Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-03-2007

En su poltica de acoso y derribo
USA y sus nuevos cmplices de Europa del Este

Roberto Montoya
Rebelin



Al amparo de la mal llamada guerra contra el terrorismo lanzada por el emperador Bush a partir del 11-S, USA no slo ha logrado que el mundo desarrollado y el conjunto de lo que se ha dado en llamar la comunidad internacional, acepte como normal las guerras preventivas (con sus consiguientes miles y miles de vctimas inocentes) y la tortura masiva contra los prisioneros, sean stos capturados en escenarios de guerra o por medio de los secuestros que lleva a cabo la CIA en cualquier parte del mundo, trasladando luego a sus vctimas en aviones civiles a crceles secretas. No, el Imperio no ha logrado slo eso. A pesar de los graves reveses militares que est sufriendo en Afganistn e Irak, que han repercutido decisivamente en la cada en picado de los niveles de popularidad que haba logrado Bush gracias a su poltica de insuflar patriotismo a base de mentiras e infundir miedo en la poblacin, ha conseguido tambin en estos cinco aos avances sustanciales para sus objetivos geoestratgicos.

En efecto; Bush junior ha obtenido en este periodo avances considerables en el diseo del nuevo mapa geopoltico post Guerra Fra que ya comenz a esbozar Bill Clinton y que le permite hoy da a USA tener cada vez ms control, poltico, econmico y militar, sobre zonas y gobiernos surgidos en las ex republicas soviticas y pases del Este de Europa impensables antes del derrumbe de la URSS y de los otros regmenes del socialismo real.

Las ex repblicas soviticas y la cuenca del Mar Caspio

Uno de los primeros sntomas de cambio, iniciado ya en los 90 pero reforzado enormemente desde la llegada de la Administracin de Bush junior al contar ste con el Gabinete con ms miembros provenientes de la industria energtica de toda la historia de USA, ha sido la penetracin usamericana en la estratgica cuenca del Mar Caspio. Los sobresaltos por el suministro de petrleo vividos por Occidente y especialmente por USA, durante la Guerra del Golfo (1991), hizo que ya desde esa poca Washington asignara gran importancia estratgica a la zona. Esa regin, hasta la desintegracin de la URSS un importante feudo de sta, es una de las reservas mundiales ms importantes en petrleo y gas. En 1998, el vicepresidente Dick Cheney, ex directivo del poderoso holding Halliburton, deca: "No me viene a la cabeza ningn otro momento en el que hayamos asistido a la aparicin, as, de pronto, de una zona tan importante, desde el punto de vista estratgico, como el Mar Caspio. Es algo as como si las oportunidades hubieran surgido de la noche a la maana".

Los 1.127 kilmetros de extensin de este mar interior son compartidos por las ex repblicas soviticas de Azebaiyn, Kazajstn, Turkmenistn y Uzbekistn, adems de reas adyacentes de la propia Rusia y de Irn. La descomposicin de la URSS y las tensas relaciones de Rusia con varias de sus ex repblicas, ha permitido la entrada en escena de multinacionales usamericanas, como Unocal, Chevron (que lidera el Consorcio del Oledocuto del Caspio); Exxon Mobil y Amoco, entre otras, con inversiones cada vez mas importantes en la zona.

Paralelamente, el Gobierno de USA comenz a estrechar relaciones polticas y militares con los regmenes de esas ex repblicas asiticas de la URSS, hoy estados independientes. Durante la Administracin Clinton se empezaron a hacer cada vez ms frecuentes las maniobras militares conjuntas de fuerzas especiales del USA con tropas de esos estados. Esta relacin se estrechara an mucho ms a partir del 11-S. Cuando en octubre de 2001 Arabia Saud se neg a facilitarle a USA el uso de sus bases para atacar a Afganistn, la Administracin Bush estableci sus primeras bases militares en el rea, en Uzbekistn y tambin en Tayikistn.

En 2002, durante una visita a Azerbaiyn (pas con unas reservas de 20.000 millones de barriles de petrleo, que controla el 21% de la cuenca del Mar Caspio), la secretaria asistente de Defensa de USA, Mira Ricardel, iniciaba los primeros encuentros con el Gobierno para, segn sus propias palabras, "ayudar a reforzar su capacidad naval para proteger el mar territorial y su zona econmica".

La nueva Europa apoyada por Rumsfeld, una cua en el seno de la UE y la OTAN

USA no slo ha conseguido tras el fin de la Guerra Fra irrumpir por primera vez en zonas de Asia durante dcadas bajo control de la URSS, en ese reparto que resultaba de la poltica de bloques entre las grandes potencias, sino que tambin ha ampliado su influencia sobre las ex repblicas blticas de la URSS y sobre todos los pases de la Europa del Este que actuaban bajo la rbita de Mosc y que integraban, a nivel econmico, el COMECON, y, a nivel militar, el Pacto de Varsovia. A travs de su ayuda econmica y militar, Washington ha podido establecer lazos cada vez ms slidos con pases que pasaron de tener regmenes de socialismo real a contar con regmenes capitalistas y gobiernos ultraliberales, lo que le permite utilizarlos como punta de lanza en la propia Unin Europea (UE) y en la OTAN, organismos en los que buena parte de ellos ya han ingresado o estn en vas de hacerlo.

Washington ya tuvo posibilidad de utilizar a estos pases para sus planes expansionistas a nivel mundial, con motivo de la ilegal invasin de Irak del 20 de marzo de 2003, que dara lugar a un verdadero genocidio y a la provocacin de la actual guerra civil en ese pas con consecuencias gravsimas para el mundo entero. En efecto, el 6 de febrero de 2003, Polonia, Hungra y la Repblica Checa, firmaban, en el contexto del Club de los Ocho [junto a Espaa, Italia, Portugal, Reino Unido y Dinamarca], una carta de apoyo incondicional a la postura de Washington. Slo una semana despus, lo haca el Grupo de Vilnius, compuesto por Rumana, Eslovaquia, Eslovenia, Lituania, Estonia, Bulgaria y Letonia y se declaraban dispuestos a participar en una coalicin junto a USA.

USA lograba as meter una importante cua en el seno de Europa. En esa misma poca Bulgaria ofreca a USA sus bases militares en desuso para asentar tropas que retiraba de bases alemanas. USA tambin concentr en aquel momento en Rumana las tropas para atacar Irak tras el rechazo de Turqua a que utilizara su territorio. Meses antes Rumana ya haba tenido una friccin con la Unin Europea al firmar con USA un acuerdo garantizando inmunidad para las tropas usamericanas asentadas en su territorio. Por ese acuerdo, un BIA [Bilateral Inmunity Agreement, frmula creada por John Bolton], de los tantos que USA ha logrado hacer firmar bajo el chantaje a numerosos pases, Rumana se comprometi a que en ningn caso denunciar ante la Corte Penal Internacional (CPI) a las tropas, diplomticos y espas usamericanos que acten en su territorio, aunque incurran en delitos de su competencia de ese tribunal, a saber, crmenes de guerra, crmenes de lesa humanidad, agresin y genocidio.

Varios de los pases de Europa Central y del Este, durante la Guerra Fra enfrentados a USA, le han sido de gran utilizar a Washington tambin para albergar en sus prisiones a personas secuestradas por la CIA ilegalmente en terceros pases y trasladadas en los ya tristemente famosos vuelos con aviones civiles de esa agencia. Cuando distintos medios de comunicacin denunciaron esa complicidad, todos los pases aludidos lo negaron inmediatamente, a excepcin de la Repblica Checa, cuyo ministro de Interior, Frantisek Bublan, reconoci que USA haba intentado que aceptara ese tipo de prisioneros de la guerra contra el terrorismo en su territorio. Se trataba de presos concentrados en la base de Guantnamo, contra los cuales no haba pruebas de que estuvieran vinculados con Al Qaeda, declar en su momento el ministro checo. Nos preguntaron si podramos acoger a algunas personas en rgimen de asilo, aadi, asegurando que su Gobierno haba rechazado tal peticin.

A pesar de las declaraciones de los distintos pases negando albergar o haber albergado centros clandestinos controlados por la CIA, organizaciones como Human Rights Watch, cuentan con evidencias de que algunos de los conocidos aviones de la agencia de Inteligencia han transportado a Polonia y Rumana a prisioneros sospechosos de ser dirigentes de Al Qaeda. Las comisiones del Parlamento Europeo y del Consejo de Europa que investigaron durante meses exhaustivamente las ms de 1.200 escalas de la flota de aviones de la CIA en suelo europeo, tambin lo confirman.

A nadie se le escapa que los pases que estuvieron bajo la influencia de la URSS hasta el desmoronamiento de sta, se han convertido en la gran esperanza de USA para poder influir tanto en la UE como en la OTAN. Son parte de la nueva Europa que reivindicaba Donald Rumsfeld contra la vieja Europa, durante las fricciones con Alemania y Francia en los meses previos al inicio de la invasin de Irak.

Con todos estos antecedentes no puede extraar que USA vuelva a utilizar a algunos de estos pases nuevamente ahora para hacer frente a una de las obsesiones permanentes de las 10 administraciones que se han sucedido en el poder desde 1959: la Revolucin Cubana. En una ms de las numerosas acciones de acoso a Cuba realizadas a lo largo de sus 48 de vida en todos los frentes, Washington intenta ahora que la Unin Europea vuelva a endurecer su postura hacia la isla como lo hizo a partir de 1996 por medio del Gobierno derechista de Jos Mara Aznar, pero utilizando para ello ahora la complicidad de aliados europeos liderados por Polonia, Chequia y Hungra fundamentalmente. En la parte europea del plan, diseado por USA como parte de su estrategia hacia Cuba trazada en los llamados Plan Bush 1 y 2 que elabor la autollamada Comisin para la ayuda a una Cuba libre, participaran tambin, en mayor o menor grado, Eslovaquia, Lituania y Eslovenia, agrupados todos bajo el rtulo de Grupo de Amigos de Cuba Democrtica. El objetivo sigue siendo el mismo que antes, amenazar a Cuba con imponerle sanciones comerciales y polticas si no acepta una liberalizacin de su rgimen y aplica todo un programa de reformas a mediano y largo plazo, entre ellas una apertura progresiva e irreversible de su economa y numerosos cambios en el mbito poltico, que, en definitiva, supondran el harakiri de la propia Revolucin y de todas las conquistas alcanzadas desde 1959..

USA intenta impulsar este nuevo complot contra Cuba durante la presidencia rotativa alemana de la UE, pas que mantiene gran sintona con la Administracin Bush. Aunque en el seno de los Veintisiete miembros de la UE no ser fcil sacar adelante un plan semejante, dado que pases como Espaa mantienen actualmente una postura ms moderada que en el pasado, no sera de extraar que termine de prosperar al menos una versin light consensuada de ese proyecto.

An en ese caso representara un acto de abierto injerencismo exclusivo hacia Cuba por parte de los gobiernos de la UE, que no refleja en ningn caso el sentir de sus respectivos pueblos y que slo puede explicarse como parte de su falta de una verdadera poltica exterior autnoma europea y de su sometimiento, en ltima instancia, a los intereses del Imperio.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter