Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-02-2007

El negocio de los mercenarios en Iraq

Juan Carlos Daz Guerrero
El Corresponsal de Medio Oriente y Africa


Funcionarios iraques reconocen que hay ms de 236 empresas privadas, extranjeras y nacionales, que cumplen tareas de seguridad en el pas. De ellas, 200 son consideradas ilegales, no slo por carecer del registro correspondiente sino tambin por desconocerse sus "funciones". La mayora de ellas est implicada en actos terroristas que luego se cargan en la cuenta de la resistencia.

No importa su origen ni de que pases provienen: son una masa de hombres bien adiestrados en el oficio de matar por dinero que en nmero de 100 mil cumplen las ms diversas misiones en Irak. Los llamados contratistas forman parte de ese bien organizado negocio en el que la administracin de George W. Bush ha convertido a ese pas rabe desde su invasin y posterior ocupacin en marzo de 2003. Sus obligaciones laborales estn enfocadas en la seguridad personal de polticos iraques y estadounidenses, hombres de negocio, empresarios y abarcan el cuidado de instalaciones petroleras y militares u otros servicios. Muchas de estas prestaciones, aunque poco se habla de ellas, estn ligadas con menesteres antes reservados a las fuerzas castrenses, tales como la construccin de bases, intendencia, interrogatorios y en combates. En el mbito iraqu son acusados de intervenir en operaciones secretas de los organismos de inteligencia norteamericanos y en otros trabajos sucios destinados a promover el terror, el miedo, las diferencias religiosas e, incluso, la organizacin de escuadrones de la muerte para sembrar el caos. Peruanos, chilenos, colombianos, hondureos y ecuatorianos, sudafricanos, irlandeses, estadounidenses, iraques, rusos, filipinos, turcos, nepaleses, hindes, ucranianos, entre otros, componen la variada gama de nacionalidades de esos elementos especializados en las tenebrosas artes de la subversin. El peridico The Washington Post en su versin electrnica, que cita un censo del Comando Central estadounidense, revel que al menos 100 mil asalariados operan en el pas rabe contratados por el gobierno de loa Estados Unidos. La cifra cuadruplica a los existentes en 2003; de ellos 48.000 trabajan como soldados privados, indic un informe de la Oficina General de Contabilidad (GAO, en ingls). El Departamento de Trabajo norteamericano admite que 650 de esos empleados murieron desde el comienzo de la guerra, la mayor parte de nacionalidad desconocida y con funciones tambin ignotas.

Negocios y compaas

El jefe de Operaciones Militares en el Ministerio del Interior iraqu, Mohamed Niama, cifra en 236 las empresas privadas, extranjeras y nacionales, que cumplen tareas de seguridad en la nacin del golfo Prsico. Resulta significativo que la mayor parte, 200, sean consideradas ilegales por desconocerse sus funciones y carecer de registro legal. Niama reconoce que la mayora de sus propietarios estn implicados en actos terroristas. La contratacin de esos expertos se extiende por todo el pas, pero en Bagdad adquiere singular predominio por la falta de seguridad prevaleciente, la cual obliga a polticos y empresarios a recurrir a esos mercenarios extranjeros "para impedir infiltraciones" de nacionales, coment el vocero del Congreso de Diputados. En enero pasado el presidente del Parlamento, Mahmud Mashhadani, expres que una comisin de seguridad contratar los servicios de una empresa sudafricana para su proteccin y la del resto de los diputados. Otra modalidad, muy en boga para las autoridades iraques, es la de utilizar como guardaespaldas a familiares, amigos o personas del mismo grupo tnico o confesional. Un ejemplo: la ministra de Derechos Humanos, Uichdn Salem, contrat por su cuenta a 20 escoltas, recomendados por sus familiares o conocidos por ella. Las grandes empresas contratistas tienen su asiento en Gran Bretaa y Estados Unidos; en este ltimo pas se estiman en tres decenas las compaas dedicadas e ese lucrativo negocio. Una de esas empresas es la Blackwater Security Consulting Company, especializada en contraterrorismo y combates urbanos, y una de las mayores con operaciones en Irak: cuenta con un ejrcito multinacional calculado en tres mil miembros. La firma est considerada como la mayor base militar privada del mundo, con campos de entrenamientos sofisticados, decenas de aviones, 20 mil soldados entrenados y vnculos muy estrechos con las altas esferas del Pentgono y la Casa Blanca. El negocio de la contratacin abarca, adems, a otras empresas que se encargan de proveer pertrechos blicos al ejrcito de los Estados Unidos y de ayudar en la "reconstruccin" como las corporaciones Lockheed Martin, General Dynamics, Northrop Grumman y la notoria Halliburton. Informaciones indican que la inmensa mayora de las compaas destinadas a la produccin de armamentos triplicaron las acciones desde el comienzo de la ocupacin de Irak y sus utilidades crecieron en ms del 10 por ciento. Analistas consideran que el aumento de los activos de estas corporaciones est ligado en parte al alza del presupuesto de la Secretara de Defensa. Desde 2001 las asignaciones para la defensa crecieron en ms de 50 por ciento, de 300.000 millones a 455.000 millones en 2007. En 2005 oficiales de la CIA revelaron al Washington Post que el 50 por ciento del presupuesto de la institucin, 20 mil millones de dlares, se destin a pagar contratistas privados. Un libro publicado por el Brookings Institution refiere que el fenmeno de la contratacin genera al ao unos 100.000 millones de dlares y segn estimados, trepar el doble para 2010.

Ilegalidades, violaciones y maltratos

La total impunidad con que operan los contratistas en el pas rabe convierte a esta fuerza, la segunda mayor en hombres despus de las tropas norteamericanas de ocupacin (140.000 hombres), en una maquinaria de destruccin y muerte. El analista diplomtico Pedrag Simic vaticina que en la medida en que los aliados de la coalicin se retiren, ms mercenarios tomarn sus puestos. Para el Ejrcito y el gobierno estadounidenses el negocio es muy ventajoso si se tiene en cuenta que son simples asalariados en busca de fortuna y que al morir no entran en la gruesa lista oficial de bajas, ni se ven envueltos en discusiones legales o presionados por la opinin pblica. Estos soldados de fortuna se arriesgan a morir en Irak por salarios que ascienden hasta los mil dlares por da, impagables en sus naciones. En reciente visita a pases latinoamericanos, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre el uso de mercenarios determin que las contrataciones son posibles gracias a enormes irregularidades y vacos legales existentes, como es el caso de Per. Jos Luis Gmez del Prado, miembro del grupo de trabajo, dijo que ms de mil peruanos brindan sus servicios en condiciones inciertas en el pas rabe, donde predomina el riesgo para sus vidas, largas jornadas y viven hacinados. El experto manifest la total falta de transparencia en las contrataciones por la inexistencia de controles sobre la forma en que son reclutados o las condiciones en que laboran. Un informe publicado por el diario limeo El Mercurio denunci que la violencia no es el nico riesgo que corren los peruanos en Irak, sino tambin sufren maltratos, discriminaciones y vejaciones por parte de la empresa empleadora estadounidense Triple Canopy. Aunque el fenmeno del mercenarismo no es nada nuevo, ste creci con la llegada de Bush padre a la Casa Blanca, cuyo hijo lo hizo florecer a niveles insospechados con su llamada guerra contra el terrorismo en 60 o ms pases a los que identifica como "rincones oscuros" del mundo. Como otras tantas regulaciones, la administracin estadounidense convirti en letra muerta la Convencin Internacional contra el Reclutamiento, la Utilizacin, Financiamiento y Entrenamiento de Mercenarios, aprobada por la ONU en 1989 y rubricada hasta ahora por 28 pases.

La fuente: El autor es periodista de la Redaccin de Africa y Medio Oriente de Prensa Latina.

http://www.elcorresponsal.com/modules.php?name=News&file=article&sid=4917


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter