Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-03-2007

Sobre la directiva 92/100 de la Unin Europea
Y ahora....a por la biblioteca!

Pedro Lpez Lpez
Rebelin


El programa neoliberal, cual eficaz apisonadora, contina su programa de destruccin de todo lo pblico, con el afn de que los derechos que protegen los servicios pblicos (acceso a la educacin, a la sanidad, a la cultura, a la informacin) desaparezcan y as convertir a la sociedad en ese hipermercado con el que suean los mercaderes. Al grito de abajo la ciudadana, viva el consumo!, ahora han puesto la vista en las bibliotecas. De momento, hay que transponer urgentemente! La directiva 92/100, que habla de derechos de prstamo y alquiler (la biblioteca dentro de poco, no prestar, sino que alquilar, como se puede ir adivinando). Cmo se va a hacer esto? A travs de la Ley del Libro, la Lectura y las Bibliotecas, que bien podra llamarse Ley de la Gestin de los Derechos de Autor, ya que es una autntica camisa a la medida de los intereses de las entidades que dicen defender los derechos de autor. No parece que hayan convencido a todos. Por eso, autores de la talla de Jos Luis Sampedro, Andrs Aberasturi, Gustavo Martn Garzo, Carlo Frabetti, Rosa Regs, Lolo Rico, Enrique Miret Magdalena, Emilio Lled, Miguel Delibes, Andrs Trapiello, Maruja Torres, Daro Fo, Luis Landero, Moncho Alpuente, Santiago Alba, Luis Garca Montero, Beln Gopegui, Jos Antonio Milln... y un largo etctera que no es cuestin de reproducir para no cansar al lector, adems de una larga nmina de profesores universitarios, se manifestaron en contra de este canon hace un par de aos y lo siguen haciendo ahora cuando parece que se va a consumar esta tropela dejando el modelo atado y bien atado en la susodicha ley.

Y por qu hay que transponer urgentemente la directiva? Pues porque as lo dictamina el Tribunal Europeo de Justicia. Justicia... neoliberal, habra que aadir, porque si no, se puede hacer uno un lo. Igual que existe una lejana relacin entre msica y msica militar, tambin entre los trminos justicia y neoliberal descubre uno un abismo lgico con un problema ms difcil de resolver que el maldito cubo de Rubik.

Total, y para ir al grano, de lo que se trata es de disparar a la lnea de flotacin de un servicio pblico como es la biblioteca. Y cmo hacerlo? Muy fcil: gravando la actividad principal de una institucin cuya misin es precisamente el prstamo de libros y otros materiales. Prstamo sin ningn nimo de lucro, ya que el servicio es gratuito. Pues bien, en una vuelta de tuerca ms en la lgica mercantilista que nos anega, ahora las entidades de gestin de derechos de autor, que representan fielmente los intereses de los grandes poderes editoriales, quieren cobrarnos por tomar prestado un libro de la biblioteca. En concepto de derechos de autor, se nos dice. Si no fuera tan serio el asunto, sera para una buena carcajada, porque el argumento no tiene ni la categora de coartada. Se trata de una burda mentira que no sirve ni para tapar las vergenzas de los intereses obscenos que persigue la operacin. En realidad, el paisaje de fondo es la creacin de un mercado que no exista. La inmenssima mayora de los autores no van a percibir un euro de lo que van a recaudar estas entidades, y adems las bibliotecas los promociona sin cobrarles por ello. Pero, bueno, no hay que preocuparse, segn el Ministerio de Cultura, que nos tranquiliza con el argumento de que "no paga el usuario". Caramba!, y quin paga?, o es que el Ministerio tiene fondos reservados que no salen de los impuestos ciudadanos?

Por otro lado, el problema de la recaudacin del nuevo impuesto (y en esto, han sido originales, hay que reconocerlo, porque los derechos de autor estn contemplados en el precio del libro, pero creativamente ahora se grava el prstamo) se resuelve fcilmente: no se va a poner el Ministerio a contar los prstamos que realizan las bibliotecas! Qu va, qu va, para esa estn las sociedades de gestin, que se ofrecen desinteresadamente a hacerlo! No s por qu extraa asociacin de ideas, se me viene a las mientes el simptico caso del zorro y el gallinero.

Y ahora viene, la traca final: la exposicin de motivos del anteproyecto de Ley de la Lectura, del Libro y de las Bibliotecas declara como uno de sus principales objetivos el de reconocer e impulsar la lectura. Que me aspen si lo entiendo!



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter