Portada :: Otro mundo es posible :: VII Foro Social Mundial (Nairobi, Enero 2007)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-02-2007

VII Foro Social Mundial: entre desafos presentes y miradas al futuro

Irene Len / Sally Burch
Alai-amlatina


Por su amplia convocatoria y su carcter plural, el Foro Social Mundial sigue siendo el ms significativo espacio de desarrollo de pensamiento, ideas y construccin de alternativas frente al neoliberalismo. Las mil doscientas actividades que conformaron la agenda de su VII edicin, realizada en Nairobi (Kenia) del 20 al 25 de enero pasado, dan cuenta de la vitalidad fraguada por su innovadora propuesta, que tiene como columna vertebral presencias de proceso: movimientos, redes, campaas, intelectuales, que han marcado la sustancia de sus contenidos y dinmicas, y que en esta ocasin plasmaron la oportunidad de mirar al mundo desde frica, un continente rico en iniciativas sociales y polticas, a la vez que acorralado al extremo por las incongruencias del modelo.

El enorme mosaico de realidades y culturas que conforman el continente sede, se reflej en una presencia heterognea y una variedad de causas mltiples, que van desde reivindicaciones histricas, como aquella del pueblo de Sahara occidental en procura de su independencia, hasta vindicaciones ms recientes como aquella en torno al VIH-SIDA, o el derecho al agua.

Sin duda, el aporte poltico de este ltimo Foro es justamente haber abierto la oportunidad de pensar en las luchas mundiales desde un continente en ebullicin, que cuenta con un bagaje significativo de conquistas recientes: las independencias coloniales registradas en el ltimo medio siglo, la abolicin del apartheid en Sudfrica signada en 1990, los intentos de construccin de socialismos en Angola y Mozambique, entre otros. Y que cuenta tambin con interesantes precedentes generados por movimientos nuevos, como por ejemplo la victoria histrica de una iniciativa en defensa de la libre importacin y el acceso a medicamentos genricos para el VIH-SIDA, registrado por el movimiento sudafricano TAC -Treatment Action Campaign- en 2001, contra la acusacin planteada por un grupo de corporaciones transnacionales que, apoyndose en la OMC, abogan por la exclusividad sobre las patentes de las medicinas.

El Foro de Nairobi permiti tambin que se ampliara el espectro de redes y organizaciones que establecen y fortalecen nexos entre ellas, que se definieran nuevos puntos de agenda comn, e incluso que se editaran innovadoras iniciativas solidarias, como lo expresa el lanzamiento de la Campaa Global por la Reforma Agraria en frica, realizado por la Va Campesina y otros. Motiv adems a pensar en las interrelaciones entre continentes; un ejemplo de ello es la prioridad acordada por el Foro Social Amricas a orientar sus actividades hacia la visualizacin de la presencia africana en el hemisferio, su historia comn, su presente y futuro compartidos, ello se reflej en la organizacin de distintas actividades conjuntas con el Foro africano.

No obstante, como parte de un proceso en evolucin, este ltimo Foro fue tambin el escenario en el que se transparentaron algunas tendencias crticas pre-existentes y se aadieron otras nuevas. As, se han sealado aspectos como la comercializacin del Foro y la tercerizacin de los servicios, la innegable onegeizacin, su alejamiento de la participacin popular, la entrometida seguridad policial, la sobredimensionada presencia de las iglesias cristianas, y otros asuntos anlogos, descritos ampliamente por los medios que cubrieron el evento. La avalancha de crticas -cuyos exponentes ms implacables fueron las propias delegaciones africanas-, que habr que recoger en toda su amplitud y asumirlas en perspectiva de profundizacin del proceso, reafirmaron infelizmente la impresin de un evento marcado por el desencuentro y el enajenamiento de los propsitos que movilizan este rico proceso desde hace ya siete aos.

En este escenario, incumbe pensar en el futuro, abrir los debates y aportar a stos. Juntar y poner en dilogo todos los balances evaluaciones e ideas para que esta iniciativa, considerada como la mayor propuesta social de la poca, refuerce su sentido y vitalidad.

Para hacerlo es imprescindible abordar las relaciones de poder y econmicas intra-Foro, pues stas subyacen en las decisiones sobre su carcter, metodologa, convocatoria, formato y arquitectura. Ms an, determinan la opcin entre sus dos tendencias ms manifiestas: la de Feria Social Mundial, sostenida por un conjunto de entidades, y aquella del Foro como proceso de articulacin para apuntalar cambios, invocada por una amplia gama de movimientos y organizaciones.

Samir Amn, pensador africano, ubica en el medio de estas corrientes aquella de un altermundialismo cuyos adherentes se reclutan en las clases medias de los pases ricos, que son crticos del modo de existencia que propone el capitalismo, pero poco interesados por las preocupaciones reales de las clases populares de sus propios pases, y menos an por aquellas del Sur, donde su altermundialismo moderado es muchas veces incomprendido. No obstante, paradjicamente, aunque fuera por el acceso ms fcil a los medios financieros, parecen estar sobre representados en los Foros Sociales Mundiales o regionales, y a veces percibidos como un freno al fortalecimiento de las luchas populares. Pero, se podran tambin identificar rplicas de esto en el Sur.

En cualquier caso, el reto de optar por un camino para el Foro, sin abandonar su carcter de apertura a la pluralidad de expresiones y a la heterogeneidad de presencias, implica priorizar algunas reglas del juego que tienen que ver con lo que se quiere lograr de l.

Se supone que en el Foro feria, cada quien encuentra o hace lo que quiere o, simulando al mercado, cada quien obtiene lo suyo segn sus posibilidades, solo que aparentemente en este caso en un ambiente ms humano. Quienes disponen de recursos se exponen en el mainstream del Foro, como sucedi en Nairobi, donde la avenida principal abrigaba mayoritariamente a iglesias cristianas -no al vasto ecumenismo africano ni mundial-, organismos de desarrollo, instituciones internacionales, y algunas ONG. Muchas de las actividades que lograron alguna participacin aparentaban ganar su concurrencia entre los fieles patrocinados para el efecto o, lo que es lo mismo, entre los beneficiarios de proyectos. Adems, el criterio establecido en Nairobi de cobrar por cada evento autogestionado, con tarifas por tamao del evento sin tener en cuenta la capacidad de pago ni consideraciones de representatividad o convocatoria social, gener una preocupante distorsin en el programa, donde pocas entidades pudieron inscribir decenas de eventos, mientras que otras se vieron obligadas a limitar sus actividades.

El Foro proceso, por su parte, implica una o varias lecturas de la realidad mundial y un registro de los posicionamientos ya existentes ante ella, desde distintos ngulos y problemticas, en las propuestas de los movimientos vivos que confluyen en este espacio. Hasta aqu, uno de los importantes aportes del Foro resulta de la posibilidad de ampliar los espacios de intercambio y confluencia de distintas luchas sociales y permitir la visualizacin de una agenda comn, como sucede con lo expresado por la Asamblea de Movimientos Sociales, que adems de suscitar la interaccin entre las distintas causas, produce una declaracin y un calendario de acciones comunes, que interrelaciona las propuestas y movilizaciones que encauzan diferentes movimientos y redes, en sus luchas de proceso contra las mltiples manifestaciones del modelo y sus instituciones. De hecho, uno de los mayores logros acumulados por el Foro constituye la convocatoria realizada por esta ltima al da mundial de movilizacin contra la invasin a Irak y la guerra, el 15 de febrero del 2003.

Sacrificar esta posibilidad a nombre de los experimentos metodolgicos, es un riesgo para el futuro del Foro, pues de continuar en la tendencia que se expres en Kenia, donde la mencionada Asamblea tuvo que forjar sus espacios in-situ, y hacer de la participacin abierta un motivo de reivindicacin interna, podra abonar a la desmotivacin de importantes actores sociales, cuyas contribuciones son sustanciales en la causa conjunta de lucha contra el modelo.

El carcter del Foro: participacin, arquitectura y metodologa

Las opciones sobre el carcter del Foro tienen que ver con el conjunto de principios sobre los cuales se levanta su propuesta. Hablando del evento, imaginado como el punto de llegada de una amplia propuesta, adems de mantener su carcter abierto al pensamiento plural y al debate, conviene priorizar la expresin prioritaria de las nuevas prcticas que distintos actores generan en el da a da: la economa alternativa y solidaria, las prcticas ecolgicas, la diversidad y la igualdad entre los gneros, y otros. Una de las mayores crticas que se han formulado en torno al Foro de Kenia es la escasa presencia de los actores de la economa solidaria y popular, y la primaca de actores privados y onerosos.

En el mismo sentido, la arquitectura del Foro debe ser sensible a las realidades y contextos en que se realiza el evento. La idea de construir, aqu y ahora, un diseo de ciudad alternativa que permita a los y las asistentes, experimentar por unos das un modelo diferente, debera desarrollarse en concordancia con el reto de mantener el sentido participativo. El Foro tiene que mantenerse en contextos accesibles a la poblacin local -sea en la ciudad o en el campo-, y aprovechando al mximo la infraestructura pblica existente. Esto, mxime si una arquitectura inventada para la ocasin implica costos crecientes, que para solventarlos ya slo queda el recurso de acudir a empresas, cada vez ms omnipresentes. Tal es el caso de Petrobras, patrocinador del Foro 2005 en Brasil, -y muy visible incluso en el Foro de Nairobi, como auspiciante de la delegacin brasilea y del Pabelln de Brasil-; o de la empresa multinacional de telefona celular Celtel, en el reciente evento de Kenia, a quien se la confi hasta las inscripciones.

La lgica del gigantismo, que se ha venido imponiendo progresivamente, empuja a querer hacer foros cada vez ms grandes, con los inevitables inconvenientes de espacio o a costa de enormes inversiones, que ya en 2005 conllevaron a un abultado dficit. El Foro de Nairobi fue vctima de esa lgica, estimando una participacin de ms de 100.000 personas cuando todo indicaba que la cifra sera menor. Incluso la cifra oficial de 66.000 personas inscritas parece superar en mucho el nmero real de participantes. Este traspi en el clculo conllev a escoger un lugar alejado -el Estadio Moi, en las afueras de Nairobi-, cuyo costo de acceso era prohibitivo, no slo para los sectores populares locales, sino incluso para el promedio de participantes del Sur. Es ms, signific una inversin desproporcionada en infraestructura, como las grandes carpas que permanecieron prcticamente vacas.

Pero ms all de estos asuntos aparentemente logsticos, uno de los mayores retos del Foro radica en la bsqueda de elementos metodolgicos que contribuyan a reforzar el proceso de construccin subyacente, haciendo que las distintas visiones que coexisten en l entren en juego a la hora de las definiciones. El Consejo Internacional (CI) ha consensuado en la importancia de propiciar oportunidades de convergencia, como tambin en la necesidad de asegurar ciertos equilibrios (geogrficos, de sectores, de gnero, tnicos, etc.) en los espacios de destaque. Dos propuestas en este sentido, estrenadas en el primer Foro Social Amricas, fueron parcialmente retomadas en el Foro de Nairobi, pero en una forma que termin restndoles fuerza.

La primera son los eventos "cogestionados", planteados como alternativa, tanto a los "eventos centrales" de los primeros foros, como a la frmula de tener nicamente eventos autogestionados, que no asegura la diversidad en los espacios de destaque. Los cogestionados son eventos coordinados por las instancias organizadoras del Foro, teniendo en cuenta las confluencias de organizaciones o redes que inscriban actividades en torno a los ejes temticos definidos. La agenda de Nairobi prevea 13 eventos de este tipo, en grandes escenarios; sin embargo, su organizacin a ltima hora y la nula promocin que tuvieron, hizo que muchos permanecieron casi vacos, faltaron ponentes o incluso fueron cancelados.

La otra propuesta retenida para Nairobi fue la del "4to da", dedicada a la convergencia, la evaluacin y la planificacin de acciones concertadas. Uno de los principales aciertos del Foro ha sido, justamente, el de facilitar acercamientos entre distintos actores, temas, sectores y agendas, rol que ha venido cumpliendo de facto la Asamblea de Movimientos Sociales, para los sectores que participan en ella. Las asambleas temticas autogestionadas de la maana del 24 de enero, en torno a temas como la guerra, las migraciones, el SIDA, la diversidad sexual, sindicalismo y globalizacin, entre otros, permitieron efectivamente identificar metas comunes y acciones. No obstante, la agenda prevista no dio lugar luego a espacios ms amplios de convergencia entre temas, dejando para la tarde 21 foros temticos, denominados con palabras clave que no denotan ningn sentido poltico, "de luchas, alternativas y acciones" -muchos de ellos repetitivos de los temas de la maana-, que se limitaban a la presentacin de propuestas de accin, que sern expuestas ulteriormente en la pgina web. De all que, una vez ms, la Asamblea de Movimientos Sociales, que cont con una participacin masiva, cumpli con el papel de permitir las mencionadas confluencias.

Desde sus inicios, el Foro se levant como un espacio de convergencia para luchar contra el neoliberalismo, lo ms amplio que se pueda imaginar. Su pluralismo, diversidad y transversalidad de gnero son elementos constitutivos; su carcter de gora para el intercambio de ideas y propuestas, constituyen su sustancia; su esencia participativa es el motor de su propuesta de construccin de alternativas. Pero para que esto mantenga su sentido, no puede limitarse a la realizacin de eventos desconectados entre s, y cada vez rediseados como un experimento nuevo. Es tiempo, entonces, de abonar en la idea de proceso, haciendo que el acumulado obtenido hasta ahora sirva de plataforma amplia para las nuevas iniciativas, y siga aportando a la construccin de un actor social y poltico plural, que encamine cambios de fondo y alternativas al modelo.

El Foro Social Mundial del 2008

En el 2008 el Foro estrenar una nueva modalidad organizativa: en lugar de realizar un evento, se convocar a movilizaciones y acciones de visibilidad, en todo el mundo, en una misma fecha de enero. En principio, esta frmula -cuyas modalidades precisas se delinearn en la prxima reunin del Consejo Internacional, en junio-, permitir involucrar a ms gente, sin dejar de tener una visibilidad mundial. Su xito, toda vez, estar condicionado, por un lado, por la situacin en cada pas y la decisin de los actores locales de invertir esfuerzos para organizarlo, pues no es algo que se pueda orquestar de manera centralizada. Por otro lado, la cohesin del Foro y su visibilidad mundial dependern en gran medida de un esfuerzo de comunicacin, articulado globalmente, no solo durante ese da sino en el proceso previo.

Desde ya se ha abierto el debate de si debe haber uno o varios temas centrales, o temas libres; si habr un lema comn (ms all del "Otro Mundo es Posible"). Un significativo colectivo de redes internacionales y Foros regionales plantearon en la reunin del Consejo Internacional en Nairobi, la iniciativa de un da mundial de movilizacin, coincidiendo con el Foro Econmico Mundial en Davos, contra los crmenes de las empresas transnacionales y los gobiernos que sostienen Davos. Esta iniciativa atiende a la importancia de enviar un mensaje claro y contundente del compromiso del Foro en la lucha contra el neoliberalismo.

Por su parte, el prximo Foro Social Mundial en un mismo lugar fsico qued agendado para el 2009. El espaciamiento de los Foros mundiales ha sido una demanda de mltiples sectores, especialmente movimientos sociales, desde la creacin misma del Consejo Internacional del FSM en 2001, sustentada en la necesidad de dejar ms espacio y tiempo para invertir en las propias luchas sociales, y desarrollar los procesos locales y continentales del Foro.

En todo caso, si los mencionados aspectos crticos que se expresaron en el Foro de Nairobi alertaron sobre un cierto agotamiento del formato mega-foro -que ya fueron expresndose en ediciones anteriores-, el 2008 plantea un reto y varias oportunidades para innovar y buscar nuevas maneras de asentar el Foro proceso en los distintos rincones del mundo.

Algunas de las temticas que destacaron en el Foro de Nairobi

Si bien por la amplitud de la agenda es impracticable lanzar una mirada al conjunto de problemticas abordadas, sealaremos algunas que resaltaron por su carcter novedoso o de amplitud.

La principal innovacin temtica del Foro de Nairobi, radica sin duda en el abordaje amplio de la problemtica del VIH-SIDA y la visibilidad de distintas cuestiones socio-econmicas relativas a la extensa progresin de esta afeccin, que padecen unos 39.5 millones de personas en el mundo, de las cuales las dos terceras partes estn en frica Subsahariana. Por eso mismo, las ms importantes iniciativas, propuestas y movilizaciones relacionadas con la pandemia provienen de este continente, que ha contribuido copiosamente al establecimiento de interrelaciones entre la expansin de esta enfermedad y la pobreza, como tambin al anlisis del impacto de las polticas neoliberales en dicho fenmeno.

En ese sentido, la puesta en evidencia de la magnitud del problema, de sus engranajes macro-econmicos y humanos, invalidaron por s solas las conservadoras campaas por la abstinencia sexual, que se hicieron visibles por primera vez en el Foro, en casos hasta con expresiones beligerantes, reduciendo un asunto complejo y multifactorial a cuestiones morales, alejadas de las visiones de derechos y libertades sustentadas por distintos movimientos ciudadanos relevantes al momento de pensar en alternativas al modelo.

En otro rango de problemticas, la Deuda externa fue una de importante destaque y convocatoria, con el aporte novedoso de asociarla a la demanda de reparaciones por daos causados a los pases, pues como seal Camille Chalmers, de Jubileo Sur,"lo bsico es reconocer que la deuda actual es el resultado de todo un proceso histrico de saqueo, de destruccin ecolgica, fsica y social, y que hay una enorme deuda del Norte hacia el Sur". Por eso, se articularn campaas prximas en torno a tres palabras clave: repudio, restitucin y reparaciones.

Ms de 40 organizaciones y redes continentales de frica, Amrica Latina y Asia, y mundiales, participaron en una asamblea para concertar posiciones y fortalecer la coordinacin entre movimientos, en ella renovaron su rechazo a las nuevas frmulas de solucin propuestas por las Instituciones Financieras Internacionales, que siguen propugnando las mismas polticas de ajuste; acordaron alentar a los gobiernos del Sur a entrar en un proceso de repudio y de apoyarlos en esa gestin. En tal sentido, saludaron la decisin del gobierno de Noruega de cancelar parte de la deuda ilegtima de algunos pases de Amrica Latina, reconociendo que la campaa conjunta de movimientos de ese pas, con aquellos de los pases afectados, se ha mostrado un modelo efectivo. Tambin se propuso reforzar las iniciativas de concientizacin sobre la ilegitimidad de la deuda y profundizar el estudio sobre el proceso de reparaciones. Por ltimo, enfatizaron en la importancia de continuar trabajando en la articulacin de esta problemtica con otras tales como libre comercio, la lucha contra la militarizacin, contra las bases militares, de manera a procurar estrategias ms eficaces, para enfrentar al conjunto de proyectos de dominacin.

La prioridad acordada por la Va Campesina y otras organizaciones a las cuestiones de la Reforma Agraria y la Soberana Alimentaria, tuvo significativa repercusin en el Foro. El lanzamiento de la Campaa Global por la Reforma Agraria en frica, realizada en este marco, constituye un aporte significativo del movimiento campesino a la resolucin de uno de los mayores problemas de ese continente y de la humanidad, como es el hambre. Pues mientras progresa la concentracin de la propiedad de la tierra y recursos naturales -tales como el agua-, el avance de la pobreza en las zonas rurales registra ndices sin precedentes: el 75% de pobres del mundo se concentran all.

Las polticas relativas a la tierra y el desarrollo rural, como aquellas del Banco Mundial que preconizan la liberalizacin de la tierra, la expansin de la agricultura comercial, el avance de los cultivos transgnicos, y otros, fueron sealadas como las ms poderosas amenazas para la vida campesina y sus principios de sustentabilidad; esto se reflej en las palabras del mozambiqueo Diamantino Nhampossa, coordinador de La Va Campesina en frica: Hace quinientos aos, el colonialismo tom nuestras tierras. Desde la dcada de los ochenta, nuestras tierras estn siendo tomadas por el Banco Mundial. En la actualidad, lo nico que nos queda es movilizarnos y organizar campaas como sta, para motivar a la gente a luchar por sus derechos.

Igualmente, la Soberana Alimentaria, propuesta relacionada con el derecho de los pueblos a decidir sobre sus polticas agrcolas y alimenticias, tuvo gran relevancia no slo por exponerse en el continente con los mayores ndices de hambre y desnutricin, sino por ser uno de tradicin agrcola y de autosustento, menoscabada ahora por la imposicin de polticas y prcticas mercantiles, y amenazada an ms por el avance de tratados de libre comercio como son los Acuerdos de Asociacin Econmica -EPAs Economic Partnership Agreements-.

De ah que justamente la problemtica del Libre Comercio, que fue objeto de una importante agenda de debates, fue un rea en la cual se avanzaron distintos acuerdos, particularmente en el sentido de establecer vnculos ms slidos entre frica y los otros continentes. En este plano, se destac la consolidacin del movimiento internacional contra los EPAs (acuerdos de asociacin y cooperacin econmica, que la Unin Europea est negociando con pases de frica, Caribe y Pacfico), entre cuyas acciones inmediatas figura una movilizacin internacional, fijada para el prximo 19 de abril, cuyo epicentro sern Europa y frica, pero tambin los pases del Caribe, a la vez que la Alianza Social Continental plantea impulsar acciones de solidaridad en el resto de Amrica Latina.

Para frica, los EPAs seran equivalentes a lo que el ALCA -rea de Libre Comercio de las Amricas- para Amrica Latina. Desde que se inici el proceso de negociaciones, hace unos dos aos, se ha dado un crecimiento significativo de los niveles de movilizacin en contra de estos acuerdos en ese continente, impulsados principalmente por la Africa Trade Network, que rene a sindicatos, organizaciones campesinas y ONGs de unos 40 pases africanos.

La diversidad por su parte se expres desde distintos matices; de stos obtuvo gran visibilidad aquel de la diversidad sexual y las reivindicaciones de derechos de las personas discriminadas por su orientacin sexual, que lograron abrirse espacios en un contexto presumiblemente adverso, en el cual reiteradamente se invocaba la existencia de culturas incompatibles con esta forma de diversidad, lo que lleg incluso a que no faltaran quienes pretendieron obviar esta problemtica en la agenda del Foro. Al respecto, acogiendo las propuestas del IV Foro Social por la Diversidad Sexual, la Asamblea de Movimientos Sociales reafirm en sus conclusiones su compromiso con las luchas para erradicar estas discriminaciones en cualquier lugar que se manifiesten, y su respaldo a la campaa En un Mundo diverso, la Igualdad es lo Primero, encaminada por el Dialogo Sur/Sur LGBT y otras redes, como un mecanismo para fomentar una cultura de respeto a las diversidades, aspecto nodal para la construccin de alternativas.

Las causas de las Mujeres y sus propuestas para la humanidad, ganaron nuevas expresiones en el continente africano. Entre las nuevas problemticas abordadas por este movimiento figura aquella de la soberana alimentaria, impulsada por la Articulacin de Mujeres de la Va Campesina y la Marcha Mundial de las Mujeres, que visualiz los retos singulares de la afirmacin de derechos en torno a la agricultura y la produccin alimenticia. Este ltimo movimiento mundial aport igualmente con debates sobre la mercantilizacin del cuerpo y la vida de las mujeres, que se expresa en las distintas esferas asociadas a la produccin de la vida, visibles en varias situaciones inherentes a la globalizacin, como es el caso de las migraciones. En colaboracin con el Dialogo Sur/Sur LGBT y otras redes, enfoc igualmente las cuestiones de diversidad como parte sustancial de las luchas contra el patriarcado y por la universalizacin de la igualdad.

La Comunicacin, constantemente evocada como un recurso ineludible para la concrecin de los propsitos del Foro, fue tambin objeto de algunas conclusiones. En una reunin de sntesis convocada por la Campaa Mundial por los Derechos de la Comunicacin -CRIS-, con participacin de redes mundiales, redes regionales y organizaciones africanas, se intercambiaron propuestas de accin, logrando un consenso sobre la necesidad de movilizar un entorno amplio de actores sociales en torno a la democratizacin de la comunicacin. Para ello, se propuso sensibilizar sobre el hecho que los derechos de la comunicacin son fundamentales para los procesos democrticos, para la organizacin y las luchas de los movimientos sociales, y para el ejercicio de todos los derechos humanos. Se resalt, asimismo, que la informacin, la comunicacin y el conocimiento -y de manera especfica el espectro radioelctrico y la Internet- deben ser reconocidos como bienes comunes y servicios pblicos, no como mercancas, y que por lo mismo deben permanecer fuera de los acuerdos comerciales; y que hace falta ampliar las polticas pblicas en materia de informacin y comunicacin.

La presencia de las Amricas fue mltiple y heterognea. La Carpa del Foro Social Amricas, organizada por el Consejo Hemisfrico, constituy un importante punto de referencia para participantes del continente, a la vez que fue espacio de encuentro e intercambio con otras realidades, tales como la de Palestina, Sahara, y otras, que realizaron conversatorios en ella. Entre las actividades de mayor convocatoria destacaron dos, organizadas por el movimiento de mujeres: la Reunin Preparatoria para el Foro Mundial de Soberana Alimentaria (Nyeleni 2007) que convocaron la Va Campesina y la Marcha Mundial de las Mujeres, recogi importantes aportes sobre el papel de las mujeres como generadoras de conocimientos en la materia y proveedoras de alimentacin para la humanidad. El lanzamiento del libro Fidel y las Mujeres, organizado por la Federacin de Mujeres Cubanas, adems de relevar el importante papel de las mujeres en la revolucin, se constituy en un foro mundial de clido reconocimiento del aporte de Cuba a las luchas de los pueblos, donde participantes de los cinco continentes intervinieron espontneamente para subrayar la trascendencia de la solidaridad cubana en educacin, salud, ciencia, cultura, etc., con destaque especial en frica, continente al cual este pas ha ofrecido su solidaridad en distintas causas.

Entre los mltiples otros temas y dinmicas que el Foro de Nairobi puso en escena, podemos resaltar brevemente la Asamblea contra la Guerra, que convoc a jornadas globales de accin para el 17 al 20 de marzo; el lanzamiento en Nairobi de la nueva African Water Network (red Africana del agua), con participacin de ms de 40 pases, la cual luchar contra la privatizacin del agua y se vincular con redes afines, (como la Red Vida en las Amricas). Asimismo, la propuesta de la Asamblea sobre Trabajo y Globalizacin, de crear una red internacional permanente entre sindicatos, movimientos sociales y centros de investigacin en torno a la problemtica de trabajo, cultura y derechos laborales, de cara a los embates de la globalizacin neoliberal.

El Foro Alternativo

Paralelo a la realizacin del Foro en el Estadio Moi, e invocando las dificultades que presentaba la participacin en l de los pobladores pobres de Nairobi, se organiz un Foro Alternativo, del 21 al 23, en el cntrico parque Jeevanjee Gardens, por iniciativa del Parlamento de los Pueblos, que se congrega all de manera permanente, todas las tardes del ao, para debatir diversos temas a nivel local, nacional e internacional.

En ese Foro se abordaron temticas tales como vivienda, desempleo, seguridad social, tierra, agua, salud y provisin de servicios pblicos. Tambin se realizaron debates ideolgicos, por ejemplo en torno al capitalismo y al socialismo. Asistieron a este unas cuatro mil personas, incluyendo participantes al Foro Social Mundial, que lo visitaron. Este Foro Alternativo encamin sus conclusiones hacia la Asamblea de Movimientos Sociales. Entre ellas: la provisin de vivienda por los estados, como un derecho humano bsico; la equidad en la distribucin de recursos naturales, con prioridad a las comunidades locales; la eliminacin de las disparidades en la estructura salarial, garantizando a todos/as un salario mnimo digno; la reversin de injusticias histricas, tales como la usurpacin de tierras del campesinado, o los tratados que restringen el uso en Kenya de las propias aguas del lago Victoria.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter