayuda humanitaria de los cuales ms de la mitad irn a la fuerza de paz (34).

Es decir ms dinero para el impopular gobierno ttere y para las fuerzas invasoras.

Con la excusa de combatir el terrorismo, de hecho lo que los Estados Unidos han hecho en Somalia es reimplantar el terrorismo que ellos mismos financiaron anteriormente. Para desgracia de la poblacin somal, ya que esto les devuelve al caos y echa por tierra todo su trabajo para construir la de paz de los ltimos tiempos en su pas.

Y EN ETIOPIA QU PASA?

Antony Lake, asesor de seguridad nacional de Clinton indic que Etiopa era uno de los 4 pases estratgicos en frica para defender los intereses de los EEUU (con Nigeria, Sudfrica y Egipto) (35)

Etiopa es un pas muy pobre con 75 millones de habitantes multi-religioso, multi-cultural y multi-tnico a diferencia de Somalia.

Su poblacin ha soportado varias dictaduras. La monarqua de Haile Selasie, la de Mengistu, y actualmente la del grupo minoritario de Tigre. La poblacin de Tigre es el solamente 6% de la poblacin etope (76 millones) es originaria de una regin pobre, situada en 800 kilmetros de la capital Addis Abeba. Pero es una helite de ella la que controla el 99% de servicios pblicos y el 98% de comercio (36). Una situacin evidentemente injusta contra la que se rebela la mayora de la poblacin.

Foto: Meles Zenawi (en el centro en la foto).

El actual presidente etope es Meles Zenawi, cristiano y ttere de los intereses de las multinacionales y del Pentgono.

Zenawi es un dictador acusado de usurpar ilegalmente el poder, que ha encarcelado a parlamentarios de la oposicin y ordenado disparar sobre manifestaciones pacficas de ciudadanos. Las elecciones del mayo de 2005 fueron una derrota grande para su partido el EPRDF. Los resultados oficiales publicaron un mes despus de que las elecciones pusieran el EPRDF en una posicin de la minora del 45%.

Sin embargo el comit oficial de la eleccin hizo una investigacin y finalmente dio el 60% al EPRDF. Pusieron a los lderes de los partidos principales de la oposicin en crcel y mataron a mucha gente (37). Mohamed Hassan, ex diplomtico etiope en un anlisis detallado de la situacin describe cmo el actual gobierno etope es minoritario, est completamente dominado por una minora originaria de la provincia de Tigre, y est aislado de su propia poblacin. En las elecciones de mayo 2005, el partido del gobierno las perdi. Pero los resultados fueron revisados en favor del partido de Zenawi Meles y se detuvo a los dirigentes del partido victorioso.

Mohamed Hassan concluye Esto es bueno para USA, ya que de este modo tienen un rgimen fantoche que depende completamente de ellos. El estado etope est cada vez ms dirigido directamente por la CIA(38). Esta situacin ha provocado que la resistencia no haya dejado de incrementarse en Etiopa. En el ltimo ao, la oposicin dentro de Etiopa se ha radicalizado ms. En agosto de 2006, un grupo de oficiales de alta graduacin conducidos por general Kamal Galchuu ensambl el frente de la liberacin de Oromo.

Un motivo ms de inquietud para los que financian al dictador, es decir para Estados Unidos, y para acelerar la guerra contra Somalia, cuya poblacin y las cortes islmicas tomaron el poder justo un mes antes. La consecuencia de la repentina invasin de Somalia puede ser reforzar la fraudulenta legitimidad de la dictadura etope con la misma excusa manufacturada por Washington de defender al pas contra el terrorismo islmico.

Pero tambin puede ser lo contrario. La actual guerra contra Somalia es impopular en la empobrecida Etiopa que hace apenas 6 aos sali de la guerra contra Eritrea. Algunos expertos predicen que probablemente tenga como consecuencia otra guerra civil etope.

Pero Etiopa no es el nico pas que interviene directamente en Somalia. Eritrea envi fuerzas especiales para apoyar a la UCI (39). Etiopa estuvo en guerra con Eritrea (que limita al norte con Somalia) desde 1998 hasta el 2000.

Eritrea desde 1993, con el consenso del 98% de la poblacin, se independiz y se orient en sentido opuesto a Etiopa segn Hassan de Mohamed:

Mientras que la poltica etope estuvo basada en la privatizacin, donantes extranjeros y la sumisin a la poltica de instituciones internacionales como el FMI y el Banco Mundial, la poltica de Eritrea se propuso desarrollar su pas para el inters de su gente, basada sobre su independencia, movilizando a la poblacin, instalando estructuras nacionales, rechazando interferencia exteriores va las ONG occidentales, controlando el comercio exterior, estimulando la integracin y la cohabitacin nacionales de las 9 nacionalidades y de las dos religiones (cristianos y musulmanes)(40).

Otro mal ejemplo y un nuevo motivo para que la actual guerra se extienda a este pas. Eritrea tiene tambin una amplia costa en el mar Rojo que es una va fundamental de comunicacin comercial y en las proyectadas autopistas energticas, y adems tiene petrleo.

Por otra parte la tensin aumenta en la zona. Como lo prueba el que ltimamente se hayan reforzado las bases militares africanas de los EEU.

Por ejemplo la base militar de EEUU en Djibuti, ha pasado de albergar 800 soldados a 2.000 en los ltimos dos aos.

En 2006 Estados Unidos anunci el 11 de Enero su decisin de crear un mando unificado militar para frica para evitar la creacin de nuevos Afganistn. Por supuesto no dijo que en el pasado la CIA cre y arm a los fundamentalistas islmicos de Afganistn (41).

Y lo celebr ese mismo da bombardeando a la gente de Somalia.

El grupo de combate Eisenhower, con su portaviones nuclear y probablemente con su submarino atmico (armado con misiles Trident de cabezas nucleares mltiples) y el destructor Ramage (armado con misiles tele guiados) estn frente a la costa de Somalia. Aunque el objetivo del grupo de combate Eisenhower, parece ser el prximo ataque a Irn como explicamos anteriormente (42).

CUAL ES EL INTERS DE LOS EEUU EN SOMALIA?

El inters de los EEUU en Somalia debe interpretarse dentro de la estrategia de las multinacionales que lo gobiernan. No es ningn misterio, hay que asegurar posiciones en el ajedrez euroasitico que contiene las restantes mayores reservas energticas del planeta que estn inevitablemente agotndose.

Abdi Jama Ghedi, antiguo profesor de la Universidad nacional de Somalia, opina que el inters de los USA se debe a dos cosas: Uno, la importancia estratgica de Somalia ya que tiene salida al mar Rojo y al Golfo del mar de Arabia. Un cruce de comunicaciones importante por donde pasan las mercancas hacia Africa, Amrica del Norte, etc. Dos, que Somalia es rica en petrleo y gas natural (43).

I- Las costas de Somalia tienen 3.300 kilmetros en el golfo de Adn, el Mar de Arabia y el Ocano Indico. Su estrecho "Bab Al Mandab", la "Puerta de las Lgrimas" es geoestratgicamente casi tan importante como el estrecho de Ormuz entre el Golfo Prsico y el de Omn. Por el Golfo de Adn pasa buena parte del petrleo del Golfo Prsico.

El cuerno de Somalia es geogrficamente la parte de frica que est mas cerca de Asia. Antes de la llegada de los portugueses en el siglo XVI un importante flujo de mercancas pasaba por estas costas entre frica, la India y China.

Un 10% de las palabras del somal son de origen indio. El emir del estado Indio de Kudjrad tena guardias somales.

En los puertos somales hay tambin habitantes que hablan chino, los llamados "Abanas".

Ya en 1991 el general Schwarzkopf que en la poca era nada menos que el jefe del estado mayor para el sudeste asitico present un informe al senado donde deca: el embudo estratgico del mar rojo es el centro de los intereses de EEUU ah donde convergen frica y Asia. El estrecho ser cada vez ms importante debido al acrecentamiento de las capacidades de tratamiento y de exportacin de Arabia cuyo petrleo deber pasar en s mayor parte por el ya que los super petroleros son demasiado grades para el canal de Suez.(59)

Hay otros motivos, relacionados con los anteriores, como la consolidacin de las nuevas autopistas energticas de Israel en proyecto como ya explicamos anteriormente (44).

Israel tiene el proyecto de prolongar el oleoducto Bak, AzerbaynCehyan,Turqua, que se inaugur justamente al comienzo de la guerra del Lbano, y de convertirlo en una autopista energtica conectndolo con el ya existente oleoducto Trans-Israel que cruza el pas y acaba en el mar Rojo. Y Somalia est justamente en la salida y entrada del mar Rojo lo que le otorga una importancia geoestratgica evidente.

No es importante slo el robo de los recursos energticos, si no tambin el asegurar sus vas de distribucin y su venta. Es evidente que si tienes petrleo y no tienes como canalizarlo al mercado no tienes nada. La guerra de Afganistn es un excelente ejemplo de ello.

La mayora de los expertos en petrleo niegan la sugerencia de que Somalia pudiera algn da formar parte de la lista de productores de petrleo mundiales pero las evidencias (incluso de estudios del Banco Mundial) desde hace dcadas indican lo contrario.

Somalia ha sido explorada en sus recursos y vendida mediante concesiones lucrativas a cuatro gigantes del petrleo anglo-americanos desde 1986, cuando era presidente Siad Barre. Se busc petrleo y se encontraron reservas importantes.

A mediados de los 80 se realiz un estudio de exploracin petrolfera en Somalia llevado a cabo en el Golfo de Adn en la nacin de Yemen en la Pennsula rabe, por la Hunt Oil Corp, que tiene su sede en Texas. En este estudio los gelogos revelaron que la estimacin de las reservas de petrleo de Yemen cifrada en mil millones de barriles era parte de una enorme bolsa subterrnea que se extenda hasta el norte de Somalia.

En 1986, Conoco, junto con Amoco, Chevron, Phillips y, brevemente Shell, obtuvieron licencias de explotacin para el norte de Somalia otorgadas por el gobierno ttere de Siad Barre. Dos tercios del pas fueron alquilados a los tiburones multinacionales petroleros (45).

A finales de los 80 un experto en Somalia que trabaj con una de las cuatro compaas multinacionales ms grandes en materia de exploracin del pas dijo que nos ha dejado a todos pensando que el tema principal aqu no es paliar el hambre, sino el petrleo si las concesiones de petrleo otorgadas bajo Siad Barre sern respetadas cuando se restablezca la paz, si es que esto llega a suceder. Tambin afirm que Somalia tiene un valor potencial de miles de millones de dlares, y cranme, este es el cariz que est tomando el juego (46).

En 1991 en un estudio coordinado por el Banco mundial para estimular las inversiones privadas en el potencial petrolfero de 8 naciones africanas, los gelogos colocaron a Somalia y a Sudn en los primeros puestos de la lista de los posibles productores de petrleo comercial. Thomas E. O'Connor, ingeniero geolgico principal de petrleo para el Banco Mundial, que dirigi un estudio en profundidad sobre prospecciones en el Golfo de Adn por encima de la costa septentrional de Somalia dijo: Est ah. No hay duda de que hay petrleo ah픅

O'Connor bas sus conclusiones en los resultados de varios de los gelogos ms prestigiosos del mundo en materia petrolfera. No se sabe la cantidad que hay hasta que se hace un estudio ms profundo Pero tiene potencial comercial. Tiene muchsimo potencial... cuando los somales arreglen su situacin.

Dos de esos gelogos (uno estadounidense y otro egipcio) presentaron sus resultados en un congreso en Londres en septiembre de 1991, afirmando que los nueve pozos de exploracin que haban abierto en Somalia indicaban que la regin est situada dentro de la ventana de petrleo, y por lo tanto tiene muchas posibilidades para extraer gas y petrleo. Un informe de un tercer gelogo, Z. R. Beydoun, deca que los enclaves fuera de la costa poseen los parmetros geolgicos propicios para la generacin, expulsin y captura de cantidades significativas de petrleo y gas (47).

Pero recordemos que el inters (basado en estudios previos) de las compaas petroleras multinacionales Conoco, Amoco, Chevron, Phillips y Shell en Somalia fue claramente anterior al estudio del Banco Mundial (48).

Una de las principales compaas multinacionales que tienen intereses en Somalia es Conoco.

Para situarte debes saber que Conoco tiene su sede central en Houston y ocupaba en 2005 el puesto nmero 47 en la lista de las principales economas del planeta. Una lista fundamental para entender quin tiene el poder. Se obtiene mezclando el producto nacional o ingreso nacional bruto de los estados con los ingresos de las empresas multinacionales. Y eso teniendo en cuenta que solo se trata de ingresos declarados, los reales sin duda son muy superiores (49).

Otras compaas tienen importantes intereses en Somalia como la sociedad Consort Private Ltd. (CP), registrada en el paraso fiscal de las islas Maldivas, que obtuvo todos los derechos petroleros y mineros del "Estado Democrtico" de Puntland en Somalia.

CP opera en las oficinas del abogado Anthony Black en Londres vendi, 50.1 por ciento de sus intereses a la empresa australiana Range Resources Ltd. (RR).

RR ha iniciado ya las exploraciones petroleras en Puntland. Entre sus socios se encuentra la empresa canadiense Canmex, subsidiaria de Lundin Mining (LM) de Vancouver, que tambin invierte en el Congo y Sudn.

Otra empresa que ha iniciado las exploraciones es Middle East Petroleum Services, de Dubai, cuyos accionistas son ExxonMobil, Total y Partex.

Siguiendo el hilo, RR est dirigida por sir Sam Jonah, que de paso es presidente de Anglo Gold Ashanti, la mayor empresa aurfera de frica, tristemente clebre por el genocidio congoleo y por si fuera poco tambin es director de Anglo American Corporation de Sudfrica (50).

En Somalilandia, los derechos mineros para el gas y el petrolero desde el 2005 han sido contratados por la compaa britnica Rovagold Ltd., subsidiaria de Centurion Gold Holdings (CGH), y Zarara Energy Ltd., que es parte del conglomerado Goldfield Group de Sudfrica. Pero en el sur las cosas estn ms difciles para los tiburones multinacionales. As que hay que utilizar a Al Qaeda a la que algunos han denominado acertadamente como AlCia (51) para justificar la intervencin.

Aparte del petrleo Somalia tiene otros recursos codiciables: uranio, amplias reservas sin explotar de hierro, estao, bauxita, cobre, sal, y gas natural lo que justifica la invasin especialmente en el tema del uranio para desgracia de los habitantes.

Pero hay otro nivel ms sutil.

El conservador Times ha vaticinado que: "la nueva intervencin de EEUU en Somalia solamente alimentar el extremismo" (52). Es sin duda lo que se pretende, pero no como l lo entiende. Alimentar el extremismo es parte de la estrategia fundamental que consiste en que hay que desestabilizar y dividir a los pases para hacerlos ms vulnerables y permeables a la penetracin de las multinacionales.

La guerra de Somalia debe entenderse dentro de los intereses geo estratgicos del poder que promocionan la divisin para dominar y robar mejor.

Una divisin que en parte ya se ha conseguido puesto que, efectivamente, Somalia est ya partida en 3 zonas balcanizadas bien definidas: Somalilandia, Puntland y el sur.

La invasin de Somalia es presentada como otra guerra contra el terrorismo.

La guerra que se va a producir inevitablemente a consecuencia de la invasin de Estados Unidos por medio de sus lacayos de Etiopa nos ser presentada por los medios de desinformacin como una guerra civil. Un esquema que ya conocemos y que se repite incansablemente y cuyo exponente ms actual es Iraq. Hay que recordar que las guerras civiles patrocinadas por EEUU tambin han sido generadas en otras regiones estratgicas de petrleo y gas: Nigeria, Sudn, Colombia, Yemen, Angola, Chechenia y otras repblicas de la ex-Unin Sovitica. Sin olvidar las actuales guerras civiles en Iraq, Lbano y Palestina alimentadas por los Estados Unidos e Israel.

Pero tambin esa misma estrategia se aplica a pases que no son ricos en petrleo ni gas pero que s son estratgicamente importantes para construir las autopistas energticas por donde se proyecta hacer pasar estos recursos como es el caso de Yugoslavia, de Afganistn y del Lbano. Las guerras civiles son un fraude patrocinado por EEUU., que las alimentan proporcionando ayuda encubierta a grupos paramilitares, como en la regin de Darfur de Sudn y en Somalia. Curiosamente Darfur y Sudn poseen abundantes reservas de petrleo.

As que el problema es mas grave que una simple guerra entre pases pobres africanos.

Salim Lone que ha sido durante 20 aos un alto funcionario de la ONU, que en 2003 era portavoz de la misin de las Naciones Unidas en Iraq ha dicho : El gobierno de Bush ha abierto un nuevo frente en el mundo musulmn. Con el completo apoyo y el entrenamiento militar de los USA, 15.000 soldados etopes han penetrado en Somalia () Es extremadamente imprudente, por parte de los USA, haber encendido esta guerra entre Etiopia y Somalia. Expertos independientes, tambin de la Unin Europea, han advertido unnimemente que esta guerra podra desestabilizar toda la regin. Una revuelta de los somales, que son varios millones viviendo en Kenia y Etiopia, va a estallar sin ninguna duda, a consecuencia de esto (53)

Un informe de la ONU divulgado a comienzos de enero identific a 10 pases cinco de los cuales, incluyendo a Etiopa y Eritrea, son cercanos a Somalia desafiaron el embargo de armas ordenado por la ONU en 1992 y proveyeron de material blico a todas las partes del conflicto (54).

Estados Unidos ha abierto un peligroso nuevo frente relacionado con su geoestrategia en Oriente Medio que puede implicar a muchos otros pases:

Etiopa (desencadenando probablemente una nueva guerra civil),

Eritrea (que apoy a la UCI).

Nigeria que est en negociaciones con EEUU para sustituir al ejrcito etope.

Uganda ya ha aceptado ya enviar tropas Somalia (55).

Probablemente porque las tropas etopes que han invadido Somalia se van a necesitar en Etiopia para reprimir la creciente disidencia de la mayora de la poblacin. Hay que recordar que en Nigeria y especialmente en Uganda tambin viven numerosos somales al igual que en Kenia y Djibouti ; y sobre todo en donde tambin viven numerosos somales es Sudn que es el plato fuerte de la regin, un pas mas grande que Europa.

En el conflicto de Dafur en Sudn los medios de desinformacin estn resaltando las atrocidades cometidas por las milicias Arab Jan jawid contra la poblacin negra apoyadas por el gobierno de Sudn. La realidad es que ambas partes son indgenas rabes, negros y musulmanes zues (56) y que se est demonizando al gobierno de Sudn porque tiene petrleo y porque es donde se ha incrementado ms la presencia de China. En el enorme Sudn la compaa estatal china de petrleo controla ya la mayora de las acciones de la empresa petrolera estatal sudanesa, lo que levanta ampollas en los magnates del petrleo occidentales. As que sin duda otro de los intereses de los Estados Unidos es frenar el desarrollo de la creciente influencia China en frica y en todo el mundo. Hay que recordar que China ha establecido contratos multimillonarios con Irn y est introducindose no slo en el Medio Oriente y en frica, sino lo que es peor, tambin en lo que los Estados Unidos consideran desde hace siglos como su patio trasero, Amrica del Sur, especialmente en Venezuela.

Chalmers Johnson, presidente de Instituto Japons de investigacin poltica y Javed Burki, ex vicepresidente del Departamento Chino del Banco Mundial predicen que China ser la principal economa mundial en el 2025 (57). A consecuencia de ello, a ms largo plazo, China puede ser el prximo objetivo de guerra del imperio como hemos advertido precedentemente (58).

Somaliyaay toosoo
Toosoo isku
tiirsada ee Hadba
kiina taag daranee
Taageera waligiinee.

Somalia despierta,
despierta y une tus manos
debemos ayudar
a los ms pobres
de los nuestros siempre.

Este es un fragmento del himno nacional de Somalia. Ojala se cumpla.

En esta nueva guerra el moderno Moloch del petrleo y del poder exige nuevos sacrificios. Sus sacerdotes disfrazados de antiterroristas, estn sacrificando a los pobres habitantes de Somalia que son de nuevo sus vctimas inocentes.

Notas:

1- Ethiopia destroyed Somalia Peace Talks: Speaker. Garowe News. 13 Enero, 2007.

2- http://www.waynemadsenreport.com/

3- Soldados cristianos marchan contra la inexistente "Al Qaeda" en la desventurada Somalia. http://www.waynemadsenreport.com/

4- La invasin de Etiopa sobre las Cortes Islmicas. Boletn democracy now! en espaol. Viernes, 12 de enero de 2007. www.democracynow.org

5- Reuters, 12/01/07.

6- Chris Floyd, Empire Burlesque US Attacks Somalia, Taking Sides With Former Enemy Warlords http://www.dissidentvoice.org/Jan07/Whitehouse07.htm www.uruknet.info?p=29667

7- Mohamed Hassan. Somalia : another war "Made in USA" 06-01-2007. www.uruknet.info?p=29698

8- Editorial El Pas 24/12/2006

9- Gobierno somal tom control de la capital. Boletn Democracy Now! en espaol. Viernes, 29 de diciembre de 2006.

10- Ignacio Ramonet Somalia, Monde diplomatique n 136 febrero 2007.

11- Carl Bloice "Ms sangre por petrleo", Black Commentator, 16/01/07.

12- America's interests in Somalia: Four major U.S. oil companies are sitting on a prospective fortune in exclusive concessions. 6, Diciembre 2001. http://www.raceandhistory.com Reproducido en Global Research, 3 Enero, 2007.

13- America's interests in Somalia op. cit.

14- America's interests in Somalia op. cit.

15- America's interests in Somalia op. cit.

16- America's interests in Somalia op. cit.

17- Chris Floyd, US Attacks Somalia, Taking Sides With Former Enemy Warlords. Empire Burlesque. Enero 9, 2006. www.uruknet.info?p=29667

18- Alfredo Embid Las mentiras sobre el uranio empobrecido Revista de Medicina Holstica n 64 pgna 33.

19- Noam Chomsky 11/09/2001 RBA editores. Barcelona 2001.

20- Martn Cneo "EEUU se lanza a controlar los puntos estratgicos de produccin y paso de recursos energticos en frica". Diagonal, 18/01/07

21- Amina Mire. Muerte y destruccin para los somales. Counter Punch. pginadigital.com, 15/01/07. Revista Socialismo o barbarie. Edicin del 28 de enero de 2007. www.socialismo-o-barbarie.org.

22- Amina Mire. Op. cit.

23- http://www.estripes.com/

24- Tony Busselen. Ethiopie - Somalie: c'est aussi une guerre "made in USA". www.michelcollon.info.

25- Entrevista con Hassan de Mohamed. Op. Cit.

26- Ethiopia destroyed Somalia Peace Talks: Speaker. Garowe News. 13 Enero, 2007.

27- Ethiopia has become an Anglo-American proxy in the Horn of Africa Global Research, 13 Enero, 2007. www.globalresearch.com

28- Suzanne Goldenberg y Xan Rice. Cmo EEUU forj una alianza con Etiopa para la invasin. The Guardian. 13 Enero, 2007.

29- Amina Mire. Op cit.

30- La Resolucin 1725 de la ONU sobre Somalia autoriza una fuerza regional de la Autoridad Intergubernamental de Desarrollo (IGAD) y de la Unin Africana (UA) para proteger al dbil Gobierno Nacional Transitorio en Baidoa y para entrenar sus fuerzas. Tambin autoriza el levantamiento parcial del embargo de armas para Somalia de 1992.

31- Ignacio Ramonet. Somalia, Le Monde Diplomatique. Febrero 2007.

32- Arabtimes. 24 enero 2004.

33- LArme US installe un de ses Marines au pouvoir en Somalie. http://www.voltairenet.org/article144844.html As que no hay que extraarse de que este mercenario norteamericano haya aceptado la invasin de tropas estadounidenses en Somalia, violando las decisiones de su padre que nunca la acept.

34- Ignacio Ramonet. Somalia Le Monde Diplomatique. Febrero 2007.

35- Mohamed Hassan. Somalia: another war "Made in USA" 06-01-2007. www.uruknet.info?p=29698

36- Entrevista con Hassan de Mohamed. Somalia: otra guerra hecha en los E.E.U.U. Investigacin global, 10 de enero de 2007. http://www.ptb.be/scripts/article.phtml?lang=2&obid=33413.

37- Entrevista con Hassan de Mohamed. Op cit.

38- Entrevista con Hassan de Mohamed. Op cit.

39- Jim Lobe. EEUU busca frenar a islamistas y aade tensin. 26 de diciembre de 2006. IPS.

40- Entrevista con Hassan de Mohamed. Op cit.

41- Ver editorial de la revista n 65.

42- Ver boletn n 134.

43- Abdi Jama Ghedi. "Lagonie de la Somalie dans la morsure des thiopiens". 9 enero 2007. Il manifesto http://www.ilmanifesto.it/Quotidiano-archivio/09-Gennaio-2007/art39.html

44- ver boletn n 134.

45- America's interests in Somalia: Four major U.S. oil companies are sitting on a prospective fortune in exclusive concessions. 6, Diciembre 2001. http://www.raceandhistory.com Reproducido en Global Research, 3 Enero, 2007.

46- America's interests in Somalia. Op. cit.

47- America's interests in Somalia op cit.

49- Oligopolio SA. ETC group. Medicina Holstica n 76. pg. 114.

50- "La guerra en Somalia: acaparamiento de las materias primas?", MoviSol Italia, 8/01/07.

51- Txente Rekondo. "Somalia y el paraguas de la lucha antiterrorista Diagonal, 18/07/01.

52- Martin Fletcher.The Times 8/01/2007.

53- Salim Lone. "Somalia: una guerra sin piedad por cuenta de los USA". 26 diciembre, International Herald Tribune

54- Jim Lobe EEUU busca frenar a islamistas y aade tensin IPS, 26 de diciembre de 2006.

55- Ignacio Ramonet. Somalia Le Monde Diplomatique. Febrero 2007.

56- Stephen Lendman "Democrat Agenda Omissions" Global Research. Enero 17, 2007 http://www.globalresearch.ca/index.php?context=viewArticle&code=20070117&articleId=4502

57- http://www.tomdispatch.com/index.mhtml?pid=2259.

58- Alfredo Embid. Lo que no te han contado sobre a prxima guerra nuclear contra Irn. Medicinas Complementarias. Madrid, octubre 2006.

59- Postescriptun de enero 1994 de Michel Collon somalia : un humanitaire au gout du petrole Attention medias Ed. EPO Belgica. Pgns.290,91,92.

60- Le monde diplomatique julio 1993.

61- Solidaire 1 de diciembre 1993

62- African Rights. Somali operation restore hope mayo 1993.

63- Solidaire 16 junio 1993

64- Courrier international. 16 diciembre 1993

65- Lies of or times (USA) enero 1993.

66- Claire Pascal. Somalie deroute americaine, revue Alerte, diciembre 1993, Francia.

67- Merk Bowden: Black Hwaak down 1999; Stephen Shalom: Feeding the Pentagon by feeding Somalia nov 1993. www.zmag.org/zmag/articles/shalomsomalia.html

68- William Blum El estado aggressor La esfera de los libros 2006. Madrid. Pgna 273.

69- Lucha de clases. Conversaciones con David Barsamian. Noam Chomsky. Pgna. 170

70- Miseria y conflicto sin fin en Somkalia. MSF 10 crisi Olvidadas. Febrero 2006, MSF.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter