Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-03-2007

Una pelcula para contar una lucha obrera y su represin
"Llach, la revolta permanent", o la barbarie del primer gobierno de la monarqua

Daniel Ravents
Revista Sin Permiso


31 aos se cumplen de aquel 3 de marzo que fue testigo de una de las luchas obreras ms importantes inmediatamente despus de la muerte de Franco. Se atrajo una brbara represin policial por parte de un rgimen que se resista a desaparecer.

La misma noche de aquella masacre, y con motivo de los hechos de Vitoria-Gasteiz, Llus Llach empez a componer una de sus canciones ms conocidas: Campanades a morts ("Campanadas a muertos"). Cuando se cumplieron 30 aos de aquella represin, Llus Llach interpret en Vitoria-Gasteiz un concierto en recuerdo y homenaje de las vctimas del 3 de Marzo.

La pelcula Llach, la revolta permanent ("Llach, la revuelta permanente") se ha rodado combinando el recuerdo de los hechos del 3 de marzo de 1976, segn el testimonio de algunos de sus protagonistas, y la historia de esta cancin, todo ello aliado con algunos datos biogrficos-polticos del cantante cataln, contados por l mismo. El resultado es portentoso. El estreno de la pelcula en las salas de cine fue el pasado 9 de marzo.

Los hechos estn muy presentes en Vitoria-Gasteiz y en el conjunto de la Comunidad Autnoma del Pas Vasco, y casi olvidados en el resto del reino de Espaa.

En enero de 1975 se crea la Coordinadora Obrera de Vitoria, compuesta por representantes de los comits o comisiones de fbrica (1). Franco muere por fin el 20 de noviembre de aquel ao. Preside el primer gobierno de la monarqua, Arias Navarro. Forjas Alavesas, de 400 trabajadores, decide ir a la huelga el 9 de enero de 1976 en defensa de una plataforma de contenido sindical en su mayor parte (aumento lineal de 5.000 pesetas (2); jornada laboral de 40 horas, con un mes de vacaciones; jubilacin a los 60 aos, cobro ntegro del salario en caso de accidente laboral, reduccin de las categoras laborales), pero con un componente poltico muy preciso: acabar con los enlaces y jurados del sindicato vertical franquista. Despus de que la empresa declare el cierre patronal, son despedidos 20 trabajadores el 16 de enero. Se llama a la huelga en defensa de esta plataforma y por la readmisin de los despedidos. Das despus la huelga arranca en Mevosa (la actual Mercedes), Areitio, Aranzabal, Cablenor, Gabilondo, Orbegozo, entre otras.

La huelga se dota de caja de resistencia para sostener a los huelguistas y a sus familias, y tambin para socorrer las necesidades de la gente con ms dificultades econmicas. La lucha logra una gran solidaridad entre la poblacin. "Los distintos pequeos comercios", cuenta Iaki Martn, uno de los participantes de aquella huelga y trabajador actual de Mercedes, "fueron los primeros que decan a las mujeres de los trabajadores y a los trabajadores: 'No os preocupis, os fiamos...cuando podis, cuando se arreglen las cosas ya nos pagaris."

La prensa del rgimen calumnia y deforma todo lo que puede la situacin, pero la lucha obrera va creciendo constantemente. Y se llega al 3 de marzo, despus de otros dos llamamientos a la huelga general anteriores no muy exitosos (16 y 23 de febrero). Esta vez la huelga general es seguida por toda la poblacin obrera. El 3 de marzo, como los entrevistados en la pelcula relatan, se palpa una gran tensin en el ambiente. La gente "huele" que algo va a pasar.

Por la maana ya hay enfrentamientos con la polica y caen los primeros heridos de bala.
Aproximadamente a las 4 de la tarde, la gente va confluyendo en el barrio de Zaramaga de Vitoria-Gasteiz en donde hay una iglesia, San Francisco, que sirve de lugar para realizar una gran asamblea. En realidad, esta iglesia, al igual que muchas otras, ya haba sido la sede de muchsimas asambleas obreras. En San Francisco se hallan concentradas en aquellos momentos entre 4.000 y 5.000 personas. Algunos miles ms ya no pueden entrar y se quedan en los alrededores. Poco despus, hacia las 5 de la tarde, la polica rodea la iglesia e impide salir a los de dentro y entrar a los de fuera.

La pelcula va reproduciendo las comunicaciones de la polica que fueron interceptadas por algunos huelguistas, y por eso han podido ser conocidas. Pocas dudas caben, si alguna, sobre la intencin de los mandos policiales y polticos de provocar un escarmiento. Aquella lucha obrera poda extenderse a otras zonas con la misma facilidad que se haba desencadenado en pocas semanas en la ciudad vasca. Y ste era precisamente el objetivo a evitar por parte de la patronal y el gobierno de la monarqua. Sabiendo lo que ocurri, estremece escuchar aquellas comunicaciones entre responsables de la polica minutos antes del ataque.

El infierno se precipita. La polica lanza gases al interior de la iglesia (3). Segn la gente va saliendo asustada y sin orden, los policas van disparando "como al tiro de pichn", segn cuenta una de las personas entrevistadas en la pelcula. Hechos: ms de 2.000 casquillos son hallados en los alrededores de la iglesia. Hay tres muertos inmediatos (Francisco Aznar, de 17 aos, Romualdo Barroso, de 19 y Pedro Mara Martnez Ocio, de 27) y ms de 100 heridos, 20 de ellos de gravedad. Muertos y heridos los son por disparos de bala. Por la noche muere Bienvenido Perea, de 30 aos. Jos Garca Castillo, de 32 aos, muri el da 7. Y, finalmente, el 8 de marzo, en el transcurso de la huelga general convocada para este da, la Guardia Civil asesina a Vicente Antn Ferrero, de 18 aos. Lejos de Vitoria, en Basauri, el 8 de marzo la polica mata, de un tiro en la cabeza, al trabajador Vicente Antn. Tambin el 8 de marzo, muere en Tarragona Gabriel Rodrigo, un trabajador que intentaba manifestarse  en solidaridad con la lucha obrera de Vitoria-Gasteiz.

Todo ello es explicado de forma gil, clara y tranquila (si bien, en algn momento las lgrimas saltan a ms de un entrevistado al recordar los hechos) por las personas que aparecen en la pantalla de Llach, la revolta permanent.

En la pelcula tambin se entrevista detenidamente a Martn Villa. Sus palabras son especialmente instructivas. Martn Villa era entonces ministro de relaciones sindicales del gobierno espaol, hoy es presidente de honor de Endesa y de Sogecable. La entrevista estremece. En ella se puede escuchar de la boca de este palafrenero fiel que ha logrado un retiro plcido en agradecimiento de los servicios prestados, ante la pregunta de si recordaba si se sancionaron a los policas o si se abri una investigacin: "Pues mire usted, supongo que s se abrira una investigacin, pero no lo recuerdo. Pero yo quiero insistirle que yo soy bastante comprensivo con la actuacin, en el sentido de que no fue una actuacin de la polica para machacar a los manifestantes, que ms bien fue muy poca polica que se sinti arrollada por manifestantes. Cosa, adems, que ha pasado luego, eh?, que ha pasado con distintos gobiernos, con distintos signos de gobierno, con gobiernos de derechas y con gobiernos de izquierdas, y con distintos ministros de la Gobernacin o del Interior al frente. Yo creo que ms bien es eso, eh?".

Tambin puede verse la escalofriante rueda de prensa posterior a la masacre del entonces ministro de gobernacin, actualmente miembro del senado espaol, Manuel Fraga Iribarne que, si no se muere antes, el 23 de noviembre cumplir 85 aos. Cuenta en la entrevista mencionada Martn Villa que cuando Fraga y l fueron a visitar a los heridos en Vitoria, en una operacin que intentaba dar una imagen de preocupacin humanitaria por parte del gobierno por los "trgicos sucesos", tuvieron que escuchar de los amigos y familiares de los heridos: "A qu vienen? A rematar a los heridos?".

Andoni Txasko es el portavoz de la Asociacin de Vctimas del 3 de marzo. Andoni perdi un ojo por una paliza policial en la calle. El relato de los hechos es turbador por la frialdad y premeditacin con las que la polica perpetr la desproporcionada paliza (con los  insultos de rigor de "comunista", "rojo" e "hijo de puta"). La asociacin tiene tres objetivos prioritarios. En primer lugar, el reconocimiento de que se trata de vctimas del terrorismo de estado. "Gasear esa iglesia cuando estaba llena y ametrallar cuando salan los obreros en masa, despavoridos, con terror y medio asfixiados consideramos que es una accin terrorista."

"El segundo objetivo es la bsqueda y difusin de la verdad. Todos los informes que estn redactados, que se limitan a los informes policiales de aquello, nos parecen totalmente manipulados, tergiversados y el nico objeto de esos informes es amparar y cobijar al mximo responsable de aquellos hechos. En su momento el ministro de interior, Fraga Iribarne."

Finalmente, el tercer punto que reivindica la asociacin "es la depuracin total de responsabilidades de todo tipo: polticas, penales y materiales."

Cuenta Andoni que la postura que ha defendido el PP es completamente comprensible. Se trata de la misma derecha que mand disparar aqul 3 de marzo de 1976 y de la que "est justificando la actuacin y est amparando y cobijando a su presidente de honor y fundador del partido, Fraga Iribarne, responsable en aquellos momentos."  Pero no parece tan comprensible la opinin del PSOE. Dice Andoni: "Se nos dice desde el Partido Socialista que son hechos amnistiados y nosotros no nos negamos a que se amnisten, pero siempre y cuando se juzguen. La amnista por lgica se aplica a los juzgados y a los condenados, y que nosotros sepamos, los nicos que han sido amnistiados en este proceso del 3 de marzo fueron los obreros, los lderes sindicales de las comisiones representativas, los cuales estuvieron encarcelados acusados de  sedicin. A esos se les aplic la amnista." Llus Llach, en un momento de la pelcula, dice al respecto: "haya mandado en el gobierno de Madrid un cuervo o mande ahora un bambi, nadie ha pedido perdn por los hechos del 3 de marzo".

La pelcula termina con el concierto, Campanades a morts, en homenaje a las vctimas y familiares que Llus Llach dio en Vitoria-Gasteiz cuando se cumpla el 30 aniversario de aquel acto ejemplar de terrorismo de estado. El concierto es musicalmente esplndido y polticamente inequvoco.

Llus Llach siempre ha cantado en cataln. Ello, junto al contenido nada ambiguo de sus letras, le vali la censura del franquismo y el exilio de Pars. Si hubiera cantado tambin en castellano, habra podido contar con muchos millones ms de personas como posible mercado. Quienes consideran que cantar es algo ms que un instrumento para ganar mercados y dineros, sabrn valorar la tenaz fidelidad a s mismo de este veterano cantautor. All en Vitoria-Gasteiz no represent el ms leve problema que cantara en su lengua, como no lo hubiera sido que un cantante francs cantara en francs, un alemn en alemn y un ingls en ingls. Una pequea estrofa de Campanades a morts dice:

Assassins de raons, de vides, / que mai no tingueu reps en cap dels vostres dies / i que en la mort us persegueixin les nostres memries.  ("Asesinos de razones, de vidas,/ que no hallis jams reposo en ninguno de vuestros das /, y que en la muerte os persigan nuestras memorias".)

Llach, la revolta permanent es una pelcula que debe verse (4). No hay tantas ocasiones de poder asistir a una sala de cine en la que se utilice una pelcula para contar una lucha obrera y su represin por un rgimen que se resista a desaparecer y que, en cualquier caso, quera controlar a sangre y fuego la segunda restauracin borbnica. Pelculas as escasean. Si a un buen motivo se aade un trabajo primorosamente ejecutado, el resultado es excelente (5).

Notas: (1) Para un anlisis de la dinmica asamblearia que comport esta huelga general y toda la lucha obrera anterior, vase el artculo que sin permiso public hace un ao escrito por Iaki Uribarri: A 30 aos de la matanza de Vitoria //  (2) La reivindicacin igualitarista del aumento de salarios lineal, fue abandonada al poco tiempo por los grandes sindicatos. Desapareci por completo de la negociacin colectiva en los aos posteriores. // (3) El obispo de Vitoria de aquellos das, Francisco Peralta, hubiera podido impedir, segn el Concordato de la dictadura franquista con el Vaticano, la entrada de la polica. Se abstuvo de hacerlo. // (4) Algunos datos de la ficha tcnica de la pelcula son los siguientes. Director: Llus Dans; guionistas: Llus Arcarazo y Lila Pla; msica: Llus Llach; productor: Jaume Roures. Duracin: 90 minutos. //  (5) Quiero agradecer la colaboracin que me ha prestado Teia Roures, jefa de produccin de Llach, la revolta permanent, al aportarme algunas precisiones tcnicas de la pelcula que me han sido de gran ayuda en la redaccin de este artculo.

Daniel Ravents es miembro del Comit de Redaccin de SINPERMISO



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter