Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-09-2004

La controversia con Celia Hart
Estalinismo o Leninismo?

Alan Woods
El Militante


I PARTE

Marxist.com public recientemente un artculo procedente de La Habana escrito por Celia Hart y titulado: "El socialismo en un solo pas" y la revolucin cubana: Una contribucin desde Cuba. Este artculo tiene una gran significado porque su autora, hija de dos dirigentes muy conocidos de la Revolucin Cubana, pide una discusin sobre el papel de Trotsky y sus ideas. Este artculo provoc inmediatamente una controversia internacional. Este era precisamente el objetivo de la autora y, por lo tanto, se puede decir que en su intencin ha tenido xito.

Un debate serio dentro de los partidos comunistas sobre las ideas de Len Trotsky, el hombre que, junto con Vladimir Ilyich Lenin, dirigi la Revolucin de Octubre en Rusia, es algo que deba haberse producido hace mucho tiempo y no slo en Cuba. No se tiene porque estar de acuerdo con cada punto y coma del artculo de Celia para estar de acuerdo en esto. Pero un debate serio exige un grado de honestidad. No importa lo que uno piense sobre el artculo de Celia si ste fue escrito con honestidad. Pero no se puede decir lo mismo de algunos de los artculos que se han escrito para responder al suyo.

La popular pgina web espaola de izquierdas Rebelin public un artculo firmado por Israel Shamir: Sobre "El socialismo en un solo pas" y la Revolucin Cubana Aportacin desde Cuba de Celia Hart, que es un ataque venenoso contra Celia Hart y una defensa totalmente acrtica de Stalin y el estalinismo. Shamir nos asegura que el estalinismo es sinnimo de comunismo. Francamente, se trata de una afirmacin escandalosa y una calumnia contra el comunismo.

Stalin asesin a ms comunistas que Hitler, Mussolini y Franco juntos. Destruy el Partido Bolchevique de Lenin y asesin a sus dirigentes. Trotsky fue el ltimo superviviente. Continu luchando por las verdaderas ideas y tradiciones de Lenin y la Revolucin de Octubre. Por eso Stalin tuvo que asesinarle, lo mismo hizo con la mayor parte de su familia y con muchos de sus colaboradores y compaeros.

Es fcil, por supuesto, escribir mentiras y calumnias. Esta "hazaa" se puede conseguir en pocas lneas. Pero no es tan fcil dar una respuesta poltica a tales calumnias. Para rebatir una mentira es necesario aportar una prueba documental. Esto requiere tiempo y espacio. El calumniador, por otro lado, no tiene escrpulos. No le hace falta presentar evidencias para sus mentiras. Slo las afirma como si fueran una verdad incuestionable. Este fue el mismo mtodo que envi a millones de personas a las prisiones y campos de trabajo de Stalin. La palabra de un delator era ms que suficiente.

Los delatores nunca sern buenos revolucionarios y el marxismo (como tambin cualquier abogado competente) exige siempre una prueba para cualquier acusacin. Pero esta prueba no se podr encontrar en ninguno de los artculos que pretenden "responder" a la compaera Celia. Se buscar en vano a travs de toda esta masa de letras, citas, datos, hechos o estadsticas. No se aprender absolutamente nada sobre la Revolucin Rusa o la historia del bolchevismo, sobre la vida y las ideas de Lenin y Trotsky. Y llegados a este punto, tampoco se aprender nada sobre Stalin.

Hay un refrn espaol que me viene a la mente al leer este tipo de cosas: la ignorancia es atrevida. Shamir y otros como l ignoran totalmente la historia del bolchevismo y la Revolucin Rusa. Divulgan mitos y cuentos de hadas inventados hace mucho tiempo y que hace ya quedaron en evidencia gracias a la investigacin histrica seria. Pero este hecho no preocupa en lo ms mnimo a los calumniadores. Escriben con el espritu de Goebbels quien deca que si deseas engaar a las personas, debes pensar una gran mentira y repetirla muchas veces, finalmente comenzarn a crersela.

Uno de los mitos repetido incansablemente es la historia de Stalin como un "gran lder blico". Stalin se supone que salv a la URSS en la guerra contra Hitler. Pero ocurri exactamente lo contrario. Con su poltica criminal durante los aos previos a la guerra, Stalin situ a la URSS ante un terrible peligro y casi provoc su destruccin. Su flirteo con Hitler dej a la URSS totalmente desprevenida ante la guerra y cuando Hitler finalmente invadi en el verano de 1941, millones de tropas soviticas fueron rodeadas y tomadas prisioneras o asesinadas. Los planes de la fuerza area roja quedaron destruidos sobre el terreno.

En este momento, el "gran lder blico" aterrorizado y desesperado estaba en su dacha a las afueras de Mosc, y all dijo a los que le rodeaban: "Todo lo que construy Lenin ha sido destruido". La razn de su pnico es que l saba (y tambin Hitler) que sus monstruosas purgas antes de la guerra haban destruido los mejores cuadros del Ejrcito Rojo y por eso, en el momento de mayor peligro se encontr totalmente descabezado. La URSS gan la guerra contra Hitler no gracias a Stalin, sino a pesar de l, gracias a las ventajas de una economa planificada nacionalizada y al herosmo de los trabajadores de la Unin Sovitica.

Afortunadamente, los verdaderos comunistas no son nios pequeos o personas imbciles que creen en cuentos de hadas. Ellos quieren saber la verdad porque, como dijo en una ocasin Trotsky, la verdad y no la mentira es la locomotora de la historia.

Shamir inventa la historia

Hay tal acumulacin de mentiras que francamente es difcil saber por donde empezar. Por ejemplo, el compaero Shamir nos dice que Stalin "tambin era un internacionalista (...) pero que era un internacionalista ruso y su primer deber era con la poblacin de la URSS". Entonces nos dice lo siguiente:

"Len Trotsky no comprendi la continuidad de la historia rusa. Estuvo implicado en una terrible persecucin de la Iglesia, en robos y la destruccin de iglesias. Estuvo implicado en ejecuciones masivas de campesinos y trabajadores, de oficiales e intelectuales. Perdi la guerra con Polonia y no pudo hacer la paz con Alemania. Alien a los intelectuales y a los trabajadores rusos. En su impulso hacia la revolucin permanente no prest suficiente atencin a Rusia; fue su perdicin".

Es difcil imaginar tal cantidad de tonteras concentradas en unas pocas frases. Es difcil saber cul es el principal elemento aqu: la malicia o la ignorancia. Sin embargo una cosa es cierta. El compaero Shamir es un hombre que tiene una imaginacin viva y frtil. Tambin intenta ser original. Otros espritus, menos audaces, se contentan simplemente con repetir las mentiras y las calumnias que durante dcadas invent la maquinaria propagandstica de Stalin. Dios sabe que hay suficientes de ellas!

Pero no! Israel Shamir tena que ser original e inventar las suyas, calumnias totalmente nuevas y originales en las que nadie absolutamente nadie haba pensado antes. Esto al menos tiene el mrito de la originalidad y el ms increble de los descaros. Acusa a Trotsky de robar iglesias! De dnde saca esto el compaero Shamir? Uno se echa las manos a la cabeza asombrado. Se busca en las obras estalinistas conocidas contra Trotsky: el infame Curso Breve de la Historia del PCUS (b), los textos al pie de la letra del Juicio de Mosc y otras incontables joyas. Pero en ninguna se menciona que Trotsky "robara y destruyera iglesias".

Intrigado por la versin imaginativa de la historia de Shamir, se busca alguna referencia y fuente. Pero se busca en vano. Ni una referencia, ni una cita, ni un intento de demostrar alguna de estas afirmaciones. Este es el mtodo de Israel Shamir, lanzar una gran cantidad de lodo maloliente con la esperanza de que algo, al menos, se pegar. Como en cierta ocasin coment Marx irnicamente: "Cada lnea un orinal y no vaco". Este mtodo es totalmente indigno de un verdadero comunista, pero s es completamente consecuente con la escuela de falsificacin estalinista que el compaero Shamir tan entusiastamente abraza.

An peor es la escandalosa acusacin de que Trotsky "estuvo implicado en ejecuciones masivas de campesinos y trabajadores, de oficiales e intelectuales". Cundo? Dnde? Shamir guarda silencio. Escribe siguiendo la mejor tradicin de Goebbels: slo es necesario pensar en una gran mentira y repetirla. La completa ausencia de informacin concreta habla por s sola. Esta es una mentira escandalosa y Shamir lo sabe. El hombre que realmente estuvo implicado en ejecuciones masivas de campesinos y trabajadores, oficiales e intelectuales fue Jos Stalin, y esto es bien conocido y est documentado hasta el mnimo detalle. Sobre esto, sin embargo, nuestro amigo guarda silencio. Como ya sabemos: "en boca cerrada no entran moscas".

En realidad el mtodo de Shamir es muy inferior al utilizado por los viejos estalinistas. Estos ltimos al menos intentan dar la apariencia de demostrar sus afirmaciones utilizando argumentos distorsionados y citas sacadas de contexto. En la diatriba de Shamir no encontramos nada de este tipo. Desde la primera lnea hasta la ltima, es simplemente un insulto a la inteligencia del lector.

Sin dar ningn detalle, Shamir hace referencia al viejo mito estalinista sobre Trotsky y Brest Litovsk, algo a lo que Ted Grant y yo respondimos en detalle en Lenin y Trotsky, lo que realmente defendieron. Pero ms increble an es su referencia a la guerra polaca de 1920. La argumentacin de que Trotsky perdi la guerra poltica no tiene nada que ver con la verdad histrica, Trotsky no particip personalmente en la campaa polaca a la que, a propsito, l se opuso.

El ejrcito que march contra la Polonia blanca y que lleg a las puertas de Varsovia estaba dirigido por el brillante comandante del Ejrcito Rojo, Tujachevsky. Es posible que pudiera haber conseguido tomar la ciudad, excepto por el hecho de que su avance fue saboteado por el segundo ejrcito sovitico que deliberadamente retras su llegada. Ese ejrcito estaba dirigido por Stalin y sus compinches. Ellos provocaron la derrota del Ejrcito Rojo en Polonia a la que hace referencia Shamir. Y qu le ocurri al gran genio militar y revolucionario Tujachevsky? Fue asesinado por Stalin junto con los otros grandes lderes del Ejrcito Rojo, preparando as el camino para la invasin de Hitler de la URSS.

El internacionalismo de Lenin

Lo peor de este tipo de polmicas es que nadie aprende de ellas. Este nunca fue el mtodo utilizado por Lenin y el Partido Bolchevique. A Lenin nunca se le habra ocurrido (como tampoco se le habra ocurrido a Marx y Engels) distorsionar y falsificar las ideas de sus oponentes. l estaba interesado en exponer claramente las diferencias y responderlas honestamente, porque para Lenin el objetivo de una polmica sobre todo era formar a los cuadros.

Lenin saba y amaba las tradiciones nacionales, la historia, la literatura y la cultura de Rusia. Era un internacionalista de corazn y sin embargo estaba arraigado firmemente a la cultura y vida rusas. Lenin nunca hizo la ms mnima concesin al chovinismo gran ruso contra el que libr una lucha implacable durante toda su vida. En contraste, la diatriba del compaero Shamir est impregnada de principio a fin con el espritu del chovinismo gran ruso. Esto es algo absolutamente ajeno al verdadero leninismo.

No es Trotsky quin ha fracasado en comprender el internacionalismo proletario, es el compaero Shamir, que confunde el chovinismo estalinista con el internacionalismo leninista. Las dos posiciones no slo son diferentes, sino que son incompatibles entre s. El odio de Lenin hacia el nacionalismo ruso era tan grande que despus de la Revolucin de Octubre la palabra "Rusia" desapareci de todos los documentos oficiales soviticos. A la tierra de Octubre se la llamaba simplemente El Estado Obrero.

Lenin luch implacablemente durante toda su vida contra el chovinismo ruso. En vsperas de la Primera Guerra Mundial Lenin escriba lo siguiente:

"La democracia proletaria debe tener en cuenta el nacionalismo de los campesinos rusos (no en el sentido de concesiones, sino en el sentido de lucha) ya ahora, y lo tendr en cuenta, probablemente, durante un perodo bastante prolongado". (Lenin. El derecho de las naciones a la autodeterminacin. Mosc. Editorial Progreso. 1980. p. 61. El subrayado es mo).

Y contina:

"Semejante estado de cosas plantea al proletariado de Rusia una tarea doble, o mejor dicho, bilateral: luchar contra todo nacionalismo y, en primer trmino, contra el nacionalismo ruso; reconocer no slo la completa igualdad de derechos de todas las naciones en general, sino tambin la igualdad de derechos respecto a la edificacin estatal, es decir, el derecho de las naciones a la autodeterminacin, a la separacin; y, al mismo tiempo y precisamente en inters del xito en la lucha contra toda clase de nacionalismos de todas las naciones, propugnar la unidad de la lucha proletaria y de las organizaciones proletarias, su ms ntima fusin en una comunidad internacional, a despecho de las tendencias burguesas al aislamiento nacional.

Completa igualdad de derechos de las naciones; derecho de autodeterminacin de las naciones; fusin de los obreros de todas las naciones; tal es el programa nacional que ensea a los obreros el marxismo, que ensea la experiencia del mundo entero y la experiencia de Rusia". (Ibd., p. 62. El subrayado es mo).

Intentar atribuir al gran Lenin el veneno corrupto del nacionalismo ruso, cuando Lenin luch toda su vida contra l, no es otra cosa que un escndalo y un insulto a la memoria de Vladimir Ilych. Para Lenin la propia Revolucin Rusa no fue un acto independiente en o por s mismo, sino slo el primer eslabn de una cadena de revoluciones que llevaran al socialismo mundial. En realidad, en muchos ocasiones dijo que estara dispuesto a sacrificar la revolucin rusa si eso significaba la victoria de la revolucin socialista en Alemania.

Lenin saba muy bien que a menos que triunfase la revolucin proletaria en Europa Occidental, especialmente en Alemania, la Revolucin de Octubre al final estara condenada. Expres esta idea despus de 1917 cien veces en artculos y discursos. Nunca suscribi la idea antimarxista del "socialismo en un solo pas". La historia ha demostrado ahora que l tena razn.

Lenin y la cuestin nacional

Lenin demostr siempre una gran sensibilidad en su comportamiento con las nacionalidades del estado sovitico. Los bolcheviques cumplieron con todas sus obligaciones hacia las naciones oprimidas del antiguo imperio zarista. Cuando se inici el movimiento para la creacin de una Unin de Repblicas Soviticas, Lenin siempre fue muy cauto. Mientras, obviamente, estaba a favor de una federacin voluntaria, que se form inmediatamente despus de la Revolucin de Octubre, Lenin intentaba evitar dar la impresin a las nacionalidades no rusas de que los bolcheviques simplemente queran reconstituir el viejo imperio zarista con un nombre nuevo.

Por esa razn Lenin peda cautela y paciencia. Sin embargo, Stalin, que fue nombrado Comisario para las Nacionalidades porque era de Georgia, tena otras ideas. Es habitual que miembros de pequeas nacionales que se oponen a las posiciones adoptadas por el gobierno de una nacin opresora mayoritaria, tiendan a convertirse en los peores chovinistas de las grandes potencias. Napolen Bonaparte, aunque era corso, se convirti en el defensor ms fantico del centralismo francs.

En 1921, a pesar de las objeciones de Lenin, Stalin organiz una invasin de Georgia que (tericamente) era un estado independiente. Presentada como un hecho consumado, Lenin tuvo que aceptar la situacin. Pero pidi enrgicamente cautela y sensibilidad hacia los georgianos para evitar as cualquier insinuacin de bravuconera rusa. En ese momento Georgia, un pas predominantemente campesino y pequeo burgus, estaba gobernado por los mencheviques.

Lenin estaba a favor de una poltica conciliadora, con la idea de ganar la confianza de los georgianos. Daba una enorme importancia al mantenimiento de relaciones fraternales entre las nacionalidades e insista en el carcter voluntario de cualquier unin o federacin. Stalin, por el contrario, quera conseguir a toda costa la unin de la Federacin Socialista Rusa (RSFSR) con la Federacin Transcaucsica, la RSS Ucraniana y la RSS Bielorrusa.

Cuando fue presentado en el Comit Central el borrador propuesto por Stalin, Lenin hizo una crtica seria y propuso una solucin alternativa que en principio era diferente al borrador de Stalin. Lenin, como era habitual, hizo nfasis en el elemento de igualdad y la naturaleza voluntaria de la federacin: "Nos reconocemos iguales a los de la SSR Ucraniana y todos los dems y junto a ellos, en los mismos trminos entraremos en una nueva unin, una nueva federacin...". (Lenin. Questions of National Policy and Proletarian Internationalism, p. 223).

A espaldas de la direccin del partido Stalin, ayudado por su secuaz Ordzhonikidze (un georgiano rusificado como l) y Dzerzhinski (un polaco), llevaron a cabo lo que en la prctica supona un golpe en Georgia. Purgaron a los mencheviques georgianos, en contra del consejo especfico de Lenin, y cuando los dirigentes bolcheviques georgianos protestaron fueron apartados sin piedad. A Stalin y Ordzhonikidze les importaban muy poco las crticas. En otras palabras, llevaron a cabo una poltica que era precisamente la contraria a la que Lenin defenda para Georgia. Intimidaron a los bolcheviques georgianos e incluso llegaron a utilizar la violencia fsica, como cuando Ordzhonikidze golpe a un bolchevique georgiano, una accin sin precedentes. Cuando Lenin, que estaba incapacitado por su enfermedad, se enter de todo qued horrorizado y dict una serie de cartas a sus secretarias, en ellas denunciaba el comportamiento de Stalin utilizando los trminos ms duros posibles y exiga el castigo ms severo para Ordzhonikidze.

En un texto dictado el 24-5 de diciembre de 1922, Lenin calificaba a Stalin como "un verdadero y real socialista nacional" y un vulgar "rufin gran ruso". (Ver Buranov. Lenins Will, p. 46). Lenin escribi lo siguiente: "Temo igualmente que el camarada Dzerzhinski, que viaj al Cucaso para investigar los crmenes de esos social-chovinistas, se haya distinguido en eso, slo por un sentimiento autntico ruso (se sabe que la gente rusificada de otras nacionalidades exagera siempre la nota del sentimiento autnticamente ruso), y que la imparcialidad de toda su comisin se caracterice en alto grado por las vas de hecho de Ordzhonikidze. Pienso que ninguna provocacin, ni siquiera un ultraje, justifican estas vas de hecho rusas, y que el camarada Dzerzhinski cometi una falta irreparable al considerarlas con demasiada ligereza". (Lenin. El problema de las nacionalidades o de la "autonoma". Incluido en: Alan Woods y Ted Grant. Lenin y Trotsky, qu defendieron realmente. Madrid. Fundacin Federico Engels. 2000. p. 245).

Lenin culp de este incidente a Stalin: "Pienso", escriba Lenin, "que aqu desempe un papel fatal el apresuramiento de Stalin y su pasin administrativa, as como su encono contra el famoso social-nacionalismo. Por lo general, el encono desempea en poltica un papel de lo ms desastroso". (Ibd.., p. 245).

Lenin contra la burocracia

Lenin vincul directamente el comportamiento de Stalin en Georgia con el problema de la degeneracin burocrtica del aparato estatal sovitico en unas condiciones de atraso espantosas. Conden particularmente la prisa que tena Stalin en conseguir una Unin de Repblicas Soviticas, independientemente de las opiniones de los pueblos implicados, con el pretexto de la necesidad de un "aparato estatal unido". Lenin rechaz firmemente este argumento y explic que esto era la expresin del corrupto chovinismo gran ruso que emanaba de la burocracia que, en un grado importante, la revolucin haba heredado del zarismo:

"Se afirma que era necesaria la unidad del aparato. De dnde emanaban esas afirmaciones? No provenan acaso del mismo aparato de Rusia que, como ya lo dije en un nmero anterior de mi diario, tomamos del zarismo, limitndonos a recubrirlo ligeramente con un barniz sovitico?

Sin duda alguna, habramos debido esperar con esa medida hasta el da en que pudiramos decir que respondemos de nuestro aparato porque es nuestro. Pero ahora, en conciencia, debemos decir lo contrario: que denominamos nuestro a un aparato que, en los hechos, nos es fundamentalmente extrao y que representa una mezcolanza de supervivencias burguesas y zaristas; que nos fue en absoluto imposible transformarlo en cinco aos, ya que no contbamos con la ayuda de otros pases y predominaban las ocupaciones militares y la lucha contra el hambre.

En tales condiciones es muy natural que la libertad de salir de la unin, que nos sirve de justificacin, aparezca como una frmula burocrtica incapaz de defender a los miembros de otras nacionalidades de Rusia contra la invasin del hombres autnticamente ruso, del chovinista gran ruso, de ese canalla y ese opresor que es en el fondo el burcrata ruso. No es dudoso que los obreros soviticos y sovietizados, que se encuentran en proporcin nfima, lleguen a ahogarse en ese ocano de la morralla gran rusa chovinista, como una mosca en la leche". (Ibd.., p. 244. El subrayado es mo).

Despus del asunto georgiano, Lenin lanz todo el peso de su autoridad en la lucha para echar a Stalin del puesto de Secretario General del partido, cargo que ocup en 1922 despus de la muerte de Sverdlov. Sin embargo, el principal temor de Lenin en ese momento era evitar una escisin abierta en la direccin, en las condiciones existentes podra haber conducido a la ruptura del partido en lneas de clase. Por lo tanto, intent mantener la lucha dentro de la direccin, por eso las notas y otro material no se hicieron pblicos. Lenin escribi en secreto a los bolcheviques-leninistas georgianos (enviando copias a Trotsky y Kmenev) para que aceptaran su causa contra Stalin "con todo mi corazn". Como era incapaz de llevar esta cuestin en persona, escribi a Trotsky para pedirle que se hiciera cargo de la defensa de los georgianos en el Comits Central.

"El socialismo en un solo pas"

El nacionalismo y el marxismo son incompatibles. Pero el nacionalismo es el hermano gemelo inseparable del estalinismo en todas sus variedades. En el fondo de la ideologa estalinista est la llamada teora del socialismo en un solo pas. La teora antimarxista del socialismo en un solo pas fue expuesta por primera vez por Stalin en el otoo de 1924, iba en contra de todo lo que haban defendido los bolcheviques y la Internacional Comunista. Esta idea nunca habra sido aprobada por Marx o Lenin.

Cmo era posible construir el socialismo nacional en un solo pas y sobre todo en un pas extremadamente atrasado como Rusia? Este pensamiento nunca habra cabido en la cabeza de ningn bolchevique, incluida la de Stalin hasta 1924. Mientras Lenin viva habra sido imposible plantear esta idea. Todava en 1924 Stalin continuaban apoyando la posicin internacionalista de Lenin. En abril de ese ao, en un discurso dirigido a los estudiantes de la Universidad Sverdlov, publicado ms tarde con el ttulo de: Fundamentos de leninismo, Stalin deca lo siguiente:

"El derrocamiento del poder de la burguesa y el establecimiento de un gobierno proletario en un pas no garantiza todava la victoria completa del socialismo. La tarea principal del socialismo la organizacin de la produccin socialista sigue adelante. Puede esta tarea cumplirse, puede conseguirse la victoria final del socialismo en un solo pas, sin unir los esfuerzos conjuntos del proletariado de varios pases desarrollados? No, esto es imposible. Para derrocar a la burguesa son suficientes los esfuerzos de un pas, la historia de nuestra revolucin lo corrobora. Para la victoria final del socialismo, para la organizacin de la produccin socialista, los esfuerzos de un pas, particularmente de un pas campesino como Rusia, son insuficientes. Para esto son necesarios los esfuerzos de los proletariados de varios pases desarrollados.

Estas, en conjunto, son los rasgos caractersticos de la teora leninista de la revolucin proletaria". (Stalin. Lenin and Leninism, p. 40).

Aqu sin duda la posicin general del Partido Bolchevique se expresa correctamente. Sin embargo, en la segunda edicin, publicada unos cuantos meses despus, estas lneas fueron retiradas y en su lugar apareci exactamente lo contrario:

"El derrocamiento del poder de la burguesa y el establecimiento del poder del proletariado en un solo pas no significa que est todava garantizada la victoria del socialismo. Despus de la consolidacin de su poder y la direccin del campesinado en su despertar, el proletariado del pas victorioso puede y debe construir una sociedad socialista!" (Stalin. Collected Works, Vol. 6, p. 110, el subrayado es mo).

Que estos eran precisamente los "rasgos caractersticos de la teora leninista de la revolucin proletaria" no se cuestion hasta la primera parte de 1924. Se repitieron una y otra vez en cientos de discursos, artculos y documentos escritos por Lenin desde 1905. Antes de que terminara 1924 se revis el libro de Stalin y en su lugar se puso exactamente lo contrario: "El partido siempre tom como su punto de partida la idea de que la victoria del socialismo en ese pas, y que la tarea se puede cumplir con las fuerzas de un solo pas".

Estas lneas marcan una ruptura total con la poltica de Lenin del internacionalismo proletario. Stalin nunca se podra haber expresado de esta forma en vida de Lenin. Al principio, la "teora" del socialismo en un solo pas reflejaba el ambiente de la casta ascendente de burcratas que prosperaron con la Revolucin de Octubre y que ahora deseaban poner un freno al perodo de tormenta y tensin revolucionarias. Era la expresin terica de una reaccin pequeo burguesa contra Octubre. Bajo la bandera del socialismo en un pas, la burocracia estalinista llev a cabo una guerra civil desigual contra el bolchevismo que termin con la aniquilacin fsica del partido de Lenin y la creacin de un rgimen totalitario monstruoso.

La Comintern pas de ser un vehculo para la revolucin proletaria mundial a un instrumento pasivo de la poltica exterior de Stalin. Cuando ya no le hizo falta Stalin desdeosamente la disolvi en 1943, sin ni siquiera convocar un congreso.

Slo un hombre explic por adelantado adonde llevara inevitablemente la teora del socialismo en un solo pas. Ya en 1928 Len Trotsky advirti que si la Comintern adoptaba esta teora, inevitablemente sera el principio de un proceso que desembocara en la degeneracin reformista-nacional de cada partido comunista en el mundo, estuviera o no en el poder. Tres generaciones despus, la URSS y la Internacional Comunista estn en ruinas y los partidos comunistas hace ya mucho que abandonaron en todas partes cualquier pretensin de defender una verdadera poltica leninista.

Con Stalin se cometieron los actos ms monstruosas contra las minoras nacionales de la URSS. Las purgas terminaron el trabajo que comenz Stalin en 1922, la liquidacin de lo que quedaba del Partido Bolchevique. A mediados de 1937 lanz un ataque frontal contra los partidos comunistas de cada repblica nacional. Varios dirigentes de los partidos nacionales fueron incluidos en las infames listas del juicio a Bujarin de marzo de 1938. Los dirigentes en general eran acusados de "nacionalismo burgus" y eran ejecutados. Despus de esto, qued abierto el camino para los arrestos y deportaciones de masas. El nmero exacto de las vctimas de las purgas de Stalin probablemente nunca se conocer, pero lo que s es seguro es que se contaron por millones. A los ucranianos, armenios y georgianos no les reconfortaba saber que el pueblo ruso sufra los mismos agravios.

El chovinismo gran ruso de Stalin

Shamir cita con aprobacin el brindis de Stalin al pueblo ruso en 1945. Esto es bastante increble. El brindis de Stalin despus de la derrota de la Alemania de Hitler era simplemente: "Al pueblo ruso". No "al pueblo de la Unin Sovitica", sino especfica y exclusivamente al pueblo ruso. Otros millones ucranianos, bielorrusos, trtaros y chechenos tambin dieron su vida en esta lucha titnica por la defensa de la URSS frente a la barbarie nazi. Pero no fueron considerados dignos de mencin.

Este discurso, reimpreso por Pravda el 25 de mayo de 1945, fue una desviacin escandalosa del leninismo. Fue un ejemplo extremo de las tendencias nacionalistas rusas de Stalin. Afirma que el pueblo ruso era "la nacin ms excepcional de todas las naciones de la Unin Sovitica" y la "fuerza guiadora" de la URSS. Consecuentemente, todas las dems nacionalidades eran pueblos de segunda clase que no eran excepcionales y por lo tanto deben aceptar la "gua" de Mosc. Esta concepcin viola la letra y el espritu de la poltica de Lenin sobre la cuestin nacional.

Cualquiera que tenga el ms mnimo conocimiento de la historia de la cuestin nacional en Rusia, inmediatamente ver por qu este "gesto" era una traicin monstruosa del internacionalismo leninista y una concesin descarada al chovinismo gran ruso. Pero para Israel Shamir es absolutamente perfecto!

Igual que Napolen Bonaparte era un corso que se convirti en un imperialista francs y un amante del centralismo, Stalin era un georgiano que se convirti en un feroz defensor del chovinismo gran ruso. Esto le llev directamente a romper con Lenin que exigi enfurecidamente que Stalin fuera destituido del puesto de secretario general del partido.

El chovinismo gran ruso no tiene nada que ver con el leninismo. Lenin luch contra l durante toda su vida. Ahora Shamir quiere recuperar los jirones hediondos del chovinismo del cubo de basura de la historia, desempolvarlos y presentarlos como si fueran leninismo! Podra haber algo ms monstruoso? El 6 de octubre de 1922 Lenin escribi un memorando al politbur llamado, Nota al bur poltico sobre la lucha contra el chovinismo de potencia dominante:

"Declaro la guerra a muerte al chovinismo gran ruso. En cuando me vea libre de este maldito diente le hincar todos mis dientes sanos". (Incluido en Sobre el internacionalismo proletario. Madrid. Editorial Akal. 1975. p. 319). Cuando escribi estas lneas estaba pensando precisamente en Stalin. Pero incluso Lenin nunca sospech los resultados tan espantosos que produciran las tendencias chovinistas de Stalin y la burocracia. El crimen ms monstruoso cometido por Stalin fue la deportacin masiva de nacionalidades durante la Segunda Guerra Mundial. En el curso de la guerra no menos de siete pueblos enteros fueron deportados a Siberia y Asia Central en unas condiciones infrahumanas.

Este fue el destino de los trtaros de Crimea, los germanos del Volga, los Kalmyks, los karachai, balcares, los ingushes y los chechenos. La NKVD polica secreta de Stalin acorral a todos hombres, mujeres, nios, ancianos, enfermos, comunistas y sindicalistas y los orden montarse a punto de pistola en vagones de ganado sin ninguna otra posesin que lo que llevaban encima. Un gran nmero muri en el viaje o cuando llegaron, de fro, hambre y agotamiento. Los soldados luchaban en el frente, incluso aquellos que fueron condecorados por su valenta fueron arrestados y deportados. El legado de amargura provocado por este acto cruel y arbitrario de opresin nacional y barbarie ha perdurado hasta el da de hoy. Se expres en el desmembramiento de la Unin Sovitica y en la pesadilla de Chechenia hoy.

La rusificacin de los pueblos no rusos se poda ver en la composicin de los rganos de direccin de los partidos "comunistas" de las diferentes repblicas. En 1952 slo la mitad de los dirigentes de las repblicas de Asia Central y el Bltico pertenecan a la nacionalidad local. En el resto la proporcin era an menor. Por ejemplo, el partido moldavo slo tena un 24,7 por ciento de moldavos, mientras que slo 38 por ciento de los reclutas del Partido Tayiko en 1948 eran tayikos.

Con estos mtodos antileninistas Stalin consigui socavar la solidaridad proletaria que haba unido a los diferentes pueblos de la Unin Sovitica. Esto fue lo que llev a la ruptura criminal de la Unin Sovitica, con unos resultados catastrficos para todos los pueblos.

El antisemitismo de Stalin

Uno de los rasgos ms repulsivos del estalinismo fue su antisemitismo. El Partido Bolchevique siempre luch contra el antisemitismo. Consecuentemente, los judos miraron a la Revolucin de Octubre como su salvacin. Los bolcheviques dieron a los judos plena libertad y los mismos derechos. Se impuls su idioma y cultura. Incluso se cre una repblica autnoma para aquellos judos que desearan vivir en una patria separada. Pero con Stalin reapareci toda la vieja suciedad racista. Los judos de nuevo se convirtieron en chivos expiatorios. Ya en los aos veinte Stalin estuvo dispuesto a utilizar el antisemitismo contra Trotsky.

Como los judos eran una parte importante de los viejos bolcheviques, en las purgas sufrieron desproporcionadamente. Despus de la Segunda Guerra Mundial hubo una campaa antisemita disfrazada parcialmente con la hoja de parra del "sionismo" o "cosmopolitas desarraigados", palabras que simplemente en clave significaban "judos". El famoso "complot de los doctores", donde varios mdicos del Kremlin fueron acusados de intentar envenenar a Stalin, fue la seal para una espantosa campaa antisemita ya que los doctores acusados eran judos. Despus de la creacin del estado de Israel en 1948 (inicialmente apoyada por Mosc), la cultura juda, hasta ese momento tolerada, fue duramente reprimida. Todas las publicaciones en yidish fueron clausuradas y tambin los teatros.

En 1952, el ao antes de la muerte de Stalin, prcticamente todos los lderes de la cultura juda haban sido ejecutados y un gran nmero de judos arrestados. Slo la muerte de Stalin evit una nueva purga. Incluso hoy, hay presentes elementos de antisemitismo en los llamados partidos "comunistas" en Rusia. En las manifestaciones del 1 de Mayo se pueden ver consignas antisemitas en las pancartas y se vende literatura antisemita. Estas abominaciones habran sido impensables en vida de Lenin. Ahora parece que est bastante aceptado. Esta es otra herencia del estalinismo que asimil muchas de las caractersticas ms reaccionarias y repulsivas del viejo nacionalismo zarista. Esto, en s mismo, es suficiente para demostrar el abismo que separa al estalinismo (y neoestalinismo) del verdadero leninismo.

Ahora, finalmente, vemos los resultados. La teora del socialismo en un solo pas ha terminado con la destruccin de la URSS y la transformacin de la burocracia estalinista en una nueva clase de explotadores capitalistas. La solidaridad que Lenin y Trotsky establecieron entre los pueblos de la URSS ha desaparecido, creando unas condiciones favorables para renacimiento de todos los viejos conflictos tnicos y nacionales. Si deseas encontrar las races de las guerras y los conflictos que han estallado entre las antiguas repblicas soviticas habr que buscarlas en la forma utilizada por Stalin para tratar la cuestin nacional.

La lucha de Lenin contra la burocracia y Stalin

Las pruebas documentales de la primera lucha de Lenin contra Stalin fueron ocultadas durante dcadas por Mosc. Los ltimos escritos de Lenin fueron ocultados a la base del Partido Comunista, tanto en Rusia como internacionalmente. La ltima carta de Lenin al congreso del partido, a pesar de las protestas de su viuda, no se ley en el congreso y permaneci cerrada bajo llave hasta 1956, cuando Kruschev y compaa la publicaron, junto con otro material, incluidas las cartas sobre Georgia y la cuestin nacional. De este modo, la lucha de Lenin por la defensa de la verdadera poltica del bolchevismo y el internacionalismo proletario qued consignada al olvido.

La creciente amenaza burocrtica preocup y centr la atencin de Lenin durante ese ao. En el XI Congreso del partido en marzo-abril de 1922, el ltimo congreso en el que pudo participar, su principal preocupacin era el burocratismo. Lenin, como siempre, abord el problema honestamente: "Pues bien, ha pasado un ao, el Estado se encuentra en nuestras manos, pero ha hecho en la Nueva Poltica Econmica durante este ao nuestra voluntad? No. Y no lo queremos reconocer: el Estado no ha hecho nuestra voluntad. Que voluntad ha hecho? El automvil se desmanda; al parecer, va en l una persona que lo gua, pero el automvil no marcha hacia donde lo gua el conductor, sino hacia donde lo lleva alguien, algo clandestino, o algo que est fuera de la ley, o que Dios sabe de dnde habr salido, o tal vez unos especuladores, quizs unos capitalistas privados, o puede que unos y otros; el automvil no va hacia donde debe, y muy a menudo en direccin completamente distinta de la que imagina el que va sentado al volante" (Lenin. Obras Escogidas, Volumen. XII, pp. 291-92. Ed. Progreso. Mosc, 1977).

"Entonces qu falta?", preguntaba Lenin. "Si nos fijamos en Mosc, con sus 4.700 comunistas en puestos de responsabilidad, y si nos fijamos en la inmensa mquina burocrtica, esa multitud, debemos preguntarnos: quin est dirigiendo a quin? Yo dudo mucho que se pueda decir sinceramente que los comunistas estn dirigiendo a esa multitud. A decir verdad, no estn dirigiendo, estn siendo dirigidos". (Lenin. Works, vol. 33, p. 288.).

En el mismo congreso Lenin explicaba, con un lenguaje muy claro y sin ambigedades, la posibilidad de degeneracin de la revolucin como resultado de las presiones de clases ajenas. Lenin compar la relacin de los trabajadores soviticos con la burocracia y los elementos pro-capitalistas a los de una nacin conquistada y otra conquistadora:
"Algunas veces una nacin conquista a otra, la nacin que conquista es el conquistador y la nacin que es vencida es la nacin conquistada. Esto es simple e inteligible para todos. Pero qu ocurre a la cultura de estas naciones? Aqu las cosas no son tan simples", deca Lenin. "Si la nacin conquistadora es ms culta que la nacin vencida, la primera impone su cultura sobre la segunda; pero si es el caso contrario, la nacin vencida impone su cultura sobre la conquistadora. No ha ocurrido algo parecido a esto en la capital de la RSFSR? [Repblica Socialista Federal Socialista Rusa, as es como se llamaba la federacin antes de la creacin de la URSS] Han cado los 4.700 comunistas (casi una divisin del ejrcito y todos ellos los mejores) bajo la influencia de una cultura ajena?" Lenin pregunta intencionadamente: Los comunistas responsables de la RSFSR y del Partido Comunista ruso sern conscientes de que no pueden administrar; que slo imaginan que estn dirigiendo pero que en realidad estn siendo dirigidos?"

"La mquina ya no obedeca al conductor", el estado ya no estaba bajo el control de los comunistas y los trabajadores, cada se elevaba ms por encima de la sociedad. La correspondencia y escritos de Lenin de este perodo, cuando la enfermedad le impeda cada vez ms intervenir en la lucha, indican claramente su alarma ante la usurpacin de poder por parte de la burocracia sovitica, por el insolente advenedizo situado en cada rincn del aparato estatal. Lenin era consciente de los peligros de degeneracin de un estado obrero rodeado por el capitalismo.

Despus del XI congreso del partido en 1922, la salud de Lenin se deterior y en mayo de ese ao sufri su primer ataque. Se recuper y se pudo volver a poner en pie en julio, en octubre oficialmente regres al trabajo. A su regreso qued profundamente conmocionado por el creciente tumor burocrtico que carcoma el estado y el partido. "Me qued aterrado cuando regres al trabajo". Fue en ese momento cuando ofreci a Trotsky la formacin de un bloque contra la burocracia, en general, y contra el Bur Organizativo en particular. Lenin tambin concentr su atencin en el problema de la direccin del partido. Los enfrentamientos con Stalin sobre la cuestin georgiana y otros temas demostraban cada vez ms el papel de Stalin. Entonces Lenin comenz a trabajar en su Testamento.

Lenin contra Stalin

Lenin slo fue plenamente consciente de la reaccin burocrtica dentro del partido a finales de 1922, cuando descubri la verdad sobre la manipulacin de Stalin de las relaciones con los dirigentes bolcheviques georgianos. El papel central de Stalin en esta red burocrtica qued claro. Sin el conocimiento de Lenin o el Politbur (el mximo rgano del partido), Stalin, junto con sus secuaces Dzerzhinsky y Ordzhonikidza, llev a cabo un golpe de estado en el partido georgiano. Los mejores cuadros del bolchevismo georgiano fueron purgados y a los dirigentes del partido se les neg el acceso a Lenin, al que alimentaban con la sarta de mentiras fabricada por Stalin.

Cuando finalmente supo lo que estaba ocurriendo Lenin se puso absolutamente furioso. Desde el lecho de su enfermedad a finales de 1922 dict una serie de notas a su estengrafa sobre la "clebre cuestin de la autonomizacin que parece es oficialmente llamada la cuestin de la Unin de Repblicas Socialistas Soviticas". Las notas de Lenin son una acusacin contundente de la arrogancia burocrtica y chovinista de Stalin y la camarilla que le rodeaba. Pero Lenin no trat este incidente como un fenmeno accidental, sino como un "error lamentable".

Despus de la cuestin georgiana, Lenin arroj todo el peso de su autoridad en la lucha para destituir a Stalin del puesto de secretario general del partido, cargo que ocup poco despus de la muerte de Sverdlov. Sin embargo, ahora ms que nunca el principal temor de Lenin era que no se produjese una escisin abierta en la direccin, en esas condiciones, podra haber llevado a la ruptura del partido en lneas de clase. Por lo tanto, intent mantener la lucha dentro de los lmites de la direccin, y sus notas y otro material no se hicieron pblicos.

Lenin escribi en secreto a los bolcheviques georgianos (enviando copias a Trotsky y Kmenev) para que adoptaran su causa contra Stalin "con todo su corazn". Como l era incapaz de realizar personalmente la lucha, escribi a Trotsky para que se hiciera cargo de la defensa de los georgianos en el Comit Central. En los ltimos meses de su vida poltica, debilitado por la enfermedad, Lenin recurri repetidamente a Trotsky para que apoyara su lucha contra la burocracia y su criatura, Stalin. En la cuestin del monopolio del comercio exterior, en la cuestin de Georgia y, finalmente, en lucha para echar a Stalin de la direccin. Lenin form un bloque con Trotsky, el nico hombre de la direccin en el que poda confiar.

El testamento suprimido de Lenin

Lenin comenz a escribir su testamento el 25 de diciembre de 1922, en l valoraba crticamente las cualidades de la direccin bolchevique. En l se incluyen unas recomendaciones finales: "El camarada Stalin, convertido en secretario general, ha concentrado en sus manos un poder ilimitado, y no estoy seguro de que siempre sepa utilizarlo con la suficiente prudencia". Despus se ocupa de las cualidades de Trotsky: Por otra parte, el camarada Trotsky, como ya lo demostr su lucha contra el Comit Central en el problema del Comisariado del Pueblo para las vas de Comunicacin, no slo se destaca por sus eminentes capacidades. Personalmente tal vez sea el hombre ms capaz del actual CC, pero tambin es presuntuoso en exceso y se apasiona demasiado por los aspectos puramente administrativos del trabajo". Con relacin a los dems: "Me conformar con recordar que el episodio de octubre, de Zinoviev y Kmenev, no fue por cierto un hecho accidental, pero que puede serle (s) imputado como un delito personal, lo mismo que el no bolchevimos de Trotsky". (Incluido en Alan Woods y Ted Grant. Lenin y Trotsky, qu defendieron realmente. Madrid. Fundacin Federico Engels. 2000. p. 237)

Sin embargo, las nuevas y alarmantes manifestaciones del abuso de poder de Stalin llevaron a Lenin a dictar diez das despus una posdata, el 4 de enero de 1923, dedicada completamente a Stalin:

"Stalin es demasiado grosero, y este defecto, perfectamente tolerable en nuestro medio y en las relaciones entre nosotros los comunistas, se torna intolerable en las funciones de secretario general. Por lo tanto, propongo a los camaradas que reflexionen sobre el modo de desplazar a Stalin de ese cargo y de nombrar a otra persona que tenga sobre el camarada Stalin una sola ventaja: la de ser ms tolerante, ms leal, ms corts y ms atento para con los camaradas, de un humor menos caprichoso, etc.," (Ibd.., p. 238).

Dos meses mas tarde Lenin rompi relaciones personales y polticas con Stalin, despus de que ste atacara verbalmente a su esposa, Krupskaya. Dos das antes de su ataque final escribi a Stalin, enviando una copia a Zinoviev y Kmenev: "No tengo intencin de olvidar tan fcilmente lo que se ha hecho contra m y sobra decir que tambin lo hecho contra mi esposa, que es como si me lo hubieran hecho a m". (Citado por Liebman. op. cit. p. 423)

El 6 de marzo Krupskaya le dijo a Kmenev que Lenin haba decidido "aplastar polticamente a Stalin" (Ibd, p. 424). Lenin le dijo a Krupskaya que el testamento tena que ser mantenido en secreto hasta despus de su muerte y despus debera ser hecho pblico entre las filas del partido. Sin embargo, el tercer ataque del 9 de marzo de 1923 haba dejado a Lenin prcticamente paralizado. El poder cay en las manos del triunvirato formado por Zinoviev, Kmenev y Stalin.

Nueve meses despus, el 21 de enero de 1924, Lenin muri. Esto era muy conveniente para Stalin. El triunvirato estaba decidido a mantener a Trotsky alejado de la direccin y por esa razn mantuvieron cerrado bajo siete llaves el Testamento de Lenin. Sobra decir que la evidencia documental de la ltima lucha de Lenin contra Stalin y la burocracia fue ocultada durante dcadas, e internacionalmente los dirigentes de los partidos comunistas la denunciaron calificndola de falsificaciones.

Los ltimos escritos de Lenin se ocultaron a la base del Partido Comunista. El Testamento de Lenin, que exiga la destitucin de Stalin de la secretara general, a pesar de las protestas de su viuda, no fue ledo al congreso y permaneci oculto hasta 1956, cuando Kruschev y compaa lo publicaron, junto con algunas cosas ms, como parte de su campaa para culpabilizar a Stalin de todo lo ocurrido durante los ltimos treinta aos. Con la muerte de Lenin la lucha contra la creciente reaccin burocrtica recay sobre Trotsky la Oposicin de Izquierdas.

La seria enfermedad y la posterior muerte de Lenin puso el poder en manos de la "troika" formada por Stalin, Zinoviev y Kmenev. En realidad, la palanca central del poder ya estaba en manos de Stalin gracias a su total dominio organizativo del aparato del partido. Se inici una campaa de calumnias y falsificaciones contra Trotsky. Todas las viejas difamaciones sobre el pasado no bolchevique de Trotsky (que Lenin haba desechado en su Testamento), sobre la "revolucin permanente", Brest-Litovsk y el resto, fueron utilizadas por la fraccin dominante para desacreditar a Trotsky y apartarle de la direccin.

Mtodos estalinistas

En su ltima carta al partido, Lenin acus a Stalin de ser rudo y desleal. Lo mismo se puede decir de Shamir:

"Jos Stalin convirti a la Unin Sovitica en un poderoso estado moderno, asegur el pleno empleo, los derechos de los trabajadores, la educacin y la atencin sanitaria gratuitas. Cre la base industrial y una ciencia adelantada. Libr y gan la ms dura de las guerras jams vividas por Rusia. Bajo su rgimen, Rusia socialista sobrevivi interminables ataques del imperialismo de EE.UU. No dej levantar la cabeza a las fuerzas pro-occidentales y pro-capitalistas del pas". Y as sucesivamente...

"Los trotskistas en Rusia constituyen una fuerza pro-occidental y pro-estadounidense", escribe Shamir. En qu se base? En nada en absoluto, excepto en lo que dice Shamir. Ni una sola cita, dato o prueba. Esto es algo absolutamente tpico del mtodo del estalinismo. Dicen calumnias y las repiten, con las esperanza de que finalmente la gente se las crea.

Por qu el compaero Shamir no reproduce una sola cita que respalde estas afirmaciones verdaderamente monstruosas? No lo hace porque no puede hacerlo, porque esas citas no existen. Se lo ha inventado, de la misma forma que se ha inventado todo lo dems en su artculo. Est motivado no por el deseo de llegar a la verdad sino simplemente por la ciega malevolencia y el despecho. Y el despecho, como dijo Lenin (precisamente con relacin a Stalin) juega un papel fatal en la poltica.

Este mtodo nos remonta al pasado, a los mtodos utilizados para desacreditar y ennegrecer el nombre del comunismo. Shamir pretende hablar en nombre de los comunistas rusos, pero slo habla por s mismo y por un pequeo nmero, cada vez menor, de viejos estalinistas intransigentes que han perdido todo el contacto con la realidad. Estas personas son incapaces de pensar. Afortunadamente, los militantes serios del Partido Comunista quieren saber la verdad sobre el pasado. No son nios pequeos dispuestos a creer en cuentos de hadas. Saben que durante dcadas la direccin estalinista les minti y estn cansados de mentiras. Nosotros nos dirigimos a estos comunistas honestos, no a los falsificadores, a los vivos y no a los muertos.

II PARTE

En la primera parte nos ocupamos del delirante ataque de Israel Shamir sobre Celia Hart despus de que escribiera su artculo: "El socialismo en un solo pas" y la revolucin cubana Una contribucin desde Cuba. Respondimos a los puntos planteados por Shamir porque eran algunas de las distorsiones y mentiras estalinistas clsicas que hemos escuchado durante dcadas.

Sin embargo, en la segunda parte de este artculo tenemos ms inters en las afirmaciones de G. Ziuganov publicadas en Rebelin como parte de este debate y con el siguiente ttulo: Stalin y el Partido Comunista Ruso hoy. Y no es porque sean ms serias, sino porque al menos Ziuganov es el lder de un partido que cuenta con el apoyo de millones de personas.

Gennady Ziuganov, secretario general del CC del PCFR, escribi este artculo con ocasin del cincuenta aniversario de la muerte de Stalin, pero fue publicado en Rebelin el 27 de junio de este ao, presumiblemente para "poner las cosas en su sitio" despus de la polmica desatada por el artculo de Celia Hart.

Ziuganov defiende a Stalin

En este artculo Ziuganov escribe lo siguiente: "Hay fundamentos para asegurar, que la personalidad de Stalin es equiparable a las ms grandes figuras del Renacimiento, una poca que al igual que el siglo pasado, supuso la irrupcin de la humanidad en una nueva espiral del desarrollo histrico".

Este curioso paralelismo histrico se abre a diferentes interpretaciones. Conocemos todo tipo de figuras del Renacimiento que cumplieron toda clase de papeles: no slo Miguel Angel y Leonardo, sino tambin Csar y Lucrecia Borgia. Si la comparacin es con estos ltimos, entonces hay cosas que se pueden decir de ellos. Stalin tena todas las caractersticas que hicieron famosos a los Borgia, excepto sus excntricas personalidades y su bien conocido amor por el arte.

Stalin, se nos dice, "fue un hombre de su tiempo. Stalin reuna todos sus rasgos diferenciadores: Una irrefrenable aspiracin de avanzar y el lastre del pasado. Un alto humanismo y la capacidad de no apreciar a las personas (...)Un sincero desinters por lo material y un impetuoso encantamiento por el poder, que a veces le anulaba los dems sentidos. La prudencia y el cuidado en muchos temas y las decisiones repentinas, irreflexivas, que afectaban al destino de millones de personas, y que luego tocaba corregir larga y dolorosamente. Todo esto es Stalin".

Uno lee estas lneas y se le abren los ojos con incredulidad. A Stalin se puede acusar de cualquier cosa, pero a nadie se le ocurrira acusarle de "elevado humanismo"! Pero dejemos eso a un lado. Uno busca en vano en estas lneas el ms mnimo elemento de anlisis marxista. Aqu todo se reduce al nivel ms trivial de rasgos psicolgicos personales, rasgos que son puramente subjetivos y por lo tanto no se pueden explicar. Pero precisamente lo que requiere es una explicacin.

En otras palabras, regresamos a la vieja explicacin de Nikita Kruschev la teora del "culto a la personalidad". Pero en realidad esta "explicacin" no sirve de nada. Los marxistas no explican la historia en trminos de los rasgos personales o la psicologa individual de los "grandes hombres y mujeres", sino a travs de las relaciones entre las diferentes clases y grupos sociales. La pregunta que debemos hacer es la siguiente: A qu grupo social representaba Stalin? Lenin respondi a esta pregunta en sus ltimos escritos, que el compaero Ziuganov, como Israel Shamir, ignoran convenientemente. Stalin representaba a la casta de funcionarios y burcratas que haba usurpado el poder en la Unin Sovitica como resultado de unas condiciones de atraso terribles.

El papel de Stalin en la Revolucin de Octubre fue insignificante (esto se puede ver inmediatamente en la lectura del clsico de John Reed: Los diez das que estremecieron el mundo, y que Lenin dijo que era la narracin ms fiel). Ascendi al poder despus de la victoria de octubre sobre la base de una reaccin burocrtica pequeo burguesa. Se bas en la burocracia, primero en el partido, el aparato, que l dominaba, y ms tarde se convirti en el campen de los millones de antiguos funcionarios zaristas que continuaban en sus funciones bajo la apariencia protectora del estado sovitico.

Este proceso de degeneracin burocrtica de la revolucin rusa finalmente termin en la matanza de los viejos bolcheviques, que no soportaban la destruccin que estaba realizando Stalin de la revolucin y el partido de Lenin. Stalin pisote las limpias tradiciones de Lenin y el Partido Bolchevique. Destruy totalmente el rgimen de democracia obrera establecido por la revolucin.

De este modo, jug el papel de ejecutor del Partido Bolchevique y el sepulturero de la revolucin. Ziuganov sabe esto, pero guarda silencio. Para l Stalin es su Lenin y el continuador de la tradicin bolchevique. En realidad, Stalin traicion los principios del leninismo y asesin a los leninistas bolcheviques, arrastrando por el lodo la ntida bandera de la Revolucin de Octubre.

Lenin y Stalin

Segn Ziuganov: "Stalin infunda el entusiasmo en los que le rodeaban, el deseo ardiente de avanzar, de superar todas las dificultades, de vencer. Se distingua por su sentido de la disciplina, y la clara comprensin de su responsabilidad personal.

No es casualidad que Lenin lo tuviese en tan alta estima. A menudo para ocupar puestos de responsabilidad no vea capaz a ningn otro candidato aparte del camarada Stalin. Un ejemplo lo encontramos cuando se discuta sobre el Comisariado Popular de las Nacionalidades, y cuando se cre el RABKRIN (Inspeccin obrera y campesina): Es una tarea gigantesca sealaba Lenin para saber como afrontarla, al frente debe haber una persona con autoridad, de otro modo fracasaremos, enfangados en pequeas intrigas".

Francamente resulta increble que el compaero Ziuganov cite estos ejemplos. La trayectoria de Stalin al frente del Comisariado del Pueblo para las Nacionalidades fue desastrosa. Hizo un enorme dao a las relaciones entre los trabajadores rusos y los pueblos de las naciones oprimidas del Cucaso, llev directamente a un enfrentamiento furioso con Lenin quien, como resultado de sto, rompi todas sus relaciones personales y de camaradera con Stalin.

El ejemplo del Rabkrin no es mejor. Con Stalin el Rabkrin se convirti en el centro de la intriga burocrtica. Stalin utiliz el control de este organismo para promover a sus compinches y llenar las oficinas soviticas con personas leales a su persona. En otras palabras, convirti el Rabkrin precisamente en aquello contra lo que haba advertido Lenin en el extracto citado por el compaero Ziuganov.

Cuando Ziuganov dice: "Stalin infunda el entusiasmo en los que le rodeaban, el deseo ardiente de avanzar, de superar todas las dificultades, de vencer", en parte tiene razn. Stalin se rode de compinches y arribistas leales que eran muy entusiastas en la obtencin de posiciones para s mismos en el estado sovitico y ciertamente estaban motivados por un ardiente deseo de ascender. Es verdad, se enfrentaron a dificultades considerables cuando el Partido Bolchevique estaba dirigido por Lenin y Trotsky, que tuvo que librar una terca lucha contra los demonios de la burocracia y los privilegios. Pero la nueva casta de burcratas y advenedizos soviticos estaba decidida a conquistar posiciones y debido a las condiciones de atraso existentes en Rusia finalmente consiguieron lo que queran.

Ya en 1920 Trotsky critic el funcionamiento del Rabkrin, que de ser una herramienta de la lucha contra la burocracia se convirti en un semillero de burocracia. Al principio Lenin defendi el Rabkrin frente a las crticas de Trotsky. Pero ms tarde comparti la opinin de Trotsky: "Esta idea fue sugerida por el compaero Trotsky hace mucho tiempo, pero entonces yo estaba en contra. Pero despus de examinar ms de cerca esta cuestin, creo que se trata de una idea correcta". Al principio la enfermedad de Lenin le impidi apreciar lo que estaba ocurriendo a sus espaldas en el estado y en el partido. En 1922 la situacin para l qued clara: "la burocracia nos estrangula" se quejaba. Vea que el problema surga del atraso cultural y econmico del pas.

Cmo se poda combatir esto? Lenin insisti en la importancia de la organizacin de los trabajadores para mantener bajo control la amenaza burocrtica: "Nuestro programa del partido un documento que conoce muy bien el autor del ABC del comunismo [Bujarin] demuestra que lo nuestro es un estado obrero con tintes burocrticos. Ahora tenemos un estado utilizado por el proletariado organizado para protegerse, mientras nosotros, por nuestra parte, debemos utilizar estas organizaciones obreras para proteger a los trabajadores de su estado y utilizarles para proteger nuestro estado". (Lenin. Obras Completas. Vol. 32, pp. 24-5).

La lucha de Lenin contra Stalin estaba directamente unida a su decidida batalla contra la burocracia dentro del mismo Partido Bolchevique. Resulta bastante asombroso que Ziuganov cite el control de Stalin del Rabkrin como una prueba de sus credenciales leninistas. Evidentemente, no es consciente de que Lenin, en su lucha contra Stalin y su fraccin burocrtica, seal especficamente al Rabkrin como objetivo de sus ataques. O no lo sabe o simplemente distorsiona la posicin de Lenin.

En Ms vale poco pero bueno, escrito poco antes de su Testamento, Lenin haca referencia al Rabkrin con trminos muy negativos. Aqu est lo que escribi Lenin: "Dicho sea entre parntesis, en nuestro pas suele haber burocracia no slo en las instituciones de los soviets, sino tambin en las del partido". En la misma obra lanz un profundo ataque contra el Rabkrin, que claramente iba por Stalin: "Hablemos con franqueza. El Comisariado del Pueblo de la Inspeccin Obrera y Campesina no goza actualmente ni de la ms ligera sombra de prestigio. Todos saben que no hay una institucin peor organizada que nuestra Inspeccin Obrera y Campesina y que en las condiciones actuales no pedir nada a este Comisariado". (Lenin. Obras Escogidas. Mosc. Editorial Progreso. pp. 732-5).

Aqu tenemos la opinin de Lenin sobre el Rabkrin que tanto admira el compaero Ziuganov, "no goza actualmente ni de la ms ligera sombra de prestigio... no hay una institucin peor organizada que nuestra Inspeccin Obrera y Campesina y que en las condiciones actuales no pedir nada a este Comisariado".

Puede estar ms claro? Puede estar ms claro que Ziuganov ha presentado la actitud de Lenin hacia el Rabkrin y Stalin de una forma totalmente distorsionada y falsa? Lenin eran muy consciente de que Stalin haba convertido el Rabkrin en un semillero de burocracia, arribismo e intriga. Por eso advierte que "en nuestro pas suele haber burocracia no slo en las instituciones de los soviets, sino tambin en las del partido". Esta advertencia hace referencia a Stalin. Era el principio de la lucha que termin con la ruptura total entre Lenin y Stalin.

Stalin como secretario general

"Fue precisamente a propuesta de Lenin", nos dice Ziuganov, "que Stalin asumiese la secretara general del CC del partido bolchevique en 1922". Lo que no nos dice el compaero Ziuganov es que Lenin poco despus exigi enojado la destitucin de Stalin como secretario general y form un bloque con Trotsky contra l.

En su autobiografa, Mi vida, Trotsky recuerda la conversacin que mantuvo con Lenin sobre esta cuestin:

"Vladimir Ilyich, segn mi conviccin, en la lucha actual contra el burocratismo en el aparato sovitico, no debemos olvidar lo que est ocurriendo, tanto en las provincias como en el centro, una seleccin especial de funcionarios y especialistas, del partido, no partido y semi-partido, alrededor de determinadas personalidades y grupos dirigentes del partido, en las provincias, en los distritos, en los partidos locales y en el centro, es decir, el Comit Central, etc., Al atacar a los funcionarios soviticos se enfrenta al lder del partido. El especialista es un miembro de esta suite. En tales circunstancias yo no podra emprender esta tarea.

Entonces Vladimir Ilyich reflexion durante un momento, aqu le cit prcticamente al pie de la letra: Es decir, propongo una lucha contra el burocratismo sovitico y usted quiere aadir el burocratismo del Bur Organizativo del partido. Me re ante lo inesperado de estas palabras, como no haba terminado de formular la idea en mi cabeza respond: Supongo que s.

Entonces Vladimir Ilyich dijo: "Bien, es correcto, propongo un bloque, y dijo, Siempre estoy dispuesto a formar un bloque con un hombre bueno". (Len Trotsky. Mi Vida. En la edicin inglesa).

Como ya hemos mencionado, las ltimas palabras de Lenin sobre Stalin y Trotsky se encuentran en su Carta el congreso, conocida por la historia como el Testamento suprimido de Lenin. Recordamos a nuestros lectores lo que Lenin dijo sobre Trotsky: "tal vez sea el hombre ms capaz del actual CC" y "no debe utilizarse contra l su pasado no bolchevique". Sobre Stalin dijo que era demasiado rudo (en otra parte dijo "rudo y desleal") y que haba concentrado demasiado poder en sus manos ("y no estoy seguro de que lo utilice adecuadamente") y exiga su destitucin de la secretara general. Pero sobre todo esto Gennady Ziuganov no dice ni una sola palabra.

"Los grandes logros" de Stalin

Refirindose a los supuestos logros de Stalin, Ziuganov escribe lo siguiente:

"Los resultados de la obra de Stalin son de todos conocidos. En los primeros aos del primer plan quinquenal, por ejemplo, fue duplicado el potencial industrial de nuestro pas. La industria pesada pas a ocupar el primer lugar. A la rbita del proceso productivo fueron atradas las regiones ms lejanas y atrasadas. Crecieron una multitud de nuevas ciudades y cetros industriales. Los viejos centros sufrieron transformaciones radicales. A finales ya de los aos treinta, se estaban construyendo en el pas ms de 6.000 nuevas empresas. En 1937, los nuevos centros industriales suponan ms del 80% de toda la produccin industrial. A comienzos del tercer plan quinquenal, la industria comenz a ser rentable".

Todo esto es verdad y es necesario subrayar los colosales avances conseguidos por la Unin Sovitica gracias a la economa nacionalizada y planificada. Pero todo esto fue el resultado del genio previsor de Stalin? No lo fue. Todo lo contrario, Stalin al principio fracas completamente en comprender la necesidad de los planes quinquenales y desdeosamente descart la idea cuando fue planteada por primera vez en los aos veinte por Trotsky la Oposicin de Izquierdas. Stalin ridiculiz la propuesta de Trotsky de construir un proyecto hidroelctrico en el Dnieper diciendo que era el equivalente a "ofrecer un gramfono a un campesino en lugar de una vaca".

Ms tarde, cuando la Unin Sovitica estaba amenazada por los kulaks contrarrevolucionarios, Stalin dio un giro de ciento ochenta grados y emprendi la poltica aventurera de la colectivizacin forzosa. En este sentido su plan de colectivizacin ciertamente "fue mucho ms all" que las propuestas hechas por la Oposicin! Trotsky lo denunci como una aventura debido al atraso material de la agricultura rusa. "Las perspectivas amplias" de Stalin provocaron un desastre en la agricultura rusa. Segn el propio Stalin al menos murieron diez millones de personas en esta terrible catstrofe de la que nunca se recuper la agricultura rusa.

Ziuganov escribe lo siguiente: "a pesar de todas las dificultades que acarre la colectivizacin agraria, resurgi y se alz el campesinado ruso. Solo durante los aos del segundo quinquenio, los Koljoses recibieron ms de 500.000 tractores, alrededor de 124.000 cosechadoras y ms de 140.000 camiones. Solo en el periodo de 1928 a 1932, cinco millones de campesinos dominaron el uso de la maquinaria agrcola. La gente del campo descubri por primera vez lo que era el tiempo libre. Lo que significaba la posibilidad de estudiar, aumentar su nivel cultural, dedicarse a temas sociales".

Con esta breve frase: "a pesar de todas las dificultades que acarre la colectivizacin agraria", el compaero Ziuganov encubre uno de los episodios ms negros de la historia de la URSS, un perodo en el cual, como admiti el propio Stalin, murieron aproximadamente diez millones de personas, en la que el campo sovitico se hundi en una terrible hambruna y la agricultura sovitica sufri un golpe mortal del que nunca se recuper realmente.

En 1930 la produccin total de grano era de 835 millones de quintales. En los dos aos siguientes cay hasta los 200 millones; en este momento el nivel de produccin de grano apenas era suficiente para alimentar a la poblacin. El resultado para millones de trabajadores y campesinos fue el hambre. La produccin de azcar en el mismo perodo cay desde 109 millones a 48 millones de libras.

Pero ms terrible fueron las prdidas de ganado. El demente ritmo de la colectivizacin y los mtodos violentos utilizados, provocaron en el campesinado una resistencia desesperada que hundi al campo en una nueva y sangrienta guerra civil. Los enfurecidos campesinos en seal de protesta mataron a sus caballos y al ganado. El nmero de caballos pas de 34,9 millones en 1929 a 15,6 millones en 1934, es decir, una prdida del 55 por ciento. El nmero de ganado con cuernos pas de 30,7 millones a 19,5 millones, una prdida del 40 por ciento, el nmero de cerdos cay un 55 por ciento y el de ovejas un 66 por ciento. La agricultura sovitica en el momento actual todava no se ha recuperado del golpe que supuso la colectivizacin forzosa. Pero la estadstica ms espantosa de todas son los millones de campesinos que murieron en este perodo de hambre, fro, enfermedades, en las luchas contra el Ejrcito Rojo o en los campos de trabajo forzados despus. Stalin no neg la cifra de diez millones de exterminados; cuatro millones es la estimacin ms baja.

Esta es la realidad de la colectivizacin a la que hace referencia Ziuganov sin decirnos nada sobre ella. En realidad, si el Partido Comunista hubiera hecho caso de Trotsky y la Oposicin de Izquierdas, los horrores de la colectivizacin forzosa podran haberse evitado. Pero despus de la muerte de Lenin, Stalin y sus seguidores adoptaron una poltica oportunista de derechas, basada en los nepistas burgueses y los campesinos ricos (kulaks). Estos no eran en absoluto previsores sino que eran extremadamente miopes. No previeron nada y los acontecimientos les cogieron totalmente por sorpresa.

Como explic Trotsky: "Sin las crticas de la Oposicin y sin el temor de la burocracia a la Oposicin, el rumbo de Stalin-Bujarin hacia el kulak habra terminado en la restauracin del capitalismo. Bajo el azote de la Oposicin, la burocracia se vio obligada a coger importantes prstamos de nuestra plataforma. Los leninistas no podran salvar el rgimen sovitico del proceso de degeneracin y las dificultades del rgimen personal. Pero lo salvaron de su completa disolucin y del camino de la restauracin capitalista. Las reformas progresivas de la burocracia fueron subproductos de la lucha revolucionaria de la Oposicin. Para nosotros esto es demasiado insuficiente. Pero por lo menos es algo". (Trotsky. Escritos. 1935-36).

Lenin siempre defendi la colectivizacin de la agricultura, pero de una forma voluntaria y gradual. Pero lo que nunca defendi fue la alocada idea de dividir las propiedades campesinas por la fuerza y de la noche a la maana colectivizarlas a mano armada. La colectivizacin tena que realizarse a travs del ejemplo. Haba que convencer a los campesinos con argumentos pacientes y con la creacin de un modelo de granjas colectivas y la introduccin de la ltima tecnologa moderna, tractores, fertilizantes, electricidad, escuelas, etc.,

Estas perspectiva estaba obviamente unida al desarrollo de la industria sovitica a travs de planes quinquenales. La idea de la colectivizacin basada en arados de madera evidentemente no tena sentido. Como explic Trotsky: "Esta consideracin histrica general no resolva, sin embargo, el problema. Las posibilidades reales de la colectivizacin no estaban determinadas ni por la situacin sin salida de los cultivadores, ni por la energa administrativa del Gobierno; lo estaban, ante todo, por los recursos productivos dados, es decir, por la medida en que la industria podra proporcionar herramientas a la gran explotacin agrcola. Estos datos materiales hacan falta; los koljoses fueron organizados frecuentemente con unos tiles que slo convenan a las parcelas. En estas condiciones, la colectivizacin exageradamente apresurada se transformaba en una aventura". (Len Trotsky. La revolucin traicionada. Madrid. Fundacin Federico Engels. 1991. p. 67)

Despus de dar una sacudida a la derecha, para salvaguardar y atrincherarse como una casta privilegiada, la burocracia estalinista tuvo que basarse en los trabajadores para aplastar la incipiente contrarrevolucin burguesa, para conseguirlo adopt una posicin ultraizquierdista. Enviaron destacamentos armados al campo para liberar los depsitos de grado y alimentar a las ciudades. Los estalinistas viraron desde el oportunismo a una posicin ultraizquierdista. Esto llev a la poltica demente de "liquidacin de los kulaks como clase" y la total colectivizacin de la agricultura "tan pronto como fuera posible". Como consecuencia, la proporcin de granjas colectivas en 1929 pas del 1,7 por ciento al 3,9 por ciento. En 1930 aument dramticamente hasta el 23,6 por ciento, en 1931 al 52,7 por ciento, en 1932 al 61,5 por ciento, en 1933 al 64,4 por ciento, en 1934 al 71,4 por ciento, en 1935 el 83,2 por ciento y en 1936 al 89,6 por ciento. El porcentaje de rea cultivada colectivizada pas del 33,6 por ciento en 1930 al 94,1 por ciento en 1935.

Los mtodos utilizados por Stalin para colectivizar al campesinado no tena nada en comn con las ideas de Lenin. "No solamente se socializaban los caballos, las vacas, los corderos, los cerdos, sino hasta los polluelos. "Se expropiaba a los kulaks -un testigo ocular lo ha escrito en el extranjero- hasta botas de fieltro que arrebataban a los nios". El resultado de todo esto fue que los campesinos vendieran en masa su ganado a bajo precio, o que lo sacrificaran para obtener carne y cuero". (Ibd., p. 67).

Sholojov escribe lo siguiente en Virgin Soil Upturned: "El ganado era sacrificado cada noche en Gremyachy Log. Apenas anocheca cuando en medio del silencio se podan or los cortos balidos de las ovejas, los chillidos mortales de los cerdos o los mugidos de las vacas". "Tanto aquellos que se haban unido a los koljoses como los granjeros individuales acababan con su ganado. Toros, ovejas, cerdos e incluso vacas eran sacrificados, as como el ganado de cra. El ganado con cuernos de Gremyachy en dos noches qued reducido a la mitad". (Citado en Nove. An Economic History of the USSR, p. 174). Todas las fuerzas iban dirigidas a las requisaciones. Las consecuencias humanas y econmicas fueron terribles y como hemos visto, millones murieron debido a la hambruna.

Trotsky la industrializacin de la URSS

Y lo que respecta a la industria? Los xitos de los planes de Stalin no fueron "mucho ms" que las perspectivas de la Oposicin de Izquierdas que demostraban lo pesimista que era Trotsky? Cuando despus de los tristemente clebres Juicios de Mosc, Trotsky apareci voluntariamente ante la Comisin Dewey que estaba investigaba las acusaciones contra l y la Oposicin, respondi, entre otras cosas, a varias preguntas relacionadas con las diferentes con los estalinistas sobre la cuestin de la industrializacin en 1923-9. Citamos al pie de la letra el texto que lo demuestra

"Goldman: Sr. Trotsky, cul era su postura respecto a la industrializacin de la Unin Sovitica antes de ser expulsado del pas?

Trotsky: Durante el perodo de 1922 a 1929 luch por la necesidad de una industrializacin acelerada. A principios de 1925 escrib un libro en el que intent probar que mediante la planificacin y el control de la industria era posible alcanzar un coeficiente anual de industrializacin de veinte. En esa poca se me acusaba de ser un hombre fantstico, un superindustrializador. As llamaban a los trotskistas: superindustrializadores.

Goldman: Cul es el ttulo de ese libro?

Trotsky: Adnde va la URSS?

Goldman: Se public en ingls, estoy casi seguro, con el ttulo de Wither Russia, Toward Capitalism or Socialism?

Trotsky: La marcha de los acontecimientos demostr que fui muy prudente con mi apreciacin de la posibilidad de la economa planificada, no demasiado atrevido. Fue mi lucha entre 1922 y 1925 y tambin la lucha de los planes quinquenales. Comenz en 1923, cuando la Oposicin de Izquierdas empez a luchar por la necesidad de llevar a cabo el Plan Quinquenal.

Goldman: En aquella poca Stalin le llamaba superindustrializador?

Trotsky: S.

Goldman: Se opona a la rpida industrializacin del pas.

Trotsky: Permtame decir que en 1927, cuando yo era presidente de la Comisin para la central hidroelctrica en Dnieprostroy, una central energtica, insist en la reunin del Comit Central en la necesidad de construir dicha central. Stalin respondi, y est publicado: Para nosotros, construir la central de Dnieprostroy es lo mismo que para un campesino comprar un gramfono en vez de una vaca". (The case of Leon Trotsky, p. 245).

Este era el alcance de las "perspectivas amplias" de Stalin en 1927! En ese momento la acusacin contra la Oposicin por parte de los estalinistas no era porque fueran "pesimistas" sino porque eran "super-industrializadores"! Entonces de donde procede la acusacin de que los planes implantados posteriormente por Stalin fueron "mucho ms all" de lo que defenda Trotsky? Los aos 1925-27 en realidad ocuparon la lucha de la Oposicin contra la cobarda econmica de la direccin Stalin-Bujarin.

Los estalinistas en 1926 sugirieron primero un "plan" que comenzara con un coeficiente de nueve para el primer ao, ocho para el segundo, reduciendo poco a poco hasta bajar a una tasa de crecimiento de cuatro! Trotsky, a quien la camarilla dominante tildaba de "super-industrializador", describi esta excusa miserable como un plan de "sabotaje de la industria" (no, por supuesto, en el sentido literal). Ms tarde, el plan fue revisado para dar un coeficiente de nueve a los primeros cinco aos. Trotsky pensaba en un coeficiente de 18-20. Seal que la tasa de crecimiento, incluso bajo el capitalismo, haba sido de seis!

La camarilla dominante no prest atencin a la Oposicin y sigui adelante con sus planes pusilnimes. En lugar del miserable nueve por ciento previsto en las "perspectivas amplias" de Stalin-Bujarin, los resultados del primer ao del plan quinquenal confirmaron totalmente la perspectiva de la Oposicin y demostraron la total insuficiencia de los coeficientes propuestos por Stalin y compaa. Como resultado, al ao siguiente emprendieron la desastrosa aventura de un "plan quinquenal en cuatro aos". En vano Trotsky avis contra esta idea demente que desequilibr totalmente todo. Por medio del ukaze burocrtico la direccin decret ahora un coeficiente de 30-35 por ciento!

El naufragio de la industria en este perodo, de esto se culp a vctimas desgraciadas de los "juicios de sabotaje", fue en realidad el resultado de la poltica aventurera de los estalinistas, que emprendieron la quimera del "socialismo en un solo pas" y el "plan quinquenal en cuatro aos" que llevaron al agarrotamiento de la economa y a incontables apuros para la clase obrera sovitica.

Esto es lo que Trotsky dijo en la Comisin Dewey:

"Trotsky: Mi actitud hacia el desarrollo econmico de la URSS se puede caracterizar de la siguiente manera: Defiendo la economa sovitica de los crticos capitalistas y reformistas socialdemcratas y critico los mtodos burocrticos de la direccin. Las deducciones eran muy simples. Se basaban en la propia prensa sovitica. Tenemos cierta libertad respecto a la hipnosis burocrtica. Era absolutamente posible en la propia prensa sovitica ver todos los peligros.

Goldman: Puede darnos una idea, en lneas muy generales, de los logros de la industrializacin en la Unin Sovitica?

Trotsky: Los logros son muy importantes, y as lo afirm constantemente. Se deben a la supresin de la propiedad privada y a las posibilidades inherentes a la economa planificada. Pero son, no puedo decirlo exactamente pero lo dir, dos o tres veces inferiores a lo que podran ser bajo un rgimen de democracia sovitica.

Goldman: A eso se deben los avances, a pesar del control y los mtodos burocrticos?

Trotsky: Se deben a las posibilidades inherentes a la socializacin de las fuerzas productivas" (The case of Leon Trotsky, p. 249).

La superioridad de la economa planificada

El compaero Ziuganov no sabe nada de todo esto. Repite el viejo mito de que Stalin fue el responsable de la industrializacin de la URSS! En realidad, como en el caso de la colectivizacin, Stalin slo acept tardamente el programa de industrializacin y los planes quinquenales (que originalmente fueron propuestos por Trotsky y la Oposicin de Izquierdas). La implantacin burocrtica de una planificacin centralizada provoc un despilfarro, chapuzas, corrupcin y mala gestin colosales, que finalmente socavaron y destruyeron la economa planificada, llevando a la restauracin capitalistas y al colapso de la URSS.

Sin embargo, a pesar de Stalin y la burocracia, no se puede cuestionar que la introduccin de una economa planificada y nacionalizada represent un paso de gigante. La superioridad de la economa nacionalizada y planificada se pudo ver en la Segunda Guerra Mundial, que en Europa fue realmente una batalla titnica entre la URSS y la Alemania de Hitler con todos los recursos combinados de Europa tras l. La economa nacionalizada y planificada consigui resultados asombrosos en el terreno de la cultura, educacin y ciencia.

El compaero Ziuganov escribe correctamente: "A comienzos de los aos 40 el 80 por ciento de la poblacin estaba alfabetizada. Cientos de miles de jvenes, salidas de la clase obrera y campesina, pasaron por los institutos y centros de formacin profesional. Apareci una nueva intelectualidad".

Esto tambin es verdad. Las ventajas de la economa nacionalizada planificada permiti a la URSS superar su antiguo atrasado a una velocidad asombrosa, eliminar el analfabetismo y conseguir los xitos ms brillantes, sobre todo en el terreno de la ciencia y la tecnologa, como demostr en todo el mundo su programa espacial. En los aos ochenta la URSS tena ms cientficos que EEUU, Japn y Alemania Occidental juntos, y eran excelentes cientficos.

El problema es que con todos estos cientficos la URSS fue incapaz de conseguir los mismos resultados que occidente. El relativo atraso de la URSS se poda ver en el terreno de la productividad, con la Unin Sovitica iba por detrs de occidente. Por qu? La razn principal era la colosal carga que representaba la burocracia en la economa sovitica, millones de funcionarios corruptos y avariciosos que gobernaban la Unin Sovitica sin ningn control por parte de la clase obrera. El compaero Ziuganov guarda silencio sobre este punto. Pero entonces, cmo explica el hecho de que, a pesar de las indudables ventajas de la economa planificada y los colosales avances de la Unin Sovitica, todo terminara minado y destruido?

Si como dicen ahora los estalinistas todo estaba bien, si la poblacin sovitica viva en un paraso socialista, entonces porque todo colaps y fue restaurado el capitalismo? A esta pregunta la ms importante de todas los apologistas tardos del estalinismo no tienen respuesta. Dan vueltas en todas direcciones para justificar el rgimen de la Unin Sovitica, fulminan y echan espuma por la boca ante la denuncia de Trotsky de la burocracia estalinista, pero no tienen nada que responder a la pregunta que todos los trabajadores comunistas se hacen.

En realidad, si se aceptan los argumentos de los estalinistas, no hay respuesta posible. En un minuto haba socialismo y al siguiente capitalismo. Eso es todo. Pero esperad un minuto! Hay que responder a algunas preguntas. El compaero Ziuganov era un militante del Partido que sola llamarse Partido Comunista de la Unin Sovitica. Era un partido con aproximadamente 19 millones de militantes. Se decan la "vanguardia de la clase obrera". Se supone que era la fuente de toda la sabidura y el depsito central de los principios correctos del marxismo leninismo.

Pero en pocos meses este imponente edifico colaps. Cuando el compaero Ziuganov y otros reorganizaron el PCFR, no tena ms de medio milln de militantes. Qu ocurri con todos los dems? Se demostr que no eran en absoluto comunistas, sino vulgares arrivistas que van all donde sople el viento. La mayora de ellos ahora son entusiastas seguidores del mercado. Peor an, muchos de los dirigentes (o sus hijos, no importa) se han convertido en ricos empresarios y son parte de la oligarqua que domina Rusia. Comparado con esta traicin, el papel de los dirigentes socialdemcratas en 1914 fue slo un juego de nios.

Puede alguien creer que, si los trabajadores soviticos hubieran podido decir lo que queran, que si los principios de Lenin de la democracia sovitica mantuvieran su fuerza en la URSS, habra sido posible concebir tal monstruosidad? Trotsky dijo hace mucho tiempo que una economa nacionalizada planificada necesita de la democracia como el cuerpo humano el oxgeno. Eso no es slo una frase literal! Sin una democracia sovitica genuina (el tipo de democracia que exista en el estado sovitico con Lenin y Trotsky), la economa nacionalizada planificada inevitablemente habra terminado en el pantano de la burocracia, la corrupcin, el despilfarro y el caos. Eso es lo que en ltima instancia destruy la URSS. La burocracia estalinista, que durante dcadas hizo loas al "socialismo" mientras pisoteaba los principios ms elementales del leninismo, ahora ha pasado del "socialismo" al capitalismo con la misma facilidad que un hombre se pasa del vagn de fumadores al de no fumadores en un tren.

III PARTE

En la segunda parte concluamos con lo fcilmente que la vieja burocracia sovitica acept el paso al capitalismo. El compaero Ziuganov pronuncia alabanzas de la vieja burocracia estalinista en el terreno econmico. Pero contrariamente a lo que el compaero Ziuganov le gustara hacernos creer, la burocracia estalinista y el propio Stalin, no fueron los defensores de la economa planificada. En realidad estaban preparando las condiciones que finalmente llevaran al colapso de la economa planificada propiedad del estado.

La casta burocrtica

Increblemente, Ziuganov tambin pronuncia alabanzas a la Constitucin de Stalin, que fue aprobada en un momento en el que Stalin estaba imponiendo un feroz rgimen totalitario y pisoteando los derechos del pueblo sovitico, una poca en la que millones de personas eran enviadas al Gulag, del que muchos nunca regresaran, cuando se torturaba a los dirigentes del partido de Lenin para conseguir de ellos falsas confesiones y ejecutarles como a perros, cuando la pena de muerte exista para los nios de catorce aos.

Ziuganov escribe lo siguiente: "La Constitucin de la URSS poniendo broche de oro a este proceso creador, por primera vez en la historia, proclam un completo sistema de nuevos derechos socialistas: derecho al trabajo, al descanso, a la educacin superior, a la jubilacin. Nunca en ningn lugar un documento haba proclamado derechos parecidos".

La Constitucin de 1936 de Stalin fue un fraude. Slo haba un partido, el Partido Comunista, y sus candidatos siempre salan elegidos por aproximadamente un 99 por ciento, algo que es imposible estadsticamente. Todo el mundo en la URSS saba que las "elecciones" eran un fraude. El pas estaba dirigido por una camarilla inamovible de burcratas que no rendan cuentas a nadie, excepto ante el Jefe. En contraste, con Lenin y Trotsky la repblica sovitica disfrut de los derechos democrticos que no han existido en ningn otro pas en la historia. No debemos olvidar que esto fue en un momento donde el estado obrero era pobre y dbil, cuando estaba rodeado por enemigos poderosos que intentaban destruirlo con todos los medios a su disposicin.

Ziuganov presenta una imagen entusiasta de las condiciones de las masas soviticas con Stalin. Escribe que en los aos treinta los niveles de vida y los salarios aumentaron. En realidad, los niveles de vida de las masas soviticas en aquellos momentos eran muy malos. El campo sufra una hambruna devastadora, provocada artificialmente por Stalin y monstruosa poltica de la colectivizacin forzosa. Pero Ziuganov no dice nada de esto. No explica que en el mismo perodo hubo un enorme aumento de los diferenciales entre los niveles de vida de los trabajadores soviticos normales y los de la burocracia privilegiada.

Ziuganov escribe que: "El sistema de racionamiento pas a ser un recuerdo del pasado". Y resulta que ciertas capas de la poblacin tenan acceso a productos que las masas nunca vean. Esto no se llamaba racionamiento, todo el mundo sabe lo que es. Durante dcadas aument continuamente la brecha entre los niveles de vida de los trabajadores soviticos normales y el de los altos funcionarios. Aquellos que realmente disfrutaban del aumento de los niveles de vida fueron los millones de apparatchiksy burcratas soviticos que tenan todo tipo de privilegios si se mantenan leales a Stalin.

En 1930 Stalin aboli el Partimaximum el principio leninista que limitaba los salarios de los burcratas al salario de un trabajador cualificado. Como resultado de esta medida los salarios y prebendas de la burocracia se incrementaron y continuaron subiendo, creando unas condiciones para la existencia de una enorme desigualdad que finalmente socav toda la Unin Sovitica.

Los privilegios de los que disfrutaba la burocracia sovitica en los aos treinta, cuando Stalin hablaba de una "vida feliz" en la URSS, no eran nada comparados con estilo de vida extravagante de los crculos dominantes de la burocracia en el perodo previo al colapso de la Unin Sovitica. Breznev y la camarilla dominante vivan como millonarios. Estaban an ms alejados de la clase obrera que sus homlogos en occidente. Mientras pronunciaban discursos demaggicos sobre la "construccin del comunismo", estos diferenciales aumentaban constantemente.

Lenin explic que los diferenciales que existan en los primeros aos del estado sovitico eran diferenciales capitalistas que disminuiran gradualmente cuando la Unin Sovitica se aproximara al socialismo. En realidad, ocurri exactamente lo contrario. Incluso cuando la Unin Sovitica registr un enorme avance econmico, la desigualdad en lugar de disminuir aument, en lugar de aproximarse al socialismo la Unin Sovitica se fue alejando de l. Vimos el resultado final en 1990. Pero todava estamos esperando una explicacin de Gennady Ziuganov o de cualquier otro lder estalinista.

La herencia que rechazamos y la que defendemos

En la parte titulada: La herencia de Stalin, Ziuganov intenta "nadar entre dos aguas". Dice que Stalin no puede ser imitado porque perteneca a otra poca y sta es irrepetible. Esta es una buena forma de evitar toda la cuestin. Es la misma lgica que utilizan los revisionistas para deshacerse de Lenin quien, como sabemos, vivi hace mucho tiempo...

No debemos seguir ciegamente todo lo que Stalin escribi, nos dice Ziuganov, en su lugar deberamos seguir su mtodo. En qu consiste este mtodo? Ziuganov cita a Stalin:

"No podemos exigir de los clsicos del marxismo, separados de nuestro tiempo en 45-55 aos, que previesen todos y cada uno de los devaneos de la historia en cada pas concreto y en un futuro lejano. Sera ridculo exigirles que desarrollasen para nosotros soluciones prefabricadas para hacer frente a cualquier problema terico que pudiese aparecer en un pas determinado dentro de 50-100 aos, para poder permitirnos a los seguidores de esos mismos clsicos del marxismo, poder descansar tranquilos y masticar soluciones mgicas. Pero lo que si podemos y debemos exigir de los marxistas-leninistas de nuestro tiempo, es que aprendan a interpretar la experiencia de los clsicos, a concretar sus fundamentos bsicos, desarrollarlos y mejorarlos".

A pesar de la ostentosidad del escritor, estas perlas de sabidura estn tan trilladas que parecen haber sido tomadas de un libro escolar de ejercicios para nios de seis aos no muy inteligentes. En realidad no es muy aconsejable "pedir" al marxismo cosas que no puede hacer, an menos aconsejable es pedir peras al olmo o una frase coherente a George W. Bush.

Pero el hecho es que en todos sus fundamentos, las ideas del marxismo no han cambiado desde los das de El Manifiesto Comunista. Las ideas de Marx, Engels, Lenin y Trotsky hoy mantienen totalmente su validez. Por eso continuamos defendindolas implacablemente contra los intentos de los revisionistas incluidos los estalinistas que las abandonan o las cambian hasta no poder reconocerlas. Lo que aqu tenemos es un verdadero himno de alabanza a Stalin. Cualquier error o defecto es considerado como algo secundario, "manchas en el sol", como alguien dijo en una ocasin.

"La prueba del poder"

"Seguir el ejemplo de Stalin", contina Ziuganov, "significa ante todo comprender su poca, la esencia de las fuerzas sociales y polticas que interactuaban, la naturaleza del poder". Todo esto es muy hermoso. El problema es que el compaero Ziuganov no hace esto. Se busca en vano en este artculo cualquier atisbo de un anlisis marxista serio sobre las razones que llevaron a Stalin al poder. En su lugar, Ziuganov da unas cuantas citas de Stalin de 1912 sobre la Duma zarista, a la que compara con la Duma actual de Putin.

Las citas sobre la democracia burguesa y el parlamento podran ser correctas, pero no responder a las preguntas hechas por el propio Ziuganov. Sera muy bueno que el PCFR adoptar una verdadera poltica comunista, una autntica poltica de oposicin al corrupto rgimen bonapartista burgus de Putin. En lugar de limitarse a las intrigas parlamentarias, el PCFR debera organizar una campaa de agitacin de masas contra el gobierno. Es decir, debera adoptar una postura leninista.

Si el PCFR fuera un verdadero Partido Comunista no habra problema. Pero desgraciadamente hay personas en la direccin de ese partido que se oponen al leninismo. Hay personas que intentan constantemente defender esa aberracin monstruosa, esa caricatura burocrtica y totalitaria del marxismo-leninismo que fue el estalinismo. Afortunadamente, no tienen oportunidad de triunfar.

"Haremos todo lo posible", escribe Ziuganov, "para no permitir en nuestras filas el espritu del trotskismo". En qu consiste el "espritu del trotskismo"? Segn Ziuganov son "los intentos de determinados activistas engredos, que se sienten superiores, superhombres, por encima del CC, de sus leyes, de sus decisiones, dando de este modo la excusa a determinada parte del partido de hacer un trabajo de desgaste que haga perder la confianza en ese mismo CC. Este es el trabajo que estn haciendo, con la bendicin de las altas esferas del Kremlin, y cada vez ms activamente".

El lenguaje bizantino que utiliza el lder del PCFR hara justicia al mismo Stalin! Quines son estos "determinados activistas", estos "superhombres", que han provocado la ira del compaero Ziuganov? No lo dice, lo deja a nuestra imaginacin. Por qu no llamar a las cosas por su nombres? Por qu no dar nombres? Est suficientemente claro que el compaero Ziuganov aqu est polemizando no contra el trotskismo, sino con una u otra de las numerosas fracciones y camarillas que existen dentro del PCFR y que estn luchando por tomar el control de la direccin como si se tratara de gatos dentro de un saco.

Como la direccin ha abandonado la poltica, los mtodos y los principios del leninismo porque en su perspectiva sigue siendo esencialmente estalinista y no leninista por esa razn el partido est afectado por las crisis y las divisiones, pero no son divisiones como las que se daban en el Partido Bolchevique en los tiempos de Lenin. No tienen una base poltica o ideolgica, son simplemente divisiones entre grupos rivales de burcratas, empresarios y arribistas.

Una cosa est clara, Ziuganov no est haciendo referencia a trotskistas o personas que en cierto sentido, modo o forma estn defendiendo las ideas de Trotsky. Por eso el compaero Ziuganov, que aparentemente todava le queda algo de vergenza, no hace referencia al trotskismo, sino al "espritu del trotskismo", su fantasma liberado. Pero como somos materialistas dialcticos no creemos en fantasmas.

En un verdadero partido leninista esta situacin sera algo impensable. En el partido de Lenin haba un rgimen interno democrtico y sano, donde los militantes no tena miedo de decir lo que pensaban, criticar a la direccin, discutir de polticas e ideas. El rgimen leninista fue destruido por Stalin y fue sustituido por un rgimen totalitario y burocrtico, donde el nico deber del partido era pronunciar alabanzas al Lder, y en el cual, la oposicin y la disidencia estaban recompensadas con la expulsin, el arresto y la crcel. La tradicin leninista de la democracia sovitica fue pisoteada para consolidar el dominio de la burocracia estalinista.

Por supuesto que el rgimen interno del PCFR no es ese tipo de rgimen. El partido ya no es parte del estado como lo fue antes y sin duda esto es una mejora. Pero todava tiene que hacer una autocrtica seria de su propio pasado, debe romper decisivamente con el estalinismo y regresar a los principios leninistas de la democracia obrera, al marxismo revolucionario y al internacionalismo proletario.

Restablecer las tradiciones de Lenin!

Sin duda hay muchos comunistas honestos en y alrededor del PCFR que desean ardientemente esto. Pero muchos en la direccin se oponen firmemente a un rumbo leninista. Son los remanentes del antiguo rgimen que no han roto todava con el pasado estalinista y se resisten a cambiar. Con su direccin el PCFR ha ido de una derrota a otra. La suerte del partido no mejorar hasta que rompan decisivamente con su pasado estalinista y emprendan decididamente el camino leninista.

No es casualidad que Ziuganov condene el trotskismo (sobre el que evidentemente no sabe nada) y escriba tan cariosamente sobre Yosif Vissarionovich. Desea levantar una muralla de acero contra la posibilidad de que los jvenes y trabajadores revolucionarios de Rusia tomen el control del Partido Comunista, expulsen a los reformistas, estalinistas, arribistas parlamentarios y burcratas, a que exijan el regreso a la poltica y tradiciones revolucionarias de Lenin y Trotsky. No lo conseguir. La marea de la historia est en su contra.

Lenin dijo en cierta ocasin que el marxismo es todopoderoso porque es verdad. A pesar de todos los reveses y derrotas, a pesar de todas las mentiras y falsificaciones, el proceso de la historia condenar tanto al capitalismo como al estalinismo, arrojndoles al cubo de basura de la historia, al que pertenecen. A travs de su experiencia de la lucha de clases, los jvenes y trabajadores de Rusia redescubrirn las ideas, el programa y las tradiciones del bolchevismo. No hay otro camino.

El compaero Ziuganov dice que el PCFR est preparndose para la lucha por el poder. Realmente nos gustara creerlo. Con una militancia considerable, con presencia en todas las regiones de Rusia y un aparato poderoso, el PCFR es el nico partido de izquierdas en Rusia que estara en posicin de desafiar al gngster de Putin. Cuenta con el nombre del Partido Comunista el activo ms importante. Muchos trabajadores y jvenes buscarn en l una alternativa. La fuerza de Putin es realmente slo una ilusin. Los acontecimientos implacablemente la pondrn en evidencia.

Armado con un verdadero programa leninista estara en una posicin poderosa. Y es precisamente esto lo que le falta. Aunque jure por Lenin en cada una de las frases, este artculo demuestra que Ziuganov est muy alejado de tener una posicin leninista. Para empezar, dice que la tarea principal de los comunistas rusos es "dirigir la lucha por la democracia". No hay duda de que los comunistas deben luchar por todos los derechos democrticos, oponindose al rgimen bonapartista de Putin. Pero para los leninistas la lucha por la democracia no es un fin en s mismo, es slo un medio para conseguir el objetivo.

Peor an, Ziuganov sita en el centro la llamada lucha por el "estado y los intereses nacionales de Rusia. Aqu es ms que evidente su alejamiento del leninismo. La posicin de Ziuganov lleva directamente a un bloque con la burguesa nacional rusia y el abandono de una posicin de clase. Pero esta misma poltica ha llevado al PCFR a una derrota tras otra. El hecho de que en las ltimas elecciones incluyera en sus listas electorales a muchos empresarios rusos fue una gran razn para alejar a las personas que normalmente le votaban.

Ziuganov intenta justificar su capitulacin a la burguesa rusa diciendo que Rusia se ha convertido en una colonia de los capitalistas extranjeros. Y escribe lo siguiente: "Rusia se ha convertido hoy en una colonia de la que extraer materias primas, para la que la perspectiva socialista, representa la nica estrella gua hacia la salvacin". (El subrayado es mo).

La referencia a una "perspectiva socialista" no se debe tomar en serio. Una perspectiva es algo que puede representar un perodo de tiempo muy largo! Los mencheviques rusos tambin decan en 1917 que tenan una "perspectiva socialista" para Rusia lo que significaba aproximadamente doscientos aos. Mientras tanto, era necesario que la clase obrera se subordinase a la "burguesa nacional progresista" y que luchara por la democracia (burguesa).

Lo ms relevante es la caracterizacin de la Rusia actual como una colonia, oprimida por los capitalistas extranjeros. Este anlisis deja la puerta abierta a una poltica de colaboracin con la "burguesa (rusa) nacional progresista" contra los malos capitalistas extranjeros.

Esto es exactamente lo contrario a la posicin de Lenin. Lenin defenda una poltica de clase, una poltica revolucionaria, no el nacionalismo ni la colaboracin de clases. En Rusia hoy es necesaria una poltica leninista! La clase obrera debe ponerse al frente de la nacin y luchar tanto contra los imperialistas extranjeros como contra sus representantes locales (rusos).

Cuando un trabajador ruso maldice a los capitalistas extranjeros sabemos que es sincero. Quiere liberarse del yugo de los capitalistas estadounidenses y alemanes. Pero no pensamos que el gobierno de los capitalistas rusos (esa banda de canallas mafiosos, ladrones y parsitos) sea algo mejor. El trabajador quiere liberarse del yugo del CAPITAL, no le importa su nacionalidad. Y eso es correcto.

Cmo reconstruir la URSS

La ruptura de la URSS fue un acto criminal y reaccionario que no tena un solo tomo de contenido progresista. Iba en contra de los intereses de los trabajadores de todas las repblicas. La reconstruccin de la URSS sera por tanto algo bueno, pero no sobre las viejas bases, porque fue precisamente el viejo sistema el que llev a la ruptura.

Resulta irnico que Ziuganov defienda la consigna de la reconstitucin de la URSS, mientras al mismo tiempo alaba a Stalin y levanta la bandera del nacionalismo gran ruso. Resulta irnico porque precisamente esta poltica socav la solidaridad socialista entre los pueblos de la URSS e hizo posible la ruptura. La idea antileninista del socialismo en un solo pas jug aqu un papel fatal. En cada repblica nacional haba una burocracia local empapada de nacionalismo. Tan pronto como se les present la oportunidad rompieron con Mosc y proclamaron su "independencia nacional", naturalmente sobre bases capitalistas.

En realidad esta "independencia nacional" no tena valor. Todas terminaron como satlites del imperialismo ruso o de la UE. La ruptura de la URSS fue un crimen contra los pueblos de todas las repblicas. La clase obrera no gan nada en ello. Perdi mucho. En ella no haba un tomo de contenido progresista, como tampoco lo hubo en la ruptura de Yugoslavia o Checoslovaquia.

Sin embargo, las preguntas a responder son las siguientes: Cmo pudo ocurrir esto? Por qu la Unin Sovitico se desintegr tan rpidamente? Por qu no hubo una resistencia de masas al desmembramiento de la URSS? Por qu las masas lo aceptaron? Es imposible responder a estas preguntas a penos que existiera algo fundamentalmente equivocado, y esto haba sido preparado mucho tiempo antes y hunda sus races en el pasado.

La poltica de Stalin en la cuestin nacional el polo opuesto a la poltica internacionalista de Lenin provoc un dao irreparable en las relaciones entre los pueblos de la Unin Sovitica y, finalmente, fue responsable de la ruptura de la URSS, como haba advertido Lenin mucho tiempo antes. Los comunistas apoyarn la reconstitucin de la Unin Sovitica, pero eso no ser posible sobre la base del estalinismo. Ziuganov cita triunfalmente a Stalin para decir: "En cierta ocasin dije a Lenin que el pueblo ruso era el mejor, el ms sovitico". Desgraciadamente, la respuesta de Lenin a esta joya estalinista no qued registrada. Pero afortunadamente sus ideas sobre el tema del chovinismo gran ruso son bien conocida y estn documentadas, como ya hemos visto.

"El estado unificado, creado por Stalin, resurgir. Y renacer entorno a la nacin rusa", exclama Ziuganov. "Ese momento ha llegado. Y nosotros comunistas de Rusia, decimos abiertamente: no ser feliz, igual en derechos, el pueblo ruso. No habr justicia ni igualdad ni felicidad para ninguno de los pueblos de Rusia. El renacimiento del espritu ruso en la poltica estatal, es mrito histrico de Stalin". (el subrayado en el original).

La Biblia en alguna parte dice: "como perro que vuelve a su vmito, el necio repite su necedad". Estas lneas demuestran que Gennady Ziuganov no ha aprendido absolutamente nada de la historia. Sobre la base del estalinismo, es decir, el chovinismo gran ruso, nunca ser posible volver a reconstruir la Unin Sovitica. La condicin previa para la reconstruccin de la URSS es el derrocamiento del capitalismo en Rusia y la instauracin de un verdadero rgimen sovitico de democracia obrera, en las mismas lneas que 1917. Pero la poltica defendida por Ziuganov y los dirigentes del PCFR no ponen esto en el orden del da. Siguen fielmente la poltica de las etapas de Stalin, donde el socialismo es pospuesto hasta un futuro ms o menos lejano.

La poltica de las etapas, que fue rechazada por Lenin, originalmente fue el invento de los mencheviques. A pesar de la terminologa "marxista" utilizada por los mencheviques, es una postura puramente reformista. No conceba una revolucin socialista en Rusia. En realidad, hasta 1917 el nico marxista ruso que sostena que Rusia podra experimentar una revolucin socialista antes que Europa occidental era... Trotsky.

Ahora Ziuganov y compaa quieren regresar a la vieja y desacreditada teora estalinista-menchevique de las dos etapas, pero lo que intentan es encubrir su capitulacin ante la burguesa rusa. Para encubrir su trayectoria lanzan ataques furiosos contra el "trotskismo". En realidad, estn repitiendo los mismos errores de Stalin, Kmenev y Zinoviev en 1917, cuando se oponan al plan de Lenin para una revolucin proletaria acusndole de trotskismo! Hoy, exactamente de la misma forma, Ziuganov y los dirigentes del PCFR intentan disfrazar su oposicin al leninismo con los mismos argumentos.

Ziuganov invoca a Stalin como una autoridad histrica para justificar lo que est haciendo hoy, para conseguirlo ha falsificado totalmente la historia y presenta una imagen de Stalin que no se corresponde en nada con la realidad.

Ziuganov acaba su trabajo con un panegrico a su hroe: "Yosif Visarionovich Stalin entreg sin reservas a nuestro estado todo su enorme talento, su energa inagotable, su gigantesca fuerza de voluntad. Bajo su mando el pas de los soviets se convirti en una potencia mundial. Logr una gran victoria. Stalin crea en nuestro pueblo. Y el pueblo crea en l. Estuvo dispuesto a realizar un trabajo creador y sacrificado en aras de un futuro feliz. Con Stalin nuestra gente sinti su fuerza, creyeron en sus posibilidades, demostraron una capacidad nica de alcanzar los ms altos objetivos, con un paso victorioso. Nosotros podemos y debemos servirnos de su herencia, aplicarla a nuestros das y a nuestras tareas actuales".

En realidad Ziuganov no est proponiendo un regreso a la situacin que exista con Stalin. Por que al menos con Stalin los medios de produccin estaban en manos del estado y estaban planificados, aunque bajo el control de una elige burocrtica y privilegiada. Ziuganov ha aceptado la transformacin capitalista de la antigua Unin Sovitica.

Hacia Lenin!

El compaero Ziuganov y el PCFR han hecho las paces con el capitalismo y la economa de mercado, hasta el punto que el PCFR cuenta con ms empresarios en sus listas electorales que cualquier otro partido. Por lo tanto, su aparente deseo de regresar a Stalin tiene slo una naturaleza cosmtica. Pero nosotros decimos que la consigna a defender no es el regreso a Stalin sino hacia Lenin.

Contrariamente a las mentiras de los estalinistas, no hay diferencia fundamental entre las ideas de Trotsky y las de Lenin. Para subrayar este punto, el autor de estas lneas est dispuesto a lanzar un desafo, estara preparado para abandonar toda mencin de Trotsky con una condicin, que estemos de acuerdo en regresar total y entusiastamente al programa, mtodos, ideas y tradiciones de Vladimir Ilyich Lenin, y luchar por el mismo tipo de democracia obrera que exista en Rusia en 1917. Apoyara con entusiasmo las cuatro condiciones que Vladimir Ilyich consider requisitos previos para un estado obrero e incluidas en el programa del Partido Comunista Ruso en 1919.

Defendera el mismo tipo de Partido Bolchevique, basado en un verdadero centralismo democrtico, no en la caricatura estalinista que tiene ms que ver con la dictadura del aparato burocrtico sobre la base. Apoyara la ceracin de una verdadera Internacional Comunista, en las lneas de los primeros cinco aos de la Tercera Internacional y basada en los manifiestos de sus primeros cuatro congresos.

Apoyara las ideas, la teora y la ideologa marxista revolucionaria, el rico tesoro que contienen los cincuenta y cinco volmenes de las obras completas de Lenin, uno de los pinculos del pensamiento marxista que mantienen hoy toda su validez y relevancia.

El ms mnimo conocimiento de este maravilloso material inmediatamente demostrar la basura fraudulenta de Stalin y sus seguidores, demostrando que slo son una caricatura maliciosa que no tiene nada en comn con las ideas originales del leninismo.

Aceptan esta oferta? Lo dudo, porque a pesar de todas las referencias demaggicas al "marxismo-leninismo", nuestros crticos estalinistas, en el fondo, son conscientes de que el estalinismo y el bolchevismo-leninismo son mutuamente contradictorios e incompatibles.






Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter