Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-02-2007

EL STEC-IC reitera su peticin al Gobierno espaol de que revoque el Concordato con el Vaticano

Manuel Marrero
Rebelin

Secretariado Nacional del Sindicato de Trabajadores de la Enseanza de Canarias-Intersindical Canaria



Los diversos gobiernos de la democracia han mantenido vigente el Concordato entre el Estado Espaol y el Vaticano desde 1979, acuerdo que est en el origen de las diversas decisiones que respecto a la religin catlica, el profesorado que la imparte y la obligatoria presencia de la oferta de la asignatura de religin en horario lectivo en los centros pblicos de enseanza.

El Sindicato de Trabajadores de la Enseanza de Canarias-Intersindical Canaria reivindica una enseanza laica, como debiera corresponder a una Estado moderno y soberano, dotado de una Constitucin democrtica. Sin embargo, tanto la actual Ley de Educacin, como las anteriores leyes orgnicas, han estado supeditadas a dicho Concordato, negociado en poca preconstitucional y aprobado en los albores de la puesta en marcha de la Constitucin. As pues, se produce una aberracin democrtica por la que el erario pblico financia una actividad en la enseanza pblica, cuyo control se deja en manos exclusivas de los obispos.

Al profesorado de Religin, le deben corresponder los mismos derechos laborales que al resto de los trabajadores, y tendran que disfrutar de los mismos derechos que el resto de la ciudadana; no obstante no parece que esto lo entienda as el Tribunal Constitucional, el PSOE y el PP, ni mucho menos la Conferencia Episcopal espaola, que pretende convertir los centros de enseanza en plataformas de adoctrinamiento en los que los obispos tengan capacidad de decidir, por encima de los poderes del estado, a los que estamos sujetos todos los ciudadanos.

Esta confusin interesada que se est generando con sentencias como estas, que nos retrotraen al tardofranquismo y al nacionalcatolicismo, perderan su razn de ser si el actual gobierno del PSOE y sus socios tuvieran la firme decisin de realizar una separacin clara de poderes, no ya slo de los tradicionales legislativo, ejecutivo y judicial que se supone-, sino respecto a las iglesias, y de manera especial a la catlica y al Estado del Vaticano, con el que se tiene firmado el Concordato desde hace casi tres dcadas.

La enseanza religiosa, entendida en trminos de adoctrinamiento, debe ser impartida fuera del horario escolar y ser mantenida con las aportaciones de sus feligreses. Y sus trabajadores, que tengan los mismos derechos que el resto. Las leyes y las libertades de que disfrutamos as lo permiten y lo garantizan y la tan demandada libertad de enseanza religiosa es perfectamente posible en esos trminos. Y as se cumple el demandado principio de que la facultad de las autoridades eclesisticas para determinar quines sean las personas cualificadas para la enseanza de su credo constituye una garanta de libertad de las Iglesias".

La presencia de la religin en los programas educativos debe estar contemplada como un importante elemento cultural objeto de estudio, tanto por su historia, como por sus diversas manifestaciones e influencia en la sociedad y la cultura de los pueblos. Nunca como objeto de adoctrinamiento.

Por tanto, desde el STEC-IC reiteramos la exigencia de la revocacin del Concordato y apostamos por que se modifique la LOE y se introduzca el carcter laico para la enseanza financiada con fondos pblicos.

* Manuel Marrero Morales (miembro del Sindicato de Trabajadores de la Enseanza de Canarias STEC-IC)


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter