Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-02-2007

Italia: el pueblo se opone a la estrategia militar de Estados Unidos

Matteo Dean
La Jornada


Desde el comienzo de la llamada "guerra fra", y quizs antes, Italia ha representado para la geopoltica militar de la OTAN, y de Estados Unidos en particular, un territorio crucial. De Italia se deca que era el "portaviones" natural en el Mediterrneo y tambin represent, junto con Alemania, esa lnea de demarcacin que divida los dos mundos contrapuestos.

Terminada esa fase despus de la cada del muro de Berln, Italia no perdi su importancia estratgica. Primero con las guerras en la ex Yugoslavia y hoy en la llamada " war on terror " promovida por las dos administraciones de George W. Bush, Italia se ofrece cual puente natural hacia el cuadrante oriental. Es en este contexto que hoy las fuerzas militares estadunidenses estn siendo reorganizadas sobre la base de las "nuevas guerras, las guerras del futuro", como las define el Pentgono. Si bien es cierto que Estados Unidos est hoy retirando decenas de miles de efectivos de Europa, es cierto tambin que est modificando la geometra de sus posiciones en el viejo continente, desplazando hacia el sur tropas, tecnologa, mandos estratgicos y armas.

Esparcidas en Italia, sobre todo en el norte, se encuentran numerosas bases militares de Estados Unidos. La ms grande es la base de Aviano, situada a escasos 100 kilmetros de la frontera oriental, de donde salan los bombarderos hacia la ex Yugoslavia y hoy salen los grandes bombarderos rumbo a Afganistn e Irak. Pero el "cerebro" estratgico se encuentra en otra base, Camp Ederle, situada en Vicenza, entre Venecia y Miln, que cuenta con 100 mil habitantes. Hace un par de aos, Estados Unidos empez una negociacin secreta con el entonces gobierno italiano, guiado por el derechista Silvio Berlusconi, el mismo que dio, entre los primeros, su entusiasta adhesin a la operacin militar en Irak. Faltaba consultar al gobierno local, el municipio de Vicenza, tambin en manos del partido del magnate, el cual tomaba acuerdos con los mandos militares estadunidenses para que en el aeropuerto civil de Vicenza, Dal Molin, abandonado desde hace aos, se construyera otra base militar.

Pero hubo un pero. Hace menos de un ao, la ciudadana pudo enterarse del plan de construccin de este nuevo aeropuerto militar que contara, en el proyecto, con la presencia de la 173 Brigada Aerotransportada (ms de 50 tanques de guerra M1 , 85 tanques acorazados, 14 morteros pesados, 40 Humvees , dos ncleos de aviones Predador , los lanzamisiles MRLS y otras armas), que cuenta con mil 800 militares que iran a sumarse a los 6 mil ya presentes en esa localidad. Arsenal suficiente para destruir una ciudad.

En marzo de 2005, Berlusconi ofreci el visto bueno. El alcalde de Vicenza tambin, sin siquiera avisar el consejo municipal. El ejrcito de Estados Unidos pidi el financiamiento. Pero, como suele pasar, "hicieron la cuenta sin el cantinero". La ciudadana descubri los planes en mayo de 2006. Y se organiz para frenar lo que consideran "un abuso perpetrado por encima de la voluntad popular". Y adems, se quejan los ciudadanos de Vicenza, "el proyecto tendra un impacto ambiental daino, aumentara de manera desproporcionada la presencia militar en la ciudad y se perdera soberana territorial". La protesta crece, la ciudad entera se moviliza.

Mientras esto suceda, cambi el gobierno y tom el poder Romano Prodi, al frente de una coalicin de centroizquierda. La esperanza cundi. Sin embargo pasan los meses y el nuevo gobierno no parece tener una posicin clara acerca de la construccin de la nueva base militar.

El 3 de diciembre marcharon en Vicenza 30 mil personas en contra de la construccin de la nueva base militar, lo que marc un rcord de presencias nunca registradas en esta pequea ciudad. Una "pequea" megamarcha para la provincial ciudad de Vicenza. Sin embargo, el 19 de enero el gobierno declar "la no contrariedad a la construccin de la base en Vicenza". De inmediato miles de personas tomaron las calles de Vicenza. Una gran manta apareci en la estacin de tren, en el bloqueo que ah se organiz: "Gobierno Prodi, gobierno de guerra". En el gobierno se abri una grieta, decenas de diputados que lo apoyan hoy se encuentran "autosuspendidos" en solidaridad con los manifestantes que anuncian la prxima marcha nacional para el 17 de febrero. Pero el alejamiento entre el gobierno y el pueblo de Vicenza se hace patente y la ciudadana invita los partidos de izquierda a no presentarse con lemas y banderas. El movimiento se hace autnomo y pone en la mesa ya no slo la cuestin de la base militar al aeropuerto Dal Molin sino que cuestiona la poltica de guerra de Prodi: la presencia en Afganistan, el apoyo incondicional a los planes de Bush, el rol que Italia quiere asignarse en la nueva gestin multilateral de la guerra global y permanente.

El movimiento reivindica, adems, presencia y derechos de autodeterminacin partiendo de la fuerte movilizacin en el territorio, organizndose en comits y asociaciones que cuentan con la presencia muy trasversal de ciudadanos de toda ndole: amas de casa, trabajadores, estudiantes, familias enteras, colectivos y organizaciones sociales que se han unido en estos meses al presidio permanente frente al aeropuerto. Un extraordinario ejercicio de democracia directa, en el cual la poblacin est aprendiendo a creer en su propio poder, lo que genera confianza, descubre el placer de la accin colectiva desafiando con su voz y su prctica desde abajo los grandes poderes que quieren, una vez ms, proyectar ms guerra en el mundo.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter