Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-02-2007

Quines son los damnificados?
Seguridad Social: otra batalla perdida

Manuel F. Trillo
InSurGente



No son slo las pensiones. Son las prestaciones de la Seguridad Social. Son todas las prestaciones las que pueden ponerse en peligro. No quiero entrar en tecnicismos porque por ese camino nos perdemos todos, y ms an los que no tienen unos conocimientos excesivos sobre los parmetros que se utilizan para realizar los clculos. Taguas o Sebastin, o la UGT o CCOO o la CEOE, o el sursum corda podrn decir lo que quieran, pero al trabajador que lleva entre 15 aos y 35 de cotizacin le preocupa lo que aparezca en el cuenta corriente. Y en esa cuenta llegan muy pocos euros, ms de 675.000 pensionistas viven en el umbral de la pobreza y 2 de cada 3 jubilados cobran un 23% menos de lo que necesitan para vivir. Qu dicen estos datos?, que hay precariedad en el mbito de los contratos de trabajo, y que la mayora se encuentra en la media de los 950 /mes; los jubilados, esas personas que han cotizado a lo largo de su vida laboral tienen que hacer de un euro un milagro. No de otro modo se debe entender que millones de personas jubiladas (2 de cada 3) cobran ese 23% menos para poder vivir (al dato: si un jubilado necesita para vivir 600 / mes en realidad debe conformarse con 138 menos, tiene que vivir con esa ridcula cantidad de 462 /mes). Hablamos de pensiones contributivas, por que de las no contributivas es mejor callar por ahora, pues forma parte del secreto de pobreza.

Y vienen ahora David Taguas y esa seora (Mara Jess Sez, de la Intervencin de la Seguridad Social) a decirnos que el sistema ser deficitario en el 2011, dentro de cuatro aos, y que a partir de ese momento se utilizarn los recursos estratgicos de reserva que permitirn sobrevivir diez aos ms, hasta el 2021. T te jubilars antes del 2021? Pues tendrs asegurada tu msera pensin.

Vamos a hacer un ejercicio. Toma tu nmina. Mira tu base de cotizacin (contingencias comunes) y ahora supn que esa base es la que se utilizar para calcular tu base reguladora. Bien, pues en la actualidad -imaginando que esa base de cotizacin es la misma, cosa imposible, igual durante los ltimos 15 aos- y dando por hecho que es de 900 , la base reguladora es de 765 /mes. Y eso ser todo lo que tendrs de pensin siempre que hayas cotizado la friolera de 35 aos. Desde los 65 aos en adelante apate con esos 765 , pero quienes tengan una base de cotizacin inferior (p.e 700) -y estos son la mayora- su base reguladora (la base reguladora se calcula sumando las bases de cotizacin de los ltimos 180 meses y luego lo divides entre 210) ser de 595 /mes. (La base reguladora se calcula dividiendo por 210 las bases de cotizacin del trabajador durante los 180 meses inmediatamente anteriores a la jubilacin, tomndose las bases correspondientes a los 24 meses inmediatamente anteriores a aqul en que se produzca el hecho causante en su valor nominal. Los restantes se actualizarn de acuerdo con la evolucin experimentada por el Indice de Precios al Consumo (IPC), desde los meses a que dichas bases corresponden hasta el mes inmediato anterior a aqul en que se inicie el perodo de bases no actualizables).

Qu es lo que proponen estos genios de la economa y de la administracin capitalista? Nada ms y nada menos que en lugar de tener en cuenta los ltimos 15 aos de cotizacin se tenga en cuenta toda tu vida laboral. Es decir, que se tengan en cuenta tus bases de cotizacin 35 aos atrs, con lo que tu base de cotizacin bajar no menos de un tercio, y con ello la base reguladora por la que se te pagar la pensin. Veamos un ejemplo.

Supongamos que has empezado a cotizar en 1980, y durante el resto de tu vida no has dejado de cotizar. Ya tienes 65 aos, y corre el ao 2025. Has cotizado durante 45 aos, pero ese plus sobre los 35 aos de cotizacin que te da derecho a obtener el 100% de la base reguladora no se tiene en cuenta, pero en lugar de tener como referencia los ltimos 15 aos de tu vida laboral, se computan los 45 de cotizacin (mira ahora si la cotizacin en 1980 es parecida a los ltimos aos, y vers que por el solo hecho del incremento salarial no es ni parecida), la base reguladora ser mucho menos de lo que antes hemos calculado.

Qu es lo que se pretende con esta reforma? En 1985 el Gobierno del PSOE sac adelante la primera agresin en esta materia cuando promulg la ley en que se pasaba de los 8 aos a los 15 que ahora estn vigentes. CCOO y otros sindicatos de clase llamaron a la huelga general, la UGT no fue y boicote la huelga que an as sum a millones de trabajadores, pero la reforma de las pensiones sali adelante y se impuso. Ahora pretenden agredir de nuevo a la clase asalariada- que viven de un salario- ampliando de 15 aos a toda la vida laboral. Ya Javier Arenas lo propuso cuando era Ministro de Trabajo, pero no estaba el horno para bollos, y la ultraderecha poltica no lleva a cabo esas reformas, y ese papel se lo deja la clase dominante a la socialdemocracia. No es balad esta cuestin, pues la la socialdemocracia controla a travs de sus organizaciones sindicales a buena parte de la clase asalariada, y el grado de rebelda y contestacin es menor, provocando adems la muy necesaria divisin de la clase agredida.

Dnde radica la falacia?

Las cotizaciones de los trabajadores y los empresarios son las que llenan la caja de la Seguridad Social. Hagamos un ejercicio mental, y supongamos que un trabajador no quiere -si ello fuera posible legalmente- cotizar, y que el empresario de acuerdo con ese trabajador no cotizara y le aportara al salario la misma cantidad en euros que tendra que aportar a la Seguridad Social. El trabajador recibira el 6,7% ms lo que el empresario aporta, el 23,4%. El trabajador estara satisfecho en la inmediatez, pero cuando tuviera una contingencia (enfermedad o accidente) tendra que acudir a los servicios privados, pues no habra proteccin social alguna. Igualmente cuando tuviera algn tipo de invalidez, o cuando llegara al final se su vida laboral. El panorama sera aterrador, y volveramos a tiempos anteriores al Canciller de Hierro en 1886. Y esto a dnde nos lleva? Pues al punto esencial de lo que significa esa cotizacin: es un salario diferido. Salario que se puede o no disfrutar pasado el tiempo. Pues es cierto que hay trabajadores que no necesitan en toda su vida laboral -y tampoco si fallecieran antes de la jubilacin- de las prestaciones de la Seguridad Social. Alguien podra decir que a ese trabajador le hubiera merecido la pena no haber cotizado ese 6,7% y el que aporta el empresario, pero el principio de solidaridad de clase -ciertamente que administrado por el poder pblico- impone que se cotice y que en realidad el mencionado salario diferido se le debe al conjunto de la clase, de los cotizantes (advierto que el trmino clase se usa en tanto que asalariados, sabiendo que en este conjunto hay capas muy bien diferenciadas).

Si nadie cotizara, la caja estara vaca. Si se cotizara insuficientemente la caja se ir vaciando hasta que quede agotada y vaca por completo. Si el nmero de cotizantes y su aportacin fuera escasa nos veramos abocados a una crisis del sistema de proteccin social. Tambin queda vaca cuando se beneficia a los empresarios con la exencin de la cotizacin a la SS, o cuando se les amnistan 400.000 millones de pesetas (en euros ms de 2.400 millones). O que se proponga la reduccin del pago de las contingencias comunes a las mutuas desde los 30 a los 18 meses. Y un largo etctera.
Por tanto, cul es la solucin. Ciertamente es intolerable que haya percepciones no salariales y que no coticen, suponiendo stas un porcentaje muy elevado de la masa salarial en su conjunto. Todo ello con perjuicio para los asalariados y con gran beneficio para la patronal, dado que cotizaran en mayor medida (ms de 3,5 veces sobre lo que cotiza el trabajador, de tal modo que si este cotiza 67 el empresario aportara 236 ). No debe extraar que la patronal, representada por la CEOE, pretenda reducir las cotizaciones a la Seguridad Social, y no sera tampoco extrao que el conjunto de los asalariados -desclasados como estn- acepten el sofisma de que si no se cotiza ellos recibiran ms dinero a final de mes. Y ante una contingencia quin les atendera? Nadie. Quedaran al albur de la fortuna.

Por tanto, la Seguridad Social entrar en crisis bien porque: se aceptan los presupuestos de la patronal para reducir las cotizaciones; bien por la mala administracin de los recursos disponibles y de ello seran responsables la Administracin del Estado y los sindicatos con mayor representatividad; bien porque no se tienen en cuenta los movimientos demogrficos atendiendo especialmente el progresivo envejecimiento y la mayor esperanza de vida; bien porque se desprecien los usos legislativos necesarios para evitar la crisis del mismo sistema, y algunos otros factores que no vengo a mencionar de modo exhaustivo. Teniendo en cuenta que en la actualidad hay casi 20 millones de cotizantes, si la cotizacin se modificara en grado suficiente sobre el conjunto, quienes tuvieran necesidad de las prestaciones se veran satisfechos sin merma y sin peligro de que tal proteccin desaparezca. Podra haber alguien que dijera que al final es el trabajador quien soporta esta carga, y no carece de razn, pero vase del siguiente modo y quizs se entienda mejor la necesidad de reclamar una reforma del sistema para que se cotice por la mayora de los conceptos, pues recordemos que al trabajador le corresponde un porcentaje menor sobre el salario bruto.

Hay un inters permanente en poner en tela de juicio el sistema de proteccin social enviando mensajes de cuando en cuando de que el sistema est en crisis, y que no soporta tantos beneficiarios. Ese inters est propiciado por aquellas clases y capas sociales que no requeriran jams de esa proteccin, pues pueden hacer frente a las contingencias que se les presente dada su capacidad econmica. Pero, qu ocurrira con millones de trabajadores y familiares que carecen de recursos?. Rechazar ese discurso malvolo, pernicioso, es un deber por parte de quienes defendemos a quienes ms perjudicados y desfavorecidos estn. No sirven frmulas individualistas (planes de pensiones, etc), y no sirve que aceptemos las catastrficas predicciones que hacen los gerentes del sistema capitalista (Taguas, Sez, etc). Tmese nota, veremos cunto tiempo tardan los empresarios en hablar y apoyar las pesimistas noticias de los expertos en defender sus intereses de clase, pues a la postre el perro jams muerde la mano del amo que le da comida (Taguas estuvo al servicio del BBVA, y ahora es asesor de Zapatero). Que cada cual concluya como desee, pero tngase en cuenta que los pensionistas actuales y en los aos venideros se veran perjudicados gravemente. (Por cierto, y reconozco que esta pregunta que har tiene muy mala leche, muy mala condicin: cul es la base de cotizacin de los diputados y parlamentarios andaluces?, cul es la base de cotizacin de Chaves , Arenas, Zarrasy ca., y de Rosa Aguilar, y Antonio Romero y Gili Meyer, Francisco Frutos, de Aznar, y Rajoy, de Monteseirn, de Barroso, de Anguita, .... ponga usted el nombre?). Hay a quienes este asunto de las pensiones les trae sin cuidado, tienen el rin bien cubierto.

Por eso considero que esta es una batalla de clase, y que no es menor, aunque no se venga a poner en cuestin el sistema capitalista, pero mientras se derrumba o no, creo que los asalariados debieran de disponer de recursos mnimos para vivir dignamente.

Dentro de poco tiempo veremos una ofensiva terrible por parte de la patronal. Su pretensin ser reducir la cotizacin -que ellos llaman empresarial, pero que no es ms que el salario diferido y trasvasado de una clase a otra- bajo el argumento sibilino y falaz de que soportan el 75% de la cotizacin a la Seguridad Social. Es muy fcil no tener que soportarlo -les dira a los empresarios rebeldes- , basta con que dejen de ser empresarios y se dediquen a tocar la guitarra en una playa levantina. Pero si optan por ser empresarios, debern de afrontar los costes que supone explotar fuerza de trabajo. Y ese coste est en el salario directo -el lquido que el trabajador se lleva a su casa- y el salario indirecto -la cotizacin referida. An as, dependiendo de la correlacin de fuerzas, y que conste que a mi parecer es muy favorable a los empresarios, se conseguir que los trabajadores al final de su vida laboral o bien por incapacidad permanente- dispongan de recursos suficientes. Para ello las movilizaciones de los asalariados y sus mecanismos de autodefensa deben activarse, de otro modo ser otra gran batalla perdida , como la que se ventil hace 22 aos en el lejano ao de 1.985.

(Nota final: redactadas estas consideraciones el Gobierno remite al Congreso el Proyecto de Ley de Medidas de la Seguridad Social, resultado del pacto con CEOE, CEPYME, CCOO, UGT en junio de 2006, con el informe favorable del CES y las bendiciones de los sindicatos de clase. Una primera lectura de ese Acuerdo, ahora Proyecto de Ley, es un recorte de los derechos de los trabajadores ante las contingencias que se les presenten a lo largo de su vida laboral y al final de la misma. Adems de que hay agresiones intolerables como es el caso de la diferente consideracin que hacen entre una viuda por matrimonio y una viuda de pareja de hecho. El incremento de 12,5 aos a 15 aos efectivos del perodo mnimo para acceder a la contributiva.... Lo que me parece tremendo es que los trabajadores estn callados, pues no imaginan lo que se les viene encima, y mucho ms a los ms jvenes y a quienes tienen contratos a tiempo parcial. Los sindicatos adormecen, y los partidos de la clase obrera no parece que sean crebles, qu tremenda orfandad!).


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter