Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-02-2007

Voto de desaprobacion a la guerra en irak
Una soga para atar a Bush

Rupert Cornwell
Pagina 12


La Cmara de Representantes desaprob ayer la decisin de George W. Bush de enviar ms tropas estadounidenses a Irak. La Cmara adopt una resolucin no vinculante con 246 votos a favor 17 republicanos de los actuales 434 miembros. La votacin establece un escenario de enfrentamiento constitucional entre la Casa Blanca y el Congreso sobre el poder del presidente para librar una guerra, no slo en Irak sino potencialmente tambin en Irn.

La Casa Blanca no tard en responder. Adems de resaltar que la resolucin no es vinculante, un comunicado estableci que el presidente cree que el Congreso debe proveer el financiamiento total y la flexibilidad que nuestras fuerzas armadas necesitan para tener xito en la misin de proteger nuestro pas. Bush ya dej en claro que seguir adelante con su escalada a pesar de todo, sealando adems que considera una contradiccin del Congreso que aprueba un nuevo comandante de Estados Unidos en Irak, el muy admirado general David Petraeus, mientras rechaza la poltica que se supone que debe llevar a cabo.

Sin importar sus resultados prcticos, la movida de la Cmara baja lleva a que el Senado haga un nuevo intento de aprobar una resolucin idntica en una excepcional sesin que se realiza hoy. Hace dos semanas, un primer intento de la Cmara alta para debatir el aumento de tropas se empantan en medio de discusiones. Los dos partidos se culpaban entre s, pero las encuestas demuestran ahora que el estadounidense comn culpa abrumadoramente a la minora republicana por usar las complejas reglas del Senado para bloquear la discusin del tema ms importante del da. Aun as, pareca improbable ayer que los demcratas pudieran asegurar la desercin de una docena o ms de senadores republicanos, y por lo tanto lograr los 60 votos requeridos para superar a los que maniobraban para que no se sometiera a votacin.

En la Cmara baja, sin embargo, el partido mayoritario no tuvo esos problemas y los demcratas anunciaron que tienen la intencin de imponer condiciones, incluso vinculantes, sobre el manejo de la guerra que la Casa Blanca seguramente resistir. Las condiciones incluyen licencias obligatorias para las unidades desplegadas en Irak, entrenamiento especfico en contrainsurgencia y garantas de que los soldados tendrn el equipo adecuado antes de ser enviados al pas rabe. Los opositores a la guerra admiten abiertamente que tales medidas estn deliberadamente destinadas a atar las manos de la administracin, sin recurrir a la extrema, aunque riesgosa, opcin de cortar los fondos para la guerra. Sin embargo, la administracin Bush insiste en que tales asuntos no le conciernen al Congreso, estableciendo as la mayor pelea sobre los poderes en la guerra, desde Vietnam.

Mientras tanto, Joe Biden, presidente del poderoso Comit de Relaciones Exteriores del Senado y candidato para la nominacin presidencial demcrata de 2008, emiti un desafo por separado, diciendo que presentar una resolucin revocando el voto de 2002 que le dio el visto bueno a Bush para la guerra. Pero la maniobra est enfocada no slo en Irak sino tambin en Irn, en medio de la continua especulacin de que la Casa Blanca usar o bien la supuesta provisin de armas de Tehern a las milicias chitas en Irak o la continuacin de su programa nuclear como justificacin para un ataque a la Repblica Islmica.

En los ltimos das, tanto Bush como Robert Gates, el nuevo secretario de Defensa, han negado que estuvieran planeando tomar accin militar. Pero los demcratas y algunos republicanos dicen que los eventos actuales desde la masiva concentracin de fuerzas navales de Estados Unidos en el golfo hasta la presin a Irn ante las Naciones Unidas tienen el asombroso parecido a los momentos previos a la invasin de Irak hace cuatro aos. Los abogados de la Casa Blanca sostienen que la resolucin 2002 le da a Bush toda la autoridad que necesita para ir detrs de Irn, si se demuestra que ste es responsable de las muertes de soldados estadounidenses en Irak.

Ayer, el Tesoro estadounidense aceler la presin al nombrar tres empresas iranes como proliferadoras de armas de destruccin masiva y le prohibi a los estadounidenses comerciar con ellas. Extendiendo una orden usada recientemente contra los bancos que son propiedad del Estado iran, el Tesoro dijo que buscara la forma de congelar los bienes de Kalaye Electric Company, Kavoshyar Company y Pioneer Energy Industries Company en Estados Unidos.

* De The Independent de Gran Bretaa. Especial para Pgina/12.

Traduccin: Celita Doyhambhre.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter