Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-02-2007

El Proyecto de Comunidades Especiales en Puerto Rico
La lucha contra la pobreza responde siempre a las necesidades de los que no son pobres

Elliot Monteverde
Rebelin

A mi padre, Elliot, porque eres mi mejor ejemplo. A mi madre, Diana, porque no haz dejado de luchar un solo da an en tiempos cuando el Gobierno se atrevi condenarte falsamente de violenta y peligrosa en sus carpetas.


El proyecto de Comunidades Especiales en Puerto Rico (en adelante OCE) tiene su raz en otros programas de probeta que sirvieron de escamoteo en otras jurisdicciones en Latinoamrica y hoy estn en desuso y completamente desacreditados. El efecto palpable y nefasto que viven nuestros hermanos puertorriqueos en Puerto de Jobos en Guayama no es coincidencia o mera providencia. Este escrito no permite, por limitacin de espacio, un desvo para un anlisis crtico-comparativo de estos otros programas de corte neoliberal en materia social en Latinoamrica que precedieron la OCE. No obstante cabe preguntarnos si los intelectuales y polticos que respaldaron la OCE desde sus inicios conocan de estos otros programas. Esto incluye especialmente a acadmicos, sbditos felices del capital, intelectuales en bancarrota (Noam Chomsky) o lobos con piel de oveja que se han lucrado a costa de la miseria de los ms marginados, obteniendo jugosos contratos de asesora, consultora y capacitacin, frecuentemente utilizando los recursos humanos y medios materiales del gobierno para producir el servicio que posteriormente le venden al pueblo a precios usureros. Por ejemplo, el proyecto PROGRESA que hoy se llama OPORTUNIDADES, fundado en Mxico en 1997, permite establecer esta comparacin. Lo que prevalece en. . . Oportunidades, es la simulacin. . . [porque] la gente pobre no ha dejado de ser pobre. . . Es un contenedor, no sirve para erradicar la pobreza, pero ayuda a que la gente no se muera de hambre.[2] El alegado bienhechor componente de desarrollo econmico, tanto en Mxico como en Puerto Rico, viene fuertemente amarrado al objetivo neoliberal del endeudamiento individual, aun en las capas ms bajas en los estratos sociales. De ah surge el marrullero micro-crdito.

Mientras no haya empleo ni proyectos productivos involucrados, los resultados ms ptimos no pasarn de lo que indica. . . el estudio. . . Oportunidades ha ampliado las capacidades individuales y familiares de endeudamiento y, en ese sentido, ha convertido a las mujeres y sus grupos domsticos en sujetos de crdito (. . .) la ampliacin y regularidad de los ingresos han incrementado el consumo de los beneficiarios a travs de la redinamizacin de la economa de deuda. (Pastrana). La semejanza tctica en lo programtico con el programa de Comunidades Especiales en Puerto Rico no me parece sorprendente, ms bien todo un plan bien orquestado en Wall Street y puesto en marcha en Puerto Rico mediante actores como el sector bancario y toda una plyade de organizaciones comunitarias sin fines de lucro y otros filntropos de pacotilla. Asimismo, existe la ignominiosa poltica pblica de Apoyo al de aqu (entindase Aplasta al de aqu), promulgado por el gobernador Anbal Acevedo Vil.

En Estados Unidos, como en Puerto Rico, la industria carcelaria genera billones en ganancias cada ao pero para ello depreda al pobre. El programa de Comunidades Especiales a la par necesita del sector indigente, ignorante y ms indefenso en Puerto Rico como plataforma para justificar el desfalco de mil millones de dlares y muchos otros dividendos jugosos e imprecisos ya que no necesariamente se les asigna un valor capital, aunque no por ello dejan de ser entradas. Contemplado de esta manera hiede a que la estructura de poder est escamoteando los residentes en las Comunidades Especiales.

Efectivamente, en Puerto de Jobos en Guayama apesta a la putrefaccin producto de la malversacin de fondos pblicos, negligencia, incumplimiento e infraccin de leyes. (Puse a Puerto de Jobos como ejemplo, pero el fenmeno se repite en todas las 710 Comunidades Especiales).

El proyecto en Puerto de Jobos (CAG-05-11507-990), segn datos de la OCE, tena un costo inicial en 2004 de unos $676,100. Este dinero, contrario a lo que el gobierno pretende que el pueblo conozca, no proviene de los $8 millones anuales asignados a la OCE para gastos operacionales, sino de la corporacin pblica del Fideicomiso Perpetuo de Comunidades Especiales (Ley Nm. 271). Sin embargo, opuesto a la operacin autnoma del Fideicomiso, la OCE no lleva a subasta ningn proyecto ya que carece de autoridad en ley para ello. Justamente a la entrada de la comunidad Puerto de Jobos en Guayama el rtulo seala al Departamento de Obras Pblicas y a la compaa Delta Consulting Engineers of the Caribbean, Inc[3]. como las entidades responsables de realizar las obras proyectadas.

Cuando la subasta se viabiliz en 2004 se le otorg a la compaa Delta y esta asumi el compromiso inicial de llevar a cabo las siguientes obras de mejoras a la infraestructura y facilidades en la Comunidad Especial Puerto de Jobos: un estacionamiento, dos edificios (incluyendo una pescadera y un centro ecoturstico), un muro de contencin, un paseo tablado, reparacin del muelle, construccin de rampas para embarcaciones, rea recreativa para nios, mejoras para el sistema de drenaje de aguas pluviales, remodelacin de estructuras abandonadas, encintado y aceras en todo el barrio. Segn informacin recopilada las compaas Gaztambide[4] y HL Ramos tendran a su cargo la responsabilidad del diseo y la certificacin de las obras, respectivamente.

La verdad puede enfermar, pero no morir del todo (Cervantes)

Motivado por una publicacin el pasado 20 de septiembre en el Nuevo Da, viaj a Guayama el 28 de octubre de 2006 con el propsito de conocer y entrevistar a un grupo de pescadores, especficamente los de la Cooperativa de Servicios Mltiples Pesqueros en Baha de Jobos. La noticia, escrita por el reportero Mario Santana Ortiz, llevaba por ttulo, Zozobra una cooperativa pesquera, vctima de divisiones y falta de liderato entidad de autogestin en Baha de Jobos. Es obvio que a juzgar por un ttulo como este, cualquiera que no se detuviera a leer punto por punto la resea se lleva la errada impresin de que el descalabro en la cooperativa se debe a los ineptos pescadores y residentes en esa comunidad. El ltimo prrafo en la resea estableca que con fondos de Comunidades Especiales [se] construye [un] centro turstico y una pescadera al lado del edificio que alberga la Cooperativa. . . [pero] que la construccin est paralizada por un problema de permisos y que no es la primera vez que ocurre.

La OCE fue el proyecto emblemtico de la pasada gobernadora Sila Mara Caldern. Es un proyecto de mucha importancia, incluso para el Partido Popular de Acevedo Vil, pues sirve como fuente meditica de legitimacin que desestabiliza adems las luchas sociales colectivas porque sirve como instrumento de disolucin y apaciguamiento contra reclamos y comunidades en pie de lucha. Entre las controversias, figuran los proyectos de infraestructura y la inversin millonaria. Por ello llama tanto la atencin la disimulada paralizacin de la obra de construccin al final de la resea noticiosa sobre la cooperativa de pesca en Guayama. Sin embargo, esto es un viejo truco periodstico, ya sea por parte del reportero o del editor en turno, para supeditar lo sustancial de la noticia a un asunto sensacionalista e intrascendental como en este caso la alegada reyerta existente entre los mismos residentes en Puerto de Jobos. As las cosas, el plato fuerte de la noticia fue, en esencia, la pelea chiquita de barrio.

Esto nos ayuda a entender el motivo malicioso de ese enfoque noticioso en supuestas divisiones y falta de liderato en Puerto de Jobos y no en la negligencia y corrupcin gubernamental. Por ejemplo, la seora Gloria Mildred de Jess, presidenta de la comunidad, hizo eco de este designio estereotipado toda vez que puntualiz que el problema con la Cooperativa no es de falta de ayuda del gobierno. Lo que hay es un problema de actitudes.

El hombre es un lobo para el hombre

Pero, qu es exactamente el trillado proyecto de Comunidades Especiales? Y, cmo est organizada su estructura de caudillaje? Veamos. El Fideicomiso Perpetuo de Comunidades Especiales constituye un cuerpo corporativo pblico con personalidad jurdica independiente, sin fines de lucro, irrevocable y a perpetuidad. El Fideicomiso [est] adscrito al Banco Gubernamental de Fomento para Puerto Rico. (Ley Nm. 271, Art. 2). Los poderes de dicha corporacin pblica los ejerce la Junta de Directores, compuesta por siete (7) miembros. Entre los poderes, facultades y funciones de [la Junta de Directores]. . . se encuentran: determinar la elegibilidad de los proponentes de proyectos a ser financiados por los fondos del Fideicomiso; y, autorizar la contabilidad y el desembolso de los fondos y otras operaciones administrativas. Por otra parte, la Ley para el Desarrollo Integral de las Comunidades Especiales de Puerto Rico (Ley Nm. 1 de marzo de 2001, segn enmendada) cre el Consejo Asesor, el cual est integrado por varios jefes de agencias y representantes del sector pblico, los cules deben residir en las comunidades especiales. El Consejo Asesor es el encargado de reglamentar el funcionamiento y operacin de la Oficina [de Comunidades Especiales], la cual, a su vez, es la encargada de la implantacin de la referida ley. Esta ley le exige a la Oficina de Comunidades Especiales coordinar de una forma eficaz los diferentes servicios que son indispensables para responder a las necesidades de las comunidades que se han visto marginadas del desarrollo y servicios gubernamentales que han beneficiado a otros sectores de la poblacin.

Paren los Montes, Nacer un Ridculo Ratn

Un da vino la entonces gobernadora Sila Mara Caldern a Baha de Jobos, un barrio pobre en [Guayama], y anunci, con la fanfarria de triunfo que caracteriza estos eventos, que creaba una empresa de autogestin comunitaria una cooperativa para pescadores que producira empleos y sera de ejemplo de los logros de su proyecto de Comunidades Especiales. Dos aos despus, la Cooperativa de Servicios Mltiples Pesqueros de Baha de Jobos naufraga en el fracaso. No ha tenido un solo da de operacin, declara en su introduccin a la noticia el periodista Santana Ortiz. Aqu el problema es cmo desmenuzar y entender esta informacin hasta llegar a las vsceras en descomposicin de la mentira oficial. Esto incluye ir a la raz de la hipocresa gubernamental que tanto parece ennoblecer a sus autores en la misma proporcin que consiguen enlodar la imagen ya maltrecha de los pobres. Por ello, propongo que con esta mafia hay que ser intransigente pues ante el menor descuido, antes que cante el gallo tres veces, muy hbilmente traiciona al pueblo atribuyndose principios de autoridad.

De Cara A La Realidad

Afortunadamente, si nos los proponemos, veremos cmo la historia oficial sobre Puerto de Jobos se desmorona gracias a su propia incoherencia descomunal. No hay que escarbar mucho en este lugar. Basta tirar el chinchorro desde la orilla, en lo llanito, para as constatar que los tentculos de la epidemia nacional tambin se extienden a esta comunidad que bordea a la Baha de Jobos, la cual pertenece desde 1981 al Sistema Nacional de Reservas de Investigacin Estuarina de la Administracin Nacional Ocenica y Atmosfrica (NOAA, por sus siglas en ingls). La Reserva de Investigacin Estuarina de la Baha de Jobos se destaca por ser el nico humedal en Puerto Rico que aparte de estar influenciado por el flujo y reflujo marino, est vinculado con el agua subterrnea del gran acufero del sur.[5] [L]a designacin federal o estatal de la reserva, la proteccin de los sistemas costeros de la calidad de Baha de Jobos, requiere la proteccin de los terrenos circundantes los cuales deben dedicarse a usos compatibles con los valores ecolgicos de los sistemas costeros, sostiene el director del Instituto Internacional de Dasonoma Tropical del Servicio Forestal de Estados Unidos, Ariel Lugo.[6] La zona costera es vulnerable a eventos naturales extremos y tiene un alto valor hidrolgico. . . Esa rea fue definida por el gobierno en 1978 y es la franja de terreno que se va desde la lnea de la costa hasta un kilmetro tierra adentro.[7] Cabe aadir que [e]l Gobierno Federal no permite que se usen fondos federales para el desarrollo ni para misiones de rescate en las barreras costeras. De manera, que ser el Gobierno estatal el que, [en casos de huracn], tenga que sufragar esos gastos.[8]

Nos encontramos con lo paradjico. Contrario a lo estipulado por las agencias reguladoras de una reserva estuarina como Baha de Jobos, trasciende que la mitad de los proyectos de infraestructura proyectados arbitrariamente para Puerto de Jobos segn autorizados por la Junta de Directores del Fideicomiso - se construyen actualmente dentro de la franja de terreno de la zona costera; en efecto, a escasos de pies de distancia de la playa.

En conversaciones con el Ingeniero Harold Velsquez Coss de la compaa Delta en la Urbanizacin El Vedado en San Juan, l indica que la primera paralizacin de las obras acontece en octubre de 2004, un dato que con antelacin me haban advertido los mismos pescadores. Para ese entonces las excavaciones se haban realizado y fundido las zapatas de ambos edificios. Es oportuno notar que el arquitecto Jaime Torres Gaztambide, quien fue secretario de Vivienda bajo la administracin de Rafael Hernndez Coln (1985-88), ingenuamente cometi el error insignificante de obviar el estudio de suelo en la zona costera y los constructores encontraron sorprendentemente que el material en el subsuelo era inestable. Esto es as pues se sustituy el estudio de suelo obligatorio por otro efectuado para un local adyacente. Posteriormente el estudio de subsuelo en el rea del proyecto reflej un conjunto de arena-arcilla susceptible a licuefaccin, lo cual en caso de un movimiento telrico expondra las estructuras a colapso. El resbaloncito de Gaztambide signific la inversin adicional no proyectada de cerca de $80,000 dlares.

De manera que el subcontratista Gabriel Fuentes JR Construction, Co. tuvo a su cargo remover las zapatas, rellenar las excavaciones e hincar un total de 16 pilotes. Por supuesto, este cambio signific que Gaztambide, quien dicho sea de paso antes se haba lucrado al tener a su cargo el diseo mecnico y elctrico de 400 unidades de celdas en la penitenciaria en Guayama para Bermdez & Longo, tuviera que presentar un nuevo diseo de zapatas compatible con los pilotes. Adems, Gaztambide ignor que por razones de seguridad el cdigo de edificaciones exige pilotes para toda estructura construida en zona inundable. Desconozco si dada la propia impericia de Gaztambide, hubo algn costo adicional asociado al nuevo diseo y si la factura pas al Fideicomiso, entindase, al Pueblo de Puerto Rico. De lo contrario resulta interesante conocer si al incurrir en una posible conducta negligente, causar demora innecesaria y aumentar innecesariamente el costo del proyecto, Gaztambide se expuso a ser sancionado econmicamente. Asombrosamente los medios noticiosos nada mencionan sobre este particular.

La falta de planificacin e impericia profesional provoc que para compensar el desfase en el rengln del presupuesto asignado al proyecto, varias de las obras proyectadas para la Comunidad Especial Puerto de Jobos fueran unilateralmente borradas de la lista de proyectos por el gobierno. En realidad, DTOP, el Fideicomiso y la OCE le pasaron la factura, fruto de la incompetencia e irresponsabilidad, a los residentes pobres que supuestamente pretenden ayudar. Restando importancia a las implicaciones de seguridad y salud, los proyectos de mejoras para el sistema de drenaje de aguas pluviales y estacin de bombas, el encintado y las aceras fueron extirpados sin pena ni gloria. Las rampas para embarcaciones y unas luminarias solares para sustituir el sistema convencional de alumbrado elctrico tambin se esfumaron. Asimismo, DTOP requiri, posterior a la licitacin y otorgamiento de una subasta atiborrada de errores, que se aadiera el aditivo fly-ash al hormign para una mayor resistencia. Por supuesto que todos estos cambios innecesarios surgen de una crasa falta de planificacin y redundan en aumentos extraordinarios a los costos reales del proyecto. Al preguntarle insistentemente sobre este asunto, el ingeniero Velsquez Coss afirma que slo el gerente de la compaa, el ingeniero Francisco Vargas, est autorizado a revelar la cifra exacta al presente del costo total del proyecto, los cambios de rdenes incluidos. Vargas no estuvo presente en la reunin, pero todo parece indicar que los costos del proyecto hace tiempo que sobrepasaron los $676,100 provenientes del erario pblico.

El 16 de agosto de 2006 nuevamente se paraliz el proyecto, esta vez indefinidamente. En esta ocasin el citado motivo es la falta de permisos, aunque es notable que esto ocurre ms de dos aos despus de otorgada la subasta. En relacin con estos hechos, Domingo Escobar, oficial del Departamento de Recursos Naturales, se person al proyecto con una orden para detener la construccin so pena de confiscar las maquinarias propiedad de las compaas constructoras. Segn el ingeniero Velsquez Coss, los ingenieros del DTOP, desde sus oficinas regionales en Guayama, aseguraron, alrededor de hace cuatro meses, que los permisos estn en proceso. Al momento de la publicacin de este escrito, los permisos an no han sido tramitados. Adems, los pescadores y residentes aseguran que desde entonces no han sido consultados o advertidos sobre esta u otras controversias, tanto por personal de DTOP, Recursos Naturales, Compaa de Turismo, las compaas privadas involucradas en este proceso y significativamente, por los mismos funcionarios de la OCE responsables de coordinar la implantacin del proyecto. Tampoco son consultados por los mismos representantes polticos del distrito, el representante novoprogresista Jorge L. Ramos Pea y los senadores por el distrito nmero IV de Guayama, el popular Cirilo Tirado y la novoprogresista Margarita Nolasco Santiago. Quiere esto decir que ni la eleccin o diseo de los proyectos pautados para Puerto de Jobos ni subsiguientemente el seguimiento al desarrollo de la infraestructura en construccin, han contado con la anuencia de la comunidad y el acuerdo entre las partes, violentando una vez ms el cacareado principio de autogestin y apoderamiento que demaggicamente e inescrupulosamente la Ley Nm. 1 pretende defender. Podra decirse que la falta de oportunidad de ser odo equivale a una usurpacin del derecho ciudadano y a la opresin del poder gubernamental.

Curiosamente, el legislador Borgie Ramos Pea, oriundo de Arroyo y servidor pblico por 21 aos como bombero hasta ocupar el rango de Capitn, pertenece a la comisin de Recursos Naturales, Conservacin y Medioambiente. Del mismo modo, el senador Cirilo Tirado pertenece a las sorprendentes comisiones de Comercio-Infraestructura-Turismo-Urbanismo y Agricultura-Recursos Naturales-Asuntos Ambientales.

Legtimamente, los pescadores y residentes en Puerto de Jobos no entienden porqu, dada la injerencia de los legisladores en comisiones tan concernidas, se concretaron exageradamente tarde en febrero y julio de 2006 las nicas vistas pblicas (convocadas por Ramos Pea en calidad de presidente de la Comisin de la Regin Sur), cuando ya el dinero haca tiempo fue asignado y obligado por la Junta de Directores del Fideicomiso. Hay que aadir, que las vistas se celebraron estratgicamente durante horas laborables, resultando en otro de los acostumbrados circos vacos que el gobierno suele organizar para luego llenarse la boca diciendo que los ciudadanos tuvieron la oportunidad de expresarse y la perdieron. En Puerto de Jobos an esperan por los informes de esas vistas y los residentes se preguntan porqu la tercera vista pautada para agosto del 2006 nunca se realiz y no se les avis anticipadamente de su cancelacin. Por lo dems las dos vistas celebradas se circunscribieron a ciertos problemas en la cooperativa, excluyendo otros asuntos medulares como los relativos a proyectos de mejoras de la infraestructura. Fiel a la costumbre del desinters institucionalizado, ninguna de estas vistas fueron presenciadas por la Coordinadora General de Comunidades Especiales o el personal de la divisin de infraestructura en su Oficina, a pesar que el propsito de la OCE es coordinar de una forma eficaz los diferentes servicios que son indispensable para responder a las necesidades de las comunidades. (Ley Nm. 1 de 1 de marzo de 2001, segn enmendada).

Pero esta desidia y apata son la orden del da, y a este tenor todo parece indicar que en el gobierno, incluyendo la OCE, rige la directriz extraoficial que, como el papel todo lo aguanta, nada debe ponerse por escrito y mucho menos informar puntualmente a la ciudadana con el objeto de mantenernos dando palos a ciegas. La OCE nunca ha atendido los reclamos de informacin de los residentes, ni les ha informado sobre los asuntos importantes en el desarrollo o la suspensin del proyecto. A estos efectos el seor Arturo Lugo Medina, actual presidente de la Cooperativa de Servicios Mltiples Pesqueros, se expres en carta dirigida al representante Jorge Ramos el pasado 2 de junio:

Muchos han sido los escritos que se han presentado tanto a la Oficina de Comunidades Especiales, a los [Senadores] y Representantes de nuestro distrito, as como al Alcalde y otras instituciones. En realidad no s dnde han ido a parar las contestaciones y/o ayudas porque nada se nos informa.

Para muestra un botn. Julia Torres Hernndez nunca ha contestado la carta remitida a ella el 18 de enero de 2006 por Lugo Medina. Por otra parte, ninguno de los residentes entrevistados conoce de la respuesta, si alguna, de la OCE a la solicitud de estatus de las obras en Puerto de Jobos que el 13 de mayo de 2005 le hiciese la funcionaria Nilsa Y. Vzquez, Directora Regional de la Oficina Procurador del Ciudadano, a la Coordinadora General.

Quien No Quiera Pensar, Es Un Fantico; Quien No Puede Pensar, Es Un Idiota; Quien No Osa Pensar, Es Un Cobarde (BACON)

Como mencionamos, la obra pblica que se construye en Puerto de Jobos est paralizada por falta de permisos. Sin embargo, siendo Baha de Jobos una reserva estuarina federal y estatal, el agrnomo arbolista Carlos Gallardo Mndez solicit un permiso a Recursos Naturales (el cual irnicamente fue expedido con celeridad) y certific la poda de mangle para lograr acceso a maquinaria e hincar los pilotes en zona costanera. Tampoco se sabe si se efectu el estudio de topografa, en el lugar donde se construyen alguna de las obras. Curiosamente, en el Plan de Manejo de Manglares, creado por el DRNA en 1989, se identifican las actividades incompatibles con los manglares tales como dragados, rellenos, construccin de diques y descargas de afluentes[9]. . . pero excluye la deforestacin. Es obvio que tal incongruencia slo sirve en funcin del grave detrimento ambiental que sufre nuestro archipilago. Al mismo tiempo, levanta sospechas la validez que se le pueda asignar a las certificaciones que all ha efectuado la firma de inspectores HL Ramos. Contrario a la prohibicin jurdica del padrinazgo poltico y el discrimen que esto significa, es difcil no suponer que las relaciones poltico partidista no influyeron en la contratacin del arquitecto Gaztambide y HL Ramos. En el caso de la ltima, sus dueos son una de las familias aristocrticas en Barranquitas y su actual presidente, el ingeniero Hctor Lus Ramos, fue candidato a alcalde por el PPD en ese municipio.

En la conclusin de mi conversacin con el ingeniero Velsquez Coss, pregunt cul es la norma de una compaa como Delta a la hora de cerciorarse de que todos los permisos estn presentes antes de iniciar cualquier obra de construccin. Segn Velsquez Coss, los proyectos de Comunidades Especiales estn exentos de permisos e inclusive afirma que DTOP tiene una clusula que exime de esta documentacin y que el asunto de permisos compete nicamente al gobierno, no a las empresas privadas.

Esto contrasta enormemente con todo un cuerpo de leyes que regulan el medio ambiente. Las costas estn reguladas por todo un cuerpo jurdico que empieza con [la National Environmental Protection Agency] NEPA, le sigue el Coastal Zone Management Act (CZMA), Clean Water Act (CWA), Clean Air Act (CAA), Oil Pollution Prevention (OPP), la Ley de Puertos y Bahas de 1889 y culmina con la Ley para la Proteccin de la Vida Silvestre. . . Los instrumentos de gestin ambiental que se establecen bajo [NEPA] son la Evaluacin de Impacto Ambiental (EIA) y la Declaracin de Impacto Ambiental (DIA). La administracin de NEPA le corresponde a la Agencia Federal de Proteccin Ambiental. El Congreso estableci la Ley Federal de CZMA. . . para asistir a los Estados en el desarrollo de sus Programas de Zona Costanera en la proteccin de sus recursos naturales tales como humedales, valles aluviales, estuarios, playas, dunas, corales y arrecifes, entre otros. Las actividades que requieren permiso federal o una licencia son. . . las actividades que afectan la escorrenta, la planificacin, construccin, modificacin de estructuras en la franja litoral, la adquisicin y utilizacin de recursos de aguas costeras y el rellenamiento y dragado que afecte las aguas costeras. . . Las zonas de humedales y pantanos costeros estn reguladas por la Ley de Puertos y Bahas. . . y por la Ley de Agua Limpia (CWA), as como los reglamentos promulgados por el Cuerpo de Ingenieros (CE) y la Agencia Federal de Proteccin Ambiental (EPA). . . Las agencias federales requieren permiso para la construccin de estructuras, excavaciones, rellenados y otras actividades que afecten las aguas navegables.[10]

Todos Ven Lo Que T Aparentas; Pocos Advierten Lo Que Eres (Maquiavelo)

Admirablemente, en la Comunidad Especial de Puerto de Jobos en Guayama abunda la esperanza. Sin embargo, seis aos despus de fundado el proyecto emblemtico del Partido Popular Democrtico - el Fideicomiso Perpetuo de Comunidades Especiales - la gente pobre no ha dejado de ser pobre. La recin encuesta mundial por la empresa Gallup coloca a Puerto Rico en la posicin 81 de 101 pases ms corruptos del mundo. Cmo concuerda este resultado con la percepcin hoy da de los residentes y pescadores en Puerto de Jobos sobre la corrupcin gubernamental? No s, pero [p]obres de aquellos que confan demasiado, siempre sern vctimas de los aprovechados. (Rafael Cancel Miranda).

Entretanto, Acevedo Vil y su departamento de Doctrina de Operaciones Psicolgicas asumen que el pueblo puertorriqueo no ha llegado aun a tal grado de sofisticacin necesaria en cuanto a la manipulacin meditica y de propaganda. La emisin de bonos de ms de $525 millones solicitada por el gobernador inclua una partida de inters para el barrio Jobos, en Guayama: el techado de la cancha de la escuela pblica Jos Muoz. A la luz del despilfarro de los fondos del Fideicomiso, esta partida misteriosamente no tuvo mayor prominencia en los medios. Debieron escrutarla y a la vez explicar a los residentes en Puerto de Jobos porqu secretamente se construye all al presente una asombrosa carretera, alegada e insalubremente asfaltada con cenizas de la planta de carbn en Guayama, mientras una prominente estrella del golf se las pasa ofreciendo a dueos de pequeas fincas en la comunidad, grandes suma de dinero en efectivo a cambio de ttulos. Lamentablemente sabemos que en ciertos ambientes la voluntad con integridad, necesaria para ofrecer explicaciones sensatas, escasea o simplemente no existe.

En cambio, mientras escasea la voluntad entre los cobardes, abunda la esperanza, el coraje y el orgullo de raza entre los residentes de Puerto de Jobos, especialmente cuando florece la amenaza. All nadie se pavonea, la humildad es ley. Pese a ello, las obras discriminatoriamente canceladas y las edificaciones a medio terminar son un recordatorio perenne, para residentes y pescadores, del naufragio no de sus propias aspiraciones, sino ms bien de las hipcritas quimeras gubernamentales que distintos actores incluyendo la izquierda posibilista - se atrevieron irresponsablemente anunciar al pas. Todos, incluyendo a Sila Mara Caldern, banqueros, mafiosos de la construccin y los intelectuales que cambiaron de chaqueta sin perder el aura de izquierdismo. . . [y] eligieron disparar desde la trinchera del enemigo,[11] expresaron que las obras all produciran empleos y seran de ejemplo de los logros de Comunidades Especiales. Por muy progresistas que pretendan ser, son unos farsantes colaboracionistas. El tiempo se encargar de juzgarlos. Las palabras que no cuadran con los hechos carecen de importancia! (Ernesto Che Guevara). Viva Puerto Rico Libre!

-----------------------------------------------------------------

[1] Georges Simmel, socilogo alemn, 1905 [citado por Fracois Houtart en El sentido de la lucha contra la pobreza para el neoliberalismo]

[2] Daniela Pastrana, El programa Oportunidades fracasa, Mucho dinero, pobres resultados (5 de junio de 2005).

[3] Delta fue fundada en 1998. Su nmero de incorporacin en el Depto. de Estado corresponde al 101293.

[4] En 1986 Jaime Torres Gaztambide estuvo involucrado en un caso de discrimen poltico en el Tribunal de Estados Unidos en Puerto Rico ante el juez Laffitte en el que la parte demandante sali airosa.

[5] Jos Javier Prez, A expandir una reserva natural presin, El Nuevo Da (25/2/04).

[6] Jos Fernndez Coln, Peligra la designacin de reserva para Baha Jobos, Agencia EFE (31/8/2003).

[7] Mapas obsoletos guan a las agencias, Prensa Asociada (3/octubre/2006).

[8] Maricelis Rivera Santos, Construccin costera a ciegas, El Vocero (4/octubre/2006).

[9] Dr. Jos Seguinot Barbosa, Gestin Ambiental y Proteccin de reas Naturales Costeras y Marinas en los Estados Unidos de Norteamrica y Puerto Rico, Revista Jurdica de LexJuris, Vol. 1, Primavera 2000, Nm 1.

[10] Ibid.

[11] Manuel Talens y Santiago Alba Rico, El escritor que malgast la gracia de la palabra, Rebelin (9 de enero de 2007).

Elliot Monteverde Torres


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter